¿Qué es la gestión Deming? Definición, Historia, Principios y 14 Puntos

La gestión Deming ha revolucionado la forma de administrar las organizaciones en todo el mundo. Con su enfoque basado en la calidad y la mejora continua, ha logrado impulsar a numerosas empresas hacia el éxito. En este artículo, exploraremos en detalle qué es la gestión Deming, su historia, los principios fundamentales que la sustentan y los destacados 14 puntos que la definen. Si estás buscando una forma efectiva de gestionar tu empresa, ¡no puedes perderte este artículo!

¿Qué es la gestión Deming?

La gestión de Deming es la técnica de gestión que se centra en la creación y mejora continua de mecanismos organizativos para la alta calidad de los resultados. Es la aplicación de los principios de W. Edwards Demingun académico estadounidense en administración.

Según Deming, la gestión es la creación y mejora continua de los sistemas organizacionales. La implementación de un sistema de gestión tan creativo y mejorado conduce a un aumento del valor para los clientes de sus productos o servicios.

La mejora continua es esencial en el sistema de gestión en este mundo internacionalmente competitivo caracterizado por una tecnología que cambia rápidamente y las demandas de los clientes por mayores niveles de valor. La mejora continua se refiere al refinamiento y mejoras constantes de productos, servicios y sistemas organizacionales para generar un mayor valor para los clientes.

Es un hecho que la mayoría de los estudiosos creen que el comienzo de la calidad en la productividad se produjo en Japón sólo después de la Segunda Guerra Mundial. La mayoría de las industrias japonesas quedaron completamente destruidas en la guerra y tuvieron que reconstruirse desde cero. Como tal, varios académicos estadounidenses llegaron a Japón y ayudaron a empresarios japoneses a operar instalaciones de fabricación modernas. Deming fue uno de los académicos que viajó a Japón en 1950.

Deming reconoce ampliamente su contribución al resurgimiento del Japón de posguerra. Dio conferencias y capacitó a empresarios japoneses sobre técnicas de control estadístico en el proceso de producción. Deming derivó esta técnica de su amigo William Shewhart y sus colegas, ellos inventaron esta técnica de gestión en los laboratorios Bell a través de investigaciones e investigaciones profundas.

Deming cuestiona el supuesto básico de que alta calidad significa precios más altos. Se centra en el control estadístico del desempeño organizacional y la «alegría en el trabajo», lo que impulsará una calidad cada vez mejor y reducirá los costos.

Él cree que el trabajo de un gerente es buscar y corregir las causas de las fallas, en lugar de simplemente identificar las fallas después de que ocurren. El objetivo de los catorce pinots de Deming radica en alterar los comportamientos de gerentes y empleados para que las empresas puedan convertirse en proveedores de bienes y servicios de bajo costo, alta calidad y altamente productivos.

En reconocimiento a su contribución a la gestión y sus importantes logros en calidad, el gobierno japonés instituyó un premio Deming poco después de la Segunda Guerra Mundial.

Relacionado: Teorías de la gestión

Principios de la gestión de Deming

Robert Kreitner ha sugerido los siguientes cuatro principios de gestión de la calidad de la gestión de Deming.

  • La mejora de la calidad impulsa toda la economía
  • El cliente siempre es lo primero
  • No culpes a la persona, arregla el sistema.
  • Planificar-Hacer-Verificar-Actuar

La mejora de la calidad impulsa toda la economía

La mejora de la calidad es esencial para reducir el desperdicio y la ineficiencia. Ayuda a aumentar la productividad, una mayor participación de mercado y nuevas oportunidades comerciales y de empleo.

El cliente siempre es lo primero

Un cliente satisfecho es esencial para el éxito organizacional. Una organización debe producir productos y servicios que satisfagan las expectativas de los clientes de manera fácil pero efectiva. Sólo los eslóganes y las palabras inspiradoras no son suficientes, lo que se necesita es acción para implementarlas.

No culpes a la persona, arregla el sistema

Deming no estaba de acuerdo con culpar a una persona o departamento en particular por una calidad inferior. La gestión, el trabajo, las reglas, la tecnología, la estructura organizacional y la cultura son todos responsables de una calidad inferior. Los empleados producirán una calidad superior si el sistema se rediseña para mejorarlo.

Por lo tanto, la dirección debe tratar a los empleados como clientes internos y proporcionarles suficientes ideas y sugerencias para mejorar la calidad.

Planificar-Hacer-Verificar-Actuar

Deming sugirió tomar decisiones informadas sobre la base de datos rígidos. Deming sugirió un proceso de cuatro pasos para la aplicación de la gestión de calidad total (TQM), conocido popularmente como ciclo PDCA. Esto también se conoce como las cuatro fases de la gestión de la calidad de Deming. Esto está dado por,

  • Plan – La dirección debe planificar el desarrollo del producto. Planificar objetivos, políticas, herramientas y necesidades de los clientes, y capacitar a los empleados para producir productos que satisfagan las necesidades de los clientes, es esencial para mejorar la calidad.
  • Hacer – La dirección debe producir los productos de acuerdo con los planes de desarrollo de productos. Si se identifica algún problema en la fase de planificación, se deben tomar las medidas necesarias para resolver el problema en esta fase.
  • Controlar – Una vez iniciado el proceso de producción, la dirección debe realizar comprobaciones para detectar desviaciones en las salidas o insumos. Esta fase ayuda a saber si el proceso de mejora fue exitoso o no. También es útil para descubrir las causas de las desviaciones y evaluar su impacto en el producto final y la cuota de mercado.
  • Acto – Este paso trata de la investigación de mercado y tiene como objetivo prevenir problemas en lugar de corregirlos. Después de estudiar la lección, la dirección debe actuar sobre la base de las lecciones aprendidas. El ciclo PDCA de Deming consiste en desarrollar el trabajo en equipo con respecto al desarrollo de productos, la fabricación, las ventas y la investigación de mercado, como se muestra en la figura:

Los 14 puntos de Deming

A continuación se ofrece una breve descripción de los 14 puntos de la gestión de Deming.

]

  1. Compromiso impulsado por un propósito: Establecer una visión clara e inquebrantable para guiar todas las acciones.
  2. Adopte una nueva filosofía: Adoptar la calidad, la mejora continua y la satisfacción del cliente como principios fundamentales.
  3. Ir más allá de la inspección: Centrarse en la prevención en lugar de depender únicamente de la inspección.
  4. Valor más allá del precio: Considerar la calidad y las relaciones de largo plazo al tomar decisiones comerciales.
  5. Mejorar continuamente: Fomentar una cultura de aprendizaje e innovación.
  6. Mejorar la formación en el puesto de trabajo: Proporcionar métodos de formación modernos para dotar a los empleados de las habilidades necesarias.
  7. Desarrollar un liderazgo efectivo: Inspirar confianza, colaboración y responsabilidad.
  8. Fomentar un entorno libre de miedo: Fomentar la comunicación abierta y la asunción de riesgos.
  9. Derribar barreras: Promover la colaboración entre departamentos.
  10. Centrarse en la motivación intrínseca: Eliminar consignas y objetivos arbitrarios.
  11. Calidad por encima de cuotas: Enfatizar la calidad y la satisfacción del cliente, no las cuotas numéricas.
  12. Fomentar el orgullo por la mano de obra: Reconocer y celebrar la dedicación y excelencia de los empleados.
  13. Invertir en educación y formación: Establecer un programa sólido para el desarrollo de los empleados.
  14. Tomar medidas para la transformación: Impulsar un cambio proactivo hacia una cultura de calidad y orientación al cliente.

En resumen, estos 14 puntos de Deming abogan por el compromiso impulsado por un propósito, una nueva filosofía, la mejora continua, el liderazgo efectivo, la valentía, el trabajo en equipo, el desarrollo de los empleados y la acción transformadora para lograr la calidad y la satisfacción del cliente en las organizaciones.

Leer siguiente: ¿Qué es el control de calidad?

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

¿Qué es la gestión Deming? Definición, Historia, Principios y 14 Puntos

La gestión Deming, también conocida como el ciclo PDCA (Planificar, Hacer, Verificar y Actuar), es un enfoque de gestión de calidad desarrollado por el estadístico y profesor de origen estadounidense, William Edwards Deming. Este sistema se basa en la mejora continua y la satisfacción del cliente como elementos fundamentales.

Definición

La gestión Deming se refiere a un conjunto de principios y prácticas que buscan transformar las organizaciones a través de la mejora de la calidad de sus productos, servicios y procesos. Su principal objetivo es obtener resultados consistentes y sostenibles en términos de eficiencia, productividad y satisfacción del cliente.

Historia

La gestión Deming toma su nombre de William Edwards Deming, quien se convirtió en un referente mundial en temas de gestión de calidad y mejora continua durante la segunda mitad del siglo XX. Deming ayudó a transformar la industria japonesa después de la Segunda Guerra Mundial, y sus principios fueron fundamentales en el desarrollo del concepto conocido como «Calidad Total». A través de sus enseñanzas y filosofía, Deming contribuyó a que las empresas en Japón se destacaran por la calidad de sus productos y la eficiencia de sus procesos.

Principios

La gestión Deming se basa en los siguientes principios:

  1. Adoptar una nueva filosofía.
  2. Aprender sobre la teoría de la variabilidad.
  3. Entender cómo se toman las decisiones basadas en datos y hechos.
  4. Conocer la psicología de los grupos.
  5. Reconocer los diferentes enfoques al administrar a las personas.
  6. Cambiar la forma de pensar de los gerentes y supervisores.
  7. Apoyar a los empleados en su desarrollo y mejora continua.

14 Puntos

Además de los principios mencionados, Deming propuso 14 puntos que ayudan a guiar la implementación de su sistema de gestión. Estos puntos son:

  1. Crear constancia en el propósito.
  2. Adoptar la nueva filosofía de la gestión.
  3. No solo buscar la ganancia a corto plazo.
  4. Eliminar la dependencia de inspección masiva.
  5. Mejorar constantemente y siempre aspirar a un nivel más alto de calidad y productividad.
  6. Establecer la capacitación en el trabajo.
  7. Adoptar e instituir el liderazgo.
  8. Eliminar el miedo y fomentar la confianza.
  9. Establecer barreras entre los departamentos.
  10. Eliminar eslogans, exhortaciones y metas arbitrarias.
  11. Eliminar las cuotas numéricas.
  12. Eliminar las barreras que impiden a los empleados sentir orgullo por el trabajo realizado.
  13. Fomentar la educación y la automejora.
  14. Poner en práctica la transformación.

La gestión Deming ha demostrado ser una metodología efectiva en el logro de resultados consistentes en organizaciones de todo tipo y tamaño. Durante las últimas décadas, ha sido adoptada por numerosas empresas en todo el mundo y ha contribuido a mejorar su competitividad y éxito empresarial.

Si deseas profundizar en el tema, puedes consultar el Institute for Deming Quality y el libro «Out of the Crisis» escrito por William Edwards Deming.

Deja un comentario