¿Qué es el conflicto? Definición, características, vistas, tipos, causas y formas de resolver

El conflicto es una realidad inherente a la existencia humana, presente en todas las esferas de nuestra vida. Desde las relaciones personales hasta los ámbitos laborales, el conflicto puede manifestarse de diferentes maneras y con distintas intensidades. Pero, ¿qué entendemos realmente por conflicto? En este artículo exploraremos su definición, características, diferentes perspectivas, tipos, causas y, sobre todo, las formas de resolverlo de manera satisfactoria. Así que prepárate para adentrarte en el fascinante mundo del conflicto y descubrir cómo poder gestionarlo de forma positiva. ¿Listo para empezar? ¡Adelante!

¿Qué es el conflicto?

Conflicto es cualquier desacuerdo entre dos o más personas y grupos. Siempre que dos o más personas tienen diferentes intereses, valores, objetivos y comprensión surge el conflicto. Puede ser en una persona, dentro de personas, dentro de grupos o dentro de organizaciones.

En otras palabras, el conflicto se refiere a todo tipo de oposición o interacción antagónica entre individuos y grupos. Existe siempre que una parte percibe que otra parte ha obstaculizado o está a punto de obstaculizar el logro de objetivos.

Los conflictos indican una escasez de varias cosas, como la comprensión, el acuerdo y la compatibilidad entre las personas en un entorno compartido. Puede despertar emociones y ansiedad, disminuir la satisfacción y disminuir el rendimiento.

En las organizaciones los conflictos surgen por diversos motivos, uno de ellos es cuando los empleados no reciben el salario que esperaban. Lo mismo ocurre cuando un empleado está de acuerdo con las responsabilidades asignadas y otro no.

Definiciones:

  • El conflicto implica comportamiento incompatible; una persona interfiere, interrumpe o de alguna otra manera hace que la acción de otra sea menos efectiva – Dean Tjosvold.
  • El conflicto es un desacuerdo entre dos o más individuos, grupos u organizaciones. grifos.
  • El conflicto consiste en todo tipo de oposición o interacción antagónica. Se basa en la escasez de poder, recursos o posición social y en una estructura de valores diferente. Stephen Robbins.

Entonces, el conflicto es un proceso por el cual una persona o asamblea siente frustración en la consecución de algunos planes, metas u objetivos. Está estrechamente relacionado con el cambio y las relaciones interpersonales.

Relacionado: ¿Qué es la planificación en la gestión?

Opiniones sobre el conflicto

Hay 3 visiones sobre el conflicto, la visión tradicional, la visión de las relaciones humanas y la visión internacionalista. Lo explicaron como:

La visión tradicional

Según la visión tradicional, todos los conflictos son perjudiciales y evitables. El conflicto se ve de forma negativa y se asocia con turbulencia, agitación, destrucción, irracionalidad y violencia.

La visión de las relaciones humanas

Los científicos del comportamiento sostienen que es un resultado natural e inevitable en cualquier organización y, como tal, debe aceptarse. Es probable que surjan conflictos en las organizaciones porque una organización está compuesta por individuos que tienen diferentes objetivos, valores y percepciones.

Por tanto, el conflicto es inevitable y no siempre tiene por qué ser perjudicial. En determinadas condiciones, podría conducir a soluciones más innovadoras a los problemas.

La visión internacionalista

Ésta es la visión moderna de los conflictos. Aquí el desacuerdo se considera no sólo inevitable sino también útil. Los internacionalistas sostienen que si la armonía, la paz y la cooperación prevalecen en una organización durante mucho tiempo, es probable que la organización deje de responder a la innovación y al cambio.

Se requiere un nivel mínimo de conflicto para mejorar la competencia y hacerla crítica y creativa.

Características del conflicto

Las principales características de los conflictos se mencionan a continuación:

Una serie de eventos

Los conflictos rara vez surgen como un acontecimiento singular, sino más bien como una serie de incidentes interconectados. Tiende a evolucionar con el tiempo debido a diferentes opiniones, intereses o enfoques, y en última instancia culmina en un choque notable entre las partes.

Malentendido

A menudo, los conflictos surgen de malentendidos o malas interpretaciones de acciones, palabras o intenciones. Lo que una parte percibe puede diferir del mensaje deseado, lo que genera discordia y tensión.

]

La inevitabilidad del conflicto

Es un aspecto inherente a las interacciones humanas y su aparición es prácticamente inevitable en las organizaciones o lugares de trabajo. Personas diversas con perspectivas y prioridades únicas están destinadas a encontrar conflictos debido a sus distintas necesidades y aspiraciones.

Fuente de creatividad

Paradójicamente, el conflicto puede generar creatividad e innovación. Cuando individuos o grupos se involucran en ideas contradictorias, el choque de puntos de vista puede conducir al surgimiento de nuevas ideas, soluciones alternativas y enfoques novedosos para la resolución de problemas.

Contrario de cooperación

La cooperación y el conflicto representan fuerzas opuestas. Mientras que la cooperación enfatiza la colaboración, la armonía y los objetivos compartidos, el conflicto resalta los intereses divergentes, los desacuerdos y la tensión entre las partes involucradas.

Proceso dinámico

El conflicto no es estático; es un proceso dinámico que evoluciona y cambia con el tiempo. Puede intensificarse o disminuir, dependiendo de las acciones y respuestas de las partes involucradas. La gestión eficaz de conflictos requiere reconocer su naturaleza fluida y adaptar las estrategias en consecuencia.

Leer también: ¿Qué es la Gestión Estratégica?

Catalizador para el crecimiento

Los conflictos, cuando se gestionan de manera constructiva, pueden servir como catalizador del crecimiento personal y organizacional. Desafía a las personas a reflexionar sobre sus propias perspectivas, prejuicios y estilos de comunicación, fomentando la autoconciencia y el desarrollo personal.

Una prueba para las relaciones

La presencia de conflicto pone a prueba la solidez de las relaciones dentro de una organización o lugar de trabajo. Revela el nivel de confianza, respeto y comunicación existente entre las partes. Al abordar los conflictos de manera saludable, se pueden fortalecer las relaciones y reconstruir la confianza.

Una parte de la vida cotidiana

El conflicto impregna varios aspectos de nuestras vidas, incluidos nuestros esfuerzos profesionales. Ya sea que surja de diferencias de opiniones, estilos de trabajo o prioridades, el conflicto es una parte integral de la navegación en las relaciones y el logro de objetivos colectivos en las organizaciones y los lugares de trabajo.

Tipos de conflicto

Conflicto intrapersonal (dentro de un individuo)

El conflicto intrapersonal surge dentro de un individuo. Surge debido a objetivos divergentes y múltiples roles que se espera que desempeñe el individuo.

Los conflictos de objetivos ocurren cuando un individuo enfrenta el problema de elegir entre objetivos en competencia. Los conflictos de roles surgen cuando las expectativas de un rol son materialmente diferentes u opuestas y el individuo sólo puede cumplir una expectativa a costa de otras expectativas.

También ocurre debido a la ambigüedad de roles. La ambigüedad de roles ocurre cuando un individuo no tiene claros sus deberes y responsabilidades.

Conflicto interpersonal (entre individuos)

Ocurre en una condición en la que dos o más personas interactúan entre sí. Esta interacción puede tener lugar entre pares o entre superiores y subordinados.

El conflicto entre ellos puede surgir debido a la diferencia en las decisiones que toman. Es el resultado de la incapacidad de un individuo para confirmar las normas del grupo. Las principales causas son las diferencias de personalidad, las percepciones, el choque de valores e intereses, las diferencias de poder y estatus, la escasez de recursos, etc.

Conflicto entre grupos

Ocurre entre dos o más grupos de la organización. Muchos conflictos intergrupales surgen por causas organizativas más que por causas interpersonales.

El conflicto entre la línea y el personal, entre el departamento de producción y ventas, y entre la gerencia y los sindicatos, son ejemplos de conflictos grupales. Las principales razones de los conflictos intergrupales son la competencia por recursos escasos, la toma conjunta de decisiones, la interdependencia de tareas, la introducción al cambio y las metas incompatibles.

Conflicto interorganizacional

Interorganizacional Se llama conflicto cuando surge entre dos organizaciones. Es el resultado de la competencia empresarial. Ambas partes en conflicto generalmente se dedican a proporcionar tipos similares de servicios o productos. Ambas partes se convierten en barreras para el éxito del otro.

Causas de los conflictos

Puede haber varias causas/razones para los conflictos en la organización. El directivo tiene que tomar las medidas necesarias para resolver estos conflictos. Las principales causas de conflictos en la organización se señalan a continuación:

Manejo de conflictos

El gerente debe tomar medidas cuidadosas para resolver estos conflictos organizacionales, de lo contrario las metas organizacionales no podrán lograrse a tiempo y con los recursos esperados.

Como gerente, debe optar por técnicas de estimulación, prevención y resolución de conflictos, que se consideran las técnicas de gestión de conflictos más efectivas en el lugar de trabajo.

Técnicas de estimulación de conflictos:

La estimulación de conflictos se refiere a acciones o técnicas intencionales empleadas para incitar o intensificar conflictos dentro de organizaciones o lugares de trabajo. Si bien el conflicto generalmente se considera disruptivo e indeseable, hay casos en los que el conflicto controlado puede ser beneficioso para promover la creatividad, la innovación y mejores procesos de toma de decisiones.

Las siguientes son cuatro técnicas comúnmente utilizadas para estimular conflictos:

  1. Reorganizando: Reestructurar unidades organizativas o departamentos para introducir cambios que creen fricciones e intereses contradictorios, alterando las dinámicas establecidas.
  2. Comunicación: Fomentar canales de comunicación abiertos y transparentes para fomentar opiniones y perspectivas diversas, dando lugar a enfrentamientos y desacuerdos.
  3. Fomentar la competencia: Introducir incentivos o recompensas basadas en el desempeño que alimenten el conflicto cuando los individuos o los equipos se esfuerzan por superarse unos a otros.
  4. Traer forasteros: Contratar a consultores o expertos externos con perspectivas nuevas que desafíen las normas existentes, generando conflictos cuando las personas defienden sus posiciones o se resisten al cambio.

Técnicas de prevención de conflictos

Las técnicas de prevención de conflictos en el lugar de trabajo se refieren a medidas y estrategias proactivas empleadas para minimizar la aparición o intensidad de los conflictos. En lugar de permitir que los conflictos aumenten y perturben el funcionamiento de la organización, estas técnicas tienen como objetivo identificar fuentes potenciales de conflicto y abordarlas antes de que se conviertan en problemas importantes.

Las siguientes son cuatro técnicas comunes de prevención de conflictos:

  1. Metas superiores: Enfatizar los objetivos compartidos para fomentar la colaboración y reducir los conflictos que surgen de objetivos en competencia.
  2. Reducir la interdependencia: Reestructurar los flujos de trabajo o las responsabilidades para minimizar la dependencia de las partes en conflicto, reduciendo posibles enfrentamientos.
  3. Intercambio de personal: Rotar o intercambiar personas entre grupos en conflicto para promover la comprensión y la colaboración.
  4. Grupo de enlace: Establecer un foro para la comunicación continua y la resolución de conflictos entre representantes de las partes en conflicto.

Técnicas de resolución de conflictos

La resolución de conflictos se refiere al proceso de abordar y resolver conflictos de manera constructiva y satisfactoria. Implica encontrar soluciones mutuamente aceptables que satisfagan las necesidades e intereses de todas las partes involucradas.

Aquí hay cuatro técnicas comunes de resolución de conflictos:

  1. Resolución de problemas: Esta técnica se centra en identificar los problemas subyacentes que causan el conflicto y trabajar en colaboración para encontrar una solución que satisfaga los intereses de todos. Promueve la comunicación abierta, la escucha activa y la exploración de alternativas creativas.
  2. Alojamiento: En esta técnica, una parte cede voluntariamente a las necesidades o preferencias de la otra para resolver el conflicto. Enfatiza mantener las relaciones y priorizar la armonía sobre los deseos individuales.
  3. comprometiendo: Esta técnica implica encontrar un punto medio en el que cada parte renuncie a algo para alcanzar un resultado mutuamente aceptable. Requiere negociación y voluntad de hacer concesiones para llegar a una resolución justa.
  4. Evitación: A veces, los conflictos pueden dejarse de lado o evitarse temporalmente cuando el momento o las circunstancias no son propicios para su resolución. Si bien evitarlo puede no ser una solución a largo plazo, puede proporcionar un período de reflexión o permitir una mayor reflexión antes de abordar el conflicto.

Leer siguiente: ¿Cómo gestionar equipos en la organización? ¡10 consejos para el éxito!

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




¿Qué es el conflicto? Definición, características, vistas, tipos, causas y formas de resolver

¿Qué es el conflicto? Definición y características

El conflicto es una situación que surge cuando existen diferencias o desacuerdos entre dos o más partes. Estas discrepancias pueden ser de naturaleza personal, social, política, laboral o cualquier otro ámbito de la vida cotidiana.

El conflicto se caracteriza por generar tensiones, enfrentamientos y hostilidades entre las partes involucradas. Puede manifestarse de diferentes maneras, desde una simple discusión verbal hasta situaciones de violencia.

Vistas sobre el conflicto

Existen diferentes perspectivas o puntos de vista sobre el conflicto. Algunos consideran que el conflicto es negativo y debe ser evitado, ya que genera problemas y dificultades. En contraste, otros consideran que el conflicto puede ser constructivo, ya que puede llevar al cambio y a la resolución de problemas latentes.

Además, el conflicto puede ser visto desde una perspectiva individual o colectiva. A nivel personal, puede surgir debido a desacuerdos entre individuos, mientras que a nivel colectivo, puede estar relacionado con disputas entre grupos, organizaciones o incluso países.

Tipos de conflictos

Existen diversos tipos de conflictos, los cuales pueden ser clasificados en diferentes categorías:

  1. Conflicto interpersonal: se produce entre dos o más personas debido a diferencias en intereses, valores, opiniones, etc.

  2. Conflicto intrapersonal: ocurre dentro de una misma persona, cuando hay una lucha interna entre deseos, emociones o creencias contradictorias.

  3. Conflicto laboral: se da en el ámbito del trabajo, generalmente relacionado con desacuerdos entre empleados, jefes, compañeros de trabajo o incluso con las políticas y normas de la empresa.

  4. Conflicto social: surge en el marco de la sociedad, como resultado de desigualdades sociales, divergencias ideológicas, luchas por los derechos, etc.

Causas del conflicto

Las causas del conflicto pueden variar según el contexto y las personas involucradas. Algunas de las causas más comunes son:

  • Diferencias de intereses: cuando las partes no comparten los mismos objetivos o prioridades.

  • Falta de comunicación o comunicación deficiente: la falta de diálogo o una comunicación inadecuada puede generar malentendidos y conflictos.

  • Competencia por recursos limitados: cuando varias partes compiten por los mismos recursos limitados, como el dinero, el poder o los territorios.

  • Divergencias ideológicas: cuando las creencias, valores o principios de las partes difieren considerablemente.

  • Discriminación o injusticia: la percepción de trato desigual o discriminatorio puede desencadenar conflictos.

Formas de resolver el conflicto

Existen diversas estrategias y técnicas para resolver los conflictos de manera pacífica y constructiva, entre las cuales se incluyen:

  • Comunicación efectiva: fomentar el diálogo abierto y respetuoso entre las partes involucradas.

  • Negociación: buscar un acuerdo equitativo y consensuado entre las partes, basado en el diálogo y la búsqueda de intereses comunes.

  • Mediación: contar con la ayuda de un tercero imparcial que facilite el diálogo y la búsqueda de soluciones.

  • Arbitraje: delegar la resolución del conflicto en un tercero que tome una decisión vinculante.

Es importante recordar que cada conflicto es único y requiere un enfoque personalizado. Adicionalmente, contar con un clima de respeto, empatía y disposición al diálogo favorecerá la resolución de los conflictos.

Para obtener más información sobre el tema del conflicto, te invitamos a consultar las siguientes fuentes:

  1. Organización Mundial de la Salud

  2. Educ.ar

  3. Universidad de Murcia


Deja un comentario