Papel de la gestión para evitar la política

La política es un tema que suele generar tensiones y conflictos en todo tipo de organizaciones, desde empresas hasta instituciones gubernamentales. En muchos casos, la gestión juega un papel fundamental para evitar que la política se convierta en un problema que afecte el funcionamiento y los resultados de la entidad. En este artículo, exploraremos el importante papel que desempeña la gestión en la prevención de la política, analizando estrategias y prácticas que pueden ayudar a mantener un ambiente de trabajo enfocado en los objetivos comunes y libre de disputas políticas. ¡Descubre cómo la gestión puede ser clave para evitar la política en tu organización!


Los empleados se involucran en política para asegurar su puesto en el lugar de trabajo y arruinar la reputación de sus compañeros de trabajo. Los individuos practican la política para obtener fama y reconocimiento instantáneos y lograr algo que escapa a su control en un corto período de tiempo.

Una organización está perdida cuando sus empleados practican política sucia. A las personas les resulta extremadamente difícil concentrarse en su trabajo en una organización impulsada políticamente.

La dirección juega un papel importante a la hora de evitar la política en el lugar de trabajo:

Funciones y responsabilidades

  • La dirección debe delegar responsabilidades según los intereses, la especialización y la calificación educativa de las personas. El desajuste laboral conduce a la política en el lugar de trabajo.
  • Cuando un individuo no gana nada con su trabajo, hace todo lo posible para dañar también a sus compañeros de trabajo. Los empleados se aseguran de que sus compañeros tampoco alcancen sus objetivos en el plazo previsto y reciben fuertes críticas de sus superiores.
  • Los empleados se entregan a todo tipo de tareas no productivas cuando no tienen nada innovador que hacer.

Control

  • La dirección debe tener un buen control sobre sus empleados.
  • La dirección debe garantizar que todos y cada uno de los empleados respeten las directrices establecidas y sigan las reglas predefinidas. Ningún empleado debería recibir beneficios especiales. Las políticas deberían ser las mismas para todos.
  • Las jerarquías bien definidas reducen las posibilidades de hacer política en el lugar de trabajo.

Transparencia

  • La transparencia debe mantenerse en todos los niveles.
  • La dirección debe respetar a los empleados y esperar lo mismo de ellos.
  • Cada empleado debe ser consciente de las metas y objetivos de la organización. Las cuestiones deben abordarse en una plataforma abierta para que todos obtengan una imagen común.
  • Los problemas no deben discutirse en cabinas cerradas. En tales situaciones, los individuos no saben lo que se está discutiendo con el otro miembro y eventualmente desarrollan un sentimiento de odio y celos contra él.

Interacciones regulares

  • La dirección debe interactuar periódicamente con los empleados para conocer sus quejas. Los problemas deben solucionarse de inmediato para esperar lealtad de los empleados hacia la organización.
  • Se debe fomentar el concepto de reuniones matutinas e incluso la dirección debería formar parte de ello. No lo hagas demasiado formal. Deje que los empleados hablen, discutan todos sus problemas y trabajen con la mente tranquila.

Evite la parcialidad

  • Evite ser parcial con nadie. La dirección no debe apoyar ciegamente a ningún empleado. El favoritismo innecesario conduce a la política en el lugar de trabajo.
  • La dirección no debe sacar conclusiones precipitadas hasta que existan pruebas concretas. No le des una calificación baja a nadie sólo porque uno de sus compañeros de trabajo haya dicho algo negativo en su contra. Descubra el motivo exacto.

Actividades de formación de equipos

  • Una relación buena y saludable entre los empleados reduce las posibilidades de que haya política en el lugar de trabajo. La dirección debe promover actividades de team building para fortalecer el vínculo entre los empleados.
  • Celebre fiestas importantes en el lugar de trabajo.
  • De vez en cuando, lleve a los empleados a hacer picnics o a reunirse. Las reuniones informales acercan a los empleados entre sí.

Fijar un ejemplo

  • La dirección debería dar ejemplo a todos.
  • La dirección debe tomar medidas estrictas contra los empleados involucrados en política. Los subordinados no deberían recibir ningún mensaje equivocado.



Autoría/Referencia – Acerca del autor(es)




próximo

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Papel de la gestión para evitar la política

Papel de la gestión para evitar la política

Cuando se trata de la gestión en cualquier ámbito, es crucial comprender su papel en la evitación de la política. La política puede ser perjudicial para cualquier organización, ya que puede conducir a la falta de ética, competencia desleal y malentendidos en el lugar de trabajo. Por lo tanto, los gerentes desempeñan un papel vital en evitar la política y garantizar un ambiente de trabajo sano y productivo.

¿Qué es la política en el entorno laboral?

La política en el entorno laboral se refiere a las tácticas y estrategias utilizadas por las personas para aumentar su influencia y poder dentro de una organización. Estas tácticas pueden incluir la manipulación, el favoritismo, la exclusión de otros y la creación de alianzas para obtener beneficios personales o para dañar a otros empleados.

¿Qué papel juega la gestión en evitar la política?

La gestión desempeña un papel crucial en evitar la política en el lugar de trabajo. A continuación, se presentan algunas formas en las que los gerentes pueden contribuir a un entorno de trabajo libre de política:

  1. Promover la transparencia: Los gerentes deben fomentar un ambiente de trabajo abierto y transparente, donde las comunicaciones sean claras y se compartan adecuadamente con todos los empleados. Esto ayuda a evitar malentendidos y rumores, lo que a su vez reduce las posibilidades de política interna.
  2. Establecer expectativas claras: Es esencial que los gerentes establezcan expectativas claras para todos los empleados. Al proporcionar una comprensión clara de lo que se espera de cada individuo y cómo se evaluará su rendimiento, se reducen las posibilidades de conflictos y competencia desleal.
  3. Fomentar el trabajo en equipo: Los gerentes pueden promover el trabajo en equipo y la colaboración entre los empleados. Esto no solo fortalece las relaciones laborales, sino que también fomenta un ambiente donde las personas trabajan juntas hacia un objetivo común en lugar de buscar su propio interés personal.
  4. Fomentar una cultura basada en valores: Los gerentes deben establecer una cultura organizacional centrada en valores éticos y morales. Deben liderar con el ejemplo, demostrando comportamientos éticos y recompensando a aquellos que también lo hacen. Una cultura de valores claros ayuda a prevenir la política y fomenta la toma de decisiones justa y equitativa.

Es importante destacar que la gestión por sí sola no puede eliminar completamente la política en una organización. Sin embargo, al implementar estas prácticas y fomentar un ambiente de trabajo saludable, los gerentes pueden reducir significativamente su impacto y promover una cultura de transparencia y trabajo en equipo.

Para obtener más información sobre este tema, puede consultar los siguientes recursos externos:


Deja un comentario