Razón rápida: significado, fórmula y supuestos

¿Te has preguntado alguna vez cómo se calcula una razón rápida y cuál es su importancia en el ámbito financiero? En este artículo, exploraremos el significado de la razón rápida, su fórmula de cálculo y los supuestos que se consideran para su evaluación. Entender esta métrica es fundamental para tomar decisiones informadas en el mundo de las finanzas. Así que ¡prepárate para adentrarte en el apasionante mundo de la razón rápida y descubrir todo lo que necesitas saber sobre ella!


El ratio rápido es una variación del ratio circulante. Sin embargo, muchos consideran que un ratio rápido es una estimación más conservadora que el ratio actual. Esta característica le valió el sobrenombre de “Relación de prueba ácida”.

La diferencia entre el índice circulante y el índice rápido es el hecho de que el índice rápido excluye el inventario. En teoría, esto puede parecer una pequeña diferencia, sin embargo, en la práctica, cualquiera que sea consciente de las dificultades que implica liquidar inventarios al precio correcto podrá dar fe del carácter conservador de este ratio. La relación rápida se ha analizado con mayor detalle en este artículo.

Fórmula

Ratio rápido = (Activo circulante – Inventarios) / Pasivos circulantes

Significado

El ratio rápido verifica el desempeño de la empresa para cumplir con sus obligaciones en una situación en la que no puede liquidar su inventario. En tal situación, la empresa tendrá que pagar sus pasivos corrientes con el efectivo y equivalentes de efectivo que tiene a mano y la cantidad de dinero que ya tiene inmovilizada en cuentas por cobrar. Se considera que la proporción rápida ideal es 1:1. Sin embargo, esto varía ampliamente según los diferentes ciclos crediticios que prevalecen en las diferentes industrias. Por lo tanto, un analista debe observar las empresas competidoras y el promedio de la industria antes de formarse opiniones basadas en el índice actual.

Suposiciones

No se hacen supuestos sobre el inventario, ya que está excluido del cálculo de este ratio. Sin embargo, se hacen suposiciones sobre los deudores y el hecho de que pagarán a tiempo para financiar el pago de los pasivos a corto plazo que tiene una empresa.

Interpretaciones equivocadas

  • El ratio rápido de la empresa puede llegar a ser excesivamente alto debido a la gran cantidad de cuentas por cobrar que la empresa puede tener a mano. La verdadera medida de la gestión de liquidez de una empresa es su capacidad para completar el ciclo de efectivo a efectivo en el menor tiempo posible. Sin embargo, si la empresa tiene un historial de capacidad para recuperar sus cuotas a tiempo, es posible que se pasen por alto grandes cuentas por cobrar.
  • Dado que el ratio rápido es una variación del ratio circulante, sufre todas las deficiencias que enfrenta el ratio circulante.



Autoría/Referencia – Acerca del autor(es)


Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded






Preguntas frecuentes sobre Razón rápida: significado, fórmula y supuestos

Preguntas frecuentes sobre Razón rápida: significado, fórmula y supuestos

¿Qué es la Razón rápida?

La Razón rápida es un indicador financiero utilizado para evaluar la capacidad de una empresa para cubrir sus deudas a corto plazo con sus activos más líquidos. También conocida como prueba del ácido o prueba ácida, se enfoca en medir la solvencia inmediata y la liquidez de una compañía.

¿Cuál es la fórmula de la Razón rápida?

La fórmula de la Razón rápida es:

Razón rápida = (Activos líquidos – Inventarios) / Pasivos corrientes

Los activos líquidos generalmente incluyen el efectivo, equivalentes de efectivo y cuentas por cobrar.

¿Qué supuestos se consideran para calcular la Razón rápida?

Al calcular la Razón rápida, generalmente se asume que los inventarios no se pueden convertir en efectivo de manera rápida. Por lo tanto, se excluyen de los activos líquidos. Este supuesto se basa en la premisa de que en situaciones de emergencia o crisis financiera, los inventarios pueden ser difíciles de vender rápidamente a su valor contable.

Importancia de la Razón rápida

La Razón rápida es una métrica crucial para los analistas financieros, inversionistas y prestamistas, ya que proporciona una evaluación más precisa y conservadora de la capacidad de una empresa para cumplir con sus responsabilidades financieras a corto plazo. Al excluir los inventarios de los activos líquidos, se considera un indicador más riguroso que la Razón corriente o la Razón de liquidez general.

Relevancia en la toma de decisiones

La Razón rápida es útil para evaluar la solvencia de una empresa y su capacidad para afrontar imprevistos financieros. Los analistas utilizan esta métrica para comparar la situación financiera de diferentes compañías y determinar qué tan bien administrada está una empresa en términos de su liquidez. Además, los prestamistas también se basan en la Razón rápida para evaluar si una empresa es apta para recibir crédito o préstamos a corto plazo.

Fuentes externas:

  1. Investopedia: Razón rápida
  2. Rankia: Ratio Ácido: Fórmula y ejemplo en bolsa


Deja un comentario