Mi experiencia trabajando durante la menopausia

La menopausia es una etapa de cambios y retos para las mujeres. Durante este período, es común experimentar síntomas físicos y emocionales que pueden afectar la vida cotidiana, incluido el ámbito laboral. En este artículo, compartiré mi experiencia personal trabajando durante la menopausia y cómo logré superar los desafíos que se presentaron en el camino. Si eres una mujer en esta etapa de la vida y estás buscando consejos y herramientas para enfrentar esta fase laboralmente, ¡no te pierdas mi historia!

La vida no se detiene cuando estás pasando por la menopausia. Todavía quiero ser dinámico en mis reuniones pero también quiero pasar desapercibido. ¡La presión para tener éxito pesa mucho sobre mis hombros!

En los últimos meses, he comenzado a hablar sobre la menopausia y lo debilitante que puede ser en el trabajo. Por eso, me encantó que me pidieran que pusiera el lápiz sobre el papel (o los dedos sobre las teclas) y le contara la verdad sobre uno de los misterios de la vida.

Pero aquí estoy a las 10 de la noche de la noche anterior a enviar mi copia, sin más que aire fresco y algodón en la cabeza, y pensamientos sobre mi próxima dulce solución que oscurecen cualquier comentario relevante digno de un blog.

Un día en la vida de la menopausia

Hoy:

  • Donas consumidas: 2 (lo admito. ¿Debo incluir el pastel y Haribo si menciono las donas?)
  • Sudores calientes – 4
  • Remodelaciones de cabello y maquillaje reaplicados – 4
  • Niebla mental: ¿alguien me hizo una pregunta?
  • Hechizos de llanto – 2 (motivos – 0!)
  • Horas dormidas – 4
  • Deseo de acostarse y dormir en el escritorio, ¡cada minuto de llamas!
  • Ofertas cerradas – 3
  • Reuniones – 5
  • Seguimientos – 5
  • Iniciativas internas adicionales – 2

Colegas que notaron algo de lo anterior: 0!

actualmente estoy pasando por perimenopausia que, para mí, tiene todos los placeres glamorosos de la menopausia en toda regla: sudores calientes, hinchazón, fatiga y cambios de humor, por nombrar algunos.

A veces es imposible afrontar estos síntomas mientras se trabaja a tiempo completo. Pero todavía tengo que cumplir mis objetivos y plazos en el trabajo y mantener (¡o fingir!) un aire de profesionalismo tanto como pueda.

El silencio es ensordecedor

Si estuviera embarazada, todos aceptarían y comprenderían esta situación. «¡Ve y acuéstate, tómate un día para cuidarte!» ellos dirian. Pero como mujer de 50 años con síntomas muy similares, me siento presionada a guardar silencio sobre este momento de mi vida y estos cambios en mi cuerpo sobre los cuales no tengo control.

Ese silencio es abrumador en el lugar de trabajo, especialmente cuando estás en un campo dominado por hombres. Temo perder valor ante mis colegas masculinos o femeninos más jóvenes. Me preocupa que me pidan menos mi opinión o que me pasen por alto para un ascenso o un aumento salarial.

A veces he aceptado que los hombres me menosprecien y que mujeres de rostro fresco y en plena juventud me miren con desconfianza. ¿Por qué? Porque creía que podían ver mi malestar y me denunciarían por mi evidente inicio de locura de mediana edad. Me preocupaba que dudaran de mi capacidad para hacer mi trabajo.

Hablando de la menopausia

Después de haber luchado toda mi vida para ser relevante en mi espacio y hacer oír mi voz, es devastador experimentar una enorme pérdida de confianza. A menudo pierdo el hilo de mis pensamientos a mitad de una frase en una reunión. Sufriré una ansiedad insoportable antes de una presentación o de repente me quedaré paralizado por las dudas. Seguramente la gente ha notado lo fino que se me ha vuelto el pelo de repente, y eso me hace desear ser invisible. A veces es totalmente debilitante.

En muchos sentidos, el encierro ha sido una bendición disfrazada porque puedo lidiar con mis síntomas más fácilmente, en particular mis sofocos. Estos ocurren de repente y sin previo aviso. Tan pronto como empiezo a sobrecalentarme, el flash me invade como una ola y transpiro visiblemente. Pero luego, con la misma rapidez, la temperatura de mi cuerpo se revertirá y me siento como si estuviera en la Antártida.

Cada vez que tenía una reunión en persona antes del cierre, tenía que planificar mi ropa para el día. Incluso revisaba el peso de mi bolso para asegurarme de que nada contribuyera al sobrecalentamiento. Pero no tenía un traje de respaldo más abrigado, por lo que tendría que sufrir el dolor total del frío más tarde.

Pero este año cumplí 50 años y tomé la decisión de no guardar más silencio sobre mi menopausia. Estoy dispuesto a arriesgarme a las burlas misóginas (aunque admito que escondo mi vergüenza detrás de las bromas). Pero he decidido ser dueño de esto. ¡Ensillar el elefante en la habitación y salir en estampida en el silencio!

Mi experiencia trabajando durante la menopausia

Poner fin al estigma de la menopausia

Entonces, ¿qué es necesario cambiar? La vergüenza. El silencio. La falta de comprensión. Las mujeres necesitan sentirse seguras para compartir su experiencia y pedir ayuda si la necesitan. Sólo hablando de nuestra lucha podremos empezar a romper el tabú.

Entonces ¿qué estoy haciendo? ¡Lo estoy gritando a los cuatro vientos!

También estoy lanzando un podcast con una de mis mejores amigas (también menopáusica), aunque no lo sabemos. cualquier cosa ¡Sobre cómo hacer podcasts! Lo intentamos porque es importante informar y apoyar a otros: mujeres y hombres. No quiero que mi hijo piense en mí como una luz marchita, sino que comprenda a qué me enfrento. De esa manera podrá ser un aliado para sus compañeros cuando lo experimenten. Y cuando su esposa esté pasando por la menopausia, espero que el estigma ya no exista.

También quiero que la menopausia esté cubierta en la educación sanitaria en las escuelas y que los médicos brinden más información y apoyo para ayudarnos a superarla.

Y nuestro nuevo video, Apoyo a los miembros del equipo durante la menopausia, guía a los gerentes y líderes a través de formas en que pueden hacer de su equipo y organización un lugar de apoyo para los empleados menopáusicos.

Iniciar la conversación

Y así, con un espíritu de transparencia y de iniciar la conversación… Soy Katie, madre, madrastra, esposa y gerente de ventas de tiempo completo.

A veces tengo que apagar la cámara en mitad de una reunión, fingiendo dificultades técnicas, porque me pongo a llorar sin motivo o no puedo dejar de bostezar por falta de sueño. Si pudiera, evitaría las presentaciones grupales por temor a que la confusión mental me haga tropezar con mis palabras. Actualmente estoy tomando antidepresivos para aumentar los niveles de serotonina en mi cuerpo. ¡También tomo seis vitaminas todos los días para intentar regular el caos interno!

Tengo que levantarme temprano porque ahora me toma al menos 30 minutos para que mi cara arrugada se reorganice y se parezca a algo normal. Eso es antes de abordar la actuación de una hora de prepararme para el trabajo y tratar de parecer un adulto en pleno funcionamiento. El maquillaje es mi nuevo mejor amigo (excepto cuando se desliza durante un sofoco). Mientras el sudor gotea de mi frente, tengo que llenar regularmente mis pantuflas con bolsa de agua caliente para mis pies helados. Y siempre estoy a un refrigerio de andar como pato.

A pesar de todo esto, todavía aparezco, sigo rindiendo y sigo cumpliendo en el trabajo. Pero hay muchos días en los que simplemente levantarse de la cama ya es ganar.

¿Ha luchado contra los síntomas de la menopausia en el trabajo? ¿Qué pueden hacer nuestros compañeros para ayudarnos en esta etapa de la vida? No dude en compartir sus experiencias y pensamientos en los comentarios a continuación.

Escuche más sobre la experiencia de la menopausia de Katie y Erika Valenti de Emerald Publishing en El podcast de formación y desarrollo de Mind Tools.

Este blog se publicó originalmente el 31 de marzo de 2021. Lo hemos actualizado para brindarle los consejos y recursos más útiles.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Mi experiencia trabajando durante la menopausia

Frecuentemente Preguntado Acerca de Trabajar Durante la Menopausia

La menopausia es una etapa natural de la vida de una mujer que suele ocurrir en la mediana edad. Este proceso puede dar lugar a varios síntomas incómodos que pueden afectar tanto a la vida personal como profesional. A continuación, responderé a algunas preguntas frecuentes que se plantean sobre cómo trabajar durante la menopausia y cómo lidiar con sus efectos.

¿La menopausia afecta mi capacidad para trabajar?

La menopausia puede traer consigo síntomas físicos y emocionales como sofocos, sudores nocturnos, cambios de humor, falta de sueño y falta de concentración. Estos síntomas pueden afectar tu rendimiento laboral y hacerte sentir agotada o estresada. Sin embargo, hay formas de manejar estos síntomas para que puedas seguir siendo productiva en tu trabajo.

¿Cómo manejo los sofocos en el lugar de trabajo?

Los sofocos pueden ser incómodos cuando estás en el trabajo, pero hay medidas que puedes tomar para aliviarlos. Viste capas de ropa que puedas quitar fácilmente en caso de un sofoco repentino. Mantén una botella de agua fría a mano para beber y refrescarte. Además, hablar con tu supervisor o recursos humanos para asegurarte de que tu entorno laboral esté a una temperatura adecuada puede ser de gran ayuda.

¿Qué puedo hacer para mantener mi energía durante el día laboral?

La falta de energía es un síntoma común durante la menopausia. Para mantener tu energía durante el día laboral, intenta llevar una alimentación equilibrada y saludable. Incorpora alimentos ricos en nutrientes y evita aquellos que te hagan sentir pesada o somnolienta. Hacer pequeñas pausas para estirarte o hacer ejercicio ligero también puede ayudar a aumentar tu energía.

¿Cómo puedo mejorar mi concentración en el trabajo?

La falta de concentración es otro síntoma común durante la menopausia. Para mejorar tu concentración en el trabajo, intenta organizarte y establecer prioridades claras. Evita distracciones en tu entorno laboral y considera el uso de técnicas de gestión del tiempo, como la técnica Pomodoro, que te permite trabajar en intervalos de tiempo cortos y enfocados. También es importante descansar lo suficiente durante la noche para que puedas estar fresca y concentrada durante el día.

¿Debo hablar con mi empleador acerca de la menopausia?

Hablar con tu empleador sobre la menopausia es una decisión personal. Sin embargo, compartir tus experiencias y necesidades puede ser beneficioso, ya que tu empleador podría ofrecerte ajustes razonables en el trabajo para adaptarse a tus síntomas. Es posible que también encuentres apoyo de tus colegas y tengas la oportunidad de crear conciencia sobre la menopausia en el lugar de trabajo.

¿Dónde puedo encontrar más información sobre la menopausia en el trabajo?

Existen diversas fuentes confiables donde puedes obtener más información sobre la menopausia, sus síntomas y cómo manejarla en el lugar de trabajo. Algunas de estas fuentes recomendadas son:

  1. Mayo Clinic en Español
  2. WebMD en Español
  3. Office on Women’s Health – U.S. Department of Health & Human Services

Recuerda que cada mujer puede experimentar la menopausia de manera diferente y, si tienes preocupaciones graves o síntomas que afectan significativamente tu capacidad para trabajar, es importante buscar el consejo de un médico o profesional de la salud.


Deja un comentario