¿Qué son los cinco sentidos? Nombre, Definición, Funciones e Importancia

¿Sabías que gracias a nuestros sentidos podemos experimentar el mundo que nos rodea? Los cinco sentidos: la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto, juegan un papel fundamental en nuestra vida diaria. En este artículo, exploraremos qué son exactamente los cinco sentidos, cómo funcionan y cuál es su importancia en nuestra percepción del entorno. ¡Prepárate para descubrir datos fascinantes sobre nuestras capacidades sensoriales!

¿Cuáles son los cinco sentidos?

Nosotros, los humanos, tenemos los cinco sentidos primarios: ojo (visual), oído (auditivo), nariz (olfativo), boca (gustativo) y piel (cutáneo), que nos ayudan a sentir las cosas que nos rodean. Estos sentidos se denominan «puertas de entrada al conocimiento».

La vida humana sería muy diferente sin nuestra capacidad de sentir y percibir. Podemos ver, oír, sentir, saborear, oler o sentir gracias a nuestros órganos sensoriales y al sistema nervioso. Sin estos procesos, la vida sería tan inusual que no podríamos llamarla vida en absoluto. Sin la capacidad de sentir y percibir, no podríamos movernos. No tendríamos la capacidad de mantener el equilibrio y evitar objetos peligrosos o incluso comer alimentos inseguros porque los órganos de los sentidos no funcionarían. Todo lo que hacemos depende de información codificada en mensajes de nuestros receptores.

El cuerpo humano tiene los cinco sentidos básicos y también algunos sentidos adicionales. Aquí analizamos los cinco sentidos primarios y otros sentidos adicionales, y lo que sucede cuando los perdemos uno tras otro.

Ojo – Vista, Ver

Visión – Visual

La visión es el más importante de los cinco sentidos. Para comprender la sensación visual es necesario conocer la energía luminosa. La energía luminosa es la fuente de la visión. Cuando la luz incide sobre nuestros ojos no es el color del objeto sino que una pequeña parte de la energía electromagnética o radiación se experimenta en forma de color.

El espectro electromagnético abarca desde ondas gamma muy cortas hasta ondas de radio y rayos X de larga difusión. La longitud de las ondas se mide mediante un nanómetro (Nm). Nm es una milmillonésima parte de un metro. Un ser humano sólo puede detectar longitudes de onda entre 380 nm y 760 nm del espectro visible. Hay tres características de la longitud de onda: tono, amplitud y saturación.

Tono (color) es el color diferente que experimentamos como azul, verde o rojo. La amplitud (intensidad o brillo) es la cantidad de energía en las ondas de luz. La saturación es la pureza o veracidad del color que percibimos, como el rojo puro o el verde puro, etc.

Estructura del ojo

De los cinco sentidos, el ojo es el que nos permite visualizar las cosas. El ojo es la ventana al alma y al mundo. Implica una cadena diferente de acciones para hacernos ver el mundo. Cuando la luz entra al ojo llega a la córnea. La córnea es una ventana protectora transparente. Ayuda a enfocar las ondas de luz. La córnea se convierte en una cubierta opaca conocida como esclerótica. La esclerótica es una parte blanquecina del globo ocular.

Luego, las ondas de luz entran en un área abierta llamada cámara anterior. Donde pasa a través de un líquido acuoso claro llamado humor acuoso.

El humor acuoso se recicla y nutre continuamente el ojo. Luego la luz entra en la pupila. Una pupila tiene una abertura redonda cuyo tamaño varía según las condiciones de iluminación. Cuanta menos luz haya, más amplia será la apertura de la pupila. Estos ajustes están mediados por el iris. El iris es una membrana de color alrededor de la pupila que cambia de forma para ajustar el tamaño de la pupila y ajustar la cantidad de luz en el ojo.

Después de la pupila, la luz viaja hacia la lente. Las lentes ayudan a regular la forma cambiante para enfocar objetos a diferentes distancias. Cuando miramos un objeto distante, la lente se vuelve más delgada y plana o grande, cuando nos fijamos en un objeto cercano, la lente se vuelve más pequeña. Este enfoque de la lente se conoce como acomodación.

Luego, las ondas de luz llegan a su destino en el ojo llamado retina. La retina es una fuente de receptores visuales de los ojos. Tiene dos tipos de receptores: los de bastón y los de contra. La retina contiene 5 millones de conos y alrededor de 120 millones de bastones. La retina transfiere la energía electromagnética de la luz a códigos neuronales utilizados por el cerebro con la ayuda de estos receptores. La mayoría de los conos que se encuentran en la zona, conocida como fóvea, son la entrada a la retina. Los bastones se encuentran fuera de la fóvea y funcionan en niveles más bajos de iluminación o de noche. La retina recibe una imagen al revés. Son millones de células receptoras las que convierten la energía luminosa en impulsos neuronales. Estos impulsos se envían al cerebro y se construyen en una imagen percibida y erguida.

En resumen, el proceso de sensación visual en el ojo ocurre a través de la córnea a la pupila, la pupila al cristalino y el cristalino a la retina, luego obtenemos una imagen visualizada.

Oído – Audición

Audición

La audición es el segundo sentido en importancia de los cinco sentidos después de la visión. El vínculo entre cómo oímos y lo que oímos es posible a través de las ondas sonoras. Las ondas sonoras son las vibraciones del aire en movimiento. La audición es posible a través del oído, que tiene un sistema auditivo complejo que transfiere ondas sonoras en mensajes neuronales y finalmente al cerebro. Al igual que las ondas de luz, las ondas sonoras también tienen tres características: longitud de onda (frecuencia), amplitud (intensidad) y pureza (timbre).

La amplitud o altura se refiere a los sonidos fuertes y suaves. La intensidad se produce por la diferencia entre el pico y el valle de la presión del aire. Se mide en unidades de decibeles (DB). La conversación normal del ser humano consta de unos 60 sonidos DB.

Las ondas que tienen 120 DB o más son muy dolorosas e irritantes y se llaman ruido.

El timbre es la pureza del tono que es muy difícil de experimentar. Por ejemplo, encontramos que las ondas sonoras están compuestas de muchas ondas de diferentes frecuencias e intensidades. La voz de un amigo, el ruido del tráfico de la calle y el canto de los pájaros pueden ocurrir al mismo tiempo, lo que puede crear complejidad al escuchar.

]

Oído – El sistema auditivo

Forma los cinco sentidos, es un oído a través del cual escuchamos los sonidos. El oído se compone de tres componentes: el oído externo, el oído medio y el oído interno.

el oído externo – cuando las moléculas de aire de un objeto vibran se produce sonido. Estas ondas sonoras viajan al oído a través del oído. La parte externa del oído llamada “pabellón auricular” recoge estas ondas sonoras donde comienza a tener lugar el proceso auditivo.

Luego, las ondas sonoras viajan hasta el canal auditivo externo. El canal auditivo conecta el oído externo y medio. Las ondas sonoras en el canal auditivo golpean el tímpano para hacerlo vibrar. El tímpano es la primera estructura del oído medio.

Oído medio – El tímpano es una membrana delgada que se extiende a lo largo del extremo interno del canal. La presión de la onda sonora hace que ésta se mueva lo que a su vez hace vibrar tres huesos llamados: martillo, yunque y estribo que transmiten la energía al oído interno.

Oído interno – El estribo vibratorio que está sujeto a la ventana ovalada le transmite la energía. La ventana ovalada es una fina membrana que conecta el oído medio con el oído interno. Golpea la cóclea del oído interno, llena de líquido y en forma de chasquido. La vibración del líquido en la cóclea hace que la energía sonora llegue a la membrana basilar. Luego, la membrana basilar transmite la información auditiva al cerebro.

Los sentidos químicos: olfato y gusto

Los sentidos del olfato (olfato) y del gusto (gusto) responden a las sustancias en solución en forma de gas (aire) o fluido (agua), razón por la cual el olfato y el gusto se denominan sentidos químicos. . A veces se les llama sentido primitivo porque muchas especies animales dependen en gran medida de estos sentidos químicos. Estos sentidos químicos están interconectados con nuestra vida cotidiana.

El sentido del olfato (olfato)

De los cinco sentidos, la nariz es el sentido del olfato. Nuestra vida sería insulsa si no pudiéramos oler. El sentido del olfato, aunque no es crucial para la supervivencia de los seres humanos, es muy importante para la supervivencia de los animales. Los estímulos olfativos y el sistema olfativo reaccionan a las moléculas de diversas sustancias contenidas en el aire. Cuando las moléculas de sustancias se mezclan con el aire, nuestros receptores olfativos ubicados en la parte superior de la cavidad nasal se activan.

La nariz recoge y filtra el aire que respiramos. Luego, el aire llega a los tejidos nasales que se encuentran en forma húmeda. Luego, las moléculas reaccionan con las células receptoras “cilias” contenidas en el epitelio olfativo. Los cilios son sustancias parecidas a pelos que se proyectan en el epitelio olfatorio. Los seres humanos tienen alrededor de 50 millones de estos receptores y pueden detectar aproximadamente 10.000 centavos, mientras que los perros pueden detectar más porque tienen más de 200 millones de receptores.

Tipos de olores que los humanos pueden oler: una división de olores ampliamente utilizada consta de siete cualidades principales, a saber:

  • Florido (por ejemplo, rosa)
  • Afrutado (por ejemplo, manzana)
  • Almizcle (por ejemplo, perfumes)
  • Resinoso (por ejemplo, alcanfor)
  • Pútrido (por ejemplo, mal olor)
  • Ácido (por ejemplo, vinagre)
  • Menta (por ejemplo, menta)

El sentido del gusto (Gustation)

De los cinco sentidos, es nuestra lengua la que nos da el sentido del gusto. Los receptores gustativos están activos cuando las sustancias se encuentran en la lengua y la garganta, conocidas como papilas gustativas. Las papilas gustativas son pequeñas protuberancias llamadas papilas.

La mayoría de los brotes se encuentran en la punta, los lados y la parte posterior de la lengua. Algunos se encuentran en la parte posterior de la garganta, el paladar y el interior de las mejillas. Estas papilas gustativas contienen aproximadamente 20 receptores de prueba. Los seres humanos poseemos unas 10.000 papilas gustativas. Estos ayudan a detectar una gran cantidad de gustos en los alimentos.

Estas papilas gustativas se estimulan cuando las sustancias están en solución y penetran en las papilas gustativas. Los psicólogos han clasificado las papilas gustativas de los alimentos en cuatro tipos principales: dulce, agria, amarga y salada. Cada sabor que experimentamos se compone de una combinación de estas cuatro cualidades básicas. Los receptores del gusto no están distribuidos uniformemente en la lengua sino que se agrupan en diferentes zonas.

En el medio de la lengua no hay ningún receptor. Esto sugiere que tenemos cuatro sitios receptores diferentes. Diferentes áreas de la lengua son sensibles a diferentes gustos. Los lados de la lengua son sensibles a lo ácido, la punta a lo dulce y el costado de la punta a lo salado y la parte posterior a lo amargo.

Sentidos del cuerpo: piel, tacto, sensación

De los cinco sentidos, son los sentidos de nuestro cuerpo los que nos dan la sensación cuando tocamos algo. Incluye el sentido vestibular, el sentido cinestésico y el sentido cutáneo.

Sentido vestibular (el sentido del equilibrio)

El sentido vestibular también se llama sentidos somatosensoriales. Está ubicado en el oído interno. Proporciona información sobre la orientación y el movimiento del cuerpo. Se ocupa del equilibrio, el equilibrio y el movimiento del cuerpo. Está compuesto por dos pequeñas estructuras sensoriales: los tres canales semicirculares y el utrículo y el sáculo.

Cada canal semicircular está lleno de un líquido gelatinoso. Estos fluidos se mueven a medida que se mueve la cabeza. Estos líquidos contienen receptores sensoriales; a medida que el líquido se mueve en el canal, hace que las células ciliadas del canal reaccionen. La activación de estas células ciliadas envía información sobre el movimiento del cuerpo al cerebro.

El utrículo y el sáculo también son sacos llenos de líquido en el oído interno. Funciona según los mismos principios que los canales semicirculares. Ayuda a coordinarse como un detector de gravedad que proporciona información de la cabeza y el cuerpo.

El sentido vestibular está muy activo durante los juegos.

Sentido Kinestésico (Las Sensaciones del Movimiento y Posiciones del Cuerpo)

El sentido cinestésico también conocido como “propiocepción” se refiere a la pertenencia al cuerpo. Se ocupa de la sensación de movimiento y posiciones del cuerpo. A veces también se le llama “Sexto Sentido”.

Los receptores cinestésicos se encuentran en toda la piel, músculos, articulaciones y tendones. Nos ayudan a caminar, agacharnos, hablar, escribir, correr, etc. La presión y liberación de las partes del cuerpo provocan que los impulsos nerviosos viajen al cerebro. La activación de estos impulsos se envía de regreso a los músculos, tendones y articulaciones, informando nuevamente a estos sistemas para que tomen medidas adicionales. Cuando hablamos sin el conocimiento de nuestros músculos, tendones y articulaciones de nuestra boca y caminamos o nadamos sin preocuparnos por este sentido cinestésico.

¿Qué pasa si se nos cae la mandíbula al caminar? Cuando el sistema cinestésico está activo, el cerebro combina la información obtenida de una variedad de sistemas sensoriales como la visión, la audición, etc. para determinar la ubicación de las extremidades. La información cinestésica es vital durante actividades especializadas como nadar, bailar, conducir, etc.

Sentido cutáneo (tacto, temperatura, presión y dolor)

El sentido de la piel trabaja en conjunto para proporcionar la información de los objetos que encontramos. Nos advierten de posibles peligros para nuestro cuerpo. El tacto, la presión, la temperatura y el dolor son los sentidos básicos que obtenemos de la piel. Cuando se estimula la piel, la información sensorial se transmite a la corteza somatosensorial ubicada en el lóbulo parietal para su procesamiento de nivel superior.

Toque y presión

Experimentamos tacto o presión cuando los objetos pasan sobre la piel y se mueven o tocan los pelos del cuerpo. Un gradiente de presión no se distribuye uniformemente. Las regiones más sensibles son los dedos, los labios y los genitales, la sensibilidad en las demás zonas es considerablemente menor. Las personas ciegas utilizan las sensaciones del tacto, la presión y el olfato mucho más que las personas normales. Leen Braille hasta 300 palabras por minuto con la punta de los dedos.

Temperatura (fría y caliente)

La sensación de temperatura depende de la temperatura de la superficie de la piel y de la temperatura de la sangre que circula debajo de ella. Por ejemplo, la temperatura del antebrazo es de 30 a 32 grados centígrados y la sangre debajo de él es de 37 grados centígrados.

La sensación de frío y calor se experimenta a través de diferentes “manchas” diseminadas en diferentes lugares de la piel: uno detecta calor y el otro detecta frialdad.

Dolor

Entre las sensaciones cutáneas se habla mucho de la sensación de dolor. Es causada por diferente información no deseada, frío o calor, químicos tóxicos y cortes o problemas con la piel. La gente quiere reducir el dolor a través de diferentes medios como comer medicamentos, ir a un lugar más seguro, etc. Nos ayuda a advertir del problema y adaptarnos al entorno.

Los otros sentidos, después de los cinco sentidos

Además de los cinco sentidos primarios, hay otros tres sentidos que proporcionan información sobre nuestros cuerpos y su posición en el espacio.

Uno de estos, el sentido cinestésicoAunque ya lo comentamos, en definitiva proporciona retroalimentación informativa durante el aprendizaje y desempeño de las habilidades motoras. Proporciona el conocimiento de nuestros músculos, tendones y articulaciones en movimientos o acciones.

Otro, el sentido estático, se ocupa del equilibrio. Tanto el sentido cinestésico como el estático juegan un papel importante al informarnos sobre la posición de nuestras extremidades y facilitar la coordinación corporal general.

El tercero es, el sentido organicoque trabaja con los componentes viscerales de la experiencia emocional, subyace a experiencias como náuseas, estómago, calambres y tensiones en la vejiga.

¿Qué pasa si perdemos nuestros cinco sentidos uno tras otro?

Esto es lo que sucede cuando perdemos el sentido uno tras otro. (Fuente: Episodio What.If)

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

¿Qué son los cinco sentidos?

¿Alguna vez te has preguntado qué son los cinco sentidos? Es posible que hayas oído hablar de ellos, pero ¿realmente sabes qué implican y cuál es su importancia? En este artículo, exploraremos el nombre, la definición, las funciones y la importancia de los cinco sentidos.

Nombre de los cinco sentidos

Los cinco sentidos se llaman: la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto.

Definición de los cinco sentidos

Cada uno de los cinco sentidos es un sistema sensorial que nos permite percibir el mundo que nos rodea y proporciona información crucial para nuestra supervivencia y bienestar. A continuación, veremos qué significa cada uno de ellos:

  1. La vista: También conocida como el sentido de la visión, nos permite captar y procesar la luz para interpretar el entorno, percibir formas, colores y dimensiones.
  2. El oído: Este sentido nos ayuda a percibir y procesar el sonido. Nos permite disfrutar de la música, escuchar voces y sonidos ambientales, y también nos alerta sobre posibles peligros.
  3. El olfato: El sentido del olfato nos permite percibir y distinguir diferentes olores. Nos ayuda a saber si algo huele bien o mal, a disfrutar de los aromas de la naturaleza y a detectar peligros, como el humo o los alimentos en mal estado.
  4. El gusto: Nos permite percibir y distinguir los sabores. Gracias a este sentido, podemos disfrutar de los diferentes sabores de la comida y saber si algo está dulce, salado, ácido o amargo.
  5. El tacto: Este sentido se encuentra en nuestra piel y nos permite percibir sensaciones como el calor, el frío, la presión y la textura. También nos ayuda a sentir el dolor y proporciona información sobre el equilibrio y la posición de nuestro cuerpo.

Funciones de los cinco sentidos

Los cinco sentidos cumplen diferentes funciones que nos permiten interactuar con nuestro entorno:

  • Percepción: Los sentidos nos permiten percibir estímulos externos e internos y convertirlos en información que nuestro cerebro puede interpretar.
  • Alerta de peligro: Gracias a los sentidos, podemos detectar señales de peligro en nuestro entorno y reaccionar adecuadamente para protegernos.
  • Estimulación: Los sentidos nos proporcionan una riqueza de experiencias sensoriales que nos permiten disfrutar de la belleza de la naturaleza, el arte, la música y los sabores.
  • Coordinación: El sentido del tacto, en combinación con el sentido del equilibrio, nos ayuda a mantener la estabilidad y la coordinación en el movimiento.

Importancia de los cinco sentidos

Los cinco sentidos son fundamentales para nuestra vida diaria. Nos permiten disfrutar plenamente del mundo que nos rodea, comunicarnos con los demás y mantener nuestra seguridad y bienestar. Cada uno de los sentidos tiene una importancia única:

  • La vista es crucial para nuestra capacidad de explorar el entorno y realizar tareas visuales, como leer y conducir de manera segura.
  • El oído nos permite comunicarnos verbalmente, apreciar la música y mantenernos alerta ante posibles peligros.
  • El olfato nos conecta con nuestras memorias y nos ayuda a disfrutar de los aromas, así como a detectar sustancias tóxicas.
  • El gusto nos permite disfrutar de la comida y detectar posibles problemas de salud, como los alimentos en mal estado.
  • El tacto es esencial para nuestras interacciones sociales, la protección de nuestro cuerpo y para experimentar sensaciones placenteras.

En resumen, los cinco sentidos son esenciales para nuestra existencia y nos brindan una experiencia rica y significativa en el mundo. Apreciemos y cuidemos estos preciados dones sensoriales que nos conectan con nuestro entorno y nos permiten vivir plenamente.

Deja un comentario