7 formas de seguir adelante cuando quieras rendirte

Todos hemos tenido momentos en los que todo parece ir en contra de nosotros y nuestras ganas de rendirnos se apoderan de nuestra mente. Ya sea en el ámbito profesional, personal o emocional, rendirse parece la opción más fácil. Sin embargo, ¿y si te dijera que hay formas de seguir adelante cuando todo parece perdido? En este artículo, te presentaremos 7 formas efectivas para mantener tu determinación y superar esos momentos difíciles en los que sientes que ya no puedes más. Así que, antes de tirar la toalla, ¡sigue leyendo y descubre cómo darle la vuelta a la situación!

Desde pequeños nos enseñan que “Podemos hacer cualquier cosa que nos propongamos.” BPero ¿qué pasa cuando tu mente está trabajando en tu contra? ¿Cómo sigues entonces?

Todos tenemos días en los que queremos escaparnos y relajarnos en una playa tropical. Pero, a menos que realmente dejes todo y te conviertas en un escritor de viajes, probablemente no sea un plan de escape realista. Una mejor opción es observar cómo te motivas.

A veces es realmente fácil perseverar. Sin embargo, la motivación puede desaparecer con demasiada facilidad. Especialmente si fallamos en algo.

Fracasar no es algo malo en sí mismo, si aprendes de tus errores. Pero hay una diferencia entre intentarlo y aprender, y simplemente tirar la toalla tan pronto como las cosas se ponen difíciles o atemorizantes.

La ciencia de la perseverancia

No te culpes por sentir a veces que quieres correr y esconderte; en realidad, todo esto tiene una ciencia.

Puedes estar volando a través de una tarea, sólo para quedarte atascado en los detalles. Puede que le resulte más difícil y requiera más tiempo de lo que esperaba. O bien, puede ser bueno para proponer nuevas ideas pero perder interés en la ejecución. Después de la primera ola de entusiasmo, surgen dudas y uno piensa: “¿Estoy realmente a la altura de la tarea?”. o “¿Soy simplemente un vago?”

Las investigaciones muestran que hay más que esto.

En el Revista de psicología del consumidor, científicos de la Universidad de Winnipeg y la Universidad de Manitoba proponen que nuestra motivación cambia a medida que avanzamos hacia una meta. Al principio nos inspira la esperanza y los resultados positivos. Pero, a medida que continuamos, comenzamos a centrarnos en las responsabilidades y el miedo a los resultados negativos. Y a menudo es este miedo el que detiene nuestro progreso.

Puede convertirse en una espiral desmoralizadora. Dejas un rastro de tareas inconclusas o mal manejadas a tu paso. Y cada mañana te quedas en la cama, pulsando la alarma para posponer la alarma, lleno de la sensación fatalista de que nunca terminarás ni tendrás éxito.

Quizás nunca sepamos cuánto podría lograr si lo intentáramos.

Consejos para aumentar tu motivación

La motivación es a menudo la resultado de una acción, más que la causa de la misma.

Tendemos a pensar que tenemos que esperar a que nos llegue la inspiración o la energía, y nos desinflamos cuando no llega. O podríamos pensar que estamos haciendo algo motivador o proactivo cuando, en realidad, no es así. Por ejemplo, ver una charla TED puede resultar inspirador, pero no es lo mismo que actuar.

Y lo que necesitamos es acción. Incluso los esfuerzos más pequeños para ponerse en marcha generan impulso. Puede que sea difícil al principio, pero ya sabes lo que dicen sobre poner las cosas en marcha y que el trabajo duro dé sus frutos.

Si alguna vez sientes que te has topado con tu pared, echa un vistazo a los siguientes consejos. Te motivarán mucho más rápido que un póster de un gatito y una cita cursi.

1.Haga una lista de objetivos

Escribe tus objetivos y visualiza cómo te sentirás cuando alcances cada uno de ellos.

Confucio dijo: “El hombre que mueve una montaña comienza llevándose piedras pequeñas”, así que empieza poco a poco y concéntrate en tareas de alta prioridad.

Pero tenga cuidado con la multitarea. Investigación muestra que se necesita mucha energía mental para volver a concentrarse después de haber estado distraído. Otro estudio sugiere que se necesitan alrededor de 23 minutos para recuperar la concentración cuando cambia de tarea. La clave, entonces, es centrarse en un objetivo importante a la vez.

2. Haga ejercicio todos los días

Las endorfinas producidas por el ejercicio pueden ayudar a reducir el estrés y la ansiedad, mejorar el estado de ánimo y mejorar el sueño. Es más, según un estudio 2015, el ejercicio aeróbico mejora las funciones cognitivas de varias maneras, incluida la capacidad de aprender y retener nueva información. Y investigación publicada en 2014 muestra que el ejercicio también estimula el pensamiento creativo.

Todo esto combinado te hace sentir bien. Y es mucho más fácil cumplir tus objetivos cuando te sientes renovado y tu cuerpo está funcionando al máximo.

3. Haga un horario y cúmplalo

Mantenerse motivado no sucede por sí solo. Tenemos que establecer nuestras intenciones y elegir comportamientos que nos mantengan en el camino correcto. Proporcionan una estructura vital que nos mantendrá en marcha, independientemente de cómo estemos pensando o sintiéndonos en un día determinado, casi automatizando las cosas difíciles que tenemos que hacer.

Aristóteles dijo: “Somos lo que hacemos repetidamente”, así que dedica tiempo a trabajar en tus objetivos. Anótelos en su calendario y no reserve nada más para esos momentos.

4. Encuentra tus “por qués”

¿Por qué quieres rendirte? ¿Es miedo al fracaso o a lo que otros dirán o pensarán? ¿Aburrimiento? ¿Enojo? ¿Depresión? ¿Agotamiento?

Durante la Guerra de Corea, los funcionarios médicos acuñaron el término “renunciar” a la apatía total y la pérdida de esperanza que seguían a un trauma grave. Una persona con esta condición podría literalmente voluntad ellos mismos a morir, sin causa física aparente. Es un ejemplo extremo, por supuesto, pero muestra el poderoso papel de nuestra mente para mantenernos bien y lo importante que es tener algo por lo que luchar.

Encuentra el valor de lo que estás haciendo, para identificar por qué quieres seguir adelante. ¿Le está ayudando a alcanzar una meta más amplia o beneficia a otros de alguna manera? Te sentirás más involucrado y entusiasmado cuando puedas ver los beneficios y el significado de una tarea.

5. Encuentre algunos mentores

Es genial querer labrar tu propio camino. Pero las personas exitosas y motivadas saben que todos necesitan una mano en el camino. Por lo tanto, busque un mentor, o más de uno, y tómese el tiempo para hablar sobre sus objetivos con regularidad y reciba el aliento de alguien que haya estado en el mismo barco y que sepa cómo dirigirlo.

Ábrete a tus colegas, a tu jefe, a tus amigos y a tu familia también. Los mentores no tienen que ser expertos para brindarle apoyo y ofrecerle una caja de resonancia. Saber que otras personas te respaldan aumentará tu confianza, te dará una nueva perspectiva y te ayudará a mantener un sentido de dirección.

6. Deja de compararte con otras personas

Albert Einstein dijo: “No es que sea tan inteligente, es sólo que aguanto más tiempo con los problemas”. Si Si no crees en tu potencial, nadie más lo hará, sin importar lo bueno que seas. Inspírate en quienes te rodean, pero no te castigues si no estás al mismo nivel en ciertas áreas. Y no se deje engañar por la “hierba más verde” que hay al otro lado de la valla. Recuerde, ¡la vida de nadie es perfecta!

Esto puede ser difícil en nuestro mundo dominado por las redes sociales. A menudo, sólo vemos los aspectos más felices de quienes nos rodean: vacaciones elegantes, trabajos “de ensueño”, relaciones perfectas. Pero lo que ves en línea es sólo la mitad de la historia. Todos enfrentan sus propias luchas y todos tienen días malos, como tú.

7. Cuídate y piensa en positivo

Nuestro cerebro libera dopamina en anticipación de una recompensa y esto nos hace sentir bien. Por lo tanto, realice un seguimiento de sus esfuerzos y recompénsese a lo largo del camino. Llénate de alimentos que mejoren el estado de ánimo. Haz cosas que disfrutes, escucha música inspiradora y recuerda lo lejos que has llegado.

Rodéate de personas positivas que te ayudarán a entrar en la zona. Si fracasas, busca siempre oportunidades de aprendizaje en lugar de insistir en lo negativo.

Un gran “pero”: algunas situaciones realmente son malo para usted y en estos casos es absolutamente correcto detenerse o darse por vencido. Si continuar te enferma o te hace sentir realmente miserable, entonces probablemente no sea el camino correcto. Cambiar de dirección cuando esto sucede puede ser una forma poderosa de redescubrir su “mojo”.

7 formas de seguir adelante cuando quieras rendirte

Hallazgos clave sobre nunca rendirse

Todos tenemos días en los que perdemos la motivación, pero no seas demasiado duro contigo mismo cuando sucedan.

A veces puede resultar difícil juzgar si necesitamos esforzarnos un poco más o si simplemente nos estamos golpeando la cabeza contra la pared.

Comprueba tu propósito, tus posibilidades de éxito, si realmente tienes que hacerlo todo tú mismo y qué obtendrás de ello. ¡Encuentra el equilibrio entre ser amable contigo mismo y ser tu propio líder de campo de entrenamiento!

No tienes que esperar a que te llegue la motivación. Pero sí tienes que esforzarte para mantener el rumbo: actúa, organiza tus objetivos y sé diligente con tu rutina. Y sea flexible: a menudo renunciamos a nuestras metas porque no estamos dispuestos a comprometer nuestras expectativas originales. Piensa siempre en tus “por qué” y en lo que estás aprendiendo. Y cuando algo no va bien, siéntete libre de cambiar de dirección.

Recursos

¡Eche un vistazo a los siguientes recursos de Mind Tools para obtener más información!

Comprender la motivación

Consejos para generar automotivación

El principio de Sorites: cómo aprovechar el poder de la perseverancia (Book Insight)

¡Motívate! (Libro de habilidades)

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




7 formas de seguir adelante cuando quieras rendirte

7 formas de seguir adelante cuando quieras rendirte

¿Alguna vez te has sentido completamente abrumado y has pensado en rendirte? Todos hemos estado allí. A veces, la vida puede ser demasiado difícil y los obstáculos parecen insuperables. Pero siempre hay una manera de seguir adelante y superar estos momentos difíciles. Aquí tienes algunas formas de encontrar la motivación y el coraje para continuar cuando sientas que ya no puedes más:

1. Encuentra tu por qué

Es fundamental tener una razón sólida y significativa para seguir adelante. ¿Por qué quieres alcanzar tus metas? ¿Cuál es tu mayor motivación? Identifica tu propósito y mantén ese objetivo en mente en todo momento. Esto te ayudará a sobrellevar los momentos difíciles y recordarte por qué has decidido seguir adelante.

2. Rompe tus metas en pasos más pequeños

A veces, los desafíos pueden parecer abrumadores simplemente porque son demasiado grandes. Divide tus metas en pasos más pequeños y manejables. Establece objetivos a corto plazo y celebra cada pequeño logro. Esto te ayudará a mantener el impulso y te dará una sensación de progreso constante.

3. Rodéate de personas positivas

La gente que te rodea puede tener un gran impacto en tu actitud y motivación. Busca amistades y relaciones positivas que te apoyen y te animen. El apoyo de quienes te rodean puede marcar la diferencia cuando te sientes desanimado. Además, también puedes buscar inspiración en biografías y libros de personas exitosas que hayan superado desafíos similares.

4. Aprende de tus fracasos

Los fracasos son oportunidades de aprendizaje. En lugar de rendirte, mira tus errores y fracasos como lecciones para crecer. Reflexiona sobre lo que podría haber salido mal y cómo puedes mejorar en el futuro. A menudo, los momentos más difíciles nos brindan las mejores oportunidades para aprender y crecer personal y profesionalmente.

5. Cuida tu bienestar

El autocuidado es fundamental para mantener tu motivación y energía en momentos difíciles. Asegúrate de dormir lo suficiente, hacer ejercicio regularmente y mantener una dieta equilibrada. También es importante dedicar tiempo a actividades que te gusten y te hagan feliz. Cuando te sientes bien contigo mismo, estás mejor equipado para enfrentar los desafíos.

6. No temas pedir ayuda

No tengas miedo de pedir ayuda cuando lo necesites. A veces, simplemente no podemos hacerlo todo solos y eso está bien. Busca apoyo en amigos, familiares o incluso en un profesional si es necesario. Hablar sobre tus emociones y dificultades puede proporcionar una perspectiva diferente y brindarte el apoyo necesario para seguir adelante.

7. Celebra tus éxitos

Por último, pero no menos importante, celebra tus éxitos, por pequeños que sean. Reconoce tus logros y date un momento para celebrarlos. Esto te ayudará a mantener una actitud positiva y a seguir motivado. Aprecia cada paso adelante que das, ya que cada uno de ellos te acerca más a tus metas.

No olvides que todos pasamos por momentos difíciles y que rendirnos no es la solución. Con estas formas de seguir adelante, podrás encontrar la fuerza y la motivación necesarias para superar los obstáculos y alcanzar tus metas. ¡No te rindas!

Referencias externas:

  1. Mind Tools – Cómo mantenerse motivado
  2. Forbes – 10 consejos para enfrentar nuevos desafíos y tener éxito


Deja un comentario