Sesgos cognitivos en la toma de decisiones en el mundo del trabajo

En el mundo laboral, tomar decisiones es una parte esencial de nuestra rutina diaria. Ya sea decidir qué proyecto priorizar, qué estrategia seguir o qué empleado contratar, nuestras decisiones tienen un impacto directo en nuestro desempeño y éxito profesional. Sin embargo, a menudo nos enfrentamos a sesgos cognitivos que pueden influir en nuestra capacidad para tomar decisiones racionales y objetivas. En este artículo, exploraremos algunos de los sesgos cognitivos más comunes en el mundo del trabajo y cómo evitar caer en ellos. ¡Prepárate para descubrir cómo mejorar tus habilidades de toma de decisiones y alcanzar mejores resultados en tu carrera profesional!

Sesgos cognitivos en la toma de decisiones en el mundo del trabajo
Las anclas mantienen los barcos en un área específica y el anclaje mantiene nuestros pensamientos o decisiones en un área específica.

Anclaje

El anclaje es uno de los sesgos cognitivos más conocidos en la toma de decisiones.

Al tomar decisiones, a menudo anclamos nuestro pensamiento en un dato específico a expensas de otros.

Normalmente nos fijamos en una de las primeras informaciones que recibimos.

Por ejemplo, las tiendas pueden colocar artículos caros cerca de la entrada para que usted fije sus expectativas en ellos. Sus artículos más baratos parecen entonces ser gangas, así que los compras.

Sesgo de creencia

Si creemos en una solución, entonces trabajamos mentalmente y creemos más en los argumentos que respaldan esa solución que en los que no (incluso si son defectuosos).

Sesgo de apoyo a la elección

Recordamos las decisiones que tomamos en el pasado mejor de lo que realmente fueron.

Este es uno de los varios sesgos cognitivos en la toma de decisiones que nos ayudan a sentirnos mejor con nosotros mismos. En nuestra opinión, algunos de estos prejuicios nos ayudan a gestionar nuestro ego y nuestra psicología en el mundo.

Sesgo de confirmación

Inconscientemente buscamos información que respalde y valide nuestros puntos de vista y creencias, y valoramos dicha información más que la que contradice nuestras creencias.

Sesgo de cortesía

Damos opiniones que son más correctas socialmente que nuestras verdaderas opiniones para mantener la armonía social. Este es uno de los sesgos cognitivos más agradables en la toma de decisiones.

Sesgos cognitivos en la toma de decisiones en el mundo del trabajo
A veces la cortesía triunfa sobre la verdad.

Efecto Dunning-Kruger

Las personas no calificadas o ineficaces sobreestiman lo buenos que son en las cosas, mientras que las personas capacitadas y efectivas subestiman lo buenos que son en las cosas.

Efecto de dotación

Valoramos las cosas que poseemos más que los objetos idénticos que no poseemos. Por ejemplo, a menudo tendremos que pagar más que el costo de reemplazo de algo para deshacernos de él. Vale más uno en la mano que dos tirados en el monte, y todo eso.

Efecto de encuadre

Llegamos a diferentes decisiones basándonos exactamente en la misma información, cuando esa información se proporciona de diferentes maneras.

Sesgos cognitivos en la toma de decisiones en el mundo del trabajo
Ha sido negro tres veces, ¡DEBE ser rojo a continuación!

Falacia del jugador

Tendemos a pensar que la probabilidad de eventos futuros se ve alterada por los resultados de eventos pasados.

Este es uno de esos sesgos cognitivos en la toma de decisiones que aparece en muchas áreas. Por ejemplo, en los deportes la gente piensa que los jugadores pueden tener una “buena mano”, aunque estadísticamente no es así.

Descuento hiperbólico

Ponderamos los resultados en el presente mucho más que los resultados en el futuro. Esto es “irracional”, pero quizás bastante racional en otros sentidos.

Efecto IKEA

Consideramos que las cosas que hemos creado nosotros mismos son más valiosas que las creadas por otros.

Efecto de verdad ilusoria

El efecto de verdad ilusoria es un sesgo cognitivo en la toma de decisiones que se relaciona con lo que creemos.

Creemos en declaraciones que son más fáciles de creer o que hemos escuchado mucho, independientemente de si son realmente ciertas.

Aversión a la pérdida

Experimentamos más negatividad cuando perdemos algo que ganamos positividad cuando obtenemos lo mismo. Perder es más doloroso que ganar.

Mero efecto de exposición

Nos gustan indebidamente las cosas cuanto más hemos estado expuestos a ellas, independientemente de nuestro verdadero compromiso y comprensión de ellas.

Este es uno de los sesgos cognitivos en la toma de decisiones que probablemente ha tenido el mayor efecto en nuestras vidas y ciudades.

Sesgos cognitivos en la toma de decisiones en el mundo del trabajo
El conocimiento de la marca es poderoso dondequiera que estés.

No inventado aquí

Evitamos o no nos gustan las cosas que no han sido creadas por nosotros mismos o nuestros equipos.

Sesgo de resultado

Juzgamos la calidad de las decisiones en función de los resultados finales, no de la calidad objetiva de la decisión en el momento en que se tomó.

Falacia de planificación

Sesgos cognitivos en la toma de decisiones en el mundo del trabajo
La mayoría de los proyectos terminan tarde, incluso si buscan innovación.

Tendemos a subestimar constantemente el tiempo que llevará completar las tareas.

Sesgo pro-innovación

Somos excesivamente optimistas ante la novedad y la innovación, subestimando las limitaciones y debilidades. A veces las cosas, los procesos y las formas de hacer las cosas antiguos son bastante buenos.

Quizás le guste leer sobre innovación inicial e incremental, culturas para la innovación, el efecto Medici y el dilema del innovador.

La rima como razón

Rima o razón es otro sesgo cognitivo en la toma de decisiones que se relaciona con lo que creemos.

Creemos más en las declaraciones que riman que en las declaraciones del mismo contenido que no riman.

Percepción selectiva

Nuestras expectativas sobre una situación o evento afectan nuestra percepción de una situación o evento.

Sesgo de comparación social

Generalmente favorecemos a los candidatos que no compiten con nuestras propias habilidades cuando contratamos.

Sesgo del status quo

Generalmente preferimos que las cosas sigan igual que cambiar.

estereotipos

Esperamos que un individuo encaje en nuestra interpretación de un grupo, sin ninguna información sobre el individuo específico.

Sesgo de supervivencia

Damos más peso y significado a los individuos, objetos u organizaciones que sobreviven a un proceso, situación o evento que a aquellos que no lo hacen. Por ejemplo, debido a que estamos rodeados de empresas exitosas, pensamos que la mayoría de las empresas lo son, sin considerar todas las que no han sobrevivido.

Sesgos cognitivos en la toma de decisiones en el mundo del trabajo
Este diente de león está sobreviviendo y creciendo bien, por lo que debe ser fácil para las plantas crecer aquí…

Validación subjetiva

Es más probable que creamos que un evento específico es cierto si encaja con nuestras creencias generales que si no lo hace. De manera similar, encontraremos correlaciones que respalden nuestras creencias con más frecuencia que correlaciones que no lo hagan.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded



Sesgos cognitivos en la toma de decisiones en el mundo del trabajo

Sesgos cognitivos en la toma de decisiones en el mundo del trabajo

La toma de decisiones es una parte fundamental de nuestra vida diaria y se vuelve especialmente relevante en el mundo del trabajo. Sin embargo, a menudo nos enfrentamos a sesgos cognitivos que pueden nublar nuestro juicio y llevarnos a tomar decisiones subóptimas.

¿Qué son los sesgos cognitivos?

Los sesgos cognitivos son errores sistemáticos en nuestro pensamiento que nos llevan a interpretar la información de manera incorrecta o a tomar decisiones irracionales. Estos sesgos pueden estar influenciados por nuestros prejuicios, emociones y experiencias previas.

¿Cuál es el impacto de los sesgos cognitivos en el mundo del trabajo?

En el entorno laboral, los sesgos cognitivos pueden afectar a la toma de decisiones en diferentes niveles. Pueden influir en la contratación de personal, en la asignación de tareas, en la evaluación del desempeño e incluso en la formulación de estrategias y políticas corporativas.

Algunos ejemplos de sesgos cognitivos comunes en el mundo del trabajo son:

  1. Sesgo de confirmación: tendemos a buscar información que confirme nuestras creencias preexistentes y a descartar aquella que las contradiga.
  2. Sesgo de disponibilidad: tendemos a dar mayor importancia a la información que está fácilmente disponible en nuestra memoria, aunque no sea representativa de la realidad.
  3. Sesgo de anclaje: nuestra primera impresión o la información inicial que recibimos sobre un tema puede influir demasiado en nuestras decisiones posteriores.

¿Cómo superar los sesgos cognitivos en la toma de decisiones?

Aunque es difícil eliminar por completo los sesgos cognitivos, podemos reducir su impacto al aplicar ciertas estrategias:

1. Reconoce la presencia de los sesgos cognitivos: Ser conscientes de la existencia de los sesgos es el primer paso para superarlos. Reflexiona sobre tus propias creencias y cómo pueden influir en tus decisiones.

2. Busca información objetiva: Es importante recopilar datos y puntos de vista diversos antes de tomar una decisión. Consultar fuentes confiables y contrastar la información puede ayudar a contrarrestar los sesgos.

3. Considera diferentes perspectivas: Al tomar decisiones, intenta ver el problema desde diferentes ángulos. Escuchar opiniones y experiencias de otras personas puede aportar una visión más completa y evitar decisiones impulsivas basadas en prejuicios.

4. Haz una pausa antes de decidir: Tomarse un tiempo para reflexionar antes de tomar una decisión importante puede ayudar a evitar caer en sesgos cognitivos. Tómate un momento para analizar objetivamente la situación sin dejar que las emociones nublen tu juicio.

Referencias:

Deja un comentario