Nombrar líderes locales para los puestos más altos versus traer líderes externos

El reclutamiento y la selección de líderes en cualquier organización es un desafío constante. Surgirán preguntas como: ¿Es mejor promover y nombrar líderes locales para los puestos más altos? ¿O debería la compañía buscar líderes externos con nuevas perspectivas y experiencia? Este debate es crucial, ya que las decisiones sobre el liderazgo pueden tener un impacto significativo en el éxito y la innovación de una empresa. En este artículo, exploraremos los argumentos a favor y en contra de nombrar líderes locales y traer líderes externos, y cómo encontrar el equilibrio adecuado puede ser la clave para lograr el crecimiento y la excelencia.


Uno de los temas espinosos que enfrenta la alta dirección en muchas organizaciones es el debate sobre preparar líderes internos y luego nombrarlos para los puestos más altos versus traer líderes externos y luego convertirlos en directores ejecutivos. El debate no se limita a un país en particular y ocupa las energías de los líderes corporativos de todo el mundo. Esto se debe a que muchas organizaciones prefieren tener al mando a personas que han ascendido de rango en lugar de que personas externas ocupen el puesto más alto. La cuestión es polémica porque Designar a personas ajenas al primer puesto provoca antipatía por parte de aquellos que han sido ignorados y, por lo tanto, puede generar tensiones innecesarias y falta de cooperación..

La salida para muchas juntas directivas de corporaciones es llevar a cabo un proceso de búsqueda en el que consideran tanto el talento local como el externo y deciden basándose únicamente en el mérito y nada más.

Sin embargo, es más fácil decirlo que hacerlo, ya que Contratar talento local tiene sus ventajas.. En primer lugar, estos líderes conocen las complejidades de la organización como la palma de su mano y, por lo tanto, se puede esperar que aporten familiaridad y un sentido de propósito a la gestión de la organización, dado su conocimiento de la burocracia y los contactos.

El punto aquí es que dado que el talento local ya conoce los entresijos de la escala organizacional, son capaces de traducir esta ventaja en resultados viables.

Además, también tienen lealtad a los centros de poder dentro de las organizaciones y, por lo tanto, esto les da una ventaja sobre los externos, ya que pueden navegar en las traicioneras aguas de la política organizacional. Sin embargo, esto también puede convertirse en una desventaja, ya que estarían en deuda con ciertos centros de poder y, por lo tanto, estarían predispuestos hacia ellos, lo que conduce a una exacerbación de las divisiones existentes.

Por otro lado, incorporar personas externas tiene sentido cuando la organización está en crisis y necesita una nueva perspectiva. El CEO proveniente del mundo corporativo en general puede comenzar de nuevo sin ningún bagaje sobrante y puede asegurarse de traer un nuevo conjunto de lentes con los que la organización puede determinar su visión. Este es el caso que funciona mejor cuando las empresas se tambalean debido a rivalidades internas y, por lo tanto, incorporar personas externas sería una buena idea para rejuvenecer la organización. Sin embargo, esto también es más fácil decirlo que hacerlo, ya que existe la posibilidad de que todas las facciones se unan contra el nuevo director ejecutivo y le nieguen la oportunidad de reconstruir la organización.

El mejor camino posible sería preparar a los líderes antes de que la persona en la cima se jubile y, por lo tanto, asegurarse de que estos líderes ocupen el lugar del líder que se retira. Sin embargo, como lo demuestra el caso de la transición del liderazgo de Infosys (lo discutiremos en detalle en un artículo posterior), preparar líderes desde adentro también puede desencadenar una guerra en la sala de juntas. En última instancia, la solución a esta delicada cuestión debe encontrarse recurriendo a una mezcla de firmeza y astucia, y no hay respuestas fáciles a la pregunta de si los líderes locales toman la mejor decisión o si los foráneos son la alternativa preferida.



Autoría/Referencia – Acerca del autor(es)


Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded


Nombrar líderes locales para los puestos más altos versus traer líderes externos

Nombrar líderes locales para los puestos más altos versus traer líderes externos

La elección entre nombrar líderes locales o traer líderes externos para ocupar los puestos más altos de una organización es un dilema común en el mundo empresarial. Ambas opciones tienen sus ventajas y desventajas, y la decisión final dependerá de varios factores. En este artículo, exploraremos las preguntas más frecuentes relacionadas con este tema para proporcionar una visión más clara.

1. ¿Cuáles son las ventajas de nombrar líderes locales?

Una de las principales ventajas de nombrar líderes locales es que están familiarizados con la cultura y el mercado local. Tienen un conocimiento profundo de las prácticas comerciales locales, las normas sociales y las políticas gubernamentales, lo que puede ayudar a la organización a adaptarse rápidamente y tener éxito en el entorno local. Además, nombrar líderes locales puede generar una mayor aceptación y confianza por parte de los empleados y las comunidades locales.

2. ¿Cuáles son las ventajas de traer líderes externos?

Contratar líderes externos trae consigo una nueva perspectiva y experiencia fresca a la organización. Estos líderes pueden aportar nuevas ideas, enfoques innovadores y mejores prácticas que pueden impulsar el crecimiento y la transformación empresarial. Además, traer líderes externos evita la posibilidad de favoritismo o conflictos internos que podrían surgir al promocionar a líderes locales. También puede ser beneficioso en términos de diversidad y expansión de la red de contactos de la organización.

3. ¿Cuáles son las desventajas de nombrar líderes locales?

Una posible desventaja de nombrar líderes locales es la falta de nuevas perspectivas y habilidades que podrían aportar líderes externos. En algunos casos, los líderes locales pueden carecer de experiencia global o de conocimientos especializados necesarios para afrontar desafíos internacionales. Además, existe la posibilidad de que se mantengan prácticas y enfoques obsoletos debido a la resistencia al cambio.

4. ¿Cuáles son las desventajas de traer líderes externos?

Al traer líderes externos, la organización podría enfrentarse a barreras culturales y de comunicación. Estos líderes pueden tener dificultades para adaptarse a la nueva cultura y pueden necesitar tiempo para entender el mercado local y construir relaciones sólidas. Además, el proceso de contratar y trasladar líderes externos puede ser costoso y llevar tiempo.

Conclusión

En resumen, no hay una respuesta única para la elección entre nombrar líderes locales o traer líderes externos. Ambas opciones tienen sus pros y sus contras, y la decisión debe basarse en la situación y los objetivos específicos de la organización. La clave está en evaluar cuidadosamente las necesidades del negocio, la cultura empresarial y el mercado local para tomar una decisión informada.

Deja un comentario