¿Sin palabras? ¿O el gato te comió la lengua?

Bienvenidos a este fascinante artículo titulado «¿Sin palabras? ¿O el gato te comió la lengua?». ¿Alguna vez te has quedado sin palabras en una situación escandalosa o sorprendente? ¿Te ha pasado que, de repente, tu lengua se siente atascada en tu boca? ¡No te preocupes, no estás solo! La falta de palabras en momentos cruciales es un fenómeno común que afecta a muchas personas. En este artículo, profundizaremos en las causas detrás de este curioso acontecimiento y descubriremos algunas técnicas para superar la pérdida momentánea de nuestras queridas palabras. Así que prepárate para desatar tu lengua y dejar de lado al «gato» que te ha silenciado. ¡Ven y descubre cómo recuperar el control de tus palabras y comunicarte efectivamente en cualquier situación!

¿Alguna vez te has quedado sin palabras en un momento en el que las necesitabas desesperadamente?

Es fácil pensar que no hay mucho «que sucede arriba» para aquellos que están sentados en silencio en su reunión pero, a menudo, esto es una gran subestimación. Hay un número infinito de razones por las que una persona puede sentirse inclinada a guardar silencio en una reunión, pero no tener nada que decir no suele ser la más apremiante.

No es que los asistentes silenciosos no tengan nada que decir. Es más como si se hubieran quedado sin palabras… que su cerebro haya cortado temporalmente la conexión entre el cerebro y las cuerdas vocales, algo que, sin duda, todos hemos experimentado en algún momento u otro.

¿Alguna vez has olvidado el nombre de alguien menos de tres segundos después de habérselo presentado? ¿O alguna vez tuviste que hacer una suma simple mientras alguien estaba mirando y esperando tu respuesta y te diste cuenta de que de repente no puedes sumar dos números simples? Cuando las personas quedan atrapadas en este tipo de situaciones, se encuentran incapaces de verbalizar (o incluso pensar) con claridad y pierden la voz física… pero eso no quiere decir que sus mentes estén tan silenciosas como sus bocas. Si alguna vez ha perdido su voz física, sabrá cómo la voz mental habla por ambos.

El físico teórico Stephen Hawking dijo una vez que «las personas tranquilas tienen las mentes más ruidosas» y me inclino a creerle.

Todo el mundo experimenta un parloteo mental pero, para algunas personas, puede resultar paralizante. Piensa en ese miembro del equipo que suele guardar silencio en tus reuniones, pero que trabaja bien, es inteligente y bastante elocuente en las interacciones cotidianas en el trabajo. Mientras lo miras expectante al otro lado de la mesa de la sala de reuniones, puede parecer confiado y listo para participar en la discusión, pero puedes apostar que hay una cacofonía de charla en su mente.

La charla mental puede ser útil para ayudarnos a procesar nuestros pensamientos y acciones, y nos brinda una forma de probar lo que estamos a punto de decir antes de decirlo; algo invaluable cuando estamos negociando algo. Sin embargo, cuando se vuelve abrumador, interfiere con nuestras acciones. Puede provocar una especie de «cortocircuito» que detiene nuestras palabras y nos impide realizar cualquier acción. Entonces, cuando su jefe está esperando su respuesta a su pregunta, su cerebro le habla de cualquier cosa, excepto del tema en el que debe concentrarse.

Cuando la charla se vuelve abrumadora, estamos demasiado concentrados en nosotros mismos. Una forma de combatir esta charla mental es centrarse en lo que dicen los demás.

Nuestro artículo sobre Cómo hacer que se escuche su voz en las reuniones sugiere formas de hacerlo. Estas técnicas pueden ofrecerle una salida a sus propios pensamientos y al mismo tiempo permitirle participar en la discusión. Lo mejor de esto es que cuanto más practiques estas técnicas, más concentrado y seguro estarás para hablar.

Con las técnicas presentadas en nuestro artículo, puedes encontrar una manera no sólo de aquietar tus pensamientos, sino también de liberar esas grandes ideas que han estado dando vueltas en tu mente, a punto de salir.

¿Alguna vez ha tenido dificultades para expresar sus palabras en las reuniones? ¿Cómo superaste esto? Háganos saber su opinión en la sección de comentarios a continuación.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




¿Sin palabras? ¿O el gato te comió la lengua?

¿Sin palabras? ¿O el gato te comió la lengua?

¿Alguna vez te has encontrado en una situación en la que no sabías qué decir? Es posible que hayas experimentado estar sin palabras cuando te enfrentas a ciertas circunstancias o situaciones inesperadas. A veces, nos quedamos completamente en silencio, incapaces de articular una respuesta adecuada. ¿Por qué ocurre esto?

La falta de palabras, ¿qué significa?

La incapacidad de expresarse verbalmente puede indicar diferentes cosas según el contexto. En muchos casos, simplemente puede ser una reacción natural ante la sorpresa o la conmoción. Cuando nos enfrentamos a una situación inesperada, nuestro cerebro puede tardar un tiempo en procesar toda la información y encontrar las palabras adecuadas para responder. No te sientas mal si esto te sucede, es algo que le ocurre a muchas personas.

Además, puede haber otras razones detrás de la falta de palabras. El estrés, la ansiedad o la timidez también pueden ser factores desencadenantes. Algunas personas son naturalmente tímidas o inseguras, lo que dificulta su expresión verbal en determinadas situaciones.

Es importante recordar que no siempre es necesario tener algo que decir en todo momento. A veces, el silencio puede comunicar más que cualquier palabra. Observar y escuchar activamente a los demás también es una forma válida de comunicación.

¿Cómo superar la falta de palabras?

Aunque no existe una solución única para enfrentar este problema, hay algunas técnicas que pueden ayudarte a sentirte más cómodo al expresarte verbalmente:

  1. Respira profundamente: Ante una situación que te deja sin palabras, tómate un momento para respirar profundamente. Esto te ayudará a calmar tu mente y a despejar tus pensamientos.
  2. Practica la escucha activa: En lugar de centrarte en encontrar las palabras adecuadas, presta atención a lo que la otra persona está diciendo. La escucha activa te permitirá comprender mejor la situación y responder de manera más adecuada.
  3. Expresa tus emociones: Si te encuentras sin palabras debido a una emoción abrumadora, intenta identificar y expresar cómo te sientes. No es necesario encontrar las palabras perfectas, simplemente comunica tus emociones para establecer una conexión emocional con los demás.
  4. Practica: Como en cualquier habilidad, la práctica es fundamental. Participa en conversaciones y exposiciones públicas para ganar confianza en tu capacidad para expresarte verbalmente. Cuanto más te expongas a situaciones donde debas hablar, más cómodo te sentirás a lo largo del tiempo.

Recuerda que todos pasamos por momentos en los que no encontramos las palabras adecuadas. No te sientas avergonzado por ello. Tómate tu tiempo, sé amable contigo mismo y recuerda que la comunicación verbal no lo es todo. Aprender a comunicarse también implica escuchar y observar activamente.

Fuentes:
https://www.psychologytoday.com/us/blog/in-practice/201301/why-am-i-speechless
https://www.psychologytoday.com/us/blog/mindful-anger/201812/overcoming-speechlessness


Deja un comentario