¿Qué es la percepción? Definición, proceso y factores que afectan

¿Has pensado alguna vez en cómo percibimos el mundo que nos rodea? La percepción es un fenómeno fascinante que nos permite interpretar el entorno de manera única. En este artículo, exploraremos qué es la percepción, cómo funciona y cuáles son los factores que pueden afectarla. ¡Prepárate para adentrarte en el intrigante mundo de la percepción!

¿Qué es la percepción?

La percepción es el proceso mediante el cual seleccionamos, organizamos e interpretamos nuestras sensaciones de manera significativa. Comienza cuando vemos cualquier objeto en el entorno que nos rodea. La forma de percepción de dos personas probablemente no sea la misma.

¿Qué es la percepción? Definición, proceso y factores que afectan

Son nuestros cinco sentidos: ojo, oído, nariz, boca y piel a través de los cuales podemos percibir el mundo. La percepción es el proceso de organizar e intentar comprender la estimulación sensorial que recibimos. Cuando se estimulan los receptores, la información se puede transmitir al cerebro provocando sensación y luego percepción.

Los psicólogos se refieren a la percepción como un proceso de arriba hacia abajo porque la han construido basándose no sólo en lo que detectan nuestros sentidos sino también en nuestras experiencias y expectativas. Si los receptores no reciben estimulación del entorno o no pueden procesar la información que reciben, no se transmite ninguna información y no se produce la percepción.

En nuestra experiencia cotidiana, la sensación y la percepción se mezclan en un proceso continuo. Las fallas de percepción pueden ocurrir en cualquier punto entre la detección sensorial y la interpretación perceptiva. Por ejemplo, las personas daltónicas no pueden distinguir a partir de su percepción del color cuándo un semáforo está en rojo o cuándo está en verde porque no pueden percibir la información del color; dependen del brillo y las señales de posición para determinar el color del semáforo. señal.

De manera similar, es importante reconocer que una persona con daño cerebral en el área temporal padece una enfermedad conocida como “prosopagnosia”, donde el individuo tiene sensación completa pero percepción incompleta. Puede sentir información visual para informar las características de la cara, pero no puede reconocerla. Cuando se le muestra una cara desconocida, no responde. Si se le muestra una persona conocida, no está seguro de quién es. Si se le muestra su propio rostro en un espejo, es incapaz de procesar de arriba hacia abajo, es decir, no puede relacionar su conocimiento almacenado con la información sensorial.

Así, en la percepción, el proceso simple es activar el receptor y luego transmitir la información al cerebro para darle sentido, es decir, interpretación.

Proceso de percepción

El mecanismo involucrado en la percepción del comportamiento, experiencia o cualquier respuesta es un proceso muy complejo y selectivo. Las diferencias individuales se ven en el proceso de percepción. Las funciones de los receptores desempeñan un papel dominante, pero también intervienen otras funciones.

Para completar el proceso de percepción intervienen los siguientes procesos:

Proceso receptor

Los receptores son las células especializadas del sistema nervioso que son sensibles a los estímulos. La presencia de varios receptores ubicados en ojos, oídos, nariz, boca, piel, etc. en nuestro cuerpo da el conocimiento de la estimulación sensorial. Cuando la información llega a los receptores, la respuesta de estas células se denomina proceso receptor.

Por ejemplo, viste que tu amigo íntimo te llamó. Al verla, los receptores de los ojos, los bastones y los conos de la retina, se activan; al escuchar el sonido, el receptor auditivo de la membrana basilar se activa para transferir la información y darle significado. Del mismo modo, estrecharle la mano activa los receptores cutáneos, el olor de sus perfumes despierta los cilios del receptor olfativo, etc.

Los receptores se pueden activar simultáneamente. Pero la percepción se limita a un proceso receptor particular. Por ejemplo, cuando te llama un amigo, y al mismo tiempo suena tu móvil, ¿a cuál hay que atender? Primero considerarás la preferencia y luego atenderás la otra.

Proceso simbólico

La percepción implica más que simplemente activar las células receptoras. Las imágenes mentales de diferentes olores, ideas, signos, símbolos, formas, palabras impresionantes, recuerdos, conceptos, en el cerebro se utilizan en la percepción como sustituto de un objeto real. El pensamiento o actividad ayuda de forma simbólica a procesar la respuesta selectiva. Las experiencias anteriores se pueden recordar aunque dejen de estar presentes.

Por ejemplo, perdiste un manojo de llaves. Intentas recordar todas las actividades que has realizado durante el día y los lugares donde has estado ubicado hasta la llave, esto sólo fue posible con la ayuda del proceso simbólico.

Los procesos simbólicos en ausencia de acontecimientos reales ayudan a percibir la situación. Las imágenes simbólicas se forman por la actividad neuronal de los órganos de los sentidos en el sistema nervioso en ausencia de actividad o estímulos reales. Una vez que se forma un engrama, puede usarse posteriormente simbólicamente como una experiencia.

Proceso afectivo

El proceso afectivo recuerda la emoción asociada a un estímulo. Al percibir no sólo tenemos las imágenes de un objeto, sino también su impresión como agradable-desagradable, gustado-no gustado, interesante-no interesante, amor-odio, a favor o en contra, o quizás ninguna de ellas. El proceso afectivo son los sentimientos, sentimientos adheridos a un objeto o persona.

¿Puedes recordar la experiencia más placentera o desagradable que haya sucedido en tu vida? ¿Por qué lo llamas placentero o desagradable, porque está ligado a la percepción afectiva de la situación? El proceso afectivo se superpone al recuerdo de la experiencia de las funciones receptoras y simbólicas. Por ejemplo, el pinchazo con una aguja, la reprimenda, la descarga eléctrica, la agresión, el odio, la enfermedad producen la sensación de malestar. Todos estos procesos afectivos dependen de experiencias pasadas.

]

Además, por ejemplo, el olor del pollo cocido puede resultar agradable para algunos a quienes les gusta su sabor y desagradable para muchos otros a quienes no les gusta o son vegetarianos puros.

Proceso de unificación

El último proceso de percepción es el proceso de unificación. La interpretación del significado de algo que hemos percibido no es posible sólo con procesos receptores, simbólicos y afectivos, sino también con su esfuerzo conjunto. El proceso de unificación establece que todos los procesos de percepción son necesarios para tener una imagen clara y una comprensión de lo que percibimos. La percepción depende de la activación de los procesos receptores, simbólicos y afectivos; en conjunto, a esto se le llama proceso de unificación.

Por ejemplo, estrechar la mano de un amigo despierta diferentes sensaciones visuales, auditivas, cutáneas y una sensación olfativa particular (proceso receptor). Recuerdas el encuentro con él por primera vez (simbólico). Te gustó el amigo y quieres conocerlo de vez en cuando (afectivo). Todos estos procesos trabajan juntos para brindarte conocimiento y comprensión sobre tu amigo; es el proceso de unificación.

Factores que influyen en la percepción

Hay diferencias individuales en las personas. Perciben lo mismo de manera diferente. Es causado por varios factores. La información que obtenemos del entorno y las características personales de un individuo nos llevan a actuar de esa forma particular. El mayor factores que afectan percepción son:

  • El perceptor
  • El objetivo
  • La situación

El perceptor

Las características biológicas como la edad, el sexo, el estado civil, la residencia profesional, etc., así como las características personales de un individuo, son agentes importantes a la hora de determinar la percepción de la persona. Los factores personales son:

  • Actitudes – Las actitudes son el sistema de creencias que dirige el pensamiento, el sentimiento y las acciones de las personas. Se revela en la expresión de cuánto nos gusta o no, a favor o en contra, a favor o en contra, y de manera positiva, negativa o neutral acerca de varias cosas.
  • Motivos – Los motivos son el estado interno del organismo que está dirigido a un objetivo. Apunta a valores, intereses y estatus psicológico.
  • Intereses – Los intereses son el enfoque mental para captar la porción de los estímulos e ignorar otros aspectos.
  • Emociones – La emoción afecta la percepción. Cuando percibimos las respuestas emocionales de otras personas, respondemos de manera apropiada.
  • Pasado Experiencias – Las experiencias pasadas son muy influyentes en el desarrollo de rasgos personales como actitudes, valores, intereses y prejuicios.
  • Expectativa o Colocar – La disposición general a percibir el entorno de una determinada manera influye en la manera. Estas expectativas o conjuntos varían de persona a persona.

El objetivo

El objetivo, no sólo las características del perceptor influyen en la percepción de los estímulos, sino que también las características del objetivo que se observa pueden afectar lo que se percibe. Estas características pueden ser:

  • Atractivo o poco atractivo – Se refiere al grado en que nos gustan o no nos gustan otros objetos o personas.
  • Movimiento – El movimiento crea atracciones. Las películas, los televisores y los DVD crean la percepción de movimiento a partir de una serie de imágenes.
  • Proximidad – Es un determinante importante de la percepción porque fomenta la interacción y la exposición repetida.
  • Semejanza – Aquellos objetos o personas o acontecimientos que son similares entre sí tienden a percibirse en grupo en conjunto.

La situación

Hay diferentes objetos y eventos en el entorno que influyen en nuestra percepción. La forma en que tratamos el medio ambiente depende de nuestra percepción del tiempo, el contexto, la temperatura, la ubicación, la luz, el trabajo y el entorno social, etc.

Por ejemplo, no podemos ponernos vendajes pesados ​​mientras asistimos al funeral, pero podemos hacerlo en la fiesta de bodas porque la situación es diferente.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




¿Qué es la percepción? Definición, proceso y factores que afectan

¿Qué es la percepción?

La percepción es un proceso cognitivo en el cual el cerebro interpreta y organiza la información sensorial recibida a través de los sentidos para crear una representación mental del mundo que nos rodea. Es un fenómeno individual y subjetivo, ya que cada persona percibe y experimenta el entorno de manera única.

La percepción es fundamental para nuestra interacción con el mundo, ya que nos permite recibir y procesar información del entorno y utilizarla para tomar decisiones y actuar de manera adecuada.

Proceso de percepción

El proceso de percepción se compone de varios pasos que permiten que la información sensorial sea interpretada por el cerebro. Estos pasos incluyen:

Estímulo

El primer paso del proceso de percepción es la detección de un estímulo a través de los sentidos. Los estímulos pueden ser visuales, auditivos, táctiles, gustativos o olfativos.

Transducción

Una vez que el estímulo es detectado, la transducción convierte la energía del estímulo en señales eléctricas que pueden ser procesadas por el cerebro.

Procesamiento sensorial

El cerebro procesa las señales eléctricas recibidas y las organiza en una representación mental coherente. Este procesamiento incluye la interpretación de la información sensorial en términos de forma, color, textura, sonido, etc.

Integración

Las diferentes señales sensoriales son integradas para crear una percepción completa y coherente. Por ejemplo, el cerebro integra la información visual y auditiva para reconocer un objeto y asociarlo con un sonido específico.

Interpretación

Finalmente, el cerebro interpreta la percepción y la relaciona con experiencias anteriores y conocimientos previos para asignarle un significado.

Factores que afectan a la percepción

La percepción puede ser influenciada por varios factores. Algunos de los factores más comunes que afectan la percepción son:

  1. Experiencias previas: Las experiencias pasadas pueden influir en cómo percibimos y interpretamos la información sensorial actual.
  2. Expectativas: Nuestras expectativas pueden sesgar nuestra percepción, ya que tendemos a percibir y recordar información que confirma nuestras creencias y suposiciones previas.
  3. Emociones: Nuestro estado emocional puede influir en cómo percibimos e interpretamos la información sensorial. Por ejemplo, si estamos de buen humor, es más probable que percibamos cosas de manera positiva.
  4. Atención: La atención selectiva juega un papel importante en la percepción. Si estamos prestando atención a algo en particular, es más probable que lo percibamos con mayor detalle y precisión.
  5. Cultura y contexto: Nuestra cultura y el contexto en el que nos encontramos pueden influir en cómo percibimos y damos sentido a la información sensorial.

Referencias:
[Referencia a un artículo relevante]
[Referencia a un estudio científico]
[Referencia a un libro o experto en el tema]


Deja un comentario