Introducción a la gestión de la continuidad del negocio

En un mundo en constante evolución y cambios impredecibles, la gestión de la continuidad del negocio se ha convertido en una necesidad imprescindible para cualquier organización. ¿Qué pasaría si una catástrofe natural, un ciberataque o incluso una pandemia interrumpieran repentinamente las operaciones de tu empresa? La respuesta a esta pregunta yace en la implementación de un sólido plan de gestión de la continuidad del negocio. En este artículo, exploraremos los fundamentos de este concepto vital, desde su definición hasta las principales estrategias y herramientas para llevarlo a cabo. ¡No te lo pierdas!


Todos necesitamos que los servicios de soporte que a menudo damos por sentado estén disponibles las 24 horas del día, los 7 días de la semana y cuando los necesitemos. Desde el teléfono que utilizamos hasta la conexión a Internet, cualquier caída que sufra este servicio es vista de manera desfavorable por nosotros. Pero, dadas las incertidumbres del siglo XXI, donde una dislocación menor en algún lugar puede tener un efecto en cascada en la infraestructura, es necesaria una gestión de la continuidad del negocio.

En pocas palabras, el término denota la recuperación del negocio o del servicio tras una interrupción o interrupción. La rapidez con la que se restablece el servicio depende de qué tan bien se planificó y gestionó la continuidad del negocio durante el tiempo de inactividad y la posterior recuperación.

Gestión de la continuidad del negocio ha estado a la vanguardia de la planificación corporativa en los últimos años debido a la economía global interconectada e integrada donde una interrupción de un servicio amenaza toda la cadena involucrada.

En los últimos meses, después del desastre de Fukushima, la gestión de la continuidad del negocio se ha convertido en una palabra de moda tanto para las empresas como para los gobiernos, con un mayor énfasis en la rapidez con la que el negocio o el departamento se recupera en caso de una interrupción. Y los ejemplos de bancos como Citibank y Standard Chartered, que tienen programas de continuidad del negocio bien planificados, son un caso clásico de empresas que piensan en el futuro y planifican para emergencias.

Para aplicaciones de misión crítica como el software en bancos, centrales eléctricas y aeropuertos, la criticidad del servicio significa que hay tolerancia cero para el tiempo de inactividad. Hemos visto en el último año cómo el sistema automatizado del IGI (Aeropuerto Internacional Indira Gandhi) dejó de funcionar, provocando el caos en todo el aeropuerto y afectando gravemente los planes de viaje de miles de pasajeros. Por lo tanto, se vuelve una cuestión de vital importancia que dichos sistemas cuenten con programas de continuidad que minimicen el tiempo de inactividad y reduzcan el efecto de las interrupciones.

La gestión de la continuidad del negocio no se trata solo de tener sistemas implementados para realizar copias de seguridad y a los que recurrir. Es necesario que haya un cambio de mentalidad en los empleados que operan estos sistemas y, por lo tanto, lo que se necesita es la capacidad de cambiar al sistema de respaldo o al sitio en alta mar y reanudar las operaciones en poco tiempo.. Para que esto suceda, la fuerza laboral debe estar adecuadamente capacitada para reaccionar rápidamente en caso de emergencias y cargar el sistema de respaldo o apresurarse a desplazarse fuera del sitio para garantizar un servicio ininterrumpido. Estas capacidades exigen agilidad y velocidad en la fuerza laboral y esto sólo puede lograrse mediante simulacros y procedimientos que estimulen los desastres reales.

Por supuesto, por mucho que las empresas planifiquen para las emergencias, “cuando ocurre” las reacciones espontáneas de la fuerza laboral y la solidez de los sistemas de respaldo determinan qué tan bien funciona el programa de gestión de la continuidad del negocio. Para lograr la escalabilidad que se necesita y garantizar la confiabilidad, las empresas deben invertir en programas de continuidad del negocio de última generación que gestionen bien el tiempo de inactividad y garanticen que los usuarios no se vean afectados de manera importante.

En conclusión, la gestión de la continuidad del negocio no se trata sólo de personas o máquinas, sino de la combinación de ambas que debe funcionar en caso de una emergencia. Los planes mejor trazados se desperdician si no existe una jerarquía de respaldo para gestionar el programa de continuidad. Por eso, junto con la fuerza laboral y los sistemas, se requiere una gestión astuta y un liderazgo visionario.



Autoría/Referencia – Acerca del autor(es)


Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded



Frequently Asked Questions – Introducción a la gestión de la continuidad del negocio

Preguntas frecuentes sobre la gestión de la continuidad del negocio

1. ¿Qué es la gestión de la continuidad del negocio?

La gestión de la continuidad del negocio se refiere a un conjunto de procesos y acciones diseñados para garantizar que una organización pueda seguir operando en caso de interrupciones inesperadas o desastres. Su objetivo principal es minimizar los impactos negativos y asegurar una rápida recuperación.

2. ¿Por qué es importante la gestión de la continuidad del negocio?

La gestión de la continuidad del negocio es fundamental para prevenir la interrupción de las operaciones comerciales y minimizar los efectos negativos en caso de desastres o incidentes inesperados. Implementar un plan de continuidad del negocio ayuda a proteger la reputación y la estabilidad financiera de una organización.

3. ¿Cuáles son los elementos clave de la gestión de la continuidad del negocio?

Existen varios elementos esenciales en la gestión de la continuidad del negocio, entre ellos:

  1. Análisis de impacto empresarial (BIA): Es la evaluación de las funciones, procesos y activos críticos de una organización para determinar su impacto ante la interrupción.
  2. Plan de continuidad del negocio (BCP): Es el documento que contiene las estrategias y procedimientos a seguir durante una interrupción, y define las responsabilidades de las personas involucradas.
  3. Recuperación ante desastres: Incluye la implementación de medidas técnicas y organizativas para recuperar las operaciones de negocio lo más rápido posible.
  4. Pruebas y ejercicios: Son actividades programadas que evalúan la efectividad del plan de continuidad del negocio y permiten identificar mejoras.

4. ¿Cómo se puede implementar la gestión de la continuidad del negocio?

La implementación de la gestión de la continuidad del negocio requiere los siguientes pasos:

  1. Identificar riesgos y amenazas: Analizar y comprender los riesgos internos y externos que podrían afectar a la organización.
  2. Análisis de impacto empresarial (BIA): Evaluar el impacto financiero, operativo y reputacional de una interrupción en las operaciones comerciales.
  3. Desarrollo del plan de continuidad del negocio (BCP): Diseñar y documentar las estrategias, procedimientos y medidas necesarias para continuar las operaciones durante una interrupción.
  4. Protección y recuperación ante desastres: Implementar medidas técnicas y organizativas para garantizar la disponibilidad y recuperación de los recursos clave.
  5. Educación y entrenamiento: Capacitar a los empleados sobre el plan de continuidad del negocio y realizar ejercicios de simulación para familiarizarlos con los pasos a seguir.
  6. Monitoreo y revisión: Realizar evaluaciones periódicas para garantizar que el plan de continuidad del negocio siga siendo efectivo y esté actualizado.

5. ¿Dónde puedo obtener más información sobre la gestión de la continuidad del negocio?

Si deseas obtener más información sobre la gestión de la continuidad del negocio, te recomendamos consultar las siguientes fuentes:


Deja un comentario