Principios de delegación

La delegación es una habilidad esencial para cualquier líder o empresario exitoso. Consiste en asignar tareas y responsabilidades a otros miembros del equipo, lo que no solo facilita la carga de trabajo, sino que también fomenta la autonomía y el crecimiento profesional. En este artículo, exploraremos los principios fundamentales de la delegación y cómo aplicarlos de manera efectiva en cualquier entorno laboral. Descubre cómo liberar tu tiempo y maximizar el potencial de tu equipo a través de estos principios de delegación infalibles. ¡Sigue leyendo!


Existen algunas pautas en forma de principios que pueden ser de ayuda para el gerente en el proceso de delegación. El principios de delegación son como sigue: –

  1. Se exceptúa el principio de resultado.

    Este principio sugiere que todo gerente, antes de delegar poderes a un subordinado, debe poder definir claramente los objetivos y los resultados que se esperan de ellos. Las metas y objetivos deben definirse completa y claramente y los estándares de desempeño también deben notificarse claramente.

    Por ejemplo, un gerente de marketing explica a los vendedores las unidades de venta que se realizarán en un día en particular; digamos que diez unidades por día deben ser las ventas objetivo. Si bien un gerente de marketing proporciona estas pautas de ventas, mencionar las ventas objetivo es muy importante para que el vendedor pueda desempeñar su deber de manera eficiente y con una mentalidad clara.

  2. Principio de paridad de autoridad y responsabilidad

    Según este principio, El gerente debe mantener un equilibrio entre autoridad y responsabilidad.. Ambos deberían ir de la mano.

    Según este principio, si a un subordinado se le da la responsabilidad de realizar una tarea, al mismo tiempo se le debe dar suficiente independencia y poder para llevar a cabo esa tarea con eficacia. Este principio tampoco otorga al subordinado una autoridad excesiva que en ocasiones pueda ser abusada por él. La autoridad debe otorgarse de tal manera que coincida con la tarea que se le ha encomendado. Por tanto, no debería haber ningún grado de disparidad entre ambos.

  3. Principio de responsabilidad absoluta

    Esto dice que la autoridad se puede delegar pero los gerentes no pueden delegar la responsabilidad a sus subordinados, lo que significa que la responsabilidad es fija. El directivo en todos los niveles, cualquiera que sea su autoridad, siempre es responsable ante su superior del desempeño de su tarea mediante la delegación de poderes. Esto no significa que pueda escapar de su responsabilidad. Siempre será responsable hasta la finalización de la tarea.

    Todo superior es responsable de los actos de sus subordinados. y son responsables ante su superior, por lo tanto, los superiores no pueden echar la culpa a los subordinados incluso si ha delegado ciertos poderes a los subordinados, por ejemplo si al director de producción se le ha asignado un trabajo y la máquina se estropea. Si los reparadores no pueden realizar el trabajo de reparación, el gerente de producción será responsable ante el director ejecutivo si su producción no se completa.

  4. Principio de nivel de autoridad

    Este principio sugiere que un gerente debe ejercer su autoridad dentro de la jurisdicción/marco dado.

    El gerente debe verse obligado a consultar a sus superiores sobre aquellos asuntos sobre los cuales no se le otorga autoridad, es decir, antes de que un gerente tome cualquier decisión importante, debe asegurarse de que tiene la autoridad para hacerlo, por otro lado, el subordinado tampoco debe hacerlo. A menudo acuden con sus quejas y sugerencias a su superior si no se les pide que lo hagan.

    Este principio hace hincapié en el grado de autoridad y el nivel hasta el cual debe mantenerse.



Autoría/Referencia – Acerca del autor(es)




próximo

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Frecuentes preguntas sobre los principios de delegación

La delegación es un proceso esencial en cualquier organización o equipo de trabajo. A través de la delegación, se asignan tareas y responsabilidades a los miembros del equipo, lo que permite compartir la carga de trabajo y aumentar la eficiencia en el logro de los objetivos. Sin embargo, existen algunos principios clave que deben tenerse en cuenta al delegar correctamente. A continuación, responderemos a algunas preguntas frecuentes sobre los principios de delegación.

1. ¿Qué es la delegación?

La delegación es un proceso mediante el cual se otorgan a otros miembros del equipo la autoridad y responsabilidad para llevar a cabo tareas y tomar decisiones en nombre del delegante. Es importante destacar que el delegante sigue siendo responsable de los resultados, pero comparte la carga de trabajo y empodera a los miembros del equipo.

2. ¿Cuáles son los beneficios de la delegación efectiva?

La delegación efectiva tiene varios beneficios, como:

  1. Aumento de la eficiencia: La delegación permite distribuir la carga de trabajo de manera equitativa y aprovechar las habilidades y conocimientos de cada miembro del equipo.
  2. Desarrollo de habilidades: Al delegar tareas, se brinda la oportunidad a los miembros del equipo de desarrollar nuevas habilidades y conocimientos, lo que puede ayudar a su crecimiento profesional.
  3. Mejora del compromiso: Al confiar en los miembros del equipo y otorgarles responsabilidades, se fomenta un mayor compromiso y motivación.
  4. Libera tiempo: La delegación efectiva permite al delegante centrarse en tareas de mayor importancia y estratégicas.

3. ¿Cuáles son los principios clave de la delegación?

Algunos principios clave de la delegación incluyen:

  1. Claridad en las expectativas: Es fundamental comunicar claramente las expectativas y requerimientos de la tarea delegada, así como establecer metas y plazos.
  2. Elección adecuada del miembro del equipo: Es importante asignar la tarea a la persona adecuada, considerando sus habilidades, capacidades y formación.
  3. Establecimiento de límites: Es esencial establecer límites claros en cuanto a la autoridad y toma de decisiones permitidas al miembro del equipo delegado.
  4. Comunicación abierta: Mantener una comunicación constante y abierta con el miembro del equipo delegado es esencial para brindar apoyo, aclarar dudas y evaluar el progreso.
  5. Confianza: La delegación requiere confiar en los miembros del equipo y permitirles tomar decisiones sin una supervisión constante.

Para obtener más información sobre los principios de delegación, recomendamos consultar los siguientes recursos:

  1. «Principios clave para la delegación efectiva» – Un artículo que detalla los principios fundamentales para una delegación efectiva.
  2. «Importancia de la delegación en el liderazgo» – Un libro que explora la importancia y beneficios de la delegación en el ámbito del liderazgo.

En conclusión, la delegación efectiva implica otorgar autoridad y responsabilidad a los miembros del equipo, con el fin de compartir la carga de trabajo y aumentar la eficiencia. Siguiendo los principios clave de la delegación, se pueden obtener numerosos beneficios para el equipo y la organización en general.

Deja un comentario