Papel de la personalidad en la negociación

La negociación es una habilidad esencial en todos los aspectos de la vida, tanto personal como profesional. En este sentido, el papel de la personalidad juega un papel crucial a la hora de llevar a cabo exitosas negociaciones. ¿Cómo influye nuestra personalidad en este proceso? ¿Qué características son las más determinantes? En este artículo exploraremos el importante papel que desempeña la personalidad en la negociación y cómo podemos aprovechar nuestros rasgos para obtener mejores resultados. ¡Sigue leyendo y descubre cómo maximizar tu potencial en la mesa de negociaciones!


Una personalidad impresionante va de la mano de una buena comunicación para una negociación eficaz. Una personalidad encantadora es la clave para una negociación eficaz..

Entendamos cómo los rasgos de personalidad ayudan en una negociación eficaz.

  • Durante las negociaciones, un individuo debe intentar ser él mismo.. No se deben fingir cosas ni pretender ser bueno. Si no está satisfecho con el trato, no finja estar contento. Es mejor plantear una inquietud en ese momento, en lugar de abandonarla más tarde. Sea normal y relájese, las cosas encajarán automáticamente.
  • Es importante ser sincero en lugar de simplemente hablar en serio.. La sinceridad es uno de los rasgos de personalidad más importantes que se requieren en la negociación. Hay que ser sincero para una negociación eficaz. No tomes las cosas a la ligera. Vaya bien preparado para su negociación. Para un trato comercial, intente estudiar todo lo relacionado con el trato de antemano. La agenda de la negociación debe tenerla muy clara. Lleve todos los documentos relacionados que pueda requerir al momento de la negociación. No vayas sólo porque sí.
  • Se honesto. No finjas cosas. Durante las negociaciones, la honestidad juega un papel importante. Uno nunca debe manipular su salario para conseguir un aumento en la siguiente organización. No digas mentiras innecesarias sólo por algo de dinero. El miedo a ser atrapado siempre estaría ahí y de alguna manera también se reflejaría en tu rostro. No te preocupes; Definitivamente obtendrás lo que te mereces.

    Si sabe que la computadora portátil le cuesta xyz, no le mienta al comerciante diciéndole que es mucho más barata en la tienda de al lado. No es un tonto haciendo negocios. Recuerde que incluso él controla el precio de lo que ofrece su compañero comerciante. Es mejor si solicita algunos descuentos o probablemente algunos accesorios adicionales en lugar de reducir el precio, lo cual sabe que es un poco difícil para el comerciante.

  • Hay que ir bien vestido a una negociación.. Nuestra forma de vestir juega un papel importante a la hora de realzar nuestra personalidad. A una persona mal vestida le resultará muy difícil convencer a la otra persona.

    Recuerde que la primera impresión es la última impresión y hay que tener mucho cuidado con ella.

    Supongamos que si vas a una tienda donde el comerciante no viste elegantemente, tiene un trato muy informal y está casi medio dormido, ¿te sentirás interactuando con él? Obviamente no te molestarás ni siquiera en escucharlo.

    Jack se dedicó a comprar camisas y vaqueros para hacer un negocio. La otra persona supuso que el propio Jack no se toma en serio el trato y, por tanto, no mostró mucho interés en la negociación. Vestirse elegantemente no significa usar ropa cara; más bien es vestirse apropiadamente según la ocasión. Prefiere usar ropa formal para negocios y no olvides lustrar tus zapatos para lograr el impacto deseado. La gente mira tus zapatos.

  • Ser paciente. Se ha observado que las personas impacientes son malos negociadores. No creas que si quieres que el precio de un artículo en particular sea de $4, el comerciante lo aceptará inmediatamente y te lo dará con gusto. Hay que convencerlo y eso requiere paciencia. No puedes perder los estribos y gritarle.
  • Sea flexible y aprenda a comprometerse. Está bien dar prioridad a los intereses personales, pero no se debe ser egoísta. Si eres el primero en aceptar algo, no dejarás de ser importante ni perderás nada, sino que la otra persona te admirará y ambos ganarán lo que quieran.
  • Hay que confiar en la segunda parte para una mejor negociación.. No siempre encuentres fallas en los demás. No todas las personas son malas; hay gente que es realmente buena y servicial. No siempre se debe pensar que la otra persona le haría daño. La segunda parte está ahí sólo para hacer negocios; él no es en absoluto tu enemigo. No vayas al grano, comienza la conversación con una cálida sonrisa. Si lleva una bonita camisa, toma la iniciativa de felicitarlo. Trátalo como a un amigo. Nunca se debe ser arrogante. Él también representa a su empresa al igual que usted. Pida café y algunos bocadillos. Ayudará a romper el hielo y fortalecer el vínculo entre las dos partes. Recuerde que uno no debe ser demasiado informal ni demasiado amigable.
  • Sea profesional en su enfoque. Una vez cerrado el trato, firme un contrato en presencia de ambas partes. El acta de la reunión deberá circular entre todos los participantes para mayor claridad. No olvide recoger sus facturas del comerciante una vez que haya terminado con sus compras. No confíe únicamente en la comunicación verbal.
  • Mejora tus habilidades de escucha para una mejor negociación. Escuche a la otra parte también. Es posible que también se le ocurra algo interesante y beneficioso para usted. No creas que la otra persona no sabe nada; Incluso él ha venido bien preparado. Nunca se debe subestimar al segundo partido. Si vas de compras, no ignores al tendero, escúchalo y luego sólo decide qué comprar y qué no.
  • Sea un poco discreto y diplomático.. Ser diplomático no significa ser inteligente. Hay una diferencia entre los dos. Es necesario ser inteligente y saber qué hablar y qué no hablar. Analiza la situación y responde en consecuencia. No digas algo porque tu jefe te ha pedido que hagas lo mismo. Aplica tu cerebro y reacciona de manera adecuada. Si cree que sus declaraciones parecerían tontas en una situación particular, es mejor no hablar.



Autoría/Referencia – Acerca del autor(es)




próximo

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

El papel de la personalidad en la negociación

La negociación es una habilidad esencial en todos los aspectos de la vida, tanto personal como profesional. Aunque existen diversas técnicas y estrategias que pueden aplicarse en una negociación, no se puede pasar por alto el papel que la personalidad de cada individuo desempeña en este proceso.

¿Qué es la personalidad?

La personalidad se refiere a las características emocionales, cognitivas y conductuales que distinguen a cada persona. Está influenciada por una combinación de factores genéticos y ambientales, lo que la hace única y distintiva. En el contexto de la negociación, la personalidad puede afectar tanto el estilo de negociación como los resultados finales.

Los estudios han identificado diferentes tipos de personalidades que pueden influir en la forma en que una persona se enfrenta a la negociación. A continuación, se destacan algunos de los principales rasgos de personalidad y su impacto en el proceso de negociación:

  1. Personalidad extrovertida: Las personas con esta personalidad suelen ser sociables, confiadas y asertivas. Son capaces de establecer relaciones rápidamente y tienen facilidad para comunicarse. En la negociación, pueden ser hábiles para crear un ambiente amigable y de confianza, lo que facilita llegar a acuerdos beneficiosos para ambas partes. Fuente: Psychology Today.
  2. Personalidad introvertida: Las personas introvertidas son más reservadas y reflexivas. Suelen tomarse más tiempo para procesar la información y pueden ser más cautelosas en la toma de decisiones. En la negociación, pueden analizar detenidamente los detalles y encontrar soluciones creativas y equitativas. Fuente: HuffPost.
  3. Personalidad asertiva: Las personas asertivas son capaces de defender sus derechos e intereses de manera respetuosa. Poseen una comunicación clara y directa, buscando siempre llegar a un punto intermedio en la negociación. Fuente: Forbes.
  4. Personalidad colaborativa: Las personas colaborativas se centran en establecer relaciones a largo plazo y en encontrar soluciones que satisfagan las necesidades de ambas partes. Prefieren el trabajo en equipo y buscan un acuerdo mutuamente beneficioso. Fuente: Harvard University.

Es importante tener en cuenta que no todas las personas se ajustan completamente a un solo tipo de personalidad. Un individuo puede tener rasgos de varias personalidades y adaptar su enfoque según la situación.

¿Cómo influye la personalidad en la negociación?

La personalidad influye en la negociación de diversas maneras. Aquí hay algunos aspectos a considerar:

La comunicación: La forma en que una persona se comunica durante una negociación puede estar influenciada por su personalidad. Algunos individuos pueden ser más directos y claros en su expresión, mientras que otros pueden utilizar un enfoque más diplomático. Es importante adaptar el estilo de comunicación para establecer una conexión efectiva con la otra parte.

La toma de decisiones: La personalidad también puede influir en la forma en que se toman decisiones durante una negociación. Algunas personas pueden ser más impulsivas, mientras que otras pueden ser más analíticas y reflexivas. Es fundamental encontrar un equilibrio entre la velocidad y la precisión en la toma de decisiones para lograr resultados favorables.

La gestión emocional: La negociación puede generar emociones intensas y la personalidad puede influir en cómo se gestionan esas emociones. Algunas personas pueden ser más propensas a dejar que las emociones guíen sus acciones, mientras que otras pueden mantener la calma y la objetividad. La capacidad de manejar las emociones de manera efectiva puede permitir llegar a acuerdos más satisfactorios.

En conclusión, la personalidad desempeña un papel crucial en la negociación. Comprender y adaptarse a los diferentes estilos de personalidad puede facilitar la creación de relaciones exitosas y lograr acuerdos benéficos para todas las partes involucradas.

Fuentes:

Deja un comentario