Instinto de negatividad

En un mundo lleno de información y estímulos constantes, es común sentirse abrumado y atrapado por una sensación de negatividad. El instinto de negatividad, como podríamos llamarlo, nos lleva a centrarnos en lo que está mal en lugar de lo que está bien en nuestras vidas. En este artículo exploraremos este fenómeno y descubriremos cómo podemos superar este engranaje automático que nos sumerge en la tristeza y la insatisfacción. ¡Prepárate para cambiar tu perspectiva y encontrar el camino hacia una mentalidad más positiva!

El instinto de negatividad describe nuestra tendencia a notar más lo malo que lo bueno. Rosling invita a los lectores a pensar en el mundo como un bebé prematuro en una incubadora. El escribe,

¿Tiene sentido decir que la situación del infante está mejorando? Sí. Absolutamente. ¿Tiene sentido decir que es malo? Si, absolutamente. ¿Decir “las cosas están mejorando” implica que todo está bien y que todos deberíamos relajarnos y no preocuparnos? No, en absoluto. ¿Es útil tener que elegir entre lo malo y lo mejor? Definitivamente no. Son ambos. Es a la vez malo y mejor. Mejor y malo al mismo tiempo. Así es como debemos pensar sobre el estado actual del mundo.

Cuando escuche algo terrible, cálmese preguntándose si hubo mejoras positivas igualmente importantes de las que no se habría enterado. Un gran porcentaje de la retórica difundida por los medios de comunicación, los gobiernos y los profesionales de la seguridad suele ser un mensaje pesimista. En consecuencia, tiende a escuchar y prestar más atención a las malas noticias que a las buenas. Esta distorsión infunde una sensación de negatividad, que es una táctica bien establecida. Miedo, incertidumbre y duda (abreviado como FUD) es un intento estratégico de influir en la percepción mediante la difusión de información negativa, dudosa o falsa. El término –FUD– apareció en contextos ya en la década de 1920.

Verificación de la realidad

Los humanos prestan más atención a lo malo que a lo bueno. Muchos creen que el mundo está empeorando y romantizan los buenos viejos tiempos. Esto es cierto hasta cierto punto. Por ejemplo, la contaminación ambiental está empeorando y el terrorismo es más devastador que hace unas décadas. Sin embargo, la situación mundial sigue en general una trayectoria ascendente. Sin embargo, estos acontecimientos pasan en gran medida desapercibidos porque no se informan. De ahí que tendemos a sentir nostalgia por el pasado.

Hoy en día, incluso los incidentes menores reciben una cobertura mucho mayor de la que merecen. Si miras las noticias, percibirás que el mundo está en una tendencia a la baja. Sin embargo, los hechos revelan otra historia. En el siglo XIX, la mayoría de las personas en el mundo se encontraban en el Nivel 1, marcado por la pobreza extrema. Sin embargo, hoy en día sólo el 9% del mundo se encuentra todavía en el Nivel 1. La esperanza de vida ha mejorado de 31 años en el siglo XIX a más de 70 años en la actualidad. Se ha abolido la esclavitud, ha disminuido la mortalidad infantil y ha mejorado el acceso a servicios básicos como electricidad, agua y salud.

Sin embargo, llegamos a la conclusión errónea de que nada ha mejorado, cuando en realidad nuestro mundo se ha convertido en gran medida en un lugar mejor y más seguro. Aún así, tendemos a tener una visión pesimista del mundo. Esto se debe a que tendemos a juzgar por los sentimientos más que por la lógica.

Sesgo de negatividad

El sesgo de negatividad es la tendencia de los humanos a prestar más atención o dar más peso a las experiencias negativas que a las neutrales o positivas. Incluso cuando las experiencias negativas son intrascendentes, los humanos tienden a centrarse en lo negativo. Según Verywell Mind, nosotros los humanos, somos cableado para la negatividad. Las críticas tienen un mayor impacto que los elogios. Asimismo, las malas noticias suelen llamar más la atención que las buenas. Este fenómeno se llama sesgo de negatividad. Describe nuestra tendencia a registrar y pensar más fácilmente en estímulos y eventos negativos que en los positivos. Este sesgo, también conocido como asimetría positiva-negativa, implica que sentimos el aguijón de una reprimenda con más fuerza que el gozo de la alabanza. Citar Linoel Miseria personaje:

Las cosas buenas duran ocho segundos… las malas duran tres semanas.

En psicología social, se ha demostrado que los rasgos negativos afectan desproporcionadamente la formación de impresiones. La teoría de la perspectiva – desarrollado por Daniel Kahneman y Amos Tversky en 1979 – demuestra que tendemos a ser reacios al riesgo debido a nuestra ponderación sesgada de las probabilidades. Dado que no nos gustan más las pérdidas que las ganancias equivalentes, estamos dispuestos a asumir más riesgos para evitar una pérdida. Asimismo, también evitamos elegir opciones que puedan resultar en pérdidas. Por ejemplo, sentimos más la pérdida de 20 € que la alegría de ganar 20 €.

Equipaje evolutivo

Según el psicólogo Rick Hanson, se ha incorporado en nuestro cerebro un sesgo de negatividad basado en millones de años de evolución cuando se trata de lidiar con amenazas. Nuestros antepasados ​​vivieron en entornos difíciles. Tenían que recolectar comida evitando obstáculos mortales. Notar, reaccionar y recordar a los depredadores y los peligros naturales (negativo) se volvió más importante que encontrar comida (positivo). Aquellos que evitaron las situaciones negativas transmitieron sus genes.

Entonces, nuestros antepasados ​​desarrollaron heurísticas (atajos) para lidiar con malas noticias o rasgos negativos que señalaban peligro. Desde una perspectiva evolutiva, aprender a identificar situaciones potencialmente peligrosas era vital para sobrevivir en un entorno hostil y rico en depredadores. Si bien se puede decir que el mundo actual tiene menos amenazas, los humanos todavía estamos programados para la autoconservación. Hoy en día, es posible que no necesitemos estar en alerta máxima constante para sobrevivir como nuestros antepasados. Sin embargo, el sesgo de negatividad todavía afecta la forma en que actuamos, reaccionamos, sentimos y pensamos.

Lidiar con la negatividad

Sólo hace falta una manzana podrida para estropear el grupo. Un viejo refrán describe el efecto que tienen los estados de ánimo de transferirse entre las personas en un período de tiempo relativamente corto. Contagio emocional es el término psicológico para este fenómeno. En el artículo titulado Nuestros vecindarios emocionales, los autores Peter Totterdell, Karen Niven y David Holman exploraron cómo nuestras redes sociales regulan lo que sentimos.

La investigación de campo sobre equipos de trabajo y deportes ha descubierto que el estado de ánimo de los individuos cambia en sincronía con el estado de ánimo colectivo de sus compañeros de equipo y, en particular, con el estado de ánimo del líder de equipo.

La conclusión es que cuando nuestros amigos y colegas están felices, es más probable que nosotros seamos felices. A diferencia de, personas que expresan negatividad Pueden ser agujeros negros emocionales. Todo aquel que entra en contacto con ellos sufre las consecuencias. Para minimizar el efecto de la negatividad en su vida de consultor:

Replantear la situación

Como consultor, es probable que esté expuesto a comentarios negativos de diversas fuentes durante un compromiso. Algunos de los pesimista Las partes interesadas de los clientes que participaron en sus entrevistas/talleres pueden pintar un futuro sombrío. Inmunizarse contra esa negatividad es fundamental para funcionar eficazmente como consultor. Sus mensajes juegan un papel importante a la hora de dar forma a cómo percibe e interpreta los eventos. Cuando te encuentres interpretando algo de forma negativa, da un paso atrás. Busque formas de replantear los acontecimientos desde una perspectiva más positiva que pueda generar acción. El término psicológico para replantear es reevaluación, término acuñado por Alison Wood Brooks, profesor asociado O’Brien de administración de empresas en la Escuela de Negocios de Harvard. En el podcast de Choiceology titulado, Un manojo de nerviosella recomienda:

Piense en todas las cosas que podrían salir bien y concéntrese en ellas para fomentar una mentalidad de oportunidad, que genere entusiasmo en lugar de ansiedad.

Centrarse en los desafíos que enfrenta el cliente. Después de todo, usted está comprometido a ayudar al cliente a resolver sus desafíos, así que no ignore los peligros potenciales. Concéntrate también en los eventos positivos que pueden ayudarte a cambiar la situación.

Establecer nuevos patrones

Cuando te encuentres reflexionando sobre escenarios negativos, sigue el gran consejo de Guillermo Ury, autor de Llegar al sí. Aconseja salir al balcón y mirar desde una perspectiva diferente. Busque actividades edificantes para salir de esta mentalidad negativa. Esto puede ser todo un desafío ya que nuestras emociones están entrelazadas, especialmente en las relaciones interpersonales con los clientes. Como consultores debemos distanciarnos de esta idea de personal. Las emociones conducen a errores. Podemos enojarnos, ponernos a la defensiva, frustrarnos e irritarnos. Estos pueden descarrilar un camino de diálogo, debate y lluvia de ideas constructivos. Amplíe su diálogo para incluir a más partes interesadas de los clientes, escuche los puntos de vista, absorba sus inquietudes y busque una solución conjunta.

Celebrar los logros

Se necesita más para que recordemos las experiencias positivas. Por lo tanto, es importante celebrar los eventos positivos que suceden. La negatividad se transfiere rápidamente y se graba en tu memoria. Por lo tanto, es necesario esforzarse más para obtener el mismo efecto de los momentos positivos. Cuando sucede algo grandioso, digamos que un cliente compartió un comentario positivo durante un taller, tómese el tiempo para compartir este mensaje con el resto del equipo de participación. Vuelva a reproducir el momento varias veces en su memoria y haga que sus socios y gerentes sénior incluyan estos comentarios en su correo electrónico de actualización semanal. Concéntrese en las cosas positivas, especialmente durante las interacciones desafiantes con los clientes, cuando las cosas se ponen difíciles.

Elige sonreír

Responder a la negatividad con positividad requiere mucha empatía y es un cambio de mentalidad difícil de realizar. Sin embargo, si puedes aprender a sonreír ante la negatividad, podrás transformar tu weltanschauung. Sin duda, el mundo parecerá un lugar mucho mejor. Al sonreír, demuestras que tienes poder sobre tus emociones. Según un estudio publicado por Psychoological Science, el acto de sonreír durante situaciones estresantes conduce a una reducción del ritmo cardíaco entre los participantes.

Sonreír significa que somos nosotros mismos, que tenemos soberanía sobre nosotros mismos, que no nos ahogamos en el olvido. (Thich Nhat HanhSiendo Paz)

Ley del camión de la basura

Siempre habrá gente negativa alrededor. Si no tiene cuidado, pueden pasarle factura y causar estragos emocionales. Tener algunas estrategias para combatir la negatividad; Mantenga sus pensamientos y acciones positivas. El psicólogo David J. Pollay lo describe bien con su Ley del camión de la basuraque aprendió de un taxista de la ciudad de Nueva York.

Mucha gente es como camiones de basura. Corren llenos de basura, llenos de frustración, llenos de ira y llenos de decepción. A medida que la basura se acumula, buscan un lugar para tirarla. Y si les dejas, te lo echarán encima. Entonces, cuando alguien quiera atacarte, no lo tomes como algo personal. Simplemente sonríe, saluda, deséales lo mejor y sigue adelante. Créeme. Serás más feliz.

Todos miramos las cosas a través de nuestra propia lente, moldeado por nuestras experiencias, crianza, educación, medio ambiente y otros factores. La percepción que una persona tiene de otras personas y eventos no es necesariamente la realidad. Al comprender esto, podrá comprender mejor por qué otros piensan y actúan como lo hacen.

Think Insights (25 de septiembre de 2023) Instinto de negatividad. Obtenido de https://thinkinsights.net/consulting/negativity-instinct/.
«Instinto de negatividad.» Think Insights – 25 de septiembre de 2023, https://thinkinsights.net/consulting/negativity-instinct/
Think Insights 26 de febrero de 2022 Instinto de negatividad.visto el 25 de septiembre de 2023,<https://thinkinsights.net/consulting/negativity-instinct/>
Piensa en ideas – Instinto de negatividad. [Internet]. [Accessed September 25, 2023]. Disponible de: https://thinkinsights.net/consulting/negativity-instinct/
«Instinto de negatividad.» Think Insights – Consultado el 25 de septiembre de 2023. https://thinkinsights.net/consulting/negativity-instinct/
«Instinto de negatividad.» Piensa en ideas [Online]. Disponible: https://thinkinsights.net/consulting/negativity-instinct/. [Accessed: September 25, 2023]
Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Instinto de Negatividad – Preguntas Frecuentes

Instinto de Negatividad – Preguntas Frecuentes

¿Qué es el Instinto de Negatividad?

El Instinto de Negatividad es un término utilizado para describir la tendencia natural de las personas a enfocarse en las cosas negativas o desfavorables. Esta tendencia puede manifestarse en distintas situaciones de la vida cotidiana y puede afectar nuestra perspectiva, emociones y relaciones con los demás.

¿Cuáles son los efectos del Instinto de Negatividad?

El Instinto de Negatividad puede tener diversos efectos en nuestra vida diaria. Al enfocarnos en lo negativo, podemos experimentar sentimientos de tristeza, ansiedad o depresión. Además, puede afectar nuestras relaciones personales, ya que tendemos a ver lo peor en los demás y podemos ser más críticos de lo necesario.

¿Cómo puedo superar el Instinto de Negatividad?

Afortunadamente, existen diferentes estrategias que pueden ayudarnos a superar el Instinto de Negatividad:

  1. Practicar la gratitud: Tomar tiempo cada día para reflexionar sobre las cosas positivas en nuestra vida puede cambiar nuestra perspectiva y reducir la influencia del Instinto de Negatividad.
  2. Cambiar los pensamientos negativos: Identificar y desafiar nuestros pensamientos negativos puede ayudarnos a cambiar nuestra forma de pensar y enfocarnos más en lo positivo.
  3. Fomentar la positividad: Rodearnos de personas y entornos positivos puede contrarrestar el efecto del Instinto de Negatividad. Buscar actividades que nos hagan sentir bien y practicar la autocompasión también son importantes.

¿Qué papel juega la atención plena en la superación del Instinto de Negatividad?

La atención plena, también conocida como mindfulness, puede ser una herramienta poderosa para superar el Instinto de Negatividad. Al practicar la atención plena, aprendemos a estar presentes en el momento actual y a aceptar nuestros pensamientos y emociones sin juzgarnos. Esto nos ayuda a evitar quedar atrapados en patrones negativos de pensamiento y a cultivar una perspectiva más equilibrada y positiva.

Si estás interesado en aprender más sobre el Instinto de Negatividad y cómo superarlo, te recomendamos visitar los siguientes recursos externos:


Deja un comentario