Las empresas de la vieja economía aprenden trucos de la nueva economía

En la era de la transformación digital, las empresas tradicionales se están enfrentando a nuevos desafíos para mantenerse a flote en el mercado. La nueva economía, basada en la innovación tecnológica y la creación de valor a través de la información, ha tomado el protagonismo y ha dejado en jaque a muchas empresas de la «vieja economía». Sin embargo, en lugar de rendirse, estas compañías están aprendiendo los trucos de la nueva economía para adaptarse y prosperar en el panorama actual. Descubre cómo las empresas de la vieja economía están reinventándose y aprovechando las oportunidades que ofrece la digitalización en este fascinante artículo.

Hace poco más de un año, Drugstore.com vendió acciones de su empresa al público. Las acciones, que inicialmente tenían un precio de 18 dólares por acción, se multiplicaron más de tres veces hasta los 65 dólares poco después de la campana de apertura.

Cuatro semanas después, la acción cerró a un precio de 69 dólares, creando una valoración de mercado de casi 4 mil millones de dólares. Nada mal para una empresa que había vendido productos durante menos de nueve meses, tenía menos de 500 empleados, no ofrecía esperanzas de dividendos a los inversionistas y planeaba deliberadamente perder cientos de millones de dólares antes de obtener un solo dólar de ganancia.

Drugstore.com surgió en un momento notable de la historia en el que la idea de intentar construir una gran empresa parecía anticuada y anticuada. “Built to Flip” se convirtió en el mantra del día. Simplemente dígale a la gente que está haciendo algo (cualquier cosa) conectado a Internet y “¡Listo!” te hacías rico vendiendo acciones al público, incluso si no tenías ganancias (o incluso si no tenías una empresa real). ¿Por qué molestarse en hacer todo el arduo trabajo de crear una gran empresa duradera, cuando podría gritar: “¡Nueva tecnología!” o “¡Nueva Economía!” ¿Y convencer a la gente de que te dé decenas o cientos de millones de dólares?

Fue en el punto culminante de este frenesí que Drugstore.com lanzó su desafío al viejo y desaliñado Walgreen.

Al principio, Walgreen sufrió la invasión de las puntocom, perdiendo más del 40% del precio de sus acciones en el año de la oferta pública de Drugstore.com. (Los analistas rebajaron la calificación de las acciones de Walgreen y la presión sobre Walgreen para reaccionar ante la amenaza de Internet aumentó a medida que se evaporaban casi 15 mil millones de dólares en valor de mercado.)

¿La respuesta de Walgreen en medio del frenesí? «Somos una empresa que se arrastra, camina y dirige», dijo el director ejecutivo de Walgreen, Dan Jorndt, al describir su enfoque deliberado y metódico hacia Internet. En lugar de reaccionar como Chicken Little, los ejecutivos de Walgreen hicieron algo verdaderamente radical para la época: decidieron hacer una pausa y reflexionar. ¡Decidieron pensar!

Lento al principio, Walgreen comenzó a experimentar con un sitio web mientras entablaba un intenso diálogo interno y debate sobre sus implicaciones. ¿Cómo podemos utilizar la Web para mejorar lo que hacemos mejor que cualquier otra empresa en el mundo y de una manera que nos apasione? ¿Cómo podemos aprovechar Internet para aumentar el flujo de caja por visita de un cliente? No hubo bandazos maníacos, ni exageraciones, ni bravuconadas: sólo una búsqueda tranquila y deliberada de comprensión, seguida de pasos tranquilos y deliberados hacia adelante.

Hoy en día, Walgreen tiene un sistema de comercio electrónico tan bien pensado y sofisticado como la mayoría de las empresas de comercio electrónico puro. Recientemente anunció (en su sitio web) un aumento significativo en las ofertas de empleo para respaldar su crecimiento sostenido, y el precio de las acciones de Walgreen se ha más que duplicado desde su mínimo de 1999.

Mientras tanto, Drugstore.com anunció un despido para conservar efectivo, ya que sus acciones perdieron casi todo su valor inicial. Mientras Walgreen pasó de gatear a caminar y correr, Drugstore.com pasó de correr a caminar y gatear.

Afortunadamente, la gran burbuja tecnológica de la década de 1990 se ha desinflado y volvemos a una tendencia más sostenible.

Internet está siendo aceptado por lo que es: una herramienta poderosa, cuando se utiliza correctamente. Los mercados han rechazado las empresas “Built-to-Flip” que carecen de sustancia y ganancias. La creencia de que las empresas de la “nueva economía” aniquilarán a todas las empresas de la “vieja economía” ha sido reemplazada por una visión más realista. El año pasado enseña una vez más la verdad olvidada de que cada nueva economía (y hemos tenido al menos cinco en los últimos cien años) queda dominada en gran medida por lo que llamamos empresas de la vieja economía que aprenden trucos de la nueva economía.

Como Walgreen.

Quizás Drugstore.com encuentre un modelo sostenible que funcione. Pero no será por culpa de una tecnología elegante, envalentonada por la exageración y un mercado de valores irracional. Será porque aprende los fundamentos (las verdades eternas de la gestión) que hacen que las grandes empresas perduren. Walgreen ya ha aprendido de las puntocom; Ahora es el momento de que las puntocom aprendan de empresas como Walgreen.

A medida que nos acercamos al nuevo año, sería prudente tener muy presente la historia de Walgreen y Drugstore.com. No por la burbuja de Internet. Las burbujas van y vienen. No, hay una lección más amplia e importante, una verdad más duradera que emerge de la locura del año pasado.

Resulta que Walgreen es una de las pocas empresas en la historia que pasó de una mediocridad sostenida a una excelencia duradera, de buena a excelente.

Desde finales de 1975 (cuando Walgreen comenzó a pasar de un desempeño bueno a excelente) hasta el año 2000, un dólar invertido en Walgreen superó a un dólar invertido en el mercado de valores (incluido el Nasdaq) en una asombrosa cifra de 15 veces: mejor desempeño que el de Hewlett. Packard, Motorola, Merck, Coca-Cola, General Electric e Intel durante el mismo período.

Un factor clave en su notable transformación (un factor compartido por todos aquellos que construyen grandes empresas duraderas) es la forma en que los ejecutivos de Walgreen respondieron al cambio, las amenazas y las oportunidades, como Internet. No respondieron con bravuconería, ni con avaricia, ni comparándose con los demás, ni mucho menos por miedo a quedarse atrás. Respondieron –siempre– con una búsqueda tranquila y penetrante de comprensión, seguida de una acción deliberada y reflexiva.

Construyeron la grandeza porque entendieron lo que era posible y se comprometieron silenciosamente a hacer lo que fuera necesario para convertir un gran potencial en grandes resultados. Vivían según el precepto fundamental de que dejar sobre la mesa un potencial no realizado (dejar que algo siga siendo sólo bueno, cuando puede llegar a ser grande) es un pecado secular.

Es una lección sencilla que la mayoría de las empresas de la vieja economía olvidaron en sus dar bandazos impulsados ​​por el miedo. Es una lección completamente perdida en la mayoría de las empresas “construidas para girar”, que han pasado de realizar giros frontales a dar giros hacia atrás. Es una lección que dominan los pocos que salieron de este período de cambios desgarradores más fuertes, no más débiles. Pero, lamentablemente, es una lección que la mayoría olvidará una vez más cuando llegue el próximo gran acontecimiento aterrador.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded







Las empresas de la vieja economía aprenden trucos de la nueva economía

Las empresas de la vieja economía aprenden trucos de la nueva economía

Las empresas de la vieja economía están tomando nota y adaptándose rápidamente a las tácticas y estrategias utilizadas por las empresas de la nueva economía. A medida que el mundo se vuelve cada vez más digitalizado, las empresas tradicionales están reconociendo la importancia de aprovechar al máximo la tecnología y las herramientas en línea disponibles para ellas.

Preguntas frecuentes sobre este tema:

  1. ¿Qué es la vieja economía y la nueva economía?

    La vieja economía es el término utilizado para referirse a las empresas tradicionales que operan mediante modelos de negocio e interacciones más convencionales. Por otro lado, la nueva economía se refiere a las empresas que están basadas en tecnología y aprovechan la economía digital para operar de manera más eficiente y escalable.

    Fuente: Observatorio Empresas Culturales

  2. ¿Cómo se están adaptando las empresas de la vieja economía?

    Las empresas de la vieja economía están adoptando herramientas digitales y estrategias en línea para mejorar sus procesos y alcanzar a una audiencia más amplia. Por ejemplo, muchas de estas empresas están invirtiendo en marketing digital, creando presencia en redes sociales y estableciendo tiendas en línea para expandir su alcance.

    Fuente: HubSpot

  3. ¿Qué beneficios pueden obtener las empresas de la vieja economía al adaptarse a la nueva economía?

    Las empresas de la vieja economía pueden obtener numerosos beneficios al adaptarse a la nueva economía. Al aprovechar las tecnologías digitales, estas empresas pueden mejorar la eficiencia de sus operaciones, acceder a nuevos mercados y clientes, aumentar su visibilidad en línea y mantenerse relevantes en un entorno empresarial en constante cambio.

  4. ¿Cuáles son algunos ejemplos de empresas que han tenido éxito al adaptarse a la nueva economía?

    Existen varios ejemplos de empresas que han tenido éxito al adaptarse a la nueva economía. Algunos ejemplos destacados incluyen Amazon, que comenzó como una librería en línea y ahora es una de las empresas más grandes y diversificadas del mundo, y Netflix, que evolucionó de un servicio de alquiler de DVD a líder mundial en streaming de contenido audiovisual.

    Fuentes: Amazon, Netflix

  5. ¿Qué pasos pueden seguir las empresas de la vieja economía para adaptarse a la nueva economía?

    Para adaptarse a la nueva economía, las empresas de la vieja economía pueden seguir los siguientes pasos:

    1. Realizar una evaluación de su estructura y modelo de negocio actual.
    2. Identificar oportunidades de mejora y áreas donde se pueda implementar tecnología.
    3. Invertir en tecnología y herramientas digitales adecuadas a sus necesidades.
    4. Formar al personal para que esté preparado para utilizar y aprovechar al máximo estas herramientas.
    5. Desarrollar una estrategia de marketing digital para aumentar la visibilidad de la empresa en línea.
    6. Monitorear y analizar constantemente los resultados y realizar ajustes según sea necesario.


Deja un comentario