Recuperación de desastres y gestión de crisis

La recuperación de desastres y la gestión de crisis se han vuelto aspectos fundamentales en la sociedad actual, donde eventos impredecibles como terremotos, inundaciones y pandemias pueden arrasar comunidades enteras en cuestión de segundos. Ante estos escenarios desafiantes, contar con estrategias efectivas de recuperación y manejo de crisis se convierte en una prioridad para garantizar la seguridad y el bienestar de las personas afectadas. En este artículo, exploraremos la importancia de la recuperación de desastres y la gestión de crisis, así como las mejores prácticas y las herramientas necesarias para hacer frente a estas situaciones críticas.


Cuando hablamos de un plan de recuperación ante desastres y continuidad del negocio para cualquier empresa u organización, necesariamente también debemos planificar la gestión de crisis. Aunque los objetivos de todos estos planes pueden variar, todos están interrelacionados, son interdependientes y se incluyen mutuamente. En las organizaciones empresariales de gran escala, así como en las organizaciones de alta tecnología con grandes operaciones, la dirección invierte recursos y tiempo de gestión en la elaboración de todos estos planes. La eficacia de estos planes reside tanto en la planificación detallada como en garantizar simulacros y sesiones simuladas de vez en cuando para mantener a todos los equipos comprometidos y conscientes de lo que se debe hacer en caso de un desastre o una crisis.

La gestión de crisis también forma parte de la gestión de desastres. Cuando cualquier desastre, ya sea provocado por el hombre o natural, afecta las operaciones comerciales, paraliza las operaciones normales, amenaza el negocio, implica la destrucción de propiedades, recursos, vidas, etc., la Organización se enfrenta a una crisis.. Una cuestión es que los equipos de recuperación de desastres comiencen a actuar según su plan y trabajen para que el negocio vuelva a su normalidad, pero es necesario que se active un equipo de crisis que involucre a la administración en tales situaciones. El equipo de crisis compuesto por altos directivos y jefes funcionales se reúne rápidamente para formar un equipo para supervisar, coordinar y facilitar la recuperación ante desastres y otros planes.

La gestión de crisis implica gestionar y facilitar la toma de decisiones, autorizar y proporcionar recursos financieros, facilitar la coordinación y el apoyo de agencias externas, facilitar y supervisar las instalaciones médicas y de otro tipo para el personal y los empleados, si es necesario, junto con la revisión de la seguridad y la adopción de medidas adecuadas para mejorar. la seguridad alrededor del sitio. Más importante aún, el equipo de crisis que involucra a la alta dirección deberá tratar con los medios de comunicación, el gobierno. agencias, seguros, así como con familiares y parientes de los empleados, así como con el público, y gestionar las comunicaciones en nombre de la Compañía. Gestionar los medios y proporcionar la información correcta es de vital importancia para la reputación de la Compañía durante cualquier crisis, ya que la información proporcionada puede afectar negativamente los precios de las acciones de la Compañía, así como los mercados. Es el equipo de crisis el que tiene la autoridad ejecutiva para tomar decisiones de toda naturaleza, incluidas decisiones financieras, para garantizar que la crisis se gestione y la recuperación esté en marcha sin problemas.

En términos de autoridad ejecutiva y poderes para garantizar una recuperación rápida y sin problemas, así como en términos de gestión de los medios y la información, el equipo de Crisis tiene la máxima responsabilidad en las Organizaciones durante cualquier desastre o crisis. La selección e inclusión de los miembros del comité de gestión de crisis es muy importante y debe involucrar a miembros de alto nivel de la junta directiva, así como a jefes funcionales y altos directivos de todas las funciones.

En el mundo práctico, las empresas anticipan los riesgos comerciales y elaboran planes de continuidad para detener el daño. Sin embargo, desastres como ataques terroristas o incendios importantes, inundaciones, etc. pueden afectar tanto las operaciones comerciales que los planes de recuperación de desastres pueden no ser adecuados en caso de desastre y justificarían una planificación y acción a una escala diferente que involucre agencias y ayuda externas. En tales situaciones, el equipo de crisis se convierte en el punto de apoyo principal alrededor del cual se puede llevar a cabo toda la gestión, recuperación y gestión de desastres.



Autoría/Referencia – Acerca del autor(es)


Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Recuperación de desastres y gestión de crisis – Preguntas frecuentes

Recuperación de desastres y gestión de crisis – Preguntas frecuentes

1. ¿Qué es la recuperación de desastres?

La recuperación de desastres se refiere a un conjunto de procesos, políticas y procedimientos que permiten la restauración de las operaciones normales de una organización después de un desastre o incidente grave. Su objetivo principal es minimizar el impacto negativo en la continuidad del negocio y poner a la empresa de nuevo en funcionamiento lo más rápido posible.

2. ¿Cuál es la importancia de la gestión de crisis?

La gestión de crisis es fundamental para que una organización pueda enfrentar y superar situaciones de emergencia. Permite implementar estrategias y acciones efectivas con el fin de minimizar los daños y proteger la reputación de la empresa. Una gestión adecuada de crisis puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso de una empresa en momentos críticos.

3. ¿Cuáles son las etapas de la recuperación de desastres?

La recuperación de desastres generalmente se divide en cuatro etapas:

  1. Preparación: Consiste en desarrollar planes de contingencia, realizar capacitaciones y ejercicios de simulación, así como implementar sistemas de respaldo y redundancia.
  2. Respuesta: Implica la activación del plan de contingencia y la puesta en marcha de las medidas necesarias para hacer frente al desastre.
  3. Recuperación: Se centra en la restauración de los sistemas y servicios afectados, así como en la reconstrucción de las infraestructuras dañadas.
  4. Mejora y aprendizaje: Después de la crisis, se deben identificar las lecciones aprendidas y realizar mejoras en los procesos y protocolos para estar mejor preparados en el futuro.

4. ¿Cuáles son las mejores prácticas para la gestión de crisis?

Algunas mejores prácticas para la gestión de crisis incluyen:

  • Establecer un equipo de gestión de crisis con roles y responsabilidades claras.
  • Crear y mantener un plan de gestión de crisis actualizado.
  • Comunicar de manera efectiva con el personal, los clientes y otros stakeholders durante la crisis.
  • Evaluar y mitigar los riesgos potenciales de manera proactiva.
  • Aprender de las experiencias pasadas y actualizar regularmente los protocolos y procedimientos de gestión de crisis.

Es importante tener en cuenta que cada organización puede enfrentar desastres y crisis específicas, por lo que es recomendable adaptar las mejores prácticas a su contexto y buscar asesoría especializada cuando sea necesario.

Fuentes adicionales:


Deja un comentario