Intervalos compuestos y tasa de interés

Los intervalos compuestos y la tasa de interés son conceptos fundamentales en el mundo de las finanzas y la inversión. ¿Alguna vez te has preguntado cómo funcionan y cómo pueden impactar tus decisiones financieras? En este artículo, te invitamos a descubrir todo sobre los intervalos compuestos y la tasa de interés, para que puedas tomar decisiones más informadas y maximizar tus ganancias. Conoce cómo estos conceptos se aplican en diferentes contextos económicos y aprende a calcularlos de manera sencilla y efectiva. ¡No te pierdas esta oportunidad de ampliar tus conocimientos financieros y alcanzar tus metas económicas!


Teóricamente existen dos tipos de tipos de interés, simples y compuestos. Sin embargo, en finanzas la palabra interés suele referirse a interés compuesto. El interés simple casi nunca influye en los cálculos financieros. En todos los cálculos relacionados con valores presentes y valores futuros, se utiliza el interés compuesto. Sin embargo, Como estudiante de finanzas corporativas, es fundamental conocer la diferencia que tienen los intervalos de capitalización sobre la tasa de interés efectiva que se paga por la inversión.. Este artículo explica lo mismo:

Interés simple versus interés compuesto

Todos somos conscientes de la diferencia entre interés simple y compuesto. Sin embargo, solo para reiterar, el monto del capital nunca cambia en un simple cálculo de intereses. Entonces, si se prestan $100 por 3 años al 10% de interés simple, el interés pagado en cada uno de los 3 años sería de $10.

Pero si se prestaran $100 al 10% durante 3 años y la capitalización se realiza anualmente, los pagos de intereses serían $10, $11 y $13,1 durante los años 1, 2 y 3 respectivamente. Esto se debe a que al final de cada período el interés acumulado se suma al capital y, por lo tanto, el interés en el siguiente período es un poco mayor.

Capitalización anual versus semestral

En el caso del interés compuesto, el 10% compuesto anualmente y el 10% compuesto semestralmente, es decir, dos veces al año, no significan lo mismo. Entendamos esto con la ayuda de un ejemplo:

Capitalización anual: $100 al 10%, interés = $10

Capitalización semestral: $100 al 10%, interés $5 después de 6 meses y %5,25 después de otros 6 meses. Por lo tanto, el interés total sería de 10,25 dólares en lugar de 10 dólares anuales.

Las tasas aumentan a medida que los intervalos compuestos se hacen más pequeños:

Como podemos ver en el ejemplo anterior, las tasas semestrales dan más interés que las tasas anuales. Podemos ampliar esta lógica aún más y decir que las tasas mensuales proporcionarán más intereses en comparación con las tasas semestrales y las tasas semanales proporcionarán más intereses que las tasas mensuales.

Como regla general, podemos decir que cuanto más pequeños sean los intervalos de capitalización, mayores serán las tasas de interés. En lo que respecta a las inversiones, la mayoría de las tasas se capitalizan anualmente o semestralmente. No se utilizan frecuencias de capitalización más pequeñas. En el uso común, sólo en el caso de las tarjetas de crédito las tasas se expresan como tasas de interés compuestas mensuales.

Composición continua

Hasta ahora hemos considerado intervalos discretos en los que se pagaban intereses. Podríamos reducir los intervalos a horas, minutos o incluso segundos y, aun así, serán discretos. Teóricamente es posible que los intereses se paguen de forma continua durante un período de tiempo determinado. Esto no es posible en la realidad. Sin embargo, las tasas de interés continuamente compuestas brindan cierta facilidad en los cálculos matemáticos. Es por ello que se utilizan a menudo en finanzas. Las tasas de interés compuestas se pueden convertir en tasas de interés compuestas continuamente multiplicándolas por – ert

Dónde:

    mi = 2,718

    r = tasa de interés compuesta anualmente

    t = número de períodos de tiempo



Autoría/Referencia – Acerca del autor(es)


Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded





Preguntas frecuentes sobre Intervalos Compuestos y Tasa de Interés

Preguntas frecuentes sobre Intervalos Compuestos y Tasa de Interés

¿Qué son los intervalos compuestos?

Los intervalos compuestos son un concepto esencial en matemáticas financieras. Se utilizan para representar períodos de tiempo en los que los intereses se capitalizan múltiples veces en el año. En lugar de calcular el interés una sola vez al final de un período, en los intervalos compuestos, el cálculo del interés se realiza más de una vez durante ese período.

¿En qué se diferencia la tasa de interés compuesta de la tasa de interés simple?

La principal diferencia entre la tasa de interés compuesta y la tasa de interés simple es que en la tasa compuesta, los intereses generados durante cada período de capitalización se suman al capital inicial para calcular los intereses en el siguiente período. Esto implica que, a lo largo del tiempo, los intereses generados por los intervalos compuestos pueden ser significativamente mayores que los intereses generados por la tasa de interés simple.

¿Cómo se calculan los intervalos compuestos?

El cálculo de los intervalos compuestos implica el uso de la fórmula del interés compuesto:

A = P(1 + r/n)nt

donde:

  • A es el monto total después de n períodos de capitalización
  • P es el capital o principal inicial
  • r es la tasa de interés anual
  • n es la cantidad de períodos en un año
  • t es el tiempo en años

¿Cuáles son las ventajas de los intervalos compuestos?

Las ventajas de los intervalos compuestos incluyen la generación de mayores rendimientos y la acumulación más rápida de capital a lo largo del tiempo. Al capitalizar los intereses, los intervalos compuestos permiten que el capital inicial crezca exponencialmente y puedan obtenerse mayores ganancias. Esto los convierte en una opción especialmente atractiva para inversiones a largo plazo, como ahorros para la jubilación o inversiones en bienes raíces.

Referencias Externas

  1. BBVA – Calculadora de Interés Compuesto
  2. Universidad Autónoma de Yucatán – Interés Compuesto
  3. Eumed – Cálculo financiero: conceptos fundamentales


Deja un comentario