Las tormentas que nos moldearon – Resumen de #MTtalk

Las tormentas son un fenómeno natural que nos impresiona y, en ocasiones, nos aterroriza. Pero, ¿alguna vez has pensado en cómo estas poderosas fuerzas de la naturaleza pueden llegar a moldearnos como seres humanos? En el mundo de los negocios y del liderazgo, las tormentas también están presentes, en forma de desafíos, crisis y obstáculos. En un reciente #MTtalk, un grupo de expertos discutió acerca de cómo estas tormentas nos afectan y cómo podemos aprovecharlas para crecer y evolucionar. En este artículo, te compartiremos un resumen de las valiosas lecciones y consejos que surgieron durante esta fascinante conversación. ¡Prepárate para descubrir cómo las tormentas pueden convertirse en una oportunidad para el crecimiento personal y profesional!

«Es mejor permanecer bajo la lluvia que correr hacia el enemigo en busca de refugio».

Matshona Dhilwayofilósofo y autor de Zimbabwe

Era el 12 de febrero de 2006. Íbamos camino a Estados Unidos, en un viaje que habíamos planeado y ahorrado durante muchos meses. Estábamos mareados de emoción porque nos dirigíamos a la ciudad de Nueva York, la Gran Manzana… ¡ciudad de ciudades! Excepto que no lo estábamos. Se avecinaban tormentas.

El vuelo directo desde Johannesburgo, Sudáfrica, a Nueva York significó volar hacia el norte y repostar combustible en Senegal, antes de cruzar el Atlántico. Esta escala suele durar sólo dos horas, pero ese día estuvimos sentados en la pista durante unas buenas cinco o seis horas. Como les ocurre a los pasajeros sentados en los aviones, empezamos a inquietarnos y a preguntarnos qué estaba pasando. Finalmente, nos informaron que el despegue se retrasó debido al mal tiempo en Nueva York.

Cuando salimos del Dakar, nos acomodamos en nuestros asientos sintiéndonos nuevamente emocionados: ¡estábamos en camino! Sin embargo, a medida que nos acercábamos a Nueva York, la turbulencia empeoraba minuto a minuto y nuestro avión fue puesto en espera. Volamos dando vueltas y vueltas en aquel tiempo horrible, sin perspectivas de aterrizar.

Después de ser desviados a Washington DC, repostar combustible y permanecer en la pista durante otras cuatro horas, finalmente se nos permitió volar de regreso a Nueva York y aterrizar.

Cabalgando las tormentas

Lo que no sabíamos era que nuestro vuelo fue el primero en aterrizar en el aeropuerto John F. Kennedy ese día. El «mal tiempo» del que nos habían hablado en Dakar era un poco más que eso: era una tormenta enorme, y el 11 y 12 de febrero, partes de la ciudad de Nueva York habían experimentado nevadas récord.

Originalmente deberíamos haber aterrizado a las 7 am, pero cuando desembarcamos, ya era tarde en la noche. Y había algo más que no supimos hasta que salimos de la aduana: todos los sistemas de transporte público estaban cerrados. Incluso los taxis eran pocos y espaciados. Al final conseguimos transporte hasta nuestro hotel: nada menos que una limusina, cuyo coste nos hizo querer llorar.

Después de sopesar nuestras opciones de pasar la noche (y posiblemente el día siguiente) en el edificio del aeropuerto, o caminar 20 millas hasta nuestro destino con temperaturas bajo cero en un lugar en el que nunca habíamos estado antes, la limusina parecía una opción sensata.

Mirando hacia atrás, a menudo nos reímos de esa noche y del viaje en limusina. Normalmente, nunca hubiéramos considerado pagar tanto por un viaje desde un aeropuerto hasta un hotel. Sin embargo, las circunstancias no eran normales y nos obligaron a pensar y actuar fuera de nuestra zona de confort.

Tormentas de otro tipo

Lamentablemente, esa relación no duró (¡sin relación con la limusina!) y apenas tres años después, enfrenté una tormenta de otro tipo cuando me divorcié. No había ninguna «limusina» en espera. Simplemente tuve que afrontar muchas cosas con las que nunca antes me había enfrentado.

Sin embargo, ese período tormentoso de mi vida me marcó de muchas maneras. Mi confianza en mí mismo estaba hecha jirones y tuve que aprender a tener confianza nuevamente. Cambió cómo me veía a mí mismo y lo que pensaba que era capaz de hacer. Mi resiliencia fue llevada al límite y eso me hizo más fuerte y aprendí el valor de volverme autosuficiente.

Toda la triste experiencia reveló quiénes eran mis verdaderos amigos y quiénes resultaron ser amigos en las buenas épocas. Me enseñó a establecer límites y a protegerme mental y emocionalmente.

Sobre todo, mi carrera tomó un giro totalmente diferente al que había planeado originalmente. Ahora que miro hacia atrás, sé que fue para mejor y por eso estoy inmensamente agradecido.

¿Qué hacen las tormentas?

Wikipedia comienza su definición de tormenta con «cualquier estado perturbado de un medio ambiente o de la atmósfera de un cuerpo astronómico que afecte especialmente a su superficie e implique fuertemente un clima severo. Puede estar marcado por alteraciones significativas de las condiciones normales».

¿No es eso lo que hacen las tormentas en la vida? Crean circunstancias anormales que cambian la superficie de tu vida. Son ruidosos, severos y aterradores. Te empujan a pensar en sobrevivir, encontrar refugio y actuar más allá de tu zona de confort.

¡Hazlo irse!

A menudo, cuando estás en medio de la adversidad, sientes que harás cualquier cosa para que desaparezca. A veces estás dispuesto a comprometer tus valores. Negocias con tu alma y vendes tu bienestar físico y emocional. Las tormentas tienen el poder de hacernos eso.

La otra cara de la moneda es que te dan la oportunidad de fortalecerte en tus creencias. Revelan mucho sobre usted y su forma de pensar. . Te enseñan a retrasar la gratificación y a tomar decisiones más sabias, a no dejarte llevar por el alivio temporal del que luego te arrepentirás.

En nuestro Comunidad profesional de Facebookvarias personas comentaron cómo las experiencias tormentosas de la vida cambiaron el curso de su carrera y el impacto que tuvieron en sus vidas.

La verdad es…

Pero no importa qué giro le demos a las tormentas y qué tan buenas sean para nuestro crecimiento y desarrollo, a veces nos dejan sacudidos, magullados y hechos jirones emocionales.

Alguien con quien estudié falleció de COVID hace unas semanas. No tengo palabras para describir lo que está pasando su familia. Esa tormenta desarraigó sus vidas por completo y lidiar con las consecuencias es devastador.

Las tormentas de la vida no necesariamente te quitan cosas físicas o personas, pero pueden quitarte cosas que son difíciles de recuperar, como la confianza y la fe en la bondad del mundo.

Las tormentas que nos moldearon

Durante el chat de Twitter #MTtalk el viernes pasado, hablamos sobre cómo las tormentas de la vida pueden moldearnos. Estas son las preguntas que hicimos y algunas de sus respuestas más reveladoras:

P1. ¿Cómo ves los períodos tormentosos de la vida? ¿Una bendición? ¿Un inconveniente? Explicar.

@J_Stephens_CPA Supongo que depende de la tormenta. Algunos son desafiantes y resultan en un desastre. Otras son oportunidades de crecimiento (se necesita lluvia para que crezcan las plantas).

@TwinkleEduCons En los últimos años, he llegado a verlos como una lección de vida que aún no había aprendido, pero que necesitaba. Hay SIEMPRE una conclusión y, a menudo, el proceso en sí es una lección de vida. Difícil y desagradable, pero necesario para un crecimiento continuo, ¡si así lo decidimos!

P2. Cuando estás en una tormenta, ¿cuál es tu primera respuesta?

@carriemaslen Una respuesta inicial común ante una tormenta o un período de oscuridad es preguntar: «¿Por qué yo?» y centrarse en las desventajas. Con tiempo y ayuda podemos verlo como una oportunidad.

@emapirciu ¿Estoy realmente en una tormenta o hago una tormenta de la nada? Tiendo a darme algo de tiempo para evaluar mis opciones. De lo contrario, corro el riesgo de amplificar la tormenta con decisiones equivocadas.

P3. ¿Qué te dices a ti mismo que te ayude a seguir adelante?

@Manex_JMBS Si alguien más lo hizo, yo también puedo hacerlo, si nadie lo ha hecho, seré el primero en hacerlo.

@BMtrainercoach Soy inteligente, capaz y puedo encontrar el lugar donde debería estar. Todavía puedo ser feliz: mi valor es interno… no externo.

P4. ¿Qué te han revelado las tormentas sobre ti mismo/tu carácter/tus valores?

@lsmurthy99 Las tormentas nos enseñan las formas misteriosas en que la naturaleza o las situaciones pueden ponernos a prueba. Reemplaza los miedos con fe. Resolver defender nuestros valores todo el tiempo y… [it will bring] la alegría del aprendizaje y el agradecimiento.

@MarkC_Avgi Que soy un sobreviviente. Que puedo descubrir cómo salir del otro lado, sabiendo que las cosas en realidad pueden ser mejores. Con mis valores y ética intactos, y en ocasiones con una nueva perspectiva sobre las prioridades y la vida.

P5. ¿Cómo cambiaron tu forma de pensar tus peores tormentas?

@PG_pmp Que siempre debemos estar preparados para cualquier cosa y no abandonar el camino del aprendizaje… así que siempre creamos espacio para mejorarnos a nosotros mismos.

@NWarind La primera regla es arriar las velas y reforzar el mástil.

P6. ¿Qué harías diferente si apareciera otra tormenta en tu vida?

@MicheleDD_MT Piensa en lo que necesito (cuidado personal) para capear la tormenta y pedir apoyo a otros.

@ColfaxInsurance Tómese el tiempo para evaluar el origen de la tormenta. ¿Está en mi cabeza/luchando conmigo mismo, o es un factor externo con el que puedo cambiar/trabajar? Y pedir ayuda cuanto antes, antes de que sienta que me ahogo.

P7. ¿Cómo reacciona usted ante alguien que minimiza, rebaja o «supera» su experiencia con la tormenta?

@Midgie_MT Ya no reacciono. Lo ignoro y me digo a mí mismo que la persona tiene cierta necesidad de sentirse «mejor que» otra persona. En este caso yo, por lo que no respondo ni sigo con esa línea de discusión.

@DhongdeSupriya Sólo sonrío. No pierdo mi energía y elijo ignorarlo. Al explicar siento que estoy diluyendo mi lucha y lucha.

P8. ¿Por qué a algunas personas les resulta tan difícil pedir apoyo durante una tormenta?

@SizweMoyo Algunas personas ven pedir ayuda como un signo de debilidad. La vida puede volverse bastante dura, pedir ayuda es otra forma de afrontarlo todo.

@NgukaOduor Miedo. Y sobre todo para mí es la idea de que lo más probable es que no obtenga ayuda, así que lucho con eso dentro de mí.

P9. ¿Cuáles son los beneficios de acercarse durante una tormenta y a quién pedir ayuda/apoyo?

@llake Cuando pedimos y recibimos ayuda, no se trata sólo de nosotros. Somos mejores en todas las áreas cuando recibimos la ayuda adecuada; a su vez, podemos ayudar a los demás. Necesitamos fomentar esto desde una edad temprana. Pregunto a quienes encajan mejor. Puede que no sean amigos/familiares.

@JKatzaman Comunicarse con aquellas personas en quienes confía durante una tormenta les ayuda a mantenerse a todos con los pies en la tierra.

P10. ¿Cómo apoyarías a alguien que está en medio de una tormenta?

@Yolande_MT Como siempre, lo que hago es preguntarle a una persona cómo puedo apoyarla mejor. ¿Qué puedo hacer por ellos ahora mismo? ¿Qué puedo hacer por ellos mañana o la próxima semana?

@PmTwee Involucrar y alentar son las mejores claves de apoyo.

Para leer todos los tweets, echa un vistazo a la colección Wakelet de este chat. aquí.

Subiendo

Nuestras tormentas son parte de lo que nos hace quienes somos: son parte del tejido de nuestro ser. Pero no todas las partes de nuestra historia son igualmente fáciles de poseer. En nuestro próximo chat #MTtalk, hablaremos sobre cómo ser dueño de tu historia. En nuestra encuesta de esta semana, nos gustaría saber qué parte de ser dueño de su historia le resulta más difícil. Para ver la encuesta y emitir su voto, haga clic aquí.

Recursos

Mientras tanto, aquí hay algunos recursos para explorar estrategias y desarrollar habilidades que pueden ayudarlo a ser dueño de su historia. Es posible que algunos de ellos solo estén disponibles en su totalidad para los miembros del Mind Tools Club.

Gestionar el crecimiento postraumático

Volver sobre la pista

Trabajar a través del duelo

¿Qué tan resiliente eres?

El factor de incertidumbre

¿Cómo puede ayudarle el estoicismo en el trabajo?

La vida después de la pérdida del empleo

Manejando tus límites

Modelo transaccional de estrés y afrontamiento de Lazarus y Folkman

De la gestión reactiva a la proactiva

Cómo gestionar a un miembro del equipo con trastorno de estrés postraumático

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Preguntas frecuentes – Resumen de #MTtalk – Las tormentas que nos moldearon

Resumen de #MTtalk – Las tormentas que nos moldearon

En esta publicación, vamos a resumir las preguntas frecuentes discutidas en el reciente #MTtalk titulado «Las tormentas que nos moldearon». El #MTtalk es una conversación en línea que tiene lugar en Twitter cada viernes, donde líderes y profesionales de todo el mundo comparten sus ideas y experiencias sobre diversos temas.

1. ¿Cuál es el tema principal de Las tormentas que nos moldearon?

El tema principal de «Las tormentas que nos moldearon» es cómo las dificultades y desafíos en la vida pueden ayudarnos a crecer y aprender. Se discutió cómo las tormentas, metafóricamente hablando, nos moldean y dan forma a nuestra personalidad y carácter.

2. ¿Cuál fue la idea más destacada de la discusión?

La idea más destacada fue que las dificultades nos brindan la oportunidad de desarrollar habilidades de resiliencia y fortaleza emocional. Las tormentas nos enseñan a adaptarnos, superar obstáculos y encontrar soluciones creativas a los problemas.

3. ¿Cómo se pueden aprovechar las tormentas para el crecimiento personal?

Se discutieron diferentes formas de aprovechar las tormentas para el crecimiento personal, y algunos consejos clave incluyeron:

  1. Buscar el aprendizaje: Las tormentas nos brindan lecciones valiosas. Es importante reflexionar sobre las experiencias difíciles y descubrir los aprendizajes que podemos aplicar en el futuro.
  2. Buscar apoyo: Durante las tormentas, es esencial buscar apoyo de amigos, familiares o profesionales. Compartir nuestras luchas con los demás puede aliviar la carga emocional y ayudarnos a encontrar soluciones.
  3. Cambiar la perspectiva: En lugar de ver las tormentas como obstáculos insuperables, debemos intentar cambiar nuestra perspectiva y verlos como oportunidades para crecer y desarrollarnos.
  4. Cuidado personal: Durante momentos difíciles, es fundamental cuidar de nuestra salud física y mental. Hacer ejercicio, dormir lo suficiente, y practicar técnicas de relajación nos ayudará a mantenernos fuertes y resilientes.

Recuerda que cada tormenta que enfrentes es una oportunidad de crecimiento personal. Aprende de ellas y utilízalas como trampolín hacia una versión más fuerte y sabia de ti mismo.

Para obtener más información sobre el tema, te recomendamos leer los siguientes artículos:

¡Esperamos que encuentres útiles estos recursos y que puedas aprovechar las tormentas para tu propio crecimiento!


Deja un comentario