Liderazgo Transaccional | Formación de Liderazgo de EPM

El liderazgo transaccional es una herramienta fundamental en la formación de líderes de EPM. A través de este enfoque, los líderes desarrollan habilidades para crear y mantener relaciones basadas en el intercambio de recompensas y castigos. En este artículo, exploraremos cómo esta estrategia de liderazgo puede influir en el rendimiento de los equipos y cómo se implementa en la formación de líderes de EPM. ¡Descubre cómo el liderazgo transacional puede potenciar el éxito de las organizaciones!

El liderazgo transaccional es un estilo de liderazgo que utiliza recompensas y castigos para motivar a los subordinados.

El liderazgo transaccional recibe su nombre porque se basa en un intercambio o transacción. Los subordinados que realizan tareas según lo especificado reciben una recompensa a cambio de sus esfuerzos, mientras que aquellos que no lo hacen son castigados o reprendidos.

Modelo de liderazgo transaccional

El liderazgo transaccional fue descrito por primera vez por Max Weber (lo llamó liderazgo racional-legal), un sociólogo alemán nacido en 1864, más conocido como el creador de la teoría burocrática.

El liderazgo transaccional también se conoce como liderazgo gerencial porque se centra en gran medida en la supervisión, la organización y el desempeño de los subordinados.

Hay varias características importantes a tener en cuenta sobre el liderazgo transaccional. Examinemos cada uno por turno.

Liderazgo Transaccional | Formación de Liderazgo de EPM

1. Recompensas contingentes

Los líderes transaccionales están muy centrados en obtener resultados y conseguirlos rápidamente. Para ello, apelan al interés propio de sus subordinados mediante recompensas y castigos.

Cuando un subordinado realiza una tarea con éxito, será recompensado, y cuando no complete una tarea adecuadamente, será castigado.

2. Mantener el status quo

Los líderes transaccionales trabajan dentro de las limitaciones existentes de la organización para hacer las cosas. Trabajan dentro de la cadena de mando actual, que debe ser clara y bien definida. No tienden a pensar fuera de lo común.

Como tales, son buenos para garantizar que los procesos existentes se ejecuten de manera eficiente y que los problemas simples y rutinarios se resuelvan rápidamente. No son tan buenos cuando se trata de resolver problemas complejos que requieren inventiva o determinar formas completamente nuevas de hacer las cosas fuera del status quo existente.

3. Gestión por excepción

Los líderes transaccionales gestionan por excepción, lo que significa que sólo se involucran cuando el trabajo de sus subordinados se desvía de lo acordado.

Cada líder transaccional puede gestionar por excepción de forma activa o pasiva. Activamente significa que supervisarán de cerca el trabajo de los subordinados a medida que se realiza y tomarán medidas correctivas inmediatas tan pronto como algo parezca mal. Los líderes transaccionales pasivos no monitorean el trabajo a medida que sucede, sino que toman medidas correctivas sólo una vez que se les ha llamado la atención sobre los problemas.

4. Enfoque a corto plazo

Debido a que los líderes transaccionales son prácticos en el sentido de que se centran en la eficiencia dentro del status quo existente (hacer que las cosas que ya sabemos hacer se hagan más rápido), son más adecuados para trabajar hacia objetivos de corto plazo.

Hacer más de lo mismo, sólo que más rápido, les conviene perfectamente. Lo mismo ocurre con la gestión de tareas sencillas una y otra vez, como la supervisión de un centro de llamadas. Los proyectos de cambio grandes y complejos que requieren que una organización cambie por completo su forma y orientación no son adecuados para ser gestionados por líderes transaccionales.

5. Motivación extrínseca

El enfoque principal de los líderes transaccionales es la entrega de resultados. No les preocupa particularmente el bienestar o el bienestar de sus subordinados.

Su uso de recompensas y castigos significa que son motivadores extrínsecos, porque dependen de recompensas y castigos externos para motivar, en lugar de ayudar a los subordinados a encontrar alegría o motivación intrínsecas en el trabajo mismo.

El mundo necesita líderes transaccionales

En el mundo actual, los líderes transaccionales están en desgracia. La mayoría de los aspirantes a líderes anhelan ser el tipo de líder que cambie el paradigma de cómo se hacen las cosas y desarrolle nuevas visiones del futuro.

Las reglas, procedimientos y estándares están pasados ​​de moda.

Sin embargo, el mundo necesita líderes transaccionales. Son especialmente útiles en situaciones de crisis y cambios cuando es necesario alcanzar objetivos a corto plazo de forma rápida y decisiva. También funcionan bien en organizaciones donde la estructura y los sistemas son importantes, como la fabricación de gran volumen.

El liderazgo transaccional es común en los equipos deportivos y puede ser un poderoso motivador para los jugadores de un juego a otro. Ganar el juego es la recompensa y perder puede significar perder tu lugar en el equipo para el próximo juego. Este tipo de liderazgo puede ser enormemente motivador para los subordinados dispuestos a correr el riesgo de sufrir lesiones graves para lograr los resultados que pide su líder o entrenador.

También se puede considerar que los líderes transaccionales tienen muchos rasgos positivos, como sencillez, practicidad y transparencia, ya que comprenden exactamente lo que esperan que usted logre.

Ventajas y desventajas

Hay una serie de ventajas y desventajas asociadas con el liderazgo transaccional.

Ventajas

  • Recompensa a aquellos subordinados que hacen lo que se les dice.
  • Tiene una cadena de mando clara que se puede aplicar incluso a organizaciones grandes.
  • Logra objetivos a corto plazo de forma rápida y eficaz.
  • Las recompensas y los castigos son claros para los empleados. También lo son las expectativas.

Desventajas

  • Los subordinados son recompensados ​​sólo de forma extrínseca, como por ejemplo una bonificación. No se tiene en cuenta hacer su trabajo más interesante ni mejorar su bienestar.
  • No se fomenta la creatividad individual porque los procesos y objetivos ya están establecidos.
  • No funciona bien en entornos donde se requiere flexibilidad.
  • No se anima a los subordinados a desempeñarse más allá de las expectativas.
  • No se anima a los subordinados a encontrar nuevas formas de resolver problemas.
  • Los valores no juegan un papel en la teoría.

Resumen

Los líderes transaccionales, también conocidos como líderes gerenciales, motivan a sus subordinados mediante un sistema de recompensa y castigo. Si un subordinado hace lo que se le ha pedido, será recompensado. Por el contrario, si un subordinado no cumple con las expectativas del líder, recibirá un castigo.

Los líderes transaccionales no creen que los subordinados estén motivados por sí mismos. Creen que sólo pueden motivarse mediante recompensas y castigos, y que deben ser supervisados ​​para producir un trabajo satisfactorio.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded






Liderazgo Transaccional | Formación de Liderazgo de EPM

Liderazgo Transaccional | Formación de Liderazgo de EPM

Preguntas frecuentes sobre el liderazgo transaccional y la formación de liderazgo de EPM

El liderazgo transaccional es un concepto ampliamente utilizado en el ámbito empresarial y, cada vez más, en otros sectores de la sociedad. A continuación, responderemos algunas de las preguntas más frecuentes relacionadas con el liderazgo transaccional y la formación de liderazgo de EPM.

  1. ¿Qué es el liderazgo transaccional?

    El liderazgo transaccional es un enfoque de liderazgo en el que los líderes se centran en la tarea y en el cumplimiento de los objetivos establecidos. Se basa en el intercambio entre el líder y los seguidores, donde se recompensa el desempeño y se castiga el incumplimiento de las normas y expectativas.

  2. ¿Cuáles son las características del liderazgo transaccional?

    El liderazgo transaccional se caracteriza por la claridad en los roles y responsabilidades, la recompensa por el rendimiento y el interés en el cumplimiento de los objetivos establecidos. Los líderes transaccionales también establecen expectativas claras y utilizan sistemas de recompensa y castigo para motivar a los seguidores.

  3. ¿En qué se diferencia el liderazgo transaccional del liderazgo transformacional?

    A diferencia del liderazgo transaccional que se enfoca en el cumplimiento de metas y reglas, el liderazgo transformacional se basa en la inspiración y la motivación para generar un cambio positivo en los seguidores. Mientras que el liderazgo transaccional busca el cumplimiento, el liderazgo transformacional busca la transformación personal y organizacional.

  4. ¿Cuál es la importancia de la formación de liderazgo en EPM?

    La formación de liderazgo en EPM es importante porque permite desarrollar habilidades y competencias necesarias para el liderazgo efectivo. EPM es consciente de la importancia de contar con líderes capacitados que puedan guiar a sus equipos hacia el logro de los objetivos organizacionales.

  5. ¿Existen programas de formación de liderazgo en EPM?

    Sí, EPM ofrece programas de formación de liderazgo para sus empleados. Estos programas están diseñados para fortalecer las habilidades de liderazgo y brindar las herramientas necesarias para que los líderes puedan enfrentar los desafíos en un entorno empresarial cambiante y exigente.

Esperamos que estas respuestas hayan aclarado algunas de tus dudas sobre el liderazgo transaccional y la formación de liderazgo de EPM. Si deseas obtener más información, te recomendamos visitar los siguientes enlaces:


Deja un comentario