Qué es una Corporación: Evolución, Características y Objeto

En un mundo cada vez más globalizado, las corporaciones se han convertido en actores clave en la economía y en la sociedad. Estas entidades empresariales, con una larga historia de evolución, tienen características y objetivos que las distinguen del resto de las organizaciones. En este artículo, exploraremos qué es una corporación, cómo ha evolucionado a lo largo del tiempo y cuáles son sus características y objetivos principales. ¡Acompáñanos en este viaje para descubrir todo lo que necesitas saber sobre las corporaciones!


La corporación ha sido definida de muchas maneras según la interpretación de los individuos; sin embargo, los abogados y economistas lo llaman un nexo de contratos. Esto significa que una corporación no es más que la suma de todos los acuerdos que conducen a su creación. Las corporaciones también se definen como un dispositivo para obtener ganancias individuales sin responsabilidad individual.

Para definirlo de manera más visual, una corporación es una estructura establecida en la que diferentes partes se unen y cada una proporciona capital, trabajo o experiencia para maximizar las ganancias para todas ellas. Una corporación tiene una amplia variedad de integrantes y necesita relacionarse con todos ellos; como inversionistas, accionistas, clientes, empleados, proveedores, acreedores, gobierno y finalmente la comunidad..

Legalmente, una corporación se identifica como una persona ficticia para algunos propósitos; sin embargo, la corporación en sí está separada de sus propietarios y empleados. Esto significa que lo que se le debe a la corporación no se le puede deber a las personas que la forman. Entonces, si una corporación es demandada o quiebra, los miembros individuales de la corporación no están obligados a pagar las deudas.

Exploremos la evolución de las corporaciones hasta la forma que conocemos hoy. Para empezar, en épocas anteriores, a las corporaciones educativas y religiosas se les dio considerable independencia y existencia perpetua para evadir el poder omnipresente del rey. Más tarde, las corporaciones se crearon para abordar las necesidades específicas del estado, como establecer colonias durante la era colonial.

Inicialmente, las corporaciones se caracterizaban por unas pocas personas ricas que negociaban entre ellas, invertían capital y trabajaban para maximizar las ganancias. Sin embargo, más tarde en el siglo XIX; El rápido progreso tecnológico trajo la idea de tener empresas más grandes que emplearan a cientos y, a veces, a miles de personas.

El otro aspecto significativo fue la necesidad de capital que antes proporcionaban unos pocos miembros ricos pero que ahora resultó inadecuado para respaldar las operaciones de empresas tan grandes. La ramificación de estos cambios fue la aceptación emergente del concepto de propiedad privada, que hasta entonces era desconocido, ya que se consideraba que todas las propiedades pertenecían al estado o a instituciones religiosas como las iglesias.

Hay ciertas características críticas de la corporación que ayudaron a su popularidad y sentaron las bases para la forma moderna tal como la conocemos hoy..

  • La responsabilidad limitada, que significa que la corporación es diferente de sus propietarios y empleados, proporcionó la flexibilidad tan deseada al negocio. Esto llevó a que la gente comprara acciones de grandes corporaciones, lo que les dio el alivio de que, si se producían pérdidas, se limitarían a la proporción de inversión y no tendrían precedentes. Dado que la inversión y los riesgos eran bajos, el control de los accionistas también era menos diferente en el caso de las sociedades en las que cada socio tenía una participación considerable y podía haber tomado decisiones.
  • El segundo aspecto era la libre transferibilidad de las participaciones; un accionista que perdiera acciones puede venderlas inmediatamente y recuperar la inversión; sin embargo, en el caso de sociedades, la complejidad de evaluar el valor de la sociedad y la inexistencia de una bolsa de valores para negociar asociaciones hicieron que la transferibilidad difícil.
  • La personalidad jurídica proporcionada por una corporación también es un aspecto interesante, una sociedad puede terminar con la muerte de un socio, sin embargo, una corporación puede existir hasta el momento en que tenga capital. Además, ciertos actos dan lugar a acciones legales contra un individuo en circunstancias ordinarias; pero cuando éstos son cometidos por él como parte de una sociedad, no se le puede responsabilizar legalmente por ellos.

Por último, la sociedad puede regular las acciones corporativas mediante impuestos y multas y orientarlas para que persigan objetivos no sólo económicos sino también sociales. Las corporaciones también han seguido el principio darwiniano de selección natural y evolución. De modo que los procesos y sistemas siguen cambiando con el tiempo y el contexto en el que operan las corporaciones.



Autoría/Referencia – Acerca del autor(es)


Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Qué es una Corporación: Evolución, Características y Objeto

Una corporación es una forma legal de estructurar una empresa, que otorga a sus propietarios, conocidos como accionistas, ciertas ventajas y protecciones. En este artículo, exploraremos la evolución histórica de las corporaciones, sus características distintivas y su objeto central.

Evolución de las Corporaciones

Las corporaciones tienen una larga historia que se remonta a la antigua Roma, donde surgieron sociedades de personas para desarrollar proyectos específicos. Sin embargo, las corporaciones modernas tal como las conocemos hoy en día surgieron durante la era de la Revolución Industrial en Europa y los Estados Unidos.

En sus primeros días, las corporaciones se establecieron principalmente para llevar a cabo expediciones comerciales o proyectos de infraestructura de gran envergadura, como la construcción de ferrocarriles y canales. Estas empresas requerían grandes inversiones de capital y atraían a muchos inversores individuales. Para proteger a estos inversores, se desarrollaron leyes y regulaciones para incorporar y regular a las corporaciones.

Características de las Corporaciones

Una de las características clave de una corporación es que se trata de una entidad legal separada de sus accionistas. Esto significa que la corporación puede ser titular de sus propios activos, contraer deudas y celebrar contratos en su propio nombre. Los accionistas, por otro lado, no son personalmente responsables de las deudas o responsabilidades de la corporación.

Otra característica importante de las corporaciones es la capacidad de emitir acciones para recaudar capital. Los accionistas se convierten en propietarios de la corporación en relación con el número de acciones que poseen. Esto permite a las corporaciones acceder a fondos adicionales a través de la venta de acciones en los mercados financieros.

Además, las corporaciones suelen tener una estructura de gestión jerárquica, con una junta directiva elegida por los accionistas para tomar decisiones estratégicas y un equipo de dirección para llevar a cabo las operaciones diarias de la empresa. Esta estructura ayuda a garantizar la eficiencia y la toma de decisiones más informadas.

Objeto de una Corporación

El objeto de una corporación se refiere a la actividad principal o el propósito comercial para el cual se forma. Puede variar ampliamente según el tipo de corporación y el sector en el que opera. Algunos ejemplos comunes de objetos de corporaciones pueden ser la prestación de servicios de consultoría, la fabricación y venta de productos, o la gestión de inversiones financieras.

Es importante tener en cuenta que el objeto de una corporación debe ser legítimo y cumplir con todas las normativas y leyes aplicables. Cada jurisdicción puede tener requisitos específicos y regulaciones que las corporaciones deben cumplir para poder operar legalmente.

En conclusión, una corporación es una estructura empresarial legalmente reconocida que ofrece ventajas y protecciones a sus accionistas. A lo largo de la historia, las corporaciones han evolucionado para adaptarse a las necesidades comerciales cambiantes. Sus características distintivas incluyen la separación entre la entidad corporativa y los accionistas, la capacidad de emitir acciones para recaudar capital y una estructura de gestión jerárquica. Además, el objeto de una corporación se refiere al propósito comercial principal para el cual se forma.

  1. Fuente: MyCorporation
  2. Fuente: Investopedia

Deja un comentario