Procrastinación: un resumen simple y sugerencias para el cambio

Seguramente alguna vez te has encontrado posponiendo una tarea importante, dedicando el tiempo a cualquier otra cosa menos a lo que realmente debías hacer. Si es así, no estás solo. La procrastinación es un problema común que afecta a muchas personas en su vida diaria. En este artículo, te ofreceremos un resumen sencillo sobre qué es la procrastinación y cómo puedes superarla. Descubre cómo dejar atrás la postergación y lograr una mayor productividad en tu día a día. ¡Sigue leyendo!

¿Cómo podemos procrastinar menos?

Cambiar nuestros comportamientos habituales no es fácil. Especialmente cuando esos comportamientos nos protegen, al menos a corto plazo, de sentimientos y emociones desagradables. Sin embargo, podemos aprender a procrastinar menos. No cubrimos estos puntos en detalle, solo considérelo como un comienzo.

Conciencia y atención plena

Aumentar nuestra autoconciencia, reconocer que procrastinamos y reconocer cuándo lo hacemos es el punto de partida para poder cambiar. Intente estar por encima de sus pensamientos y sentimientos y reconózcalos sin quedar atrapado en ellos. Simplemente observe con interés que está empezando a posponer las cosas y luego decida qué hacer al respecto.

Autocompasión

Las emociones negativas que nos llevan a posponer las cosas a menudo surgen porque, de alguna manera, somos duros con nosotros mismos. Tememos no ser lo suficientemente buenos, no gustarnos o valorados lo suficiente. En muchos casos estos miedos provienen de dentro. Si somos más amables con nosotros mismos, entonces estos factores y miedos pueden tener menos influencia sobre nosotros.

Procrastinación: un resumen simple y sugerencias para el cambio
Ser compasivos con nosotros mismos puede ser algo poderoso

Hablando de procrastinación

La procrastinación es a menudo un comportamiento que reconocemos en nosotros mismos, pero que mantenemos en privado. Puede ser un pequeño secreto un poco sucio. Cuanto más privados mantengamos hábitos como este, más fácil será perpetuarlos. Una forma de iniciar el proceso de cambiar estos hábitos es reconocerlos y discutirlos con un amigo de confianza, un colega o un jefe. El apoyo de pares puede ser una herramienta poderosa cuando se trata de cambiar estos hábitos.

Reemplazo de hábitos

Si bien la procrastinación se centra en nuestras emociones y psicología, también es un comportamiento habitual. Si bien simplemente romper con los hábitos es muy difícil, es posible modificar y reemplazar nuestros hábitos. Podemos hacer esto utilizando el conocimiento de cómo funcionan los hábitos y el ciclo de reemplazo de hábitos.

Replanteo de tareas

En muchos casos creamos nuestra propia idea de lo que es una tarea, de su importancia y del impacto que tendrá. Es posible que estemos creando tareas para nosotros mismos que nos parecen demasiado abrumadoras para afrontarlas bien. Afortunadamente, también tenemos el control para cambiar la forma en que enmarcamos las cosas. Por ejemplo, en lugar de enmarcar un trabajo como «tiene que ser un producto terminado», podríamos cambiarlo para que diga «Necesito empezar las cosas para una revisión». Estas dos formas de enmarcar pueden generar resultados similares, pero pueden tener impactos emocionales enormemente diferentes.

Procrastinación: un resumen simple y sugerencias para el cambio
El>

Entrenamiento

El coaching personal es una forma útil para que las personas descubran algunas de las causas fundamentales de su procrastinación y reemplacen algunos de sus hábitos menos útiles. Es difícil afrontar algunas de nuestras preocupaciones y miedos emocionales por nuestra cuenta. A veces, una conversación orientadora puede ayudarnos a explorar nuestros miedos subyacentes y reemplazarlos con creencias nuevas, racionales y útiles.

Si está buscando un entrenador con quien trabajar sobre la procrastinación, le recomendamos trabajar con el equipo del Dr. Richard MacKinnon. Fue nuestro invitado en nuestro episodio de podcast sobre este tema y su equipo ofrece una gama de entrenamiento que puede ayudar.

¿Cómo podemos ayudar a otros a procrastinar menos en el mundo del trabajo?

Muchos de nosotros habremos pasado tiempo con personas que procrastinan en el mundo laboral. Pueden ser nuestros compañeros, pueden trabajar para nosotros o incluso pueden ser nuestros jefes. Si bien puede ser difícil iniciar una conversación sobre la procrastinación, una vez que empezamos a hablar sobre ello, hay cosas que podemos hacer para ayudar a las personas a procrastinar menos. Nuevamente, esta lista es sólo un comienzo.

Empatizarse

Si alguien le habla de procrastinación, será útil ser considerado y empático. Esta puede ser una conversación difícil y las causas fundamentales de la procrastinación suelen ser emociones negativas y desagradables. Para ayudar a las personas a progresar y cambiar sus hábitos, debemos conectar con ellas, respetarlas, reconocer su deseo de cambiar y apoyarlas.

Es un comportamiento, no una persona

Es importante separar a la persona del comportamiento. Todos podemos posponer las cosas en ocasiones y desarrollar el hábito de procrastinar. Sin embargo todos somos personas que podemos cambiar y que somos mucho más que un simple hábito. En nuestras conversaciones podemos discutir hábitos y comportamientos de procrastinación, pero debemos mantenerlos separados de la identidad central de la persona.

Esté libre de impacto

Es importante tener claro el impacto que el hábito de procrastinar de alguien tiene en usted, su trabajo o su equipo. Como dijimos antes, muchas personas que procrastinan se convencen a sí mismas de que en realidad no tiene ningún impacto. Para ayudarlos a ver el impacto que tiene, debemos ser honestos con ellos y tratarlos como adultos.

Dividir las tareas

Si usted es un líder que trabaja con alguien que procrastina, podría valer la pena analizar cómo estructura las tareas. Si las tareas son grandes y ambiguas, es más probable que desencadenen conductas de procrastinación. Cuando sea posible, trabaje para dividir los entregables más grandes en tareas más pequeñas, discretas, accesibles y no intimidantes.

Crear culturas seguras e inclusivas

Como punto general, la creación de culturas psicológicamente seguras e inclusivas puede ayudar a las personas a cambiar sus hábitos de procrastinación. En entornos seguros, con menos amenazas sociales, las personas pueden sentir menos emociones negativas acerca de sus tareas y también les puede resultar más fácil abrirse y hablar sobre ellas.

Procrastinación: un resumen simple y sugerencias para el cambio
Los lugares psicológicamente seguros para trabajar reducen las amenazas emocionales y facilitan la apertura a los demás.
Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Procrastinación: un resumen simple y sugerencias para el cambio

La procrastinación es un concepto familiar para muchos de nosotros. Todos hemos experimentado esa sensación de posponer las tareas importantes una y otra vez, ya sea por falta de motivación, miedo al fracaso o simplemente por no saber por dónde empezar.

En este artículo, exploraremos qué es la procrastinación, por qué la gente la practica y cómo podemos superarla para lograr nuestro máximo potencial.

¿Qué es la procrastinación?

La procrastinación es el acto de posponer o retrasar las tareas importantes o relevantes para dedicarse a otras actividades menos prioritarias o incluso innecesarias. Es un hábito perjudicial que puede afectar negativamente tanto a nivel personal como profesional.

¿Por qué procrastinamos?

Existen varias razones por las que las personas procrastinan. Algunas de las más comunes incluyen:

  1. Miedo al fracaso: El miedo a no tener éxito en una tarea puede llevar a posponerla indefinidamente.
  2. Falta de motivación: Si no se siente una conexión emocional con la tarea, es probable que se posponga en lugar de abordarla de inmediato.
  3. Desorganización: La falta de un plan claro o de una estructura puede hacer que una tarea parezca abrumadora, lo que lleva a su aplazamiento.
  4. Perfeccionismo: El deseo de que todo sea perfecto puede llevar a posponer una tarea hasta el último momento.

¿Cómo superar la procrastinación?

Aquí hay algunas sugerencias para superar la procrastinación y aumentar nuestra productividad:

  1. Dividir las tareas: En lugar de abordar una tarea completa de una vez, divídela en pasos más pequeños y manejables. Esto hace que la tarea parezca menos abrumadora y más alcanzable.
  2. Establecer metas y plazos: Establecer metas claras y plazos realistas nos ayuda a mantenernos enfocados y motivados.
  3. Eliminar distracciones: Identificar y eliminar las distracciones, como las redes sociales o la televisión, puede ayudarnos a mantenernos concentrados en nuestras tareas.
  4. Practicar la autorreflexión: Tomar unos minutos cada día para reflexionar sobre nuestras metas y prioridades puede ayudarnos a mantenernos en el camino correcto.
  5. Buscar apoyo: Compartir nuestras metas y desafíos con amigos, familiares o incluso un mentor puede proporcionarnos el apoyo y la motivación necesarios para superar la procrastinación.

Superar la procrastinación no es algo que ocurra de la noche a la mañana. Requiere esfuerzo, determinación y práctica constante. Sin embargo, al adoptar estos consejos y técnicas, podemos comenzar a hacer cambios positivos en nuestra vida y alcanzar el éxito que tanto deseamos.

No esperes más, da el primer paso para vencer la procrastinación hoy mismo.

Fuente: Psychology Today

Deja un comentario