Procesos basados ​​en control

En el mundo empresarial, la eficiencia y la productividad son factores clave para alcanzar el éxito. Una forma de lograrlo es a través de la implementación de procesos basados ​​en control. Estos procesos permiten a las empresas optimizar sus operaciones, minimizando los errores y maximizando los resultados. En este artículo, exploraremos qué son los procesos basados ​​en control y cómo pueden beneficiar a tu empresa. Descubre cómo esta metodología puede hacer la diferencia en tus operaciones y llevar a tu negocio al siguiente nivel. ¡Sigue leyendo!


Para funcionar eficientemente, cualquier organización debe lograr la “homeostasis”. Esta palabra se utiliza para describir el estado de cosas en el que una organización se adapta a su entorno y continúa con sus actividades operativas normales. A nivel humano, nuestra capacidad para adaptarnos al clima frío o cálido y seguir viviendo es un ejemplo de “homeostasis”. A nivel organizacional, el paso de IBM de ser el fabricante de hardware informático líder en el mundo a una empresa consultora de software puede ser un ejemplo de homeostasis. IBM cambió a los cambiadores del entorno. Los procesos de control se esfuerzan por lograr esta condición de homeostasis de la siguiente manera:

El principio de retroalimentación

Todos los procedimientos de control del mundo se basan en el simple principio de retroalimentación. Esto significa que los procesos mantienen constantemente una comunicación bidireccional. Cuando la comunicación supone una desviación de una norma preestablecida, se activan mecanismos correctivos.

Un buen ejemplo sería cómo funcionan los termostatos para controlar la temperatura. Un termostato está diseñado para mantener una temperatura determinada, digamos 18 grados Celsius. Por tanto, el termostato mide continuamente el resultado de sus propias acciones. Si la temperatura sube o baja de la temperatura definida (18 grados Celsius), se inician acciones correctivas y se mantiene la homeostasis.

Decidir las métricas

En el caso de un termostato, definir métricas es mucho más fácil. Sin embargo, los procesos organizacionales son complejos y necesitan métricas más sofisticadas para comprender la situación. Considere, por ejemplo, la operación de un centro de llamadas. Los objetivos son muchos y variados, a veces incluso contradictorios. El objetivo en los centros de llamadas es garantizar que las llamadas se atiendan a la máxima velocidad para garantizar que los agentes y la infraestructura se utilicen por completo. También se deben mantener los parámetros de calidad y servicio al cliente. ¿Cómo definiría una sola métrica la situación en tal caso? No puede, por lo tanto, las métricas compuestas están compuestas. Sin embargo, los principios siguen siendo los mismos. Estos números se monitorean y se inician procesos correctivos como en el ejemplo del termostato.

Evitar métricas de conflicto

Aunque pueda parecer obvio que hay que asegurarse de que las métricas no entren en conflicto. De lo contrario conducirá a la ambigüedad y la desorganización. Pero cuando las organizaciones crecen hasta convertirse en multinacionales y tienen operaciones repartidas en varios continentes, esto no resulta muy obvio. Debe haber un proceso separado para garantizar que todas las divisiones de la organización estén alineadas para lograr su objetivo.

Eliminar el prejuicio humano

Otra cuestión importante es garantizar que la retroalimentación sea imparcial y una representación fiel del estado real de las cosas. Por ejemplo, si un gerente informa cuál es su desempeño subordinado, existe la posibilidad de que tergiverse el caso y todo el proceso de control pierda sentido. Si un gerente puede manipular las métricas, puede manipular todo el proceso de control.

Tomemos el caso de Nick Lesson del Barings Bank Singapore, que estaba ocultando sus propias pérdidas en una cuenta transitoria y finalmente derribó a todo el banco debido a que el proceso no garantizaba el control automatizado.

Reducir el retraso

La idea del proceso de retroalimentación es asegurar medidas preventivas. Es por ello que el tiempo de retroalimentación sea el menor posible. Hoy en día, existen sistemas en tiempo real que permiten a los gerentes vigilar las métricas e iniciar acciones correctivas a medida que suceden las cosas. Esto minimiza los posibles daños.



Autoría/Referencia – Acerca del autor(es)


Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded





Preguntas frecuentes sobre procesos basados en control

Preguntas frecuentes sobre procesos basados en control

¿Qué son los procesos basados en control?

Los procesos basados en control son una metodología utilizada en diversos sectores y disciplinas para gestionar y mejorar la eficiencia de las operaciones a través de la monitorización y el ajuste continuo de variables y parámetros. Estos procesos se basan en la recopilación de datos, su análisis y la toma de decisiones basadas en información en tiempo real.

¿Cuál es la importancia de implementar procesos basados en control?

La implementación de procesos basados en control permite optimizar la producción, reducir costos, minimizar los errores y mejorar la calidad del producto o servicio. A través de la monitorización constante, es posible detectar desviaciones y tomar medidas correctivas de manera proactiva, lo que facilita la toma de decisiones informadas y la mejora continua de los procesos.

¿Cuáles son los componentes clave de un proceso basado en control?

Un proceso basado en control consta de los siguientes elementos:

  1. Variables de control: son los indicadores que se miden y supervisan constantemente para evaluar el rendimiento del proceso.
  2. Sistema de monitorización: permite recopilar y visualizar la información en tiempo real.
  3. Métodos de análisis: se utilizan para interpretar los datos y evaluar la eficiencia del proceso.
  4. Acciones correctivas: se toman según los resultados y las desviaciones detectadas para ajustar el proceso y mejorarlo continuamente.

¿En qué sectores se aplican los procesos basados en control?

Los procesos basados en control encuentran aplicación en diversos sectores, como:

  • Industria manufacturera: para optimizar la producción y la calidad de los productos.
  • Automatización industrial: para controlar y supervisar sistemas automatizados.
  • Telecomunicaciones: en la gestión de redes y el control de calidad de servicios.
  • Biomedicina: en la monitorización de pacientes y el control de procesos médicos.

¿Cuál es el futuro de los procesos basados en control?

Con los avances en tecnología y la incorporación de inteligencia artificial, se espera que los procesos basados en control evolucionen aún más. La capacidad de recopilación y análisis de datos en tiempo real se volverá más robusta y permitirá la toma de decisiones aún más precisa y automatizada. Además, la incorporación de sensores y sistemas de monitoreo inteligentes facilitará la detección temprana de problemas y mejorará la eficiencia de los procesos en diferentes industrias.

Referencias:


Deja un comentario