Los seis estilos de liderazgo de Daniel Goleman

Daniel Goleman, reconocido psicólogo y escritor, ha revolucionado el mundo del liderazgo con su teoría sobre los seis estilos de liderazgo. A lo largo de su carrera, Goleman ha estudiado detenidamente cómo diferentes estilos de liderazgo tienen un impacto significativo en la eficacia de un líder y en la motivación de su equipo. En este artículo, exploraremos en detalle los seis estilos de liderazgo propuestos por Goleman, analizando sus características, fortalezas y debilidades. Descubre cómo puedes aplicar estos estilos de liderazgo en tu propia vida profesional y convertirte en un líder inspirador y efectivo. ¡No te lo pierdas!

Como líder, los seis estilos de liderazgo de Daniel Goleman le brindan una caja de herramientas de estilos de liderazgo entre los que puede elegir para enfrentar cualquier situación que enfrente, mientras se mantiene fiel a sus valores y principios.

Fondo

Daniel Goleman es un autor, psicólogo y periodista científico estadounidense. Es mejor conocido por su libro de 1995, “Inteligencia emocional: por qué puede importar más que el coeficiente intelectual.

Goleman escribió por primera vez sobre sus seis estilos de liderazgo en un artículo de Harvard Business Review en 2000. Amplió estas ideas en su libro de 2001, “Liderazgo primario: desatando el poder de la inteligencia emocional.

En la cultura empresarial, e incluso en la cultura popular, existe la narrativa de que los líderes nacen y no el pan. Esta narrativa dice que, por alguna razón, algunas personas tienen un instinto natural para el liderazgo y llegan a la cima gracias a ello.

Esta narrativa lleva a muchas personas a asumir que su estilo de liderazgo es una función de su personalidad más que una elección deliberada.

Goleman sostiene que esta narrativa es incorrecta y que los mejores líderes eligen su estilo de liderazgo para adaptarse a la situación.

Goleman identificó seis estilos de liderazgo, cada uno de ellos arraigado en la inteligencia emocional, y cada estilo se basa en diferentes proporciones en el conjunto de componentes que componen la inteligencia emocional (EQ).

A diferencia de las ideas de muchos expertos en liderazgo, las ideas de Goleman se basan en una investigación de la consultora Hay/McBer, que recopiló datos de 3.871 ejecutivos seleccionados al azar.

El hallazgo más significativo de los datos fue que los mejores líderes no dependen de un solo estilo de liderazgo; cambian de estilo según la situación empresarial a la que se enfrentan y utilizan diferentes estilos varias veces por semana.

Entendiendo el clima

Además de impactar los resultados de su organización, los seis estilos de liderazgo también afectarán su clima.

El clima, tal como lo define McClelland, consta de seis factores que influyen en el entorno de una organización:

  • Flexibilidad: lo agobiados que se sienten los empleados por la burocracia.
  • Responsabilidad: Nivel de compromiso del empleado con la organización.
  • Estándares: qué nivel de estándares establecen los empleados.
  • Recompensas: la idoneidad de las recompensas.
  • Claridad: qué tan claros son los empleados acerca de la visión y los valores.
  • Compromiso: el grado en que los empleados están comprometidos con un propósito común.

La siguiente tabla muestra cómo cada uno de los seis estilos de liderazgo impacta el clima. Esta tabla muestra la correlación entre cada estilo de liderazgo y cada aspecto del clima. Como puede ver, el estilo autoritario tiene el efecto más positivo sobre el clima y el estilo coercitivo tiene el efecto más negativo.

Los seis estilos de liderazgo de Daniel Goleman

Los seis estilos de liderazgo

Los seis estilos de liderazgo que propuso Goleman son:

  • Coactivo: exiges cumplimiento.
  • Autoritario: Movilizas a la gente hacia tu visión.
  • Afiliado: creas vínculos emocionales y armonía.
  • Democrático: se construye consenso a través de la participación.
  • Marcar el ritmo: espera un alto rendimiento y autodirección.
  • Entrenamiento: Te concentras en desarrollar a tu gente.

Se consideran resonantes cuatro estilos de liderazgo (autoritario, democrático, afiliativo y de coaching), lo que significa que impulsan el trabajo en equipo y la lealtad. Los otros dos son disonantes y se centran únicamente en alcanzar una meta y obtener resultados en lugar de crear equipos o individuos felices.

Veamos cada uno de los seis estilos de liderazgo con más detalle.

1. Liderazgo coercitivo

El liderazgo coercitivo se puede resumir en la frase: «Haz lo que te digo».

Con el liderazgo coercitivo, utiliza amenazas y recompensas para conseguir lo que quiere. Tú tomas todas las decisiones y das órdenes a tu equipo. En este estilo de liderazgo, la mayor parte de la comunicación fluye en una sola dirección: de usted a su equipo.

Cuando usarlo

Sólo debe utilizar el liderazgo coercitivo en situaciones de emergencia, por ejemplo, si su organización requiere un cambio rápido o si tiene un empleado problemático con quien todos los demás enfoques han fallado.

Cómo usarlo

Para utilizar el liderazgo coercitivo:

  • Tenga un objetivo enfocado con láser que desee alcanzar rápidamente.
  • Asegúrese de que todos sepan qué es lo que tienen que hacer.
  • Asegúrese de que su equipo tenga el conocimiento y las herramientas que necesita.
  • Recompense a los miembros del equipo por cumplir con sus instrucciones.

Ventajas

El liderazgo coercitivo puede ayudar a “sacar” a su equipo de la forma estándar de hacer las cosas cuando la situación lo requiere, y puede tener un impacto positivo a corto plazo en la motivación. Es el estilo más apropiado cuando se conoce el objetivo y lo único que importa es la velocidad de ejecución. Por eso puedes encontrar este estilo de liderazgo en el campo de batalla.

Desventajas

El liderazgo coercitivo tiene el impacto negativo más significativo sobre el clima. Por ejemplo, un miembro del equipo puede sentirse tan irrespetado que no le plantea buenas ideas o problemas. Ya no se sentirán responsables de su trabajo, por lo que su sentido de responsabilidad por su desempeño disminuye.

Como ya se ha dicho, sólo debes utilizar el estilo coercitivo en situaciones de emergencia. Si intenta utilizar este estilo más allá de la crisis inicial, puede destruir la moral de su equipo y provocar un desempeño desastroso.

2. Liderazgo autoritario

El liderazgo autoritario se puede resumir en la frase «Ven conmigo».

Al utilizar un estilo de liderazgo autoritario, también conocido como estilo de liderazgo visionario, usted es entusiasta y está enfocado en el futuro. Tienes una visión clara e inspiras a tu equipo a lograrla.

Como líder autorizado, usted establece la visión y anima a su equipo a lograrla. Usted proporciona el objetivo final, pero deja que su equipo diseñe los medios. Ofrece orientación y retroalimentación a lo largo del camino, manteniendo el entusiasmo para mantener el impulso hacia su visión.

Los empleados que trabajan para un líder autorizado entienden por qué es importante lo que hacen y por qué.

Cuando usarlo

El liderazgo autoritario funciona mejor cuando una organización está a la deriva. Este estilo le permite establecer una nueva dirección y convencer a su gente de esta nueva visión y dirección.

Cómo usarlo

Para utilizar un liderazgo autoritario:

  • Establecer una visión clara para el futuro.
  • Expresa tu visión claramente pero deja la ejecución en manos de tu equipo.
  • Ayude a su equipo a resolver problemas.
  • Juzgue el desempeño de cada individuo basándose en un único criterio: ¿amplió la visión?
  • Mostrar empatía hacia las personas. Al comprender los deseos y preocupaciones personales y profesionales de cada individuo, podrá identificar y eliminar posibles obstáculos al desempeño.

Ventajas

El liderazgo autoritario aporta claridad. El equipo sabe hacia dónde se dirige y cómo sus acciones contribuyen a la visión. Crea buena voluntad en su equipo a medida que lidera con empatía y despeja los obstáculos para ayudarlos a tener éxito. Esto crea un ambiente de trabajo positivo.

Desventajas

Como líder autorizado, la dirección la establece usted únicamente; no hay consenso de equipo involucrado. Por lo tanto, si comete un error, es importante reconocerlo para permitir que el equipo se reenfoque positivamente en una nueva meta.

Los líderes autoritarios también pueden parecer autoritarios debido a su enfoque prescriptivo.

3. Liderazgo afiliativo

El liderazgo afiliativo se puede resumir en la frase «las personas son lo primero».

Como líder afiliativo, usted pone a las personas en primer lugar, brindándoles apoyo y ayuda, lo que genera confianza y lealtad. Al poner a las personas en primer lugar, primero se construyen vínculos fuertes de los que luego se pueden obtener recompensas.

Como líder afiliativo, usted es un constructor de relaciones. Es probable que traigas un pastel para celebrar el cumpleaños de un miembro del equipo o lleves a un subordinado directo a almorzar para ver cómo les va.

Cuando usarlo

El liderazgo afiliativo es un enfoque excelente para utilizar en general, pero es particularmente eficaz cuando se intenta generar cohesión en el equipo, mejorar la comunicación, aumentar la moral y reparar la confianza rota.

Alternar el estilo afiliativo con el estilo autoritativo es una potente combinación de liderazgo.

Cómo usarlo

Para utilizar el liderazgo afiliativo:

  • Ofrezca a los miembros del equipo el respiro que necesitan para tomar sus propias decisiones.
  • Al dar comentarios, asegúrese de que sean positivos en lugar de centrarse en los negativos.
  • Haga un esfuerzo por vincularse con cada miembro del equipo: recuerde su cumpleaños, felicítelos frente a otros miembros del equipo cuando hagan algo bien y llévelos a almorzar de vez en cuando.

Ventajas

El liderazgo afiliativo hace que los empleados se sientan más cómodos comunicándose y les hace sentirse cómodos asumiendo riesgos e intentando hacer las cosas de nuevas maneras. Debido al enfoque en las relaciones, puede resultar en miembros del equipo muy leales.

Desventajas

Depender únicamente de este estilo de liderazgo puede provocar que el desempeño deficiente no se corrija y también deja que los empleados descubran por sí mismos qué deben hacer para mejorar. Depender demasiado del estilo afiliativo puede conducir al fracaso, ya que su equipo no tiene dirección porque usted se concentra en hacer felices a todos en lugar de tomar decisiones difíciles.

4. Liderazgo democrático

El liderazgo democrático se puede resumir en la frase «¿Qué opinas?»

Como líder democrático, usted se toma el tiempo para escuchar las ideas de los empleados y lograr su aceptación. Al involucrarlos en el proceso de toma de decisiones, se gana su respeto y compromiso. Los miembros del equipo lo ven como un facilitador más que como un dictador.

Cuando usarlo

El liderazgo democrático funciona mejor cuando usted, como líder, no está seguro de la dirección a tomar. Esto se aplica incluso si tienes una visión sólida que finalmente deseas lograr, ya que puede ayudarte a descubrir nuevas ideas para lograr esa visión. También funciona bien cuando desea lograr consenso y aceptación del camino a seguir por parte de su equipo.

Cómo usarlo

Para utilizar el liderazgo democrático:

  • Involucre a los miembros de su equipo en el proceso de toma de decisiones.
  • Asegúrese de que haya tiempo disponible para que las personas comprendan el problema, deliberen y decidan un curso de acción.
  • Establezca plazos para garantizar que la toma de decisiones no se exceda.
  • Permita que todos tengan la oportunidad de expresar su opinión.

Ventajas

El liderazgo democrático puede generar una alta moral, ya que los miembros del equipo sienten que tienen voz y voto en la toma de decisiones. También puede generar altos niveles de aceptación, ya que los miembros del equipo ayudaron a crear el plan desde cero, por lo que tiene su aprobación implícita.

Desventajas

Crear un consenso puede llevar mucho tiempo, por lo que resulta inapropiado cuando la velocidad de ejecución es crítica. También puede llevar a un punto muerto si los miembros del equipo no pueden ponerse de acuerdo sobre cómo proceder. Finalmente, utilizar este enfoque no tiene sentido cuando su equipo no está lo suficientemente informado como para aportar soluciones sensatas.

5. Liderazgo que marca el paso

El liderazgo que marca el paso se puede resumir en la frase: «Haz lo que yo hago».

Como líder que marca el paso, usted establece un estándar de desempeño muy alto y espera que todos los demás sigan su ejemplo. Si no pueden igualar sus altos estándares, son reemplazados por personas que sí pueden. Cuando utiliza este estilo de liderazgo, se concentra en hacer las cosas mejor y más rápido.

Cuando usarlo

Se podría pensar que el estilo de marcar la pauta da como resultado un equipo de alto rendimiento, pero no es así. El estilo de marcar el ritmo tiene un impacto muy negativo en el clima, por lo que debes usarlo con moderación.

Sólo debes utilizar el estilo en periodos cortos para obtener resultados rápidos de un equipo competente y motivado.

Cómo usarlo

Para utilizar un liderazgo que marque el ritmo:

  • Proporcione a su equipo todas las herramientas que necesita para hacer su trabajo de manera efectiva.
  • Predica con el ejemplo: muestra el nivel en el que esperas que se desempeñe tu equipo, incluido el ritmo, la actitud y la calidad del trabajo.
  • Establezca estándares tan altos para usted como para los demás.
  • Comunique sus expectativas y plazos con claridad, pero no microgestione.
  • Busque oportunidades para hacer las cosas más rápido y mejor.

Ventajas

El estilo de marcar el ritmo puede ayudarle a lograr resultados rápidos con un equipo competente y puede resultar motivador cuando se utiliza durante un corto período de tiempo.

Desventajas

El clima sufre negativamente bajo el estilo de marcar el ritmo, ya que los miembros del equipo se sienten abrumados por sus demandas de excelencia. Los miembros del equipo comienzan a dudar de lo que usted quiere debido a la falta de comunicación e interacción bidireccionales. Los miembros del equipo no se sienten confiados para descubrir cómo resolver los problemas a su manera.

6. Entrenamiento de liderazgo

El último de los seis estilos de liderazgo es el liderazgo de coaching, que se puede resumir en la frase «Prueba esto».

Como líder de coaching, usted desarrolla su equipo a través de la interacción y el coaching uno a uno. Usted comprende que no puede crear un equipo de alto rendimiento de la noche a la mañana, por lo que invierte tiempo para desarrollarlo a largo plazo.

Usted comprende las fortalezas y debilidades de cada miembro del equipo y las vincula con sus aspiraciones profesionales. Ayuda a cada miembro del equipo a establecer objetivos a largo plazo y a elaborar un plan para alcanzarlos.

A medida que avanzan en sus planes, usted les brinda orientación y comentarios constructivos.

Cuando usarlo

El estilo de coaching es más apropiado para las personas que quieren recibir coaching. Estos empleados están abiertos a trabajar en sus debilidades y mejorar su desempeño para avanzar en sus carreras.

Cómo usarlo

Para utilizar el liderazgo de coaching:

  • Asegúrese de que cada empleado tenga metas y objetivos claros.
  • Vincula sus metas y objetivos con tu visión.
  • Asegúrese de que cada miembro del equipo tenga un plan para alcanzar sus metas y objetivos.
  • Proporcione retroalimentación y orientación periódicas para apoyar a cada empleado mientras trabaja en su plan para alcanzar sus objetivos.
  • Celebre el éxito a lo largo del camino para mantener motivados a los miembros del equipo.

Ventajas

Al utilizar el estilo de liderazgo coaching, vincula los objetivos profesionales de los empleados con sus tareas diarias, aumentando su motivación y eficacia. Este estilo tiene un efecto positivo en el clima porque fomenta el diálogo constante, y ese diálogo aumenta todos los factores que contribuyen al clima.

Desventajas

El estilo de coaching puede requerir un compromiso de tiempo significativo y solo funciona si los empleados quieren participar en el coaching. Está más centrado en lograr resultados a largo plazo que en resultados a corto plazo. Finalmente, no tiene sentido utilizar este estilo si no tienes la experiencia suficiente para guiar exitosamente a tu empleado.

¿Qué estilo de liderazgo debo utilizar?

Como acaba de descubrir, cuál de los seis estilos de liderazgo debe utilizar depende de su situación.

Los seis estilos de liderazgo de Daniel Goleman

Hasta>

Puede descargar esta imagen (nuestra plantilla de seis estilos de liderazgo) como PDF aquí.

A medida que mejore su habilidad para moverse entre los seis estilos de liderazgo, podrá empezar a mirarlos como un golfista experimentado mira sus palos. Generalmente, puedes elegir el palo adecuado para la situación sin pensar demasiado, pero ocasionalmente, es posible que tengas que pensar más profundamente para asegurarte de tener el mejor palo para el tiro.

Resumen

Como líder, los seis estilos de liderazgo de Daniel Goleman le brindan una caja de herramientas de estilos de liderazgo entre los que puede elegir para enfrentar cualquier situación que enfrente, mientras se mantiene fiel a sus valores y principios.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Preguntas frecuentes sobre los seis estilos de liderazgo de Daniel Goleman

Los seis estilos de liderazgo de Daniel Goleman: Preguntas frecuentes

¿Qué son los seis estilos de liderazgo de Daniel Goleman?

Los seis estilos de liderazgo de Daniel Goleman son un marco desarrollado por el psicólogo y escritor Daniel Goleman en su libro «Leadership That Gets Results». Este modelo identifica seis estilos diferentes de liderazgo que pueden utilizarse en diferentes situaciones y con diversos equipos para obtener los mejores resultados.

¿Cuáles son los seis estilos de liderazgo de Daniel Goleman?

Los seis estilos de liderazgo de Daniel Goleman son:

  1. Coercitivo: Este estilo se basa en órdenes directas y una supervisión detallada. Se utiliza en situaciones de crisis o cuando se requiere un cambio urgente.
  2. Autoritario: En este estilo, el líder toma decisiones de manera independiente y las comunica claramente al equipo. Se utiliza cuando se necesita un liderazgo rápido y decisivo.
  3. Afirmando: Este estilo se basa en establecer un ambiente positivo y motivador. El líder se enfoca en fortalecer la confianza y fomentar el desarrollo de los miembros del equipo.
  4. Aprobador: Aquí, el líder busca obtener la aprobación y el consenso del equipo antes de tomar decisiones. Se utiliza para generar un sentimiento de pertenencia y colaboración.
  5. Participativo: En este estilo, el líder involucra activamente al equipo en la toma de decisiones y promueve la colaboración. Se utiliza cuando se requiere una amplia gama de perspectivas y habilidades.
  6. Delegativo: Este estilo se basa en permitir que el equipo tome la mayoría de las decisiones. El líder ofrece orientación y apoyo, pero permite que los miembros del equipo se responsabilicen de sus propias tareas.

¿Cómo sé qué estilo de liderazgo debo utilizar?

La elección del estilo de liderazgo depende del contexto y de las necesidades del equipo. Es importante evaluar la situación y considerar los puntos fuertes y las habilidades del equipo antes de seleccionar un estilo de liderazgo específico.

¿Cómo puedo desarrollar mis habilidades de liderazgo?

Desarrollar habilidades de liderazgo requiere práctica y dedicación. Algunas estrategias para mejorar tus habilidades de liderazgo incluyen:

  1. Buscar oportunidades de liderazgo y asumir responsabilidades adicionales.
  2. Buscar capacitación y educación en liderazgo.
  3. Observar y aprender de líderes exitosos.
  4. Mantener una mentalidad abierta y estar dispuesto a aprender de los demás.
  5. Solicitar retroalimentación para identificar áreas de mejora.

Accede al artículo «Los seis estilos de liderazgo de Daniel Goleman» para obtener más información sobre cada estilo y cómo aplicarlos en tu entorno de trabajo.

¡Recuerda que el liderazgo efectivo puede marcar la diferencia y conducir al éxito de tu equipo y organización!


Deja un comentario