¿Qué es la política fiscal? Definición, Herramientas, Métodos y Objetivos

La política fiscal es un aspecto fundamental en la economía de cualquier país. Se trata de un conjunto de medidas y herramientas que el gobierno utiliza para gestionar los ingresos y gastos públicos, con el objetivo de alcanzar estabilidad económica y social. En este artículo, exploraremos en detalle qué es la política fiscal, cómo se aplica, cuáles son sus herramientas y qué se pretende lograr con su implementación. ¡Sigue leyendo para adentrarte en el fascinante mundo de la política fiscal!

¿Qué es la política fiscal?

La política fiscal se refiere a una política que se ocupa de los efectos del gasto público, los impuestos y el endeudamiento público sobre la producción y el empleo.

La política fiscal es una política relativa a los ingresos y gastos del gobierno. Pertenece a la política presupuestaria del gobierno. Opera a través de cambios en los gastos gubernamentales, los impuestos y los préstamos públicos.

En palabras de Musgrave, “la política fiscal se ocupa de aquellos aspectos de la política económica que surgen en las operaciones del presupuesto público”.

La política fiscal se utiliza como mecanismo de equilibrio en el desarrollo de una economía. La política fiscal moderna es una manera de lograr y mantener el pleno empleo mediante la gestión del gasto y los ingresos públicos de tal manera que se mantenga un equilibrio entre la demanda efectiva y la oferta de servicios en un momento determinado.

En otras palabras, la política fiscal moderna no es más que la aplicación del principio de finanzas funcionales. Para citar a Lerner, “al principio de juzgar las medidas fiscales por la forma en que funcionan en la economía, lo podemos llamar finanzas funcionales”.

En resumen, es la política que se ocupa de los efectos del gasto público, los impuestos y el endeudamiento público sobre la renta, la producción y el empleo. Una política fiscal buena y eficaz utiliza varios agentes fiscales como el gasto, los impuestos y el endeudamiento público en una combinación adecuada para lograr los mejores resultados posibles en términos de los objetivos económicos deseados, como mantener la estabilidad económica, un alto nivel de empleo y acelerar el crecimiento económico.

Instrumentos/Herramientas de Política Fiscal

Existen principalmente cuatro instrumentos o constituyentes de la política fiscal, son el presupuesto, el gasto público, los ingresos públicos y la deuda pública. Todos estos electores deben trabajar juntos para que la política fiscal sea sólida y eficaz.

Los principales instrumentos fiscales se explican a continuación:

Presupuesto

Un presupuesto es un plan financiero maestro que contiene una aprobación preliminar de estimaciones de gastos e ingresos públicos.

Un presupuesto es una estimación de los gastos e ingresos del gobierno para un año fiscal, generalmente presentada al parlamento por el ministro de Finanzas. En Nepal, el ministro de Finanzas presenta el presupuesto al parlamento en el mes de Ashadh de cada año fiscal. En otras palabras, las declaraciones estimadas de los ingresos y gastos previstos del gobierno se denominan presupuesto.

Hay tres tipos de políticas presupuestarias:

  • Política presupuestaria equilibrada: Cuando el gobierno mantiene su gasto total igual a sus ingresos, como cuestión de política, significa que ha adoptado una política presupuestaria equilibrada.
  • Política presupuestaria deficitaria: Cuando el gobierno gasta más de sus ingresos esperados, como cuestión de política, está aplicando una política presupuestaria deficitaria.
  • Política presupuestaria excedentaria: Cuando el gobierno sigue una política de mantener sus gastos sustancialmente por debajo de sus ingresos corrientes, está siguiendo una política presupuestaria de superávit.

Estas políticas presupuestarias afectan a la economía de diferentes maneras y en diferentes direcciones.

El gasto público

El gasto público se refiere a todo tipo de gastos realizados por las autoridades públicas. Los gastos incurridos por las autoridades centrales (en la gestión del gobierno) en forma de gastos de administración y mantenimiento del orden público son ejemplos de gasto público.

El gasto realizado en educación, salud, transporte y comunicaciones, obras públicas, etc. es un ejemplo familiar de gasto público incurrido para la satisfacción de necesidades colectivas.

En el Estado de bienestar moderno, el gobierno tiene que emprender varias actividades sociales y económicas para las cuales debe incurrir en gastos. Es necesario incurrir en gasto público para brindar seguridad social al público (es decir, pensiones de vejez, subsidios de desempleo, etc.) y cubrir gastos generales económicos y/o sociales (como transporte y comunicaciones, salud y educación, electricidad, agua potable, etc.) para mantener la estabilidad económica, proporcionar actividades de bienestar y promover el desarrollo económico.

Ingresos públicos

El gobierno necesita los ingresos para realizar una variedad de funciones. Los ingresos del gobierno que se obtienen a través de fuentes como impuestos, subvenciones, tasas, préstamos, etc. se denominan ingresos públicos o ingresos públicos.

]

Generalmente, los ingresos del gobierno implican los ingresos recaudados del público por el estado a través de impuestos. Pero los impuestos no son sólo la fuente de ingresos públicos. Existen otras fuentes no tributarias de ingresos públicos, como impuestos, precios, tasas, multas y sanciones, donaciones y beneficios, valoraciones especiales, etc.

La deuda pública

La deuda pública es la deuda que el gobierno tiene con o con los nacionales de otros países.

El volumen del gasto público ha aumentado a lo largo de los años con el aumento de las actividades del gobierno. No es posible cubrir los gastos a través de la fuente tradicional de ingresos, es decir, los impuestos. Por lo tanto, el gobierno debe obtener ingresos adicionales mediante préstamos. En los tiempos modernos, el endeudamiento del gobierno se ha convertido en un método normal de financiación gubernamental junto con otras fuentes de financiación pública como impuestos, tasas, etc. El endeudamiento del gobierno conduce a la deuda pública.

El gobierno puede pedir prestado a individuos, empresas comerciales y bancos. Puede endeudarse dentro y fuera del país. Los principales objetivos de los empréstitos gubernamentales son: cubrir el déficit presupuestario, financiar la guerra, financiar planes de desarrollo, luchar contra la depresión, etc.

Métodos de política fiscal

Los métodos de política fiscal son:

Flexibilidad incorporada

La técnica de la flexibilidad incorporada implica el ajuste automático de los gastos y los impuestos para reducir los altibajos cíclicos dentro de la economía. También se define como el ajuste automático del gasto público y de los ingresos fiscales en respuesta a un aumento o caída del PIB.

En este tipo de política fiscal, el gobierno adopta un sistema tributario y un programa de gasto vinculado al PNB y al desempleo. Bajo este sistema, los cambios en el presupuesto son automáticos y por eso esta técnica también se conoce como estabilizador automático.

Los diversos estabilizadores automáticos son el impuesto de sociedades, el impuesto sobre la renta, los impuestos especiales, las pensiones de vejez, el seguro de desempleo, etc. Como instrumentos de estabilización automática, los impuestos y gastos están relacionados con el ingreso nacional. Si la tasa impositiva no cambia, los rendimientos tributarios varían directamente con el ingreso nacional, mientras que los gastos gubernamentales varían inversamente con el ingreso nacional.

La política fiscal discrecional

Bajo esta política, el gobierno realiza cambios deliberados en el nivel y patrón de impuestos, el tamaño y patrón de su gasto, y el tamaño y composición de la deuda pública.

El gobierno realiza los siguientes tipos de cambios discrecionales tanto en impuestos directos como indirectos:

  • Imposición de nuevos impuestos o abolición de impuestos antiguos
  • Imposición de impuestos sobre nuevas bases imponibles
  • Aumentar o disminuir las tasas impositivas.

Todos estos tipos de cambios en la tributación dan como resultado una transferencia de ingresos de los hogares al gobierno o una reducción de dichas transferencias.

Los cambios discrecionales en el gasto público incluyen cambios:

  • El tamaño del gasto público
  • En la composición del gasto público.
  • En los métodos de financiación del gasto público.
  • En pagos por transferencia
  • En el superávit y déficit presupuestario general, y
  • En los métodos de financiación del déficit.

Política Fiscal Compensatoria

Es una acción presupuestaria deliberada adoptada por el gobierno para compensar la deficiencia o el exceso de la demanda agregada. La medida compensatoria la adopta el gobierno en forma de presupuestación con superávit o presupuestación con déficit.

En esta política, el gobierno utiliza un mayor grado de discrecionalidad que en la política de estabilización automática y esta política puede revisarse año tras año. Además, la política de presupuestación con superávit o déficit se adopta cuando el gobierno necesita controlar la inflación y la deflación.

Objetivos

Los objetivos de la política fiscal son:

  • Asignación óptima de recursos
  • Pleno empleo
  • Estabilidad de precios
  • Distribución equitativa del ingreso y la riqueza
  • Crecimiento económico

Conozca aquí cómo funcionan estos objetivos.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded





¿Qué es la política fiscal? Definición, Herramientas, Métodos y Objetivos

¿Qué es la política fiscal?

La política fiscal es el conjunto de decisiones y acciones que un gobierno emplea para regular el gasto público y la recaudación de impuestos. Se utiliza como una herramienta para influir en la economía de un país y lograr objetivos específicos, como el fomento del crecimiento económico, la estabilización de los precios o la reducción del desempleo.

Definición

En términos sencillos, la política fiscal se refiere a cómo un gobierno ajusta sus ingresos y gastos para controlar la economía. Para ello, utiliza dos instrumentos principales: el gasto público y los impuestos. El gasto público incluye todos los recursos económicos que el gobierno destina a diversos sectores como infraestructura, educación, salud y seguridad. Los impuestos, por su parte, son los recursos económicos que el gobierno obtiene de la población y las empresas para financiar sus actividades.

Herramientas

Existen diversas herramientas que un gobierno puede utilizar en su política fiscal. Algunas de las más comunes son:

  • Impuestos: El gobierno puede aumentar o disminuir los impuestos para estimular o desincentivar ciertas actividades económicas.
  • Gasto público: Mediante el aumento o disminución del gasto público, el gobierno puede impulsar o frenar la demanda agregada de bienes y servicios.
  • Deuda pública: El gobierno puede recurrir a la emisión de deuda para financiar proyectos o cubrir déficits presupuestarios.
  • Subsidios: Otorgar subsidios a determinados sectores puede fomentar su crecimiento y desarrollo.

Métodos

Para llevar a cabo la política fiscal, el gobierno puede emplear dos métodos diferentes:

  1. Política fiscal expansiva: Se implementa cuando el gobierno busca estimular la economía. Consiste en aumentar el gasto público, reducir impuestos y/o disminuir los tipos de interés para fomentar la inversión y el consumo.
  2. Política fiscal contractiva: Se utiliza cuando el gobierno busca controlar la inflación o reducir el déficit. Implica disminuir el gasto público, aumentar impuestos y/o elevar los tipos de interés para frenar la demanda agregada y controlar los precios.

Objetivos

Los objetivos de la política fiscal varían según las necesidades y prioridades de cada país, pero pueden incluir:

  • Estabilidad macroeconómica: Mantener tasas de inflación y desempleo controladas.
  • Crecimiento económico: Fomentar el crecimiento sostenible de la economía.
  • Equidad: Buscar una distribución justa de la riqueza y reducir la brecha económica y social.
  • Sostenibilidad fiscal: Garantizar la estabilidad de las finanzas públicas a largo plazo.

En conclusión, la política fiscal es una herramienta esencial que los gobiernos utilizan para influir en la economía y lograr objetivos específicos. A través de la regulación del gasto público y los impuestos, se busca fomentar el desarrollo económico, controlar la inflación y promover la equidad. Con un enfoque adecuado, la política fiscal puede contribuir al crecimiento y bienestar de una nación.

Deja un comentario