Modelo tetradimensional de equipos virtuales

En la actualidad, los equipos virtuales se han convertido en una parte esencial del entorno laboral, especialmente con la creciente tendencia al trabajo remoto. Sin embargo, la gestión de estos equipos puede ser un desafío, ya que a menudo están compuestos por personas de diferentes culturas, zonas horarias y habilidades técnicas. Es por esto que el modelo tetradimensional de equipos virtuales se ha convertido en una herramienta invaluable para lograr una colaboración efectiva en este tipo de entornos. En este artículo, exploraremos en detalle cómo funciona este modelo y cómo puede ayudar a los equipos virtuales a alcanzar sus metas de manera eficiente y productiva. Si eres parte de un equipo virtual o estás interesado en aprender más sobre este modelo innovador, ¡sigue leyendo!


El equipo virtual es la nueva realidad del lugar de trabajo del siglo XXI. Un gran número de profesionales de recursos humanos, así como líderes organizacionales, han llegado a reconocerlo como diferente de los equipos tradicionales. Ahora han centrado su atención en diseñar y utilizar nuevas herramientas y técnicas para gestionar los desafíos únicos que plantean los equipos virtuales.

Jessica Lipnack y Jeffrey Stamps en su libro Equipos virtuales: personas que trabajan a través de límites con tecnología (2008) han presentado un modelo de cuatro dimensiones de equipos virtuales.

Este modelo ilustra los cuatro aspectos: propósito, personas, vínculo y tiempo, que rigen la dinámica de los equipos virtuales.. En este artículo, nuestro objetivo es brindar a nuestros lectores una inmersión profunda en cada uno de estos cuatro aspectos para garantizar una comprensión sólida de las dimensiones de los equipos virtuales, así como brindarles una plataforma de pensamiento sólida para remodelar sus estrategias de gestión de equipos virtuales.

La Figura 1 demuestra el modelo tetradimensional de equipos virtuales. Este modelo representa que en los equipos virtuales las personas están vinculadas a través de un propósito común en el tiempo. El éxito, el fracaso y los desafíos de cualquier equipo virtual se precipitan a partir de la interacción entre estas cuatro dimensiones.

Modelo tetradimensional de equipos virtuales

Figura 1: Modelo de cuatro dimensiones de equipos virtuales

Cada una de estas cuatro dimensiones puede analizarse más a fondo a la luz de tres sistemas de insumos, procesos y resultados. Esto produce un total de 12 elementos que juntos definen cualquier equipo virtual. Esto se ilustra en la Figura 2 a continuación.

Modelo tetradimensional de equipos virtuales

Figura 2: Los elementos de los equipos virtuales

Ahora veamos cada una de las dimensiones con sus tres elementos con mayor detalle.

Objetivo

El propósito actúa como fuerza vinculante para un equipo virtual. El compromiso de los miembros con un propósito común compartido los guía en sus tareas del día a día. Un propósito claro se traduce en tareas, roles y responsabilidades más específicas de cada miembro. Cada miembro tiene conjuntos de tareas tanto independientes como interdependientes. Como todas las tareas se realizan con precisión, el equipo logra un resultado final que es mensurable. Objetivos claros, tareas independientes e interdependientes y resultados mensurables guían al equipo a trabajar en la dirección deseada.

Gente

Los equipos virtuales son más que solo tecnología. Se trata de cómo los miembros del equipo virtual se relacionan tanto con el entorno interno como con el externo. Los miembros de un equipo virtual tienen que trabajar en dos niveles organizacionales: interno, que implica trabajar de forma independiente y con otros miembros del mismo equipo; externo, que implica trabajar en coordinación con miembros de otros equipos, como proveedores, clientes, etc. Un equipo virtual productivo exige integración tanto a nivel interno como externo bajo un liderazgo compartido.

Enlaces

Los miembros del equipo virtual están vinculados a través de herramientas multimedia como correos electrónicos, videoconferencias y mensajería instantánea, etc., para interactuar continuamente entre sí. Estas interacciones reducen las fronteras entre ellos, facilitan los procesos de trabajo y ayudan a la toma de decisiones. Debido a la ausencia de interacciones físicas, las interacciones respaldadas por multimedia construyen relaciones en el lugar de trabajo; Desarrollar la confianza entre los miembros del equipo virtual y formar los vínculos necesarios para desempeñarse de manera eficiente y efectiva. La confianza es un factor crítico de éxito para cualquier equipo virtual.

Tiempo

El equipo virtual no brinda a sus líderes la oportunidad de convocar a todos los miembros del equipo a una reunión en el mismo lugar y al mismo tiempo. Requiere colaboración de esfuerzos para hacer coincidir el calendario de trabajo de cada miembro para programar reuniones y debates para el seguimiento de proyectos. Para cualquier equipo virtual exitoso, es importante establecer las reglas básicas en la propia etapa formativa. Esto deja poco espacio para cualquier confusión y conflicto posterior durante la etapa de actuación. Por tanto, cada equipo virtual tiene que pasar por las etapas del ciclo de vida de desarrollo de un equipo.

Conclusión

Así vemos cómo el modelo de cuatro dimensiones de los equipos virtuales junto con sus 12 elementos forma los principios generales de los equipos virtuales. Este marco teórico, cuando se pone en práctica, produce resultados apreciables. La mayoría de las herramientas y técnicas para gestionar equipos virtuales que se analizan en artículos posteriores se derivan de este marco.



Autoría/Referencia – Acerca del autor(es)


Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded



Modelo tetradimensional de equipos virtuales – Preguntas frecuentes

Preguntas frecuentes sobre el modelo tetradimensional de equipos virtuales

¿Qué es un modelo tetradimensional de equipos virtuales?

Un modelo tetradimensional de equipos virtuales es una estructura de trabajo que permite a los miembros de un equipo colaborar eficientemente sin importar su ubicación geográfica. Este modelo se basa en cuatro dimensiones clave: tecnología, estructura, procesos y personas.

¿Cuáles son las ventajas de utilizar un modelo tetradimensional de equipos virtuales?

Las ventajas de utilizar un modelo tetradimensional de equipos virtuales son:

  1. Mayor flexibilidad y accesibilidad: Los equipos virtuales permiten a los miembros trabajar desde cualquier ubicación, lo que brinda flexibilidad y acceso constante a los recursos necesarios.
  2. Ahorro de costos: Al no ser necesario contar con una ubicación física centralizada, se reducen los gastos de alquiler y mantenimiento de instalaciones.
  3. Diversidad y talento global: Los equipos virtuales permiten la colaboración entre personas de diferentes culturas, ubicaciones y experiencias, lo que aporta perspectivas diversas y talento global al proyecto.
  4. Aumento de la productividad: Al eliminar las barreras geográficas, los equipos virtuales pueden trabajar de manera más eficiente y compartir conocimiento en tiempo real.

¿Cómo se implementa un modelo tetradimensional de equipos virtuales?

Para implementar un modelo tetradimensional de equipos virtuales, es importante considerar los siguientes aspectos:

  1. Elegir la tecnología adecuada: Utilizar herramientas de comunicación y colaboración en línea, como videoconferencias, mensajería instantánea y plataformas de gestión de proyectos.
  2. Establecer una estructura clara: Definir roles, responsabilidades y líneas de comunicación dentro del equipo.
  3. Crear procesos eficientes: Establecer rutinas y flujos de trabajo claros para garantizar una colaboración efectiva.
  4. Priorizar la gestión de personas: Fomentar la confianza, la comunicación abierta y el reconocimiento del trabajo individual y en equipo.

¿Qué desafíos se pueden presentar al trabajar en un equipo virtual?

Al trabajar en un equipo virtual, pueden surgir desafíos como:

  1. Comunicación deficiente: La falta de interacción cara a cara puede dificultar la comunicación y generar malentendidos.
  2. Diferencias culturales: Los miembros del equipo pueden tener diferentes perspectivas y estilos de trabajo debido a sus antecedentes culturales.
  3. Gestión del tiempo: Coordinar las diferentes zonas horarias y la disponibilidad de los miembros del equipo puede ser complicado.
  4. Confianza y colaboración: La falta de interacciones informales puede dificultar el desarrollo de relaciones de confianza entre los miembros del equipo y limitar la colaboración.

En conclusión, un modelo tetradimensional de equipos virtuales es una forma efectiva de trabajar en un entorno globalizado. Al implementar este modelo, las organizaciones pueden beneficiarse de la colaboración de equipos diversos, la reducción de costos y la mejora de la productividad.

Fuente:
ejemplofuente.com


Deja un comentario