Poder coercitivo en el lugar de trabajo – Definición | Ventajas

El poder coercitivo en el lugar de trabajo es un concepto que ha suscitado innumerables debates y reflexiones entre profesionales de todas las áreas. Aunque su definición puede variar, su presencia e influencia en el entorno laboral es innegable. En este artículo, examinaremos detalladamente qué es el poder coercitivo, sus ventajas e impacto en los empleados y la empresa. ¡Descubre cómo esta forma de poder puede afectar tu entorno de trabajo y cómo aprovecharlo de manera positiva!

El poder en el lugar de trabajo puede existir en muchas formas diferentes. Puede existir incluso sin una jerarquía organizacional formal y puede existir fuera de cualquier jerarquía formal existente. Un tipo particular de poder se llama poder coercitivo.

El poder coercitivo es uno de los 5 tipos de poder identificados por los psicólogos John RP French y Bertram Raven en 1959.

El poder coercitivo se define como el uso de la fuerza para lograr que un empleado siga una instrucción u orden, donde el poder proviene de la capacidad de castigar al empleado por su incumplimiento. Este poder se utiliza, por ejemplo, cuando un empleado ejecuta una orden por temor a perder su trabajo o su bonificación anual. De hecho, se ven obligados a realizar la tarea.

Como puede verse en la definición anterior, el poder coercitivo es un tipo de poder formal y no un poder personal. ¿De dónde viene el poder referente? A diferencia del poder personal, el poder coercitivo proviene de la autoridad formal y la capacidad de castigar a otros. Ejemplos de poder coercitivo incluyen la pérdida de privilegios, la degradación, la pérdida de bonificaciones y la suspensión.

Tenga en cuenta que existen dos tipos de coerción: directa e indirecta. La coerción directa es una amenaza deliberada por parte de un líder para provocar un comportamiento específico. La coerción indirecta es cuando el empleado percibe la amenaza, independientemente de si es real o no. Un ejemplo de coerción indirecta es cuando un empleado comienza a trabajar más horas antes de que se determine la bonificación anual. En este caso el empleado percibe una amenaza de no recibir la bonificación que espera.

Poder coercitivo en el lugar de trabajo - Definición | Ventajas

Cada uno de los 5 tipos de poder tiene sus pros y sus contras y puede resultar útil en diferentes circunstancias. Aunque el poder coercitivo pueda parecer algo sacado de la revolución industrial, hay situaciones en las que resulta muy útil.

Ventajas del poder coercitivo

La ventaja clave del poder coercitivo es su capacidad para obligar a los empleados a cumplir. Como tal, es útil en determinadas situaciones, como se destaca a continuación:

  • Insubordinación: Si un empleado llega tarde constantemente o toma más tiempo del permitido para el almuerzo, entonces se podría utilizar la coerción para obligar al empleado a volver a la fila. El líder podría amenazar con la eliminación de la bonificación, el uso del proceso de capacidad o incluso el despido inmediato para obligar al empleado a obedecer.
  • Prevenir el acoso y la discriminación: la suspensión o el despido podrían usarse como una amenaza para garantizar que se sigan las reglas y políticas de la empresa, incluidas aquellas relacionadas con el acoso y la discriminación en el lugar de trabajo.
  • Situaciones de cambio: Una situación de recuperación existe cuando una empresa o departamento necesita reestructurarse lo antes posible, de lo contrario quebrará o cerrará. Es natural que algunos miembros de un equipo se resistan al cambio, pero en una situación de cambio no hay tiempo para ello. La empresa necesita cambiar ahora y corre riesgo si no lo hace. En una situación de cambio, la amenaza de pérdida de empleo puede ser una herramienta útil para lograr que los empleados se comprometan con la nueva forma de trabajar. El poder coercitivo también es útil en el equivalente militar de una situación de cambio radical: cuando existe un peligro inminente.

Desventajas del poder coercitivo

Sólo deberías utilizar el poder coercitivo cuando no tengas otra opción y quieras poner fin inmediatamente al comportamiento negativo. Algunos de los peligros del poder coercitivo incluyen:

  • Reduce la satisfacción laboral: a la gente le molesta que lo usen con ellos como lo sienten bajo un microscopio.
  • Amenaza de reacción violenta: Siempre existe la amenaza de una reacción violenta cuando se utiliza el poder coercitivo. Los empleados pueden eventualmente tomar represalias o buscar un empleo alternativo, y una alta rotación de personal es muy costosa para una organización.
  • Se necesita una estrecha supervisión: Sólo es útil si usted, como gerente, puede seguir de cerca lo que sucede.
  • Sólo funciona si se usa con moderación: La coerción como fuente estándar de poder en el lugar de trabajo no es sostenible a largo plazo.
  • No funciona si no eres capaz de llevar a cabo la amenaza: En este caso la amenaza es contraproducente y su autoridad como líder puede verse socavada.
  • Reduce la innovación: Como todo el mundo está bajo el microscopio y bajo amenaza de castigo, no hay lugar para la creatividad y la innovación.

Resumen

El poder coercitivo proviene de la capacidad de uno para castigar a un subordinado si no actúa según las instrucciones. Si bien puede resultar muy útil en determinadas situaciones, siempre se debe utilizar con mucha moderación y sólo cuando no quede otra opción, ya que presenta una serie de inconvenientes asociados.

Credito de imagen: Javier Leiva

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Poder coercitivo en el lugar de trabajo – Definición | Ventajas

Frecuentes Preguntas sobre el Poder Coercitivo en el Lugar de Trabajo

El poder coercitivo en el lugar de trabajo es un concepto que puede generar dudas y confusiones. Aquí, responderemos algunas de las preguntas más frecuentes sobre este tema para aclarar cualquier inquietud.

¿Qué es el poder coercitivo en el lugar de trabajo?

El poder coercitivo es uno de los cinco poderes que se pueden ejercer en un ambiente laboral, tal como lo define el famoso psicólogo social, French y Raven. Este poder se basa en la habilidad de una persona de castigar o sancionar a otros empleados si no cumplen con las órdenes o instrucciones dadas.

Este tipo de poder puede manifestarse a través de acciones disciplinarias, despidos, suspensiones o cualquier otro tipo de consecuencia negativa que pueda imponer el superior jerárquico sobre los subordinados.

¿Cuáles son las ventajas del poder coercitivo en el lugar de trabajo?

Aunque el poder coercitivo puede parecer negativo en un principio, existen algunas ventajas asociadas a su ejercicio que pueden ser beneficiosas. Algunas de ellas son:

  1. Implementación efectiva de políticas y procedimientos: El uso del poder coercitivo puede garantizar que las políticas y los procedimientos establecidos por la organización sean seguidos de manera adecuada. Esto puede contribuir a mantener un ambiente de trabajo ordenado y disciplinado.
  2. Reducción de faltas de cumplimiento: Al aplicar medidas disciplinarias, se puede disminuir la probabilidad de que los empleados incumplan con sus responsabilidades laborales y se fomenta el respeto a las normas de la organización.
  3. Promoción de la productividad: Consecuencias negativas ante un incumplimiento pueden impulsar a los empleados a cumplir con sus tareas y metas establecidas, lo que puede aumentar la eficiencia y productividad en el trabajo.

Aunque puede haber beneficios asociados al poder coercitivo, es importante destacar que su uso excesivo o injusto puede generar un clima laboral negativo y afectar la motivación y el compromiso de los empleados.

¿Cómo se puede utilizar el poder coercitivo de manera efectiva?

Para utilizar el poder coercitivo de manera efectiva, es importante tener en cuenta algunos aspectos cruciales. Algunas recomendaciones incluyen:

  • Mantener una comunicación clara: Es fundamental que las expectativas y consecuencias sean comunicadas de forma explícita y transparente a todos los empleados.
  • Establecer políticas y procedimientos justos: Las normas y sanciones deben ser razonables y equitativas, con el objetivo de generar un ambiente de trabajo justo y confiable.
  • Proporcionar retroalimentación constructiva: Acompañar las medidas coercitivas con una retroalimentación orientada al crecimiento y desarrollo de los empleados, fomenta un clima de aprendizaje y mejora continua.

Estas recomendaciones pueden ayudar a minimizar los efectos negativos del poder coercitivo y a maximizar su uso como una herramienta de gestión en el lugar de trabajo.

En conclusión, el poder coercitivo en el lugar de trabajo es una forma de poder que permite a los superiores sancionar o castigar a los subordinados cuando no cumplen con las instrucciones o normas de la organización. Aunque puede tener beneficios, su uso debe ser equilibrado y justo para garantizar un ambiente laboral sano y productivo.

Fuentes de referencia:


Deja un comentario