La gestión de la continuidad del negocio es más una mentalidad que una planificación teórica

La gestión de la continuidad del negocio no se trata simplemente de hacer un plan detallado en papel y luego olvidarlo. Es una mentalidad que debe ser adoptada por todas las partes interesadas en una organización. En tiempos de incertidumbre, como los que estamos viviendo actualmente, es más importante que nunca comprender que la continuidad del negocio no es solo una planificación teórica, sino una forma de pensar y actuar que permite a las empresas enfrentar y superar cualquier obstáculo que se les presente. En este artículo, exploraremos por qué la gestión de la continuidad del negocio es más una mentalidad que una simple planificación, y cómo las organizaciones pueden adoptar esta mentalidad para protegerse y prosperar en tiempos difíciles.


El legendario fundador de Infosys, NR Narayan Murthy, cuando se le preguntó una vez cuál era su mayor desafío diario, respondió que anteponer la mente a la mentalidad es algo que se esfuerza conscientemente por hacer todos los días. Esta observación es muy adecuada para todas las facetas de los negocios, ya que la mentalidad de éxito es más importante que tener planes elaborados y detallados en papel sobre cómo ser el número uno en el campo elegido. Cuando las organizaciones en su conjunto y los individuos en particular desarrollan la mentalidad para el éxito, nada les impide alcanzar sus objetivos. De manera similar, la capacidad de una empresa para responder rápida y rápidamente a una emergencia depende en gran medida de la mentalidad de preparación ante desastres entre sus empleados.

No necesitamos mirar más allá de la respuesta de las empresas tras los ataques del 11 de septiembre. Empresas como Goldman Sachs y Citibank pudieron reanudar sus actividades en poco tiempo, mientras que otras empresas se tomaron su tiempo para reanudar sus operaciones. La diferencia en los tiempos de respuesta de estas empresas es la mentalidad predominante entre sus empleados de hacer lo correcto en caso de emergencia.

Por ejemplo, Citigroup perdió a muchos de sus empleados en los ataques, pero en un par de días ya estaba en modo de continuidad del negocio. Esto fue posible principalmente gracias al estado de ánimo de sus empleados, que estaban capacitados y preparados para afrontar emergencias, a diferencia de otras empresas que quedaron atrapadas como ciervos cegados por un faro.

Para inculcar una mentalidad de preparación ante desastres, las empresas deben asegurarse de que los empleados no entren en pánico en caso de una emergencia y que tengan su ingenio a su alcance cuando ocurre un desastre.. Esto sólo es posible si los empleados están capacitados para responder de manera ágil y hábil ante las emergencias. Esto es particularmente importante para aquellas empresas que operan sistemas de misión crítica, como operaciones bancarias y redes de comunicaciones 24 horas al día, 7 días a la semana. Para estas empresas, los desastres son oportunidades para mostrar a sus clientes qué tan bien pueden responder a la emergencia y garantizar que no sufran. En la mayoría de los casos, la agilidad con la que las empresas responden a las emergencias es la forma en que la alta dirección mantiene la calma y la presencia de ánimo durante las emergencias.

La razón de esto es que es parte de la naturaleza humana rodear a un líder en tiempos de emergencia y la mayoría de nosotros habríamos sabido cómo gravitamos hacia el cabeza de familia o el que está a cargo durante las emergencias personales. De manera similar, las empresas deben formar líderes que sean capaces de mostrar un liderazgo extraordinario durante situaciones de crisis y la forma en que estos líderes se levantan y son contados durante las crisis determina qué tan bien responde la empresa a la emergencia. Por lo tanto, la conclusión clave aquí es que las empresas deben nutrir y preparar a líderes que muestren calma y no pierdan la concentración durante una emergencia y, al hacerlo, las empresas habrían planificado las emergencias cuando la fuerza laboral admira a este líder y lo sigue. como abejas alrededor de la abeja reina.

En conclusión, al igual que en las crisis personales, es la presencia de ánimo y el sentido bien desarrollado de fortaleza lo que ayuda a las personas a superar las emergencias. Asimismo, las empresas deben garantizar que la mentalidad de preparación para desastres se extienda a todos los niveles de la organización y también preparar líderes que sean capaces de mostrar un liderazgo extraordinario durante las contingencias.



Autoría/Referencia – Acerca del autor(es)


Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded


Preguntas frecuentes sobre la gestión de la continuidad del negocio

¿Qué es la gestión de la continuidad del negocio?

La gestión de la continuidad del negocio es un enfoque estratégico que busca garantizar la operatividad y supervivencia de una organización ante cualquier interrupción o desastre. Se trata de una mentalidad empresarial más que una simple planificación teórica.

¿Por qué es importante la gestión de la continuidad del negocio?

La gestión de la continuidad del negocio es crucial para asegurar la estabilidad y resiliencia de una empresa ante situaciones imprevistas como desastres naturales, ciberataques, problemas operativos, entre otros. Garantiza que la organización pueda seguir funcionando con el menor impacto posible, protegiendo sus activos, empleados y reputación.

¿Cómo se implementa la gestión de la continuidad del negocio?

La implementación de la gestión de la continuidad del negocio implica seguir una serie de pasos clave:

  1. Identificar los riesgos potenciales: es necesario analizar y comprender los riesgos a los que se enfrenta la organización, tanto internos como externos.
  2. Evaluación de impacto: se realiza un estudio exhaustivo del impacto que cada riesgo identificado puede tener en la operatividad de la empresa.
  3. Desarrollo de estrategias de mitigación: se diseñan e implementan medidas y planes de acción para minimizar los riesgos y garantizar la continuidad del negocio en caso de interrupciones.
  4. Pruebas y entrenamiento: se llevan a cabo simulacros y ejercicios de respuesta a desastres para evaluar la efectividad de las estrategias implementadas y capacitar a los empleados en la respuesta adecuada.
  5. Monitoreo y actualización: la gestión de la continuidad del negocio debe ser un proceso continuo, se deben revisar y actualizar las estrategias en función de los cambios en el entorno empresarial y los nuevos riesgos que puedan surgir.

¿Quién es responsable de la gestión de la continuidad del negocio?

La gestión de la continuidad del negocio es responsabilidad de todos los niveles de la organización, desde la alta dirección hasta los empleados. Es importante establecer un equipo encargado de llevar a cabo el proceso de gestión y garantizar que se sigan todas las directrices y prácticas establecidas.

¿Dónde puedo obtener más información sobre la gestión de la continuidad del negocio?

Aquí tienes algunos recursos adicionales para obtener más información sobre la gestión de la continuidad del negocio:

Recuerda que la gestión de la continuidad del negocio es una inversión que puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso en situaciones adversas. No subestimes la importancia de estar preparado y actuar de manera proactiva.


Deja un comentario