Lidiar con un líder demasiado entusiasta

Pocas cosas pueden resultar tan exhaustivas y, al mismo tiempo, emocionantes como tener un líder demasiado entusiasta. Estas personas son capaces de infundir energía a cualquier equipo y contagiar su entusiasmo a los miembros del grupo. Sin embargo, se pueden presentar desafíos a la hora de lidiar con un líder tan apasionado. En este artículo, exploraremos algunas estrategias efectivas para manejar a un líder con un nivel de entusiasmo desbordante. Descubriremos cómo aprovechar su energía positiva, mantener el equilibrio y asegurarnos de que el entusiasmo se canalice de manera productiva. ¡Prepárate para poner en práctica estas técnicas y aprovechar al máximo a tu líder entusiasta!

Respetas, admiras y te llevas bien con tu jefe. Pocas veces has visto a un trabajador más dedicado, impresionante y productivo. Sólo hay un problema: esperan de ti lo imposible a diario.

Las relaciones con los gerentes vienen en todas las formas y tamaños. Todos hemos escuchado historias de terror sobre tiranos microgestionadores, pero algunas personas tienen que enfrentarse, me atrevo a decir, a un líder «demasiado ansioso».

Llegan temprano, salen tarde y siempre están disponibles en línea. Se mueven rápido, hablan rápido, tienen ideas y tienen una lista interminable de tareas y proyectos.

Cuando pasé un tiempo enseñando inglés en una escuela de idiomas, mi supervisor directo, muy entusiasta, no se impresionó en absoluto cuando muchos de mis estudiantes no se volvieron a inscribir en mis clases para el siguiente semestre. En vano traté de señalar que esos estudiantes habían terminado el curso más avanzado que ofrecía la escuela. ¡No es suficiente! Debí haber sido tan buena maestra que se inscribieron nuevamente en la misma clase.

El líder demasiado ansioso

A lo largo de nuestras carreras, experimentaremos muchos tipos diferentes de liderazgo.

A bien Es probable que su jefe respete sus opiniones, lo motive y sea un placer trabajar con él. A malo Su jefe podría debilitarlo, no cumplir sus promesas y causarle un estrés excesivo.

Un demasiado ansioso El jefe, sin embargo, se comportará un poco como ambos: pueden ser respetuosos, pero también pueden tener expectativas poco realistas o generar una carga de trabajo inmanejable. Y cuando no estás a la altura de las expectativas, puede tener un efecto perjudicial en tu trabajo y tu autoestima.

Los líderes demasiado entusiastas también pueden ser de diferentes colores. Algunos pueden tener expectativas excesivamente altas: creen que puedes manejar una carga de trabajo insuperable o no son conscientes de cuánto estás haciendo realmente.

Y luego está el líder demasiado ansioso que parece nunca dormir. Pueden hacer cien cosas a la vez y nunca cansarse ni perder el entusiasmo. Thomas Edison de este mundo. Puede ser difícil seguir el ritmo de un compañero de trabajo tan enérgico, y si esa persona es su jefe, es posible que espere que un subordinado le siga el ritmo.

Ambas situaciones podrían hacer que usted se sienta indigno, ansioso, apresurado para siempre o incluso mal en su trabajo.

¿Cómo lidiar con el líder demasiado ansioso?

Normalmente, en este tipo de relaciones, nadie se propone ser cruel, abusar del poder o tener un desempeño deficiente. En cambio, hay una desalineación de expectativas, comunicación e información. A largo plazo, esto puede provocar agotamiento, resentimiento y estrés.

No hace falta decir que los jefes son la puerta de entrada al siguiente nivel de su carrera y lograr estas relaciones correctas es esencial para su progresión profesional. Entonces, ¿cómo se puede lidiar con un líder demasiado entusiasta?

Comunicación

¿Alguna vez has hecho un esfuerzo adicional en tu rol y de repente te has dado cuenta de que nadie lo sabrá? Podrías haber pasado menos tiempo trabajando y aún así habrías realizado todas tus tareas y nadie se habría dado cuenta. Es un sentimiento frustrante y desmotivador que mucha gente conoce muy bien.

Peor aún, si el trabajo incluso en sus tareas y deberes principales ha pasado desapercibido, su gerente podría pensar que su desempeño es deficiente. «¡Pero he hecho tanto!» gritas en tu cabeza, el resentimiento se desborda.

Pero los gerentes no leen la mente. Probablemente tengan un millón de cosas más entre manos, por lo que es importante establecer buenas líneas de comunicación para asegurarse de que ambos estén completamente informados.

Encuentre canales para presentar evidencia de lo que ha hecho. Por ejemplo, llevar hojas de horas de su trabajo o organizar reuniones informales periódicas para ponerse al día son excelentes maneras de comenzar a mejorar la comunicación. Básicamente, ¡busque formas de mostrarles cómo trabaja!

Hubo un tiempo en el que la idea de acercarme a mi jefe de esta manera me habría llenado de pavor. Si esto le suena familiar, primero puede trabajar para desarrollar su confianza. Una vez adquirida, esta confianza se convertirá en una capacidad para afrontar mejor las dificultades.

Si te preocupa no ser claro con tus intenciones cuando te acercas a tu jefe, Las 7 C de la Comunicación es la herramienta perfecta para conseguir que tu mensaje sea ordenado y lógico antes de tomar cualquier acción.

Una vez que se establezca una buena comunicación, podrá identificar áreas de fricción y trabajar en ellas.

Honestidad

Pero tal vez la verdad es que estás luchando por mantener el ritmo. Parece que estás trabajando para la gerencia de Usain Bolt y, en última instancia, nunca cumplirás con sus expectativas. En esta situación, la honestidad es crucial.

Si se está quedando atrás, está bien que lo diga. Algunas personas piensan que el mundo se acabará si admiten sus errores, pero en realidad esta es una de las mejores maneras de abordarlos. Ser sincero de esta manera puede incluso mejorar su reputación como miembro confiable del equipo.

Vuelva a establecer exactamente cuáles son sus responsabilidades y qué se espera de usted a diario o semanalmente. Enfrente solicitudes irrazonables y deje en claro que su trabajo es mejor cuando es manejable.

Puede resultar tentador evitar estas conversaciones difíciles; Es cierto que quizás puedas obligarte a seguir el ritmo vertiginoso durante unos meses o incluso unos años, pero tu trabajo no será el mejor y también existe la posibilidad de precipitarte hacia una crisis. Si su gerente entiende eso, podría cambiar su percepción de la situación.

Confianza

Generar confianza es fundamental para una buena relación de trabajo.

La ciencia detrás de los beneficios de la confianza es asombrosa. Las empresas con altos niveles de confianza son generalmente más productivas, enérgicas e innovadoras. De acuerdo a un estudio, existe una correlación directa entre los niveles de confianza, la rotación de personal y las ganancias. Y, lo creas o no, ¡la confianza es contagiosa!

He escuchado historias amargas de amigos con jefes que los observan como halcones, revoloteando a su alrededor, verificando todo su trabajo. Un comportamiento así no beneficia a nadie. Se pierde el tiempo de todos y se extingue por completo cualquier impulso o sentimiento de orgullo por el trabajo.

Hasta cierto punto, es cierto que estás ahí para hacer quedar bien al jefe. Y si su jefe no confía en que usted cumpla con las expectativas, o usted no confía en él, entonces la relación y el trabajo se verán afectados. Cuando se pierde la confianza, recuerde que llevará tiempo reconstruirla. Cuando mi jefa en la escuela de idiomas vio que estaba trabajando duro y que a muchos estudiantes les gustaban mis clases, comenzó a suavizar sus castigos draconianos iniciales, que implicaban trabajar los sábados y con los niños difíciles.

Mostrar interés en su jefe, recordando su cumpleaños o preguntándole cómo le fue el fin de semana, también ayudará a formar una relación más estrecha. ¡Solo asegúrate de no cruzar la línea y adoptar un comportamiento inapropiado! La Ventana Johari es una gran herramienta para generar confianza, así como autoconciencia y mejores relaciones laborales.

Expectativas realistas

En mi escuela de idiomas había una desalineación de expectativas. Naturalmente, las personas comienzan a formarse expectativas no especificadas cuando asumen un rol, y cuando se rompe el contrato tácito del comportamiento esperado, los trabajadores pueden perder la confianza en su jefe y en su organización, tal como me pasó a mí con mi escuela.

Si se mantiene al día con lo que cree que es razonable, pero su jefe espera más, recuerde que las expectativas no se pueden cumplir si la gente no sabe cuáles son. Presente su caso y demuestre cómo está haciendo su trabajo de manera efectiva y exitosa. Trate siempre de mantener informado a su jefe. Recuerde, en esta situación, ni usted ni su superior necesitan cambiar: es la relación.

Sin embargo, si trabajas para Superman y no es posible mantener el ritmo, tendrás que ajustar las expectativas de tu jefe. Esto requerirá una conversación potencialmente difícil, pero después, a través de un diálogo honesto continuo y la reconstrucción de la confianza, podrá prosperar.

Cuando la carga de trabajo haya disminuido o las expectativas sean más claras, podrá hacer un buen uso de su energía sin temor al agotamiento, el bajo rendimiento laboral o el incumplimiento de los plazos. ¡Diablos, incluso puedes descubrir que comienzas a sobresalir!

¿Alguna vez ha trabajado para un líder demasiado entusiasta? Háganos saber cómo manejó la situación en la sección Comentarios a continuación.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Lidiar con un líder demasiado entusiasta – Preguntas Frecuentes

Preguntas Frecuentes – Lidiar con un líder demasiado entusiasta

Si te encuentras en una situación donde tienes que lidiar con un líder demasiado entusiasta, es probable que te surjan algunas interrogantes sobre cómo manejar esta situación. Aquí hemos recopilado algunas de las preguntas frecuentes que surgen al respecto:

1. ¿Cómo identificar a un líder demasiado entusiasta?

Un líder demasiado entusiasta se caracteriza por su alta energía y entusiasmo desbordante. Si notas que tu líder constantemente excede los límites y muestra una actitud demasiado eufórica e impulsiva, es posible que estés lidiando con este tipo de líder.

2. ¿Cuáles son los desafíos al enfrentar a un líder entusiasta en exceso?

Enfrentar a un líder demasiado entusiasta puede presentar diferentes desafíos. Algunos de ellos incluyen: la dificultad para mantener su ritmo, la falta de tiempo para reflexionar adecuadamente sobre decisiones importantes y la posibilidad de generar un ambiente de trabajo estresante debido a su exceso de energía.

3. ¿Cómo puedo manejar a un líder entusiasta sin afectar mi propio rendimiento?

Para manejar a un líder entusiasta sin afectar tu propio rendimiento, es importante establecer límites claros y comunicar de manera efectiva tus necesidades. Además, aprender a delegar tareas y buscar espacios de descanso y desconexión pueden ser estrategias útiles para mantener un equilibrio saludable.

4. ¿Cuál es la mejor forma de brindar retroalimentación a un líder entusiasta en exceso?

Al brindar retroalimentación a un líder entusiasta, es fundamental utilizar un tono constructivo y enfocarse en los comportamientos específicos que deseas que modifique. En lugar de criticar su entusiasmo, puedes enfocarte en sugerir formas de canalizarlo de manera más eficiente y equilibrada.

5. ¿Existen beneficios al tener un líder demasiado entusiasta?

Sí, tener un líder demasiado entusiasta también puede tener beneficios. Entre ellos se encuentran la capacidad de inspirar y motivar al equipo, generar un ambiente de trabajo dinámico y fomentar la innovación y el espíritu emprendedor.

Esperamos que estas respuestas puedan ayudarte a comprender y lidiar de manera efectiva con un líder demasiado entusiasta. Recuerda que cada situación es única y lo más importante es encontrar un equilibrio que permita un rendimiento óptimo tanto para ti como para tu líder.

Fuentes:

  1. Example1.com
  2. Example2.com
  3. Example3.com


Deja un comentario