Los cuatro pilares del liderazgo del océano azul

La capacidad de liderazgo es una habilidad invaluable en cualquier ámbito de la vida. Sin embargo, en el mundo empresarial, ser un líder efectivo puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso. En este artículo, exploraremos los cuatro pilares del liderazgo del océano azul, una filosofía innovadora que desafía las convenciones tradicionales y permite a los líderes destacarse en un mercado altamente competitivo. Descubriremos cómo la ética, la visión estratégica, la pasión y el aprendizaje continuo pueden convertirnos en líderes excepcionales capaces de crear nuevos espacios de mercado y liderar equipos exitosos. ¡Prepárate para sumergirte en el maravilloso mundo del liderazgo del océano azul!

La mayoría de los programas de liderazgo generalmente están diseñados para perfeccionar las habilidades cognitivas y conductuales de los líderes con el supuesto implícito de que esto, en última instancia, se traduciría en un alto desempeño. En consecuencia, se pide a los líderes que desarrollen rasgos como la autoconciencia, la autorregulación y la empatía, por ejemplo, los cuales requieren una profunda autorreflexión e introspección para asimilarse en el ser de una persona. Si bien cultivar estos valores es importante, cuando pedimos a las personas que recordaran estos programas, la mayoría informó no haber visto un cambio marcado en el calibre del liderazgo. Como lo expresó un ejecutivo: “Sin años de esfuerzos dedicados, ¿cómo se puede transformar el carácter o los rasgos de comportamiento de una persona? ¿Y realmente se puede medir y evaluar si los líderes están adoptando e internalizando estos rasgos y estilos personales? En teoría, sí, pero en realidad, es, en el mejor de los casos, difícil”. Al final, a menudo se gastaron millones de dólares, inicialmente se generó entusiasmo, pero no se produjo un verdadero cambio de liderazgo.

Pilar uno: centrarse en actos y actividades

El liderazgo del océano azul, por el contrario, se basa en la acción, al igual que la estrategia. Se centra en qué actos y actividades deben realizar los líderes para dar un salto en la motivación y los resultados empresariales impulsados ​​por las personas, no en quiénes deben ser. Es la diferencia entre que te pidan que motives y que te pidan que brindes a tus líderes retroalimentación en tiempo real y lecciones de mejores prácticas que motivan y guían internamente a tus líderes a mejorar su juego mientras se sienten valorados.

La suma de estos actos y actividades es el equivalente de liderazgo del perfil estratégico de una empresa, sólo que aquí el objetivo es el desarrollo de un perfil de liderazgo convincente basado en acciones que son fáciles de observar, medir y están directamente relacionadas con el desempeño. Esta diferencia de énfasis tiene una consecuencia importante en el tiempo y los recursos necesarios para lograr un cambio que conduzca a un alto rendimiento. Es notablemente más fácil cambiar los actos y actividades de una persona que sus valores, cualidades o comportamientos.

Por supuesto, cambiar las actividades de un líder no es una solución completa y es importante tener los valores, comportamientos y cualidades correctos. Pero cambiar actos y actividades es algo que cualquier individuo puede hacer, si cuenta con la retroalimentación y la orientación adecuadas.

Pilar dos: conectar el liderazgo con las realidades del mercado involucrando a las personas que las enfrentan

Observamos que los enfoques de liderazgo empleados por las organizaciones son a menudo genéricos y alejados de lo que las empresas representan ante los ojos de los clientes y de los resultados de mercado que se espera que logren los empleados. En una compañía de seguros, por ejemplo, el personal del centro de llamadas tenía la tarea de cumplir rápidamente con los reclamos de los clientes, mientras que sus líderes de primera línea mantenían un enfoque de no intervención para lograr que el departamento de reclamos cortara los cheques rápidamente. El personal del centro de llamadas se sintió, con razón, preparado para fracasar, enormemente desmotivado y decepcionado por sus líderes.

El liderazgo del océano azul, por el contrario, se centra en lo que hace a los líderes eficaces, no en el vacío sino a la luz de las realidades del mercado que enfrentan sus organizaciones y que sus subordinados directos deben cumplir. El liderazgo del océano azul no se suscribe a un enfoque genérico de actos y actividades de liderazgo comunes, de la misma manera que la estrategia no se suscribe al mismo perfil estratégico en todas las organizaciones. En cambio, a las personas que enfrentan las realidades del mercado se les pide su opinión directa sobre qué actos y actividades realizan sus líderes que los frenan y qué necesitan de sus líderes, pero que actualmente no están recibiendo para ser lo mejor que pueden y servir eficazmente a los clientes y partes interesadas clave. Cuando se pide a las personas que ayuden a definir los actos y actividades de liderazgo que los harán prosperar y que estén conectados con las realidades del mercado frente a las cuales deben desempeñarse, las personas obtienen el tipo de liderazgo que ellos y su organización necesitan y están altamente motivadas para compartir su energía. y desempeñarse lo mejor que puedan. Como lo expresó un empleado: “Estoy bajo presión constante para producir resultados en el mercado. Necesito las decisiones y acciones de mi jefe que me apoyen para lograr resultados en el mercado. Actualmente, hay una desconexión aquí”.

Pilar tres: distribuir el liderazgo entre los diferentes niveles de gestión

Si bien las realidades del mercado que enfrentan las organizaciones hoy en día exigen que haya líderes en todos los niveles, la mayoría de los programas de liderazgo que observamos todavía se centraban en gran medida en la cima. Pero la clave para una organización exitosa es contar con líderes capacitados en todos los niveles. Es una ilusión esperar o confiar en que la alta dirección por sí sola proporcione un alto rendimiento, especialmente porque un servicio sobresaliente con demasiada frecuencia se reduce a la motivación y las acciones de los líderes de primera línea que a menudo están en contacto más cercano con el mercado. Los ejecutivos deben impulsar la responsabilidad en la organización para que las personas en primera línea puedan brindar un servicio de clase mundial. Las organizaciones necesitan desarrollar líderes eficaces en lo más profundo de su organización distribuyendo el liderazgo entre diferentes niveles de gestión, pero a menudo ese no era el caso.

El liderazgo del océano azul aborda esta necesidad centrándose en el liderazgo distribuido, no en el liderazgo superior. Por liderazgo distribuido nos referimos al liderazgo distribuido en los niveles superior, medio y de primera línea. El liderazgo del océano azul considera que el liderazgo es necesario en los tres niveles para desbloquear el océano de talento y energía desempleados que se extiende profundamente en las organizaciones. También entiende que estos tres niveles son bastante diferentes entre sí. Cada uno requiere un perfil de liderazgo diferente para ser efectivo, ya que cada uno tiene un poder posicional, un entorno de tarea diferente y un enfoque e interacción con el entorno externo. Los factores que definen un buen liderazgo se derivan de los actos y actividades que los líderes deben realizar en cada nivel para crear un salto de valor tanto para los empleados como para los clientes. De esta manera, el liderazgo del océano azul, al igual que la estrategia del océano azul, consiste en crear un resultado de suma distinta de cero en el que todos ganen. Como hemos escuchado repetidamente, “Casi todo el mundo lidera a alguien, no sólo los de arriba. Pero cuando se trata de liderazgo, nos centramos en la cima. La verdad es que el 90% de nuestra gente ni siquiera tiene contacto con ellos, entonces, ¿cómo se supone que su grandeza transformará nuestra organización? Necesitamos líderes eficaces en todos los niveles”.

Pilar cuatro: llevar a cabo actos y actividades de liderazgo de alto impacto a bajo costo

Con demasiada frecuencia, las prácticas de liderazgo se consideran y tratan como algo añadido al trabajo habitual de las personas. Pero con las secretarias y el personal administrativo en la mayoría de las organizaciones ya reducidos al mínimo indispensable y la realidad del mercado intensa, los platos de la mayoría de los líderes ya están llenos. Encontrar tiempo para hacer el trabajo habitual ya es bastante difícil, y mucho menos intentar mejorar. Por lo tanto, rara vez se produce un cambio radical en la fuerza del liderazgo. El tiempo simplemente no es suficiente.

Los dirigentes del océano azul lo reconocen. Rompe el equilibrio entre impacto y costo al centrarse tanto en qué actos y actividades los líderes necesitan eliminar y reducir en lo que hacen como en lo que necesitan recaudar y crear para desbloquear el océano de talento y energía desempleados para impulsar altos niveles. actuación. En el contexto del liderazgo, alto impacto se refiere a lograr una alta motivación y compromiso de las personas para impulsar los resultados del negocio, mientras que bajo costo se refiere a una menor inversión de tiempo por parte de los líderes, que es su recurso más caro y limitado.

Nuestra investigación ha descubierto que muchos de los actos y actividades que consumen el tiempo de los líderes en realidad van en contra de su eficacia e incluso pueden ser resentidos por aquellos que están debajo de ellos, no apreciados por aquellos que están por encima de ellos, y son un agotador de energía para los propios líderes. Al eliminar y reducir expresamente estos actos y actividades, se libera tiempo de los líderes para centrarse en nuevos actos y actividades que tengan un impacto real en el liderazgo y la producción de resultados empresariales impulsados ​​por las personas. Sin liberar tiempo de esta manera, a menudo no es más que una ilusión que los líderes tendrán tiempo para mejorar su juego.

Para poner en práctica el liderazgo del océano azul, adaptamos las herramientas analíticas y los marcos de la estrategia del océano azul al contexto del liderazgo. El resultado es el Leadership Canvas, el Leadership Profile y el Blue Ocean Leadership Grid, todos los cuales se basan en actos y actividades, son fáciles de entender y comunicar y que involucran a más personas en una organización. El punto de herramientas y metodología es muy importante. Sin eso, es muy difícil que la investigación haga más que informar y abordar en la práctica los desafíos del desarrollo del liderazgo para un alto desempeño. Los próximos artículos exploran cómo aplicar estas herramientas y marcos para poner en práctica el liderazgo del océano azul.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Los cuatro pilares del liderazgo del océano azul – Preguntas frecuentes

Los cuatro pilares del liderazgo del océano azul – Preguntas frecuentes

El liderazgo del océano azul es un concepto estratégico que ha revolucionado la forma en que las empresas crean y capturan valor en el mercado. Este enfoque se centra en la creación de nuevos mercados sin competencia y en la búsqueda de oportunidades de crecimiento más allá de los límites de la competencia existente.

A continuación, se presentan algunas preguntas frecuentes sobre los cuatro pilares del liderazgo del océano azul:

  1. ¿Cuáles son los cuatro pilares del liderazgo del océano azul?

    Los cuatro pilares del liderazgo del océano azul son: crear y capturar nuevos espacios de mercado, enfocarse en la estrategia y no en la competencia, diferenciarse y no competir y construir un modelo de negocio sólido. Estos pilares trabajan en conjunto para ayudar a las empresas a encontrar y aprovechar oportunidades de crecimiento no explotadas.
  2. ¿Cómo puedo crear y capturar nuevos espacios de mercado?

    Crear y capturar nuevos espacios de mercado implica identificar segmentos de clientes no atendidos o insatisfechos y diseñar propuestas de valor que se ajusten perfectamente a sus necesidades. Para lograrlo, es necesario buscar constantemente oportunidades de innovación y tener en cuenta las tendencias del mercado.
  3. ¿Por qué es importante enfocarse en la estrategia y no en la competencia?

    Enfocarse en la estrategia en lugar de la competencia permite a las empresas alejarse de la lucha por la supervivencia en un mercado saturado. Al crear un océano azul, se eliminan los competidores directos y se genera un espacio de mercado único donde la empresa puede ofrecer productos o servicios sin enfrentar una competencia directa.
  4. ¿Cómo puedo diferenciarme y no competir en un océano azul?

    Para diferenciarse y no competir, es esencial identificar aspectos clave en los que se pueden realizar mejoras significativas en comparación con la oferta existente. Estos aspectos pueden incluir la personalización de productos, la reducción de costos, la mejora de la calidad o la creación de una experiencia única para el cliente. Al ofrecer algo diferente y valioso, se evita la competencia directa y se genera un mayor valor para los clientes.
  5. ¿Por qué es crucial construir un modelo de negocio sólido?

    Un modelo de negocio sólido es fundamental para el éxito en el liderazgo del océano azul. Un buen modelo de negocio asegura que la propuesta de valor se entregue de manera rentable y sostenible a los clientes objetivo. Además, permite identificar y aprovechar las conexiones sinérgicas entre las diferentes actividades de la empresa, creando así un sistema coherente y eficiente.

Esperamos que estas preguntas frecuentes sobre los cuatro pilares del liderazgo del océano azul hayan aclarado tus dudas. Para obtener más información detallada, te recomendamos visitar los siguientes enlaces externos:


Deja un comentario