¿Qué es la socialización? Definición, Características, Funciones, Etapas e Importancia

La socialización es un proceso fundamental en la vida de todo individuo. A través de esta, aprendemos a interactuar con los demás, a adquirir normas y valores sociales, y a formar parte de una comunidad. En este artículo, exploraremos qué es la socialización, sus características, funciones, etapas e importancia en nuestra vida cotidiana. ¡Acompáñanos en este recorrido por el fascinante mundo de la socialización!

¿Qué es la socialización?

La socialización es el proceso de convertir un ser u organismo biológico en un ser social y alcanzar su personalidad. Es un proceso mediante el cual un individuo se prepara para convertirse en un miembro aceptable y útil de la sociedad.

En sociología, socialización es:

  • Un proceso mediante el cual un individuo aprende y se capacita sobre las normas, valores, creencias, habilidades, actitudes, formas de hacer y actuar básicos según corresponda a un grupo social o sociedad específica.
  • un proceso continuo e interminable desde la cuna hasta la tumba. Eso significa que una persona pasa por varias etapas de socialización, desde el nacimiento hasta la muerte. Por lo tanto, necesitamos socialización como bebés, niños en edad preescolar, escolares, púberes, adolescentes, adultos y personas mayores.
  • Implica el proceso por el cual la cultura, habilidades, normas, tradiciones, costumbres, etc., se transmiten de una generación o sociedad a otra.
  • donde el nuevo miembro toma conciencia de la estructura organizacional y de su posición en la sociedad y aprende a participar en roles sociales. Por ejemplo, uno puede ser esposa, madre, hija, hermana, tía y abuela al mismo tiempo. Por tanto, el niño debe internalizar los roles que se espera que desempeñe por sí mismo y también los roles de las otras personas con las que interactúa.
  • Es un proceso que dura toda la vida porque el estatus de una persona sigue cambiando de vez en cuando y, por tanto, sus roles.

En otras palabras:

El niño humano viene al mundo como un organismo biológico con necesidades animales. Poco a poco se va moldeando en la sociedad hasta convertirse en un ser social y aprende modos sociales de actuar y sentir. Ningún individuo podría convertirse en persona y ninguna cultura podría existir sin ella. Esta forma de moldear y moldear la personalidad del infante de una persona se denomina socialización.

La socialización es un proceso social o psicológico mediante el cual un individuo se convierte en un miembro funcional de la sociedad al aprender sus reglas y prácticas. Los sociólogos han dado más importancia a la socialización porque el hombre es un ser cultural. A menudo se le llama transmisión de cultura al proceso por el cual el hombre aprende las reglas y prácticas de un grupo social; con la ayuda de la socialización el hombre aprende su responsabilidad social y se desarrolla a sí mismo. Se trata, pues, de un proceso de aprendizaje mediante el cual un ser biológico adquiere la forma de un ser social. Es un aspecto de todas las actividades dentro de todas las sociedades humanas. Así como aprendemos un juego jugando, así aprendemos la vida participando en él.

Lea también: Institución social: definición, tipos, características y funciones

Socialización según Kimball joven significa el “proceso de introducir al individuo en el mundo social y cultural, de convertirlo en un miembro particular de la sociedad y sus diversos grupos e inducirlo a aceptar las normas y valores de la sociedad; la socialización es una cuestión de aprendizaje y no de herencia biológica”. .”

Definiciones

  • Según Green, “la socialización es el proceso por el cual el niño adquiere un contenido cultural, junto con su yo y su personalidad”.
  • Según Horton y Hunt, “la socialización es el proceso por el cual uno internaliza las normas de sus grupos, de modo que emerge un “yo” distinto, exclusivo de este individuo”.
  • Según Peter Worsley, “la socialización es el proceso de transmisión de la cultura, el proceso mediante el cual los hombres aprenden las reglas y prácticas de los grupos sociales”.

Características de la socialización

Las características clave de la socialización se pueden analizar a continuación:

Inculca disciplina básica.

La socialización inculca una disciplina básica. Una persona aprende a controlar sus impulsos. Puede mostrar un comportamiento disciplinado para ganarse la aprobación social.

Ayuda a controlar el comportamiento humano.

Ayuda a controlar la conducta humana. Un individuo desde el nacimiento hasta la muerte se somete a entrenamiento y su comportamiento se controla de numerosas maneras. Para cuidar el orden social existen ciertos procedimientos o herramientas en la sociedad. Estos procedimientos pasan a formar parte de la vida del hombre y el hombre se adapta a la sociedad. A través de la socialización, la sociedad espera regular automáticamente el comportamiento de sus miembros.

La socialización es rápida si hay más humanidad entre los agentes de socialización.

La socialización se produce rápidamente si los agentes de socialización son más unánimes en sus ideas y habilidades. Cuando hay un conflicto entre las ideas, ejemplos y habilidades transmitidas en el hogar y las transmitidas por la escuela o los pares, la socialización del individuo tiende a ser más lenta e ineficaz.

La socialización se lleva a cabo formal e informalmente.

Las socializaciones formales se llevan a cabo a través de la instrucción y educación directa en escuelas y colegios. Sin embargo, la familia es la primera y más poderosa fuente de educación. Los niños aprenden su idioma, costumbres, normas y valores en la familia.

La socialización es un proceso continuo.

La socialización es un proceso continuo que dura toda la vida. No cesa cuando un niño se convierte en adulto. Como la socialización no cesa cuando un niño se convierte en adulto, la internalización de la cultura continúa de generación en generación. La sociedad se perpetúa a través de la internalización de la cultura. Sus miembros transmiten la cultura a la siguiente generación y la sociedad sigue existiendo.

La socialización difiere de una sociedad a otra.

Cada sociedad tiene sus normas y valores y, por lo tanto, expectativas sobre lo que las personas llegan a ser. Este hecho indica que los niños o los individuos son socializados para convertirse en aquellos con su valor social.

La socialización también difiere según la subcultura.

Por ejemplo, los ricos contra los pobres; ya sea que aprendas a conducir un automóvil (rico) o andar en bicicleta (pobre).

Elementos:

Tres elementos desempeñan su papel en el proceso de socialización del individuo. Ellos son:

]

  • El patrimonio físico (o biológico) y psicológico del individuo.
  • El entorno en el que nace.
  • Cultura en la que se encuentra debido a la acción e interacción entre estos elementos.

Etapas de socialización

La socialización se lleva a cabo en diferentes palacios y, por tanto, consta de cuatro etapas desde la infancia hasta la edad adulta. Las etapas o procesos de socialización son:

La primera etapa: la etapa oral

Esta etapa comienza con el nacimiento del niño y continúa hasta cumplir un año. Poco después del nacimiento, el niño llora mucho. Mediante el llanto, el niño aprende a expresar las necesidades que siente, como el hambre.

En esta etapa, el niño se involucra consigo mismo y con su madre. S.Freud llamó a esta etapa la «etapa de identificación primaria». Significa que el niño fusiona su identidad con la de la madre. El niño sólo aprende cierto control sobre el impulso del hambre.

El segundo estado: la etapa anal

La segunda etapa normalmente comienza poco después del primer año y finaliza durante el tercer año. Es aquí donde el niño aprende que no puede depender enteramente de la madre y que tiene que cuidarse hasta cierto punto. Se enseña al niño a realizar algunas tareas como ir al baño, mantener la ropa limpia, etc.

En esta etapa, el niño interioriza dos roles diferenciados, el suyo y el de su madre. El niño recibe una madre cariñosa y aprende a devolver amor. El niño llega a saber distinguir las acciones correctas e incorrectas. El niño aprende que la acción correcta es recompensada y la acción incorrecta no es recompensada ni castigada. Aquí, la madre es el agente socializador y actúa como mediadora entre el subsistema, es decir, el sistema niño-madre, y el sistema más amplio, es decir, la familia, cediendo a las demandas del niño y, en ocasiones, resistiéndose a ellas.

La tercera etapa: la etapa edípica

La tercera etapa normalmente comienza a partir del cuarto año del niño y se extiende hasta la pubertad (edad de 12 o 13 años). Es en esta etapa cuando el niño se convierte en un miembro más de la familia en su conjunto. El niño aprende a identificarse con el rol social que se le atribuye en función de su sexo.

Según Freud, el niño desarrolla el ‘complejo de Edipo‘ el sentimiento de celos hacia el padre y amor hacia la madre. Del mismo modo, la niña desarrolla el “complejo de Electra”, el sentimiento de celos hacia la madre y amor hacia el padre.

A partir de los seis años, el niño puede comprender la diferencia sexual. El niño intenta identificarse con el padre y la niña con la madre. En esta etapa, los padres ayudan a los niños a realizar una adecuada identificación del sexo. Por ejemplo, el padre esquimal le muestra al niño cómo disparar. Una vez que el niño ha aprendido el objetivo de ser como los hombres, tenderá a imitar a los hombres, especialmente a los hombres, y lo mismo ocurre con la niña que aprenderá a imitar a la madre. Así, en esta etapa de socialización, el niño realiza tres tipos de identificación:

  • El niño se identifica con su padre y la niña se identifica con su madre (es decir, identificación de roles sexuales).
  • Tanto el niño como la niña se identifican con todos sus hermanos (es decir, el papel del niño en la familia),
  • Tanto el niño como la niña se identifican con toda la familia como miembro (es decir, el papel del niño como miembro de la familia).

La cuarta etapa: la etapa de la adolescencia

La cuarta etapa inicia con el período de la adolescencia donde se producen cambios fisiológicos y psicológicos en los individuos. Durante esta etapa, los niños y niñas intentan liberarse del control parental. Al mismo tiempo, no pueden escapar completamente de su dependencia de sus padres. Por lo tanto, ellos mismos pueden experimentar una especie de tensión o conflicto. Quieren ser libres para realizar diversas actividades. Pero los padres continúan controlando muchas de sus actividades, particularmente su actividad sexual.

Los padres los alientan a seleccionar su línea de educación, su ocupación y sus compañeros de vida. Esperan que el adolescente acepte la responsabilidad y aprenda los nuevos roles que se le asignan. De esta manera, los adolescentes aprenden nuevos roles y nuevos patrones de comportamiento e interiorizan nuevas normas sociales asociadas con ellos.

Funciones de socialización

La función principal de la socialización es el desarrollo de la personalidad. Significa que la socialización representa el desarrollo del cerebro, el cuerpo, la actitud, el comportamiento, etc., del ser humano. Sin embargo, las funciones de la socialización se pueden describir de la siguiente manera:

  • A través del proceso de socialización, el grupo transmite sus valores, costumbres y creencias de una generación a otra.
  • Es un medio de control social mediante el cual se anima a los miembros a adaptarse a las costumbres del grupo internalizando sus normas y valores.
  • Permite al individuo crecer y desarrollarse hasta convertirse en una persona socialmente funcional.
  • Lo prepara para encajar en el grupo y desempeñar roles sociales.

Importancia de la socialización

La socialización es importante desde el punto de vista de la sociedad y también del individuo. El proceso de socialización comienza en la infancia (desde el hogar) de cada individuo, donde el niño debe aprender las expectativas de la sociedad para que se pueda confiar en su comportamiento. Sin embargo, su importancia se puede explicar en los siguientes puntos:

  • Es a través de la socialización que los miembros aprenden las normas, valores y prácticas del grupo que ayudan a mantener el sistema social.
  • Es el proceso de socialización que transmite la cultura de generación en generación.
  • La socialización juega un papel único en el desarrollo de la personalidad del individuo. El niño no tiene yo. El yo emerge a través del proceso de socialización. El yo, que es el núcleo de la personalidad, se desarrolla a partir de la interacción del niño con los demás.
  • En el proceso de socialización, el individuo aprende la cultura y las habilidades, que van desde el lenguaje hasta la destreza manual, que le permitirán convertirse en un miembro participante de la sociedad humana.
  • La socialización inculca disciplinas básicas, que van desde hábitos sanitarios y comportamiento sexual.
  • La sociedad imparte las metas, aspiraciones y valores básicos hacia los cuales se espera que el niño dirija su conducta durante el resto de su vida.
  • La socialización ayuda a los individuos a adquirir los roles sociales apropiados que se espera que desempeñen. Al igual que hombres, mujeres, maridos, esposas, hijos, hijas, padres, hijos, futuros profesores, etc., los roles sociales aceptados deben aprenderse si el individuo quiere desempeñar un papel funcional y predecible en la interacción social.

De esta manera, la socialización transforma al ser humano en un ser social. Pero el hombre no es producto únicamente de la socialización (crianza). También es producto de la herencia (naturaleza).

Puedes leer más,

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded






¿Qué es la socialización? Definición, Características, Funciones, Etapas e Importancia

¿Qué es la socialización?

La socialización es un proceso fundamental en la vida de los seres humanos, a través del cual aprendemos a comportarnos, interactuar y adaptarnos a nuestra sociedad. Es el proceso por el cual adquirimos habilidades sociales, normas, valores y roles que nos permiten participar de manera efectiva en la sociedad en la que vivimos.

Definición y Características

La socialización es un proceso continuo que comienza desde el nacimiento y se extiende a lo largo de toda nuestra vida. Durante este proceso, interactuamos con nuestros padres, familiares, amigos y otros miembros de la sociedad, lo que nos permite desarrollar habilidades sociales y adquirir conocimientos sobre cómo comportarnos en diferentes situaciones.

La socialización implica la internalización de las normas, valores, costumbres y roles de nuestra sociedad. Aprendemos a respetar las reglas establecidas, a cooperar con los demás, a expresar nuestras opiniones de manera adecuada y a entender el funcionamiento de las instituciones sociales.

Es importante tener en cuenta que la socialización no solo ocurre a nivel individual, sino también a nivel grupal. A medida que nos socializamos, formamos parte de diferentes grupos sociales, como la familia, el colegio, el trabajo y la comunidad, los cuales también tienen su propia dinámica y normas específicas.

Funciones de la socialización

La socialización cumple varias funciones en nuestra vida. En primer lugar, nos permite integrarnos en la sociedad y desarrollar un sentido de pertenencia. A través de la socialización, nos identificamos con los valores y tradiciones de nuestra cultura y nos sentimos parte de algo más grande.

Además, la socialización nos ayuda a adquirir habilidades sociales que nos permiten establecer relaciones satisfactorias con los demás. Aprendemos a comunicarnos, a resolver conflictos, a colaborar en equipo y a desarrollar empatía y respeto hacia los demás.

Otra función importante de la socialización es la transmisión de conocimientos y experiencias. A medida que interactuamos con otros miembros de la sociedad, aprendemos de sus conocimientos y experiencias, lo que nos permite adquirir nuevas habilidades y ampliar nuestro horizonte cultural.

Etapas de la socialización

La socialización se divide en diferentes etapas a lo largo de nuestra vida. En la infancia, la socialización primaria tiene lugar principalmente en el contexto familiar. Aprendemos las normas básicas de convivencia, los roles de género y desarrollamos habilidades fundamentales para interactuar con los demás.

Posteriormente, en la socialización secundaria, interactuamos con grupos más amplios, como el colegio y los amigos. En esta etapa, adquirimos conocimientos más especializados y desarrollamos nuestra identidad personal en relación con otros.

Finalmente, a lo largo de nuestra vida adulta, continuamos socializándonos a través del trabajo, la pareja, la comunidad y otros contextos sociales. En esta etapa, consolidamos nuestras habilidades sociales y seguimos aprendiendo de las interacciones con los demás.

Importancia de la socialización

La socialización es de vital importancia, ya que nos permite adaptarnos y funcionar de manera efectiva en nuestra sociedad. A través de la socialización, internalizamos las normas y valores que nos permiten vivir en armonía con los demás y contribuir al bienestar colectivo.

Además, la socialización nos brinda herramientas para desarrollarnos como individuos y alcanzar nuestras metas personales. Aprendemos a manejar situaciones sociales complejas, a trabajar en equipo, a resolver problemas de manera colaborativa y a enfrentar los desafíos que se nos presenten.

En resumen, la socialización es un proceso esencial en nuestra vida que nos permite desarrollar habilidades sociales, conocer y respetar las normas de nuestra sociedad, establecer relaciones satisfactorias con los demás y adaptarnos a diferentes situaciones. A lo largo de nuestras diferentes etapas de vida, la socialización continúa desempeñando un papel fundamental en nuestro crecimiento personal y en nuestra participación activa en la sociedad.

Fuentes:

  1. Psicología Online: Socialización, el proceso de interacción social
  2. UNICEF: Socialización, ¿qué es y cuáles son sus etapas?
  3. Lifeder: Qué es la socialización y cómo ocurre en cada etapa de vida


Deja un comentario