¿Qué es el control social? Definición, tipos y necesidad

El control social es un concepto que nos rodea en nuestra vida cotidiana, aunque a veces no nos percatamos de su presencia. Ya sea en el ámbito familiar, laboral, educativo o en la sociedad en general, el control social es una herramienta clave para mantener el orden y regular la conducta de las personas. En este artículo, exploraremos qué es realmente el control social, sus diferentes tipos y la importancia que tiene en nuestra sociedad. ¿Estás listo para descubrir más acerca de este fascinante tema? ¡Sigue leyendo!

¿Qué es el control social?

Todas las sociedades practican el control social mediante la regulación y el cumplimiento de reglas y normas. La sociedad, para poder existir y progresar, tiene que ejercer un cierto control sobre sus miembros ya que cualquier desviación marcada de las formas (normas) establecidas es considerada una amenaza para su Bienestar.

El principal objetivo del control social es mantener el orden social. Se logra haciendo cumplir reglas donde las sanciones se utilizan como medio. Entonces, control social;

  • No es más que el control de la sociedad sobre los individuos.
  • Significa poner a las personas de la sociedad dentro de los límites y obligarlas a adoptar conformidad con las normas sociales.
  • Se refiere a las formas en que los pensamientos, sentimientos, apariencia y comportamiento de las personas se regulan en los sistemas sociales.
  • se logra principalmente a través de la socialización en la que las personas llegan a identificarse con un sistema social y sus valores y normas, adquiriendo así un interés en mantener esos valores y normas.

Definición:

  • De acuerdo a Inés (2003), «el control social puede definirse ampliamente como una acción organizada destinada a cambiar el comportamiento de las personas».
  • Ogburn y Nimkoff Dijo que “el control social se refiere a los patrones de presión que la sociedad ejerce para mantener el orden y establecer reglas”.

Necesidad de control social

Es necesario para una vida social ordenada. La sociedad tiene que regular y modelar el comportamiento individual para mantener el orden social normativo. Sin control social, la organización de la sociedad se perturba. Para lograr conformidad, solidaridad y continuidad de un grupo o sociedad en particular, el control social es el único camino.

Diversos pensadores sociales han expresado de diferentes maneras sus puntos de vista sobre la necesidad o importancia del control social los cuales se discuten:

Restablecimiento del antiguo sistema social

Una necesidad vital del control social es mantener intacto el orden existente y dar continuidad a las normas sociales, valores y prácticas culturales transmitidas por los antepasados ​​que no signifiquen obstaculizar el progreso social.

Regulación del comportamiento social individual

Es necesario para regular el comportamiento del individuo de acuerdo con los objetivos y valores sociales. A menos que los individuos cumplan con las normas de conducta prescritas y a menos que sus actitudes y acciones estén dirigidas al bienestar del conjunto, sería bastante difícil mantener la organización social de manera efectiva.

Por tanto, la regulación del comportamiento individual es necesaria para que la sociedad exista y progrese.

Obediencia a las decisiones sociales

La sociedad toma ciertas decisiones. Estas decisiones se toman para mantener y defender los valores de la sociedad. A través de él se intenta que se cumpla la decisión social.

Estableciendo uniformidad y unidad social

La unidad no es posible sin control social. Regula el comportamiento de los individuos de acuerdo con normas establecidas, lo que aporta uniformidad de comportamiento y unidad entre los individuos.

Traer solidaridad

Se trata de crear un sentimiento de solidaridad en la mente de las personas. En el mundo competitivo, el grupo más débil puede ser explotado por el grupo más fuerte o el grupo igualmente poderoso puede chocar entre sí.

Esto afecta la armonía y el orden. Algunos grupos pueden desarrollar actitudes antisociales y representar un peligro para la organización de la sociedad. Por tanto, pretende traer control y solidaridad social.

Llevar la conformidad a la sociedad

Su objetivo es lograr que los individuos se ajusten al comportamiento de los grupos sociales para que se mantenga el orden social.

Proporcionar sanción social

Cualquier desviación marcada de las normas sociales aceptadas se considera una amenaza al bienestar de la sociedad. Por tanto, las sanciones se utilizan para controlar el comportamiento de los individuos.

Controlar el desajuste cultural

La sociedad está experimentando cambios continuamente. El individuo tiene que adaptar su comportamiento a los cambios que se producen en la sociedad. Pero no todos los individuos pueden adaptarse a situaciones nuevas. Algunos pueden volverse desviados. Por tanto, el control social es necesario para frenar la inadaptación de los individuos.

Tipos de control social

Generalmente, los controles sociales son de dos tipos control social directo y control social indirecto como:

Directo

Ese tipo de control social que regula y controla directamente el comportamiento del individuo se llama «Control social directo». Este tipo de control se encuentra en familias, barrios, grupos de juego y otro tipo de grupos primarios.

]

En estas instituciones, los padres, vecinos, profesores, compañeros de clase, etc., mantienen el control sobre el comportamiento del individuo a través de normas y valores sociales.

Indirecto

En este tipo de control social, factores distantes mantienen el control sobre el comportamiento del individuo. Este tipo de control lo ejercen grupos secundarios a través de costumbres, las tradiciones controlan la opinión pública y son formas importantes de control social indirecto.

Sanciones sociales

Las sanciones sociales son medios para hacer cumplir reglas, regulaciones y leyes para lograr el control social. Las sanciones pueden ser una recompensa o un castigo o sanciones.

Sanciones puede ser tanto positivo como negativo. Ambos tipos de sanciones desempeñan un papel en los controles sociales.

  • Sanciones positivas Son recompensas que se dan por ajustarse a las normas. Por ejemplo, un ascenso es una sanción positiva por trabajar duro.
  • Sanciones negativas Son castigos por violar las normas. Por ejemplo, ser arrestado es una sanción negativa por hurto. Por ejemplo, cuando un trabajador viola una directriz/norma del lugar de trabajo, el gerente interviene para hacer cumplir las reglas.

Pero los sociólogos también clasifican las sanciones en formales o informales,

Sanciones informales: Las sanciones informales surgen en interacciones sociales cara a cara. Las sanciones informales pueden incluir vergüenza, ridículo, sarcasmo, crítica y desaprobación. Por ejemplo, gritar fuerte en la biblioteca puede generar reacciones informales negativas, como miradas de desaprobación o reprimendas verbales, mientras que ayudar a un anciano a cruzar la calle con las bolsas de la compra puede generar reacciones informales positivas, como una sonrisa o una palmada en la espalda.

Sanciones formales: Las sanciones formales son formas de reconocer y hacer cumplir oficialmente las violaciones de las normas. Por ejemplo, si un estudiante copia en un examen, podría ser expulsado, alguien que hable inapropiadamente con el jefe podría ser despedido y alguien que cometa un delito podría ser arrestado o encarcelado. En el lado positivo, un soldado que salva una vida puede recibir un elogio oficial, o un director ejecutivo puede recibir una bonificación por aumentar las ganancias de su corporación.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded





¿Qué es el control social? Definición, tipos y necesidad

¿Qué es el control social? Definición, tipos y necesidad

El control social es un término ampliamente utilizado en sociología y ciencias sociales para describir el conjunto
de mecanismos, reglas y normas que la sociedad establece para regular el comportamiento de sus miembros. En otras
palabras, se refiere a cómo la sociedad controla y regula las acciones de las personas para mantener el orden, la
estabilidad y el equilibrio social.

Tipos de control social

El control social puede ser clasificado en diferentes tipos, cada uno con sus características y formas de
influencia sobre los individuos. Algunos de los tipos más comunes de control social incluyen:

  1. Control informal: También conocido como control social no institucionalizado, se refiere a la
    influencia que ejercen las interacciones cotidianas, las normas sociales y la presión grupal en el comportamiento
    de las personas. Por ejemplo, la desaprobación de la comunidad hacia el acto de robar puede ejercer un control
    social informal.
  2. Control formal: Este tipo de control se basa en normas y reglas establecidas por instituciones
    formales, como el sistema legal, el gobierno y las autoridades. El control formal implica la aplicación de
    sanciones y castigos legales para prevenir conductas indeseables y mantener la cohesión social.
  3. Control directo: El control social directo se refiere a la supervisión y vigilancia constante de
    las acciones de los individuos por parte de las autoridades o figuras de poder. Este tipo de control es común en
    instituciones como las escuelas, las prisiones y los lugares de trabajo, donde se establecen reglas específicas y
    se monitorea de cerca el comportamiento de las personas.
  4. Control ideológico: También conocido como control simbólico, se refiere a la influencia ejercida
    por medio de valores, creencias y símbolos culturales. El control ideológico se basa en la internalización de las
    normas y valores sociales por parte de los individuos, quienes adoptan ciertas conductas de forma voluntaria al
    considerarlas socialmente aceptables.

Necesidad del control social

El control social es fundamental para el funcionamiento de cualquier sociedad, ya que permite establecer límites,
regular el comportamiento de los individuos y evitar conductas perjudiciales o disruptivas para la convivencia
social. Algunas de las razones por las que el control social es necesario son:

  • Mantenimiento del orden: El control social contribuye a mantener la estabilidad y el orden en la
    sociedad, evitando conflictos y promoviendo la cohesión social.
  • Prevención de delitos: A través de sanciones y castigos, el control social disuade a las personas
    de cometer actos delictivos, protegiendo así a la sociedad de amenazas y garantizando la seguridad de los
    ciudadanos.
  • Promoción de valores: El control social fomenta la internalización de valores y normas sociales,
    lo que contribuye al desarrollo de una sociedad ética y solidaria.

En conclusión, el control social es un elemento esencial en el funcionamiento de una sociedad, ya que regula y
orienta las acciones de los individuos para mantener el orden y garantizar la convivencia pacífica. A través de
diferentes tipos de control social, como el informal, formal, directo e ideológico, se establecen mecanismos que
influyen en el comportamiento de las personas. La necesidad del control social radica en su capacidad para mantener
el orden, prevenir delitos y promover los valores necesarios para una convivencia armoniosa.

Fuentes externas:

  1. fuente externa 1
  2. fuente externa 2

Deja un comentario