La taxonomía de Bloom explicada con un ejemplo

La taxonomía de Bloom es una herramienta pedagógica ampliamente utilizada en el ámbito educativo para garantizar un aprendizaje efectivo y significativo. Desarrollada por el psicólogo Benjamin Bloom, esta taxonomía clasifica los objetivos educativos en diferentes niveles de complejidad, permitiendo a los docentes diseñar estrategias concretas para cada tipo de aprendizaje. En este artículo, te explicaremos detalladamente la taxonomía de Bloom, utilizando un ejemplo práctico para que puedas comprender mejor cómo aplicarla en tus clases. ¡No te lo pierdas!

La Taxonomía de Bloom es un marco para el aprendizaje que puede ayudar a mejorar la calidad de cómo los estudiantes aprenden y los profesores enseñan.

La Taxonomía de Bloom puede ayudarte a comprender los diferentes niveles en los que dominas el conocimiento. Como alumno, puede utilizar esta información para estructurar mejor sus estudios y evaluar su competencia. Como profesor, puede utilizar esta información para planificar mejor sus lecciones y medir la competencia de sus alumnos.

Fondo

La taxonomía de Bloom fue creada en la década de 1950 por Benjamín Samuel Bloom, psicólogo educativo estadounidense. El objetivo de la taxonomía era evaluar mejor el desempeño de los estudiantes universitarios.

En realidad, existen tres versiones de la taxonomía, una para cada uno de los siguientes dominios:

  • Dominio cognitivo: que se centra en la adquisición de conocimientos.
  • Dominio afectivo: que se centra en los sentimientos, emociones y actitudes del individuo.
  • Dominio psicomotor: que se centra en habilidades manuales o físicas.

La taxonomía de Bloom explicada con un ejemplo

Los>

Taxonomía de la flora

Lo primero que hay que notar sobre la Taxonomía de Bloom es que tiene dos versiones.

La taxonomía de Bloom explicada con un ejemplo

La>

Nos centraremos en la Taxonomía Revisada, pero todo lo que cubrimos en este artículo podría aplicarse igualmente a la versión original.

La Taxonomía de Bloom consta de seis niveles. El nivel más bajo de desafío para estudiantes y profesores se encuentra en la parte inferior de la taxonomía, y el nivel más desafiante está en la parte superior.

La taxonomía de Bloom explicada con un ejemplo

El>

Es importante darse cuenta de que los niveles inferiores no son necesariamente más difíciles que los niveles superiores y no siempre querrás llegar a los niveles superiores. Por ejemplo, si quieres participar en un concurso de televisión, sólo necesitas datos, no la capacidad de crear nuevas ideas.

Veamos cada uno de los niveles que componen la Taxonomía de Bloom.

1. Recuerda

El primer orden de pensamiento es recordar. Esto tiene que ver con recordar hechos y cifras relevantes de la memoria a largo plazo.

Los verbos de acción asociados con este nivel incluyen: definir, enumerar, organizar y repetir.

2. entender

El segundo orden de pensamiento es comprender. Esto tiene que ver con la comprensión y no sólo con el recuerdo. Debería poder sacar conclusiones de la información y resumirla.

Los verbos de acción asociados con este nivel incluyen: explicar, distinguir, parafrasear y resumir.

3. Aplicar

El tercer orden de pensamiento es aplicar. Aquí, implementas los hechos y las reglas que has aprendido para resolver problemas en situaciones nuevas.

Los verbos de acción asociados con este nivel incluyen: calcular, resolver, implementar y demostrar.

4. Analizar

El cuarto orden del pensamiento es analizar. Se trata de dividir la información en sus partes constituyentes e interpretar cómo esas partes se relacionan entre sí y con una estructura general.

Los verbos de acción asociados con este nivel incluyen: simplificar, analizar, comparar e investigar.

5. Evaluar

El quinto orden de pensamiento es evaluar. Se trata de juzgar o criticar información basándose en criterios y estándares.

Los verbos de acción asociados con este nivel incluyen: probar, convencer, estimar y criticar.

6. Crear

El orden final del pensamiento es crear. Se trata de combinar elementos previamente asimilados de nuevas formas para crear algo nuevo.

Los verbos de acción asociados con este nivel incluyen: proponer, desarrollar, crear e inventar.

Cómo utilizar la taxonomía de Bloom

En el centro de la Taxonomía de Bloom se encuentran los verbos de acción asociados con cada uno de los seis niveles.

Estos verbos existen para proporcionar a los alumnos objetivos claros de lo que se espera de ellos. Estos objetivos se denominan objetivos de aprendizaje y son los conocimientos, habilidades y capacidades que un estudiante puede esperar adquirir de su clase o capacitación. Para utilizar la taxonomía de Bloom, utiliza los verbos para crear sus objetivos de aprendizaje.

Por ejemplo, si estuvieras dando un taller de matemáticas sobre números primos, entonces podrías definir tus objetivos de aprendizaje de la siguiente manera:

Al finalizar este taller, los estudiantes podrán:

  • Defina un número primo (“Definir” es un verbo para recordar).
  • Explique por qué 17 es un número primo (“Explicar” es un verbo de comprensión).
  • Calcula los factores primos de cualquier número primo menor de 1000 (“Calcular” es un verbo de aplicación).

Definir los objetivos de aprendizaje de esta manera antes de dar la lección le ayudará tanto a usted como a sus alumnos. Le ayudará a estructurar mejor su clase o curso y a crear ejercicios más apropiados, y ayudará a sus alumnos a comprender con precisión lo que deben saber una vez que hayan completado su curso.

Ejemplo de taxonomía de Bloom

Imagine que es gerente de un minorista en línea y desea enseñarle a su equipo cómo agregar contenido nuevo al sitio web de su empresa.

Tradicionalmente, esta capacitación se imparte simplemente parándose frente a una presentación detallada de PowerPoint y explicándolo todo. Sin embargo, esto no ha resultado efectivo, por lo que esta vez decide utilizar la Taxonomía de Bloom para ayudarle a estructurar sus lecciones.

Al utilizar la taxonomía, primero debe pensar dónde quiere que esté su equipo una vez que haya completado su capacitación. Para este ejemplo, usted decide que al final de su capacitación, su equipo podrá crear Páginas web nuevas e interesantes que cumplan objetivos específicos y agrégalas a tu sitio web.

Ha elegido deliberadamente el verbo “crear” para definir su objetivo de aprendizaje porque espera que su equipo esté en la cima de la taxonomía una vez finalizada la capacitación para que puedan crear contenido experto en su sitio web diariamente.

A continuación, debe pensar en dónde se encuentra su equipo en la taxonomía en este momento. En su caso, su equipo no tiene ni idea sobre los sitios web y HTML, por lo que decide comenzar a enseñar desde el fondo de la taxonomía.

Al utilizar este punto inicial y final, utiliza la Taxonomía de Bloom para estructurar su capacitación en seis lecciones, cada una de las cuales se centra en un objetivo de aprendizaje diferente dirigido a cada nivel de la taxonomía, de la siguiente manera:

  • Lección 1 (Nivel 1, Recuerde): Explíqueles los elementos HTML esenciales. Al final de la lección, su equipo podrá recordar los elementos importantes de HMTL.
  • Lección 2 (Nivel 2, Comprender): Al final de esta lección, los asistentes podrán resumir el propósito de HTML en algunas de las páginas reales de su sitio web.
  • Lección 3 (Nivel 3, Aplicar): Al final de esta lección, cada uno de los miembros de su equipo podrá implementar su propia página web básica por primera vez, resolviendo los problemas que surjan.
  • Lección 4 (Nivel 4, Analizar): Al completar esta lección, cada miembro del equipo investigación y explicar qué elementos deben agregar a su página web para llevarla al siguiente nivel.
  • Lección 5 (Nivel 5, Evaluar): Al final de esta lección, cada miembro del equipo podrá crítica las páginas web de cada uno, destacando sus ventajas y desventajas.
  • Lección 6 (Nivel 6, Crear): Al final de la lección final, cada miembro del equipo podrá crear nuevas páginas web para cumplir ciertos objetivos que agregarán a su sitio web. Aquí, utilizan lo que han aprendido para crear algo completamente nuevo.
La taxonomía de Bloom explicada con un ejemplo

A>

Tenga en cuenta que no es necesario comenzar desde el final de la taxonomía y avanzar hacia arriba. Puedes moverte por los niveles como creas que es más apropiado para tus alumnos y lo que estás enseñando.

La taxonomía de Bloom explicada con un ejemplo

Este>

Ventajas y desventajas

Existen varias ventajas y desventajas asociadas con la taxonomía de Bloom.

Ventajas

  • Establece objetivos de aprendizaje que deben alcanzar tanto el profesor como el alumno.
  • Al clasificar el aprendizaje, le permite pensar de manera más estratégica sobre el tipo de aprendizaje que los estudiantes deberían realizar.
  • Facilita evaluar si sus lecciones y evaluaciones son consistentes con sus objetivos de aprendizaje.

Desventajas

  • La taxonomía proporciona una representación falsa del aprendizaje. El aprendizaje no es un proceso lineal en el que cada nivel está separado de todos los demás.
  • El modelo puede cegarle ante los procesos cognitivos integrados que tienen lugar en el cerebro de una persona a medida que aprende.

Resumen

La Taxonomía de Bloom es un marco de aprendizaje que puede ayudarle a comprender los diferentes niveles en los que domina el conocimiento.

Como alumno, puede ayudarle a mejorar la forma en que estructura sus estudios y mide su competencia. Como profesor, puede ayudarle a planificar mejor sus lecciones y medir la competencia de sus alumnos.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded






La taxonomía de Bloom explicada con un ejemplo

La taxonomía de Bloom es un marco educativo que se utiliza en todo el mundo para clasificar los diferentes niveles de aprendizaje. Desarrollada por Benjamin Bloom y sus colaboradores en 1956, esta taxonomía se ha convertido en una herramienta fundamental para los educadores en la planificación de sus actividades de enseñanza y evaluación.

¿Qué es la taxonomía de Bloom?

La taxonomía de Bloom es una estructura jerárquica que divide los objetivos educativos en seis niveles, desde el conocimiento más básico hasta la habilidad de evaluar y crear. Estos niveles son:

  1. Conocimiento: el primer nivel consiste en recordar y comprender información básica. Ejemplos de verbos en este nivel son “recordar”, “enumerar” y “definir”.
  2. Comprensión: el segundo nivel implica comprender la información y ser capaz de explicarla con tus propias palabras. Ejemplos de verbos en este nivel son “explicar”, “resumir” y “interpretar”.
  3. Aplicación: en el tercer nivel, los estudiantes deben utilizar el conocimiento adquirido para resolver problemas o situaciones nuevas. Ejemplos de verbos en este nivel son “resolver”, “diseñar” y “demostrar”.
  4. Análisis: el cuarto nivel implica descomponer la información en partes y comprender las relaciones entre ellas. Ejemplos de verbos en este nivel son “comparar”, “organizar” y “diferenciar”.
  5. Síntesis: en el quinto nivel, los estudiantes deben combinar las partes para formar un todo nuevo y original. Ejemplos de verbos en este nivel son “crear”, “diseñar” y “planificar”.
  6. Evaluación: el sexto y último nivel implica hacer juicios y valoraciones basados en criterios específicos. Ejemplos de verbos en este nivel son “valorar”, “juzgar” y “justificar”.

Es importante destacar que la taxonomía de Bloom no debe interpretarse como una secuencia estricta de aprendizaje, sino más bien como una guía para diseñar actividades que desarrollen diferentes habilidades cognitivas.

Ejemplo práctico de la taxonomía de Bloom

Para entender mejor cómo funciona la taxonomía de Bloom, aquí tienes un ejemplo práctico:

Imagina que estás enseñando a un grupo de estudiantes sobre el ciclo del agua. A continuación, se presenta una serie de preguntas y actividades organizadas según los niveles de la taxonomía de Bloom:

  1. Conocimiento: ¿Puedes enumerar las etapas del ciclo del agua?
  2. Comprensión: Explica brevemente cómo funciona el ciclo del agua.
  3. Aplicación: Diseña un diagrama que muestre el ciclo del agua y explícalo a tus compañeros de clase.
  4. Análisis: Compara el ciclo del agua con el ciclo de vida de una planta y encuentra similitudes y diferencias.
  5. Síntesis: Crea una presentación sobre la importancia del ciclo del agua en el ecosistema.
  6. Evaluación: Justifica por qué es importante conservar el agua y propón acciones que ayuden a preservar este recurso.

Este ejemplo ilustra cómo se pueden aplicar los diferentes niveles de la taxonomía de Bloom en un tema específico para fomentar un aprendizaje completo y profundo.

En conclusión, la taxonomía de Bloom es una herramienta invaluable para los educadores, ya que les permite planificar actividades de enseñanza y evaluación que desarrollen las habilidades cognitivas de sus estudiantes. Al utilizar los diferentes niveles de la taxonomía de Bloom, los educadores pueden asegurarse de que están abordando una variedad de habilidades y promoviendo un aprendizaje significativo.

Referencias:


Deja un comentario