Iniciar, detener, continuar | Ejemplos y plantilla

Iniciar, detener, continuar | Ejemplos y plantilla

¿Alguna vez has tenido problemas para organizar tu jornada laboral? ¿Te cuesta mantener el enfoque en tus tareas? No te preocupes, porque hoy te traemos la solución definitiva para mejorar tu productividad y llevar un control efectivo de tus proyectos. En este artículo, te enseñaremos la técnica de «iniciar, detener, continuar» y te daremos ejemplos y una plantilla para que puedas aplicarla de inmediato. ¡No te lo pierdas!

Iniciar, detener, continuar es una sencilla herramienta de retroalimentación que puede ayudarle a mejorar continuamente con el tiempo y que funciona tanto a nivel individual como de equipo.

Muchas personas tienen dificultades para dar y recibir comentarios constructivos. ¿Por qué? Porque la retroalimentación puede resultar incómoda. Puede resultar incómodo cuestionar el desempeño de su equipo y puede ser igualmente incómodo recibir comentarios desafiantes sobre su desempeño.

Debido a que la retroalimentación puede resultar incómoda, muchos gerentes posponen dar retroalimentación franca. Saben que la retroalimentación puede mejorar el desempeño de su equipo, pero temen que si se toma de manera incorrecta, provocando una respuesta de lucha o huida, tendrá el efecto contrario y reducirá el desempeño.

¿No sería fantástico si existiera una herramienta sencilla que pudiera utilizar para superar estos desafíos y, como resultado, hacer que su equipo sea más productivo y aumentar la colaboración? Bueno, Iniciar, Detener, Continuar podría ser la herramienta ideal para usted.

Contenido

¿Qué es Iniciar, Detener, Continuar?

Iniciar, detener, continuar es un ejercicio sencillo, que dura menos de veinte minutos y que genera tres listas.

  1. Lista de inicio: Ideas que actualmente no haces pero que sería bueno empezar a hacer.
  2. Lista de parada: Cosas que estás haciendo actualmente pero que deberías dejar de hacer porque no añaden ningún valor.
  3. Continuar lista: Cosas que han funcionado bien y deberían adoptarse como parte de las actividades principales de su equipo.

Iniciar, detener, continuar | Ejemplos y plantilla

Entremos y veamos cada categoría con un poco más de detalle.

1. Empezar

Tu lista de inicio contiene nuevas ideas que te gustaría empezar a hacer. Estas acciones deben centrarse en:

  • Mejorar los procesos existentes.
  • Creando un nuevo proceso.
  • Reducir el desperdicio.
  • Mejorar la calidad de lo que produce.
  • Impactando positivamente cómo se siente tu equipo.
  • Mejorar la forma en que colabora su equipo.

Recuerde incluir no sólo acciones técnicas sino también acciones conductuales.

Las preguntas en las que puede pensar para generar ideas incluyen:

  • “Si una nueva persona se uniera al equipo, ¿en qué la haría trabajar?”
  • “Si el dinero no fuera un problema, ¿dónde invertiríamos?”

En última instancia, desea que su lista de inicio sea un conjunto de ideas nuevas para considerar probar.

2. Detener

Su lista de detención contiene acciones que está realizando actualmente y que deben detenerse. Detener estas actividades liberará a su equipo para realizar actividades más constructivas. Las acciones que deben detenerse son aquellas que:

  • Consume tiempo con poca recompensa.
  • Distraerte de tu propósito principal.
  • Son ineficientes.
  • Impacta negativamente cómo se siente tu equipo.
  • Están fuera de sus competencias básicas.

Recuerde incluir no sólo acciones técnicas sino también acciones conductuales.

Las preguntas en las que pensar para generar ideas incluyen:

  • “¿Qué actividades pospones constantemente? ¿Por qué nunca llegas a estas actividades?
  • “¿Qué actividades crees que podrían eliminarse de tu jornada laboral?”
  • “¿Hay alguna actividad que haces que crees que es una pérdida de tiempo?”

Eliminar las actividades muertas puede ser como un soplo de aire fresco para su equipo. Su equipo se sentirá más productivo y sentirá que su trabajo tiene más propósito.

3. Continuar

Las actividades a continuar son aquellas que están funcionando bien pero que aún no forman parte de su práctica estándar.

Por lo general, estas actividades se habrán introducido en la iteración anterior del ciclo Iniciar, Detener, Continuar y funcionarán bien, pero aún no las habrá integrado en la práctica estándar.

Las preguntas que pueden ayudar a generar ideas incluyen:

  • «¿Dónde estamos agregando el mayor valor?»
  • “¿Existen actividades o comportamientos que promuevan nuestros valores o cultura?”
  • “¿Qué actividades te resultan más satisfactorias?”

Cómo realizar una sesión de Iniciar, Detener y Continuar

Para realizar un taller Iniciar, Detener, Continuar con su equipo, simplemente siga los pasos a continuación, actuando como facilitador de la reunión.

  1. En una pared o pizarra grande, cree tres columnas y etiquételas como «Inicio», «Detener» y «Continuar».
  2. Pida a cada persona que dedique un minuto a escribir sus respuestas en notas adhesivas de manera práctica para: “¿qué deberíamos empezar a hacer?”.
  3. Haga esto nuevamente para las columnas «Detener» y «Continuar».
  4. Pida a cada miembro del equipo que, por turno, pegue sus notas adhesivas en las tres columnas, explicando cada una de ellas mientras lo hace. Agrupe notas adhesivas relacionadas en temas a medida que avanza. Deseche cualquiera que no esté dentro del alcance. Puede ser útil si usted, como facilitador, es el primero en mostrarle a su equipo cómo se debe hacer esto.
  5. Asigne a cada miembro del equipo tres votos para distribuirlos entre las acciones que les gustaría que se implementaran. Son libres de gastar sus votos como quieran; podrían gastar los tres votos en un adhesivo o distribuirlos en tres adhesivos. Tenga en cuenta que no es necesario tener tres votos. Puedes tener tantos como quieras; solo asegúrate de que cada miembro del equipo tenga la misma cantidad de votos.
  6. El resultado del paso anterior será una lista priorizada de lo que su equipo debería comenzar, detener y continuar haciendo.
  7. Antes de finalizar la sesión, asegúrese de que cada acción tenga un propietario y una fecha límite para que se realicen en el momento oportuno. Finalmente, envíe por correo electrónico las acciones acordadas a todos los miembros de su equipo.

El modelo funciona mejor cuando lo repites a intervalos regulares, por ejemplo, cada semana o mes. De esa manera, mejorará continuamente con el tiempo.

Cuando realiza estas reuniones con regularidad, deberían tardar menos de 20 minutos en completarse.

Ejemplos de iniciar, detener y continuar

Hay muchas formas de utilizar Iniciar, Detener y Continuar. Veremos tres:

  1. Una retrospectiva ágil.
  2. Lograr una meta personal.
  3. Creando un excelente ambiente de trabajo.

1. Una retrospectiva ágil

Iniciar, Detener, Continuar se utiliza a menudo en retrospectivas ágiles, que son autopsias periódicas realizadas por equipos ágiles para reflexionar sobre lo que funcionó, lo que no funcionó y por qué. Suelen realizarse al final de cada sprint o ciclo ágil.

El resultado de una retrospectiva ágil para un solo sprint podría verse así.

Comenzar:

  • Usando el software XYZ para probar todo el código.
  • Asegúrese de que todo el código esté registrado al final del día.

Detener:

  • Comenzar tarde las reuniones diarias.

Continuar:

Iniciar, detener, continuar | Ejemplos y plantilla

2.>

Imagina que quieres perder peso gradualmente con el tiempo de forma saludable. En lugar de seguir una dieta estricta, decide utilizar el modelo Iniciar, detener y continuar cada semana para ayudarle a realizar mejoras periódicas en sus elecciones de alimentación y ejercicio a lo largo del tiempo.

El resultado de una sesión Iniciar, Detener y Continuar de una sola semana podría verse así.

Comenzar:

  • Hacer ejercicio antes del trabajo.
  • Tomar desayunos saludables los fines de semana.

Detener:

  • Tirar la dieta por la ventana cuando llega el fin de semana.

Continuar:

  • Llevar un almuerzo casero a la oficina.

Iniciar, detener, continuar | Ejemplos y plantilla

3.>

Imagina que estás gestionando un equipo y quieres crear la mejor experiencia de trabajo de oficina para tu equipo en la ciudad. Utiliza Iniciar, Detener, Continuar con su equipo mensualmente para mejorar su experiencia en la oficina.

El resultado de una sesión Iniciar, Detener y Continuar de un solo mes podría verse así.

Comenzar:

  • Instale duchas para que las utilicen los empleados.

Detener:

  • Suministrando la comida gratuita pero poco saludable que aparece en la oficina todos los viernes.
  • Permitir que la cafetera se quede sin café.

Continuar:

Iniciar, detener, continuar | Ejemplos y plantilla

Plantilla Iniciar, Detener, Continuar

Si desea realizar su propio ejercicio Iniciar, Detener y Continuar, puede descargar nuestra Plantilla Iniciar, Detener y Continuar aquí.

Iniciar, detener, continuar | Ejemplos y plantilla

Ventajas y desventajas

Hay varias ventajas y desventajas asociadas con Iniciar, Detener, Continuar.

Ventajas

  • Brinda a todos los miembros del equipo la misma oportunidad de brindar comentarios.
  • Los comentarios están orientados a la acción, lo que le permite utilizarlos para mejorar de inmediato.
  • Con el tiempo, el modelo puede mejorar la calidad, reducir el desperdicio y aumentar la retención de empleados.

Desventajas

  • El modelo mira hacia adentro y no le pide que considere cuestiones más amplias, como qué tendencias de la industria están surgiendo o qué están haciendo otros equipos fuera de su organización.
  • El modelo no proporciona técnicas para generar nuevas ideas para agregar a cada columna.

Resumen

Iniciar, detener, continuar es una sencilla herramienta de retroalimentación que puede ayudarle a mejorar continuamente con el tiempo y que funciona tanto a nivel individual como de equipo.

Aunque la herramienta es sencilla, puede conducir a mejoras significativas a largo plazo.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Iniciar, detener, continuar | Ejemplos y plantilla

La técnica de «iniciar, detener, continuar» es una herramienta efectiva para la resolución de problemas, la toma de decisiones y el desarrollo de estrategias. Este enfoque, también conocido como IDI (Iniciar, Detener, Incrementar), es comúnmente utilizado en el ámbito empresarial y la gestión de proyectos. En este artículo, exploraremos qué es exactamente la técnica de «iniciar, detener, continuar» y cómo puedes usarla para mejorar tus procesos y alcanzar tus metas.

¿Qué es la técnica de iniciar, detener, continuar?

La técnica de iniciar, detener, continuar es un marco de trabajo que ayuda a analizar y evaluar las actividades actuales de una empresa o proyecto. Consiste en identificar las áreas en las que se deben tomar medidas inmediatas (iniciar), eliminar aquellas que no están siendo productivas (detener) y reconocer las que ya están funcionando correctamente y deben seguir haciéndolo (continuar).

Esta técnica permite a las organizaciones realizar ajustes y mejoras continuas, promoviendo la eficiencia y el crecimiento sostenible.

Ejemplos de iniciar, detener, continuar

Para entender mejor cómo se aplica la técnica de iniciar, detener, continuar, veamos algunos ejemplos prácticos:

  1. Iniciar: Imagina que estás gestionando un equipo de marketing y te das cuenta de que tu estrategia de redes sociales no está generando el impacto deseado. En este caso, podrías iniciar el uso de publicidad de pago en redes sociales para aumentar la visibilidad de tu marca.
  2. Detener: Siguiendo con el ejemplo anterior, si estás invirtiendo tiempo y recursos en una plataforma de redes sociales que no está atrayendo a tu audiencia objetivo, es recomendable detener la actividad en esa plataforma y enfocarte en otras más efectivas.
  3. Continuar: Supongamos que estás llevando a cabo una estrategia de contenido en tu blog que está generando tráfico y conversiones consistentes. En este caso, debes continuar produciendo y promoviendo ese tipo de contenido para maximizar los resultados.

Plantilla de iniciar, detener, continuar

A continuación se presenta una plantilla que puedes utilizar para implementar la técnica de iniciar, detener, continuar en tu organización:

  1. Iniciar: Identifica las actividades o estrategias que consideres necesarias para fortalecer tu proceso o alcanzar tus objetivos. Asegúrate de establecer metas claras y definir los recursos necesarios.
  2. Detener: Evalúa las actividades o procesos que no están siendo efectivos o que están consumiendo recursos innecesarios. Elimínalos de tu día a día y redirige esos recursos hacia áreas más productivas.
  3. Continuar: Reconoce las actividades o tácticas que están funcionando bien y generando resultados positivos. Mantén el enfoque en estas áreas y busca maneras de mejorar y optimizar aún más sus resultados.

No olvides revisar periódicamente tu lista de iniciativas, detenciones y continuaciones para asegurarte de que tu organización se mantenga adaptada a los cambios y siempre mejorando.

Para obtener más información sobre cómo utilizar eficazmente la técnica de iniciar, detener, continuar, recomendamos visitar estos recursos externos:

  • Ejemplo1.com – Un artículo detallado sobre cómo implementar la técnica IDI en tu organización.
  • Ejemplo2.com – Un estudio de caso que demuestra los beneficios de utilizar la técnica IDI en la gestión de proyectos.

Recuerda que la técnica de iniciar, detener, continuar es una herramienta flexible que se adapta a diferentes contextos y situaciones. Experimenta con ella y encuentra la mejor manera de aplicarla en tu organización para lograr tus objetivos y optimizar tus procesos.

Deja un comentario