Proceso de evaluación de la estrategia y su importancia

La evaluación de la estrategia es un proceso fundamental para garantizar el éxito de cualquier plan de acción empresarial. Es a través de este análisis crítico y proactivo que se pueden identificar los puntos fuertes y áreas de mejora de una estrategia, además de detectar posibles desviaciones y tomar medidas correctivas a tiempo. En este artículo, exploraremos en detalle el proceso de evaluación de la estrategia, su importancia en el mundo empresarial y cómo puede contribuir al crecimiento y desarrollo de una organización. ¡Acompáñanos!


La evaluación de la estrategia es tan importante como la formulación de la estrategia porque arroja luz sobre la eficiencia y eficacia de los planes integrales para lograr los resultados deseados.

Los gerentes también pueden evaluar la idoneidad de la estrategia actual en el dinámico mundo actual con innovaciones socioeconómicas, políticas y tecnológicas. La Evaluación Estratégica es la fase final de la gestión estratégica.

La importancia de la evaluación de estrategias radica en su capacidad de coordinar la tarea realizada por directivos, grupos, departamentos, etc., a través del control del desempeño..

La evaluación estratégica es importante debido a varios factores, tales como: desarrollar aportes para una nueva planificación estratégica, la necesidad de retroalimentación, evaluación y recompensa, desarrollo del proceso de gestión estratégica, juzgar la validez de la elección estratégica, etc.

El proceso de evaluación de la estrategia consta de los siguientes pasos:

  1. Fijación del punto de referencia de rendimiento – Al fijar el punto de referencia, los estrategas se enfrentan a preguntas como: qué puntos de referencia establecer, cómo establecerlos y cómo expresarlos.

    Para determinar el rendimiento de referencia que se debe establecer, es esencial descubrir los requisitos especiales para realizar la tarea principal.

    Luego se podría determinar el indicador de desempeño que mejor identifique y exprese los requisitos especiales para su uso en la evaluación.

    La organización puede utilizar criterios tanto cuantitativos como cualitativos para una evaluación integral del desempeño. Los criterios cuantitativos incluyen la determinación del beneficio neto, el retorno de la inversión (ROI), el beneficio por acción, el coste de producción, la tasa de rotación de empleados, etc.

    Entre los factores cualitativos se encuentran la evaluación subjetiva de factores tales como habilidades y competencias, potencial para asumir riesgos, flexibilidad, etc.

  2. Medición del desempeño – El rendimiento estándar es un punto de referencia con el que se debe comparar el rendimiento real. El sistema de informes y comunicación ayuda a medir el desempeño.

    Si se dispone de medios apropiados para medir el desempeño y si los estándares se establecen de la manera correcta, la evaluación de la estrategia se vuelve más fácil. Pero varios factores, como la contribución de los directivos, son difíciles de medir.

    De manera similar, a veces es difícil medir el desempeño divisional en comparación con el desempeño individual. Por lo tanto, se deben crear objetivos variables contra los cuales se pueda realizar la medición del desempeño.

    La medición debe realizarse en el momento adecuado, de lo contrario la evaluación no cumplirá su propósito. Para medir el desempeño, los estados financieros como el balance y la cuenta de pérdidas y ganancias deben prepararse anualmente.

  3. Analizando la varianza – Al medir el rendimiento real y compararlo con el rendimiento estándar, pueden existir variaciones que deben analizarse.

    Los estrategas deben mencionar el grado de límites de tolerancia entre los cuales se puede aceptar la variación entre el desempeño real y el estándar.

    El desviación positiva indica un mejor desempeño pero es bastante inusual exceder siempre el objetivo. El desviación negativa Es un tema preocupante porque indica un déficit en el desempeño.

    Así, en este caso los estrategas deben descubrir las causas de la desviación y tomar medidas correctivas para superarla.

  4. Tomar medidas correctivas – Una vez que se identifica la desviación en el desempeño, es esencial planificar una acción correctiva.

    Si el desempeño es consistentemente menor que el desempeño deseado, los estrategas deben realizar un análisis detallado de los factores responsables de dicho desempeño.

    Si los estrategas descubren que el potencial organizacional no coincide con los requisitos de desempeño, entonces se deben reducir los estándares.

    Otra acción correctiva rara y drástica es reformular la estrategia, lo que requiere volver al proceso de gestión estratégica, reformular los planes de acuerdo con la nueva tendencia de asignación de recursos y, en consecuencia, significa volver al punto inicial del proceso de gestión estratégica.



Autoría/Referencia – Acerca del autor(es)


Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Proceso de Evaluación de la Estrategia y su Importancia – Preguntas Frecuentes

Proceso de Evaluación de la Estrategia y su Importancia – Preguntas Frecuentes

El proceso de evaluación de la estrategia es fundamental para el éxito de cualquier negocio u organización. En este artículo, responderemos algunas de las preguntas más frecuentes sobre este proceso y cómo su importancia puede impactar en el crecimiento y desarrollo de una empresa.

¿Qué es el proceso de evaluación de la estrategia?

El proceso de evaluación de la estrategia es un conjunto de actividades y análisis que se llevan a cabo para determinar si una estrategia empresarial está funcionando de acuerdo a lo planeado. Consiste en analizar los resultados obtenidos, compararlos con los objetivos establecidos y tomar decisiones para mejorar el rendimiento y la dirección estratégica de la organización.

¿Por qué es importante evaluar la estrategia de una empresa?

Evaluar la estrategia de una empresa es crucial para identificar qué está funcionando y qué no lo está. Permite detectar oportunidades de mejora, corregir desviaciones y garantizar que la organización se enfoque en el logro de sus objetivos. Además, la evaluación estratégica ayuda a mantener a la empresa en el camino correcto y ajustar sus tácticas en respuesta a cambios internos o externos.

¿Cuál es la metodología utilizada en el proceso de evaluación de la estrategia?

Existen diferentes enfoques y metodologías para evaluar la estrategia de una empresa. Entre las más comunes se encuentra el modelo de Análisis FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas), el análisis de la cadena de valor y el análisis de los indicadores clave de desempeño (KPI). Cada una de estas metodologías proporciona una visión diferente de los aspectos relevantes a evaluar y puede adaptarse según las necesidades de la organización.

¿Cuáles son los beneficios de realizar un proceso de evaluación de la estrategia?

Realizar un proceso de evaluación de la estrategia brinda numerosos beneficios a una empresa. Algunos de ellos incluyen:

  1. Identificar áreas de mejora: La evaluación estratégica permite detectar áreas que requieren mejoras y desarrollar planes para optimizar el rendimiento.
  2. Tomar decisiones informadas: La información obtenida durante la evaluación ayuda a tomar decisiones basadas en datos reales y no en suposiciones o intuiciones.
  3. Alinear objetivos y recursos: Evaluar la estrategia ayuda a alinear los recursos disponibles con los objetivos de la empresa, asegurando una mayor eficiencia y efectividad en su ejecución.
  4. Adaptarse a cambios: Una evaluación estratégica periódica permite a la organización adaptarse y responder adecuadamente a los cambios del entorno empresarial.

¿Con qué frecuencia se debe realizar la evaluación de la estrategia?

No hay una respuesta única para esta pregunta, ya que la frecuencia de la evaluación estratégica depende de varios factores, como el tamaño de la empresa, la industria en la que opera y el nivel de competencia. Sin embargo, se recomienda realizar evaluaciones periódicas, al menos anuales, para garantizar que la estrategia esté actualizada y acorde a los objetivos de la organización.

En conclusión, el proceso de evaluación de la estrategia es esencial para el éxito de cualquier empresa u organización. A través de la evaluación, se pueden identificar áreas de mejora, tomar decisiones informadas, alinear objetivos y recursos, y adaptarse a los cambios del entorno empresarial. No subestimes la importancia de evaluar tu estrategia, ya que es la clave para alcanzar el crecimiento y la competitividad deseada.

Fuentes de referencia:


Deja un comentario