¿Qué es un sistema nervioso? Significado, funciones, tipos (explicados)

El sistema nervioso es uno de los sistemas más complejos y fascinantes del cuerpo humano. Es responsable de transmitir los mensajes entre el cerebro y el resto del organismo, permitiéndonos movernos, pensar, sentir y experimentar emociones. ¿Alguna vez te has preguntado qué es realmente el sistema nervioso y cómo funciona? En este artículo, exploraremos en profundidad qué es un sistema nervioso, su significado, funciones y diferentes tipos, para que puedas comprender mejor este asombroso sistema que nos mantiene en equilibrio. ¡Acompáñanos en este viaje por el fascinante mundo del sistema nervioso!

¿Qué es un sistema nervioso?

El sistema nervioso es el sistema más importante de nuestro cuerpo. Está formado por el cerebro y los nervios. Dirige los movimientos de los músculos y recibe mensajes de los órganos sensoriales. Luego envía acciones adicionales a través de la médula espinal y las neuronas. Controla todas nuestras acciones como pensar, oír, hablar, ver, aprender, etc.

El sistema nervioso es en realidad un sistema complejo de neuronas. Regula las funciones corporales y nos permite reaccionar al mundo exterior de innumerables maneras. Es el sistema sensible del cuerpo humano que coordina sus acciones transmitiendo señales hacia y desde diferentes partes del cuerpo. Detecta cambios ambientales que afectan a nuestro organismo. Tenemos que centrarnos en el sistema nervioso porque proporciona una base para comprender sus funciones en todos los aspectos del cuerpo.

El sistema nervioso se puede dividir en dos divisiones principales: el sistema nervioso central (SNC) y el sistema nervioso periférico (SNP). Además, el SNC se puede dividir en cerebro y médula espinal. De manera similar, el PNS ingresa al sistema nervioso autónomo y al sistema nervioso somático. Ver:

¿Qué es un sistema nervioso? Significado, funciones, tipos (explicados)

Sistema Nervioso Central (SNC)

El SNC tiene otras dos partes, llamadas cerebro y médula espinal. Describiéndolos,

Cerebro

El cerebro es la parte central y más compleja de nuestro cuerpo. También se le llama cerebro viejo porque su aspecto evolutivo se remonta a hace más de 500 millones de años. Contiene tres divisiones importantes: el rombencéfalo, el mesencéfalo y el prosencéfalo.

Cerebro posterior

La información que recibe la médula espinal pasa a través del rombencéfalo. Es la sección más baja del cerebro que gestiona la función rutinaria de «limpieza» de los movimientos diarios. El bulbo raquídeo, la protuberancia y el cerebelo son los tres componentes principales del rombencéfalo.

  • Medula oblonga – Regula la función automática del cerebro. Por ejemplo, la respiración, la circulación sanguínea, la deglución, la digestión, los latidos del corazón, etc.
  • Puente de Varolio – Es el puente que conecta dos mitades del cerebro en el rombencéfalo. Tanto la médula como la protuberancia se encuentran justo encima del punto donde la médula espinal ingresa al cerebro. Pons controla el sueño y la excitación.
  • Cerebelo – Se encuentra detrás de la médula y la protuberancia. Controla las actividades motoras. El daño a esta parte del cerebro crea un funcionamiento deficiente de los músculos, como caminar, correr y estar de pie.

Mesencéfalo

Después del rombencéfalo, la información viaja al mesencéfalo en su camino hacia los centros cerebrales superiores. El mesencéfalo es una pequeña área que sirve como centro para muchos reflejos posturales, conectados por los sentidos. Por ejemplo, el movimiento del ojo para fijarse en un objeto y del oído ante un sonido está mediado por el mesencéfalo.

El mesencéfalo incluye el tronco del encéfalo y la formación reticular. El rombencéfalo y el mesencéfalo juntos forman el tronco del encéfalo. Se llama así porque sobre él descansan partes del cerebro. Otra sección del mesencéfalo es una formación reticular que es una red de fibras. Es responsable de activar otras partes del cerebro para producir excitación y estado de alerta general del cuerpo.

Cerebro anterior

La información que pasa por el rombencéfalo y el mesencéfalo viaja al prosencéfalo. El prosencéfalo consta de dos áreas principales. Un área cubre el tálamo, el hipotálamo y el sistema límbico, mientras que en la otra se encuentra la corteza cerebral.

  • tálamo – Se encuentra entre dos hemisferios cerebrales. Está escondido dentro del prosencéfalo. Es como una estación repetidora. Recibe información de todas las fibras entrantes excepto la olfativa (olfato). Ayuda a mediar y vincular los centros superiores e inferiores enviando estímulos entrantes desde el órgano sensorial a la parte apropiada del cerebro.
  • hipotálamo – Está situado debajo del tálamo, por eso se llama hipotálamo. Aunque es pequeño, es muy importante para regular las funciones corporales internas como la química sanguínea, la temperatura, el metabolismo, las emociones, etc. También desempeña un papel importante en la alimentación, el sueño, la bebida, la motivación sexual, etc.
  • Sistema límbico – Es un grupo de estructuras. La mayor de estas estructuras es el hipocampo. El hipocampo juega un papel importante en la reactividad emocional y el almacenamiento de recuerdos. Otra parte del sistema límbico es la amígdala, que está estrechamente relacionada con el hipotálamo. Desempeña un papel importante en la activación de emociones de miedo, violencia y rabia.
  • Corteza cerebral: El nuevo cerebro – La corteza cerebral, también conocida como cerebro, contiene miles de millones de neuronas conectadas entre sí. A menudo se la denomina “materia gris” debido a su color gris pardusco. También se le conoce como el “nuevo cerebro” debido a su reciente evolución. La corteza humana tiene una apariencia muy arrugada y alzada que se asemeja a una nuez. Contiene alrededor del 80 por ciento de la estructura total del cerebro y tiene un octavo de pulgada de espesor. Cortex es responsable de nuestras capacidades de razonamiento, planificación, memoria e imaginación.

Médula espinal

la columna vertebral el cable es un Segmento en forma de cuerda del grosor de un lápiz que conecta los tejidos nerviosos que se extienden hacia la espalda. Funciona como una autopista de la información. Tiene básicamente dos funciones importantes:

  • Conecta los centros cerebrales superiores hacia y desde y regula los reflejos, por ejemplo, hipo, bostezos, reflejos rotulianos, etc.
  • Intercambia varios mensajes entre el cerebro y el cuerpo.

La estructura de la médula espinal es menos compleja que la del cerebro. La médula espinal está protegida por la columna vertebral. El ser humano tiene 24 huesos llamados vértebras. Los nervios sensoriales entran y los nervios motores salen de la médula espinal con la ayuda de las vértebras de forma suave. El mensaje tomado del exterior se envía al cerebro por vía ascendente. La información procesada recibida se envía a las vías descendentes.

La acción refleja es un deber esencial que realiza la médula espinal. Es rápido, automático e involuntario. Por ejemplo, cuando un estímulo caliente encuentra nuestra mano, damos una sacudida, la acción neuronal provocada por el calor viaja a través de los nervios sensoriales hasta las interneuronas de la médula espinal. Toma un camino más corto, no viaja al cerebro para dar una respuesta. El nervio sensitivo unido por una interneurona en la médula espinal a un nervio motor aporta información a esa sensación y retiramos la mano.

Sistema Nervioso Periférico (SNP)

El sistema nervioso periférico conecta las porciones externas o (periferia) del cuerpo con el sistema nervioso central. Es como el teclado, el monitor y la impresora que pasan información dentro y fuera de una computadora.

El SNP se divide en dos grandes grupos: el sistema nervioso somático (SNS) y el sistema nervioso autónomo (SNA).

Sistema Nervioso Somático (SNS)

Las actividades básicamente relacionadas con los músculos que controlan el movimiento del cuerpo están reguladas por el sistema nervioso somático. Transporta la información que los receptores recibieron del medio ambiente a la médula espinal, el cerebro y los nervios a través de los nervios aferentes y transmite la información desde el cerebro y la médula espinal a los músculos a través de los nervios eferentes. Interviene tanto en el envío como en la respuesta a la información. Por lo general, la información que recibimos se planifica, escanea y organiza según nuestro deseo, por lo que el SNS se denomina «sistema voluntario».

Por ejemplo, cuando escribo, mis ojos escanean las palabras y recogen los materiales. Los nervios aferentes ayudan a transmitir información al SNC para procesar y elegir las palabras y oraciones que formulo. Luego, los nervios eferentes transmiten esta información desde el SNC a los músculos, articulaciones y tendones para generar una respuesta. Luego, el sistema nervioso somático recupera e interpreta la información.

]

Sistema Nervioso Autónomo (SNA)

El sistema nervioso autónomo recibe su nombre de su naturaleza de autocontrol. Es autorregulador o autónomo. Esta división se encarga del funcionamiento corporal del corazón, los vasos sanguíneos, las glándulas, los pulmones y otros órganos que funcionan de forma involuntaria, sin que nos demos cuenta.

Tiene dos tipos: el sistema nervioso simpático y parasimpático:

El sistema nervioso simpático

El sistema nervioso simpático constituye la fibra proveniente de la médula espinal en las regiones torácica y lumbar. Está activo durante el estado de excitación y prepara el cuerpo para manejar la situación de emergencia mediante “lucha o huida”. El sistema simpático lo hace aumentando la frecuencia cardíaca, la presión arterial, el azúcar, los niveles y las hormonas en la sangre empleando todos los recursos del organismo para responder a esa situación de emergencia estresante.

El sistema parasimpático

El sistema parasimpático se divide en dos partes: la región craneal y sacra que está por encima y por debajo de la división simpática. La división parasimpática funciona de manera opuesta al sistema simpático. Funciona para almacenar la energía del cuerpo. Ralentiza los procesos acelerados por el sistema simpático. Tiende a estar activo cuando estamos tranquilos y relajados.

Cuando el sistema parasimpático está activo, disminuye la frecuencia cardíaca, reduce la presión arterial y desvía sangre al sistema digestivo. Ayuda a favorecer la función general de nutrición y reproducción y la rutina diaria de trabajo hacia un estado de funcionamiento más normal o equilibrado manteniendo los procesos de homeostasis.

Se ve que el sistema nervioso autónomo desempeña un papel importante en la emoción y la motivación, transmitiendo información hacia y desde el SNC. Por tanto, su acción está básicamente controlada por el sistema nervioso central.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded



¿Qué es un sistema nervioso? Significado, funciones, tipos (explicados)

¿Qué es un sistema nervioso?

Un sistema nervioso es un conjunto complejo de órganos, tejidos y células especializadas que controlan y
coordinan las funciones de nuestro cuerpo. Es el sistema encargado de enviar, recibir y procesar las señales
nerviosas, permitiendo que podamos responder y adaptarnos a nuestro entorno.

Significado del sistema nervioso

El sistema nervioso tiene un papel fundamental en nuestra vida, ya que es el responsable de regular todas las
actividades de nuestro organismo. Desde cosas básicas como la respiración y el latido del corazón, hasta
funciones más complejas como el pensamiento, la memoria y la coordinación motora.

Funciones del sistema nervioso

Las principales funciones del sistema nervioso son las siguientes:

  1. Transmisión de señales: permite la comunicación entre diferentes partes del cuerpo mediante
    impulsos eléctricos y químicos.
  2. Regulación del organismo: controla y coordina las funciones de todos los sistemas del
    cuerpo, asegurando su correcto funcionamiento.
  3. Respuesta al entorno: nos permite reaccionar y adaptarnos a estímulos externos, como el
    tacto, el calor, el frío, etc.
  4. Pensamiento y emociones: el sistema nervioso es el responsable de nuestras capacidades
    cognitivas y emocionales.

Tipos de sistema nervioso

Existes dos tipos de sistema nervioso: el sistema nervioso central (SNC) y el sistema nervioso periférico (SNP).

  1. Sistema Nervioso Central (SNC): incluye el cerebro y la médula espinal. Es el centro de
    control del sistema nervioso y procesa la información recibida.
  2. Sistema Nervioso Periférico (SNP): está compuesto por los nervios que conectan el SNC con
    el resto del cuerpo. Permite la comunicación entre el SNC y los órganos, músculos y tejidos.

En resumen, el sistema nervioso es esencial para nuestra supervivencia y bienestar. Sin él, no seríamos capaces
de realizar las funciones más básicas de nuestro día a día. Aprender sobre su significado, funciones y tipos
nos permite comprender cómo funciona nuestro propio cuerpo.

Para obtener más información sobre el sistema nervioso, te recomendamos visitar los siguientes enlaces:

Deja un comentario