Habla desde el corazón, no desde un guión

¿Alguna vez has escuchado a alguien hablar en público y preguntarte cómo es posible que sus palabras lleguen hasta lo más profundo de tu ser? ¿Cómo logran conectar de manera tan auténtica con su audiencia? La respuesta está en hablar desde el corazón y no desde un guión preestablecido. En este artículo, exploraremos la importancia de comunicar con pasión y autenticidad, y cómo lograrlo en tus propias presentaciones. Prepárate para descubrir el poder de transmitir tus ideas desde lo más profundo de tu ser. ¡Habla desde el corazón y conquista a tu audiencia!

Habla desde el corazón, no desde un guión
©iStockphoto/evgeny-sergeev

¿Alguna vez has sufrido la maldición del «bloqueo del escritor», cuando se supone que debes escribir sobre algo específico, pero tu mente se esfuerza tanto por concentrarse en ello que te cuesta escribir algo?

Cuando esto sucede, una «cura» bien conocida es la libre asociación: escribir cualquier cosa que se le ocurra. La idea es que, al permitir que tus pensamientos corran libremente, puedas distraerte temporalmente de tu bloqueo y recuperar la concentración. Al eliminar los límites subconscientes que rodean y restringen tus pensamientos, estos pueden fluir de manera más orgánica.

Las conversaciones pueden funcionar de la misma manera. ¿Alguna vez has tenido algo realmente importante que decirle a alguien pero, cuando llegó el momento de hablar con él o ella, no pudiste recordar qué era? Lo que normalmente pasa es que, después de charlar un rato con él y pasar de un tema a otro, desviarte por completo y hablar de un millón de cosas que no tienen ninguna relación con lo que tienes que decir, descubres que vienes. Vuelvo a retomarlo, con toda naturalidad.

Lo mejor del pensamiento de «flujo libre» es que no estás forzando una idea. No estás escribiendo o hablando sobre algo por el simple hecho de hacerlo. Estás presentando tus pensamientos y sentimientos sobre algo a medida que se te ocurren, en lugar de cuando se te pide que lo hagas. Las discusiones dirigidas de esta manera pueden ser más productivas porque puedes decir lo que quieres, sobre lo que quieres y, lo más importante, puedes decir lo que quieres decir.

Recientemente asistí a una consulta entre padres y maestros en la escuela de mi hijo. Esperaba conocer sus logros, conocer a su maestro y descubrir cómo era en su ambiente de clase. Sin embargo, la discusión fue ligeramente diferente a como la había imaginado. El profesor vino equipado con una larga lista de temas dispuestos en formato de tabla. Parecía correr a través de cada uno, lanzando objetivos, soltando puntuaciones y marcando cada casilla a medida que avanzaba. Aunque técnicamente respondió a mis preguntas, ya sea con un «sí» o un «no», me dio poca información y parecía muy reacia a desviarse de la rígida estructura de la reunión.

Ciertamente este no fue el tipo de «consulta» que esperaba. Sí, me doy cuenta de que probablemente haya una larga lista de cosas que deben mencionarse durante estas discusiones. Pero con tantos por superar, no sentí que tuviera la oportunidad de concentrarme adecuadamente en ninguno de ellos. Vi algunos grados y escuché sobre algunos de los temas que la clase de mi hijo estudiaría en el próximo trimestre. Pero no tenía la información que quería. No había salido con una idea de cómo le estaba yendo a mi hijo en la escuela. No tenía una idea real de su relación con su maestro, cómo era en clase y las áreas en las que se concentraría. No había tenido… una conversación.

El marco de la consulta había eclipsado su propósito. Sus restricciones me habían impedido hablar de lo que creía importante. Poder separarme de ellos y, en cambio, concentrarme en menos elementos y tener un diálogo más natural y fluido me habría permitido obtener lo que realmente quería de ello y lo habría hecho mucho más valioso para mí.

En el artículo de hoy, analizamos cómo tener conversaciones centradas pero fluidas puede ayudar a mejorar las evaluaciones de desempeño en el trabajo.

¿Cómo aprovechar al máximo las conversaciones formales? ¿Prefieres leer un guión o hablar «espontáneamente»? ¡Únase a nuestra discusión a continuación!

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded





Habla desde el corazón, no desde un guión – Preguntas frecuentes

Habla desde el corazón, no desde un guión – Preguntas frecuentes

En la era digital en la que vivimos, la comunicación se ha convertido en un aspecto clave para el éxito de cualquier negocio o empresa. Ya sea que estés en una entrevista de trabajo, una reunión importante o simplemente tratando de conectar con tu audiencia, la forma en que te expresas puede marcar la diferencia.

¿Por qué es importante hablar desde el corazón?

Hablar desde el corazón implica comunicarse de una manera auténtica y genuina. Cuando hablas desde el corazón, conectas con la emoción y la pasión que tienes por lo que dices. Esto crea un vínculo más profundo con tu audiencia, ya que perciben tu autenticidad y sinceridad.

Además, al hablar desde el corazón, transmites confianza y credibilidad. Los demás perciben que sabes de lo que estás hablando y que realmente te preocupas por el tema en cuestión. Esto se refleja en una mayor aceptación de tus ideas, propuestas o productos.

¿Cuál es la diferencia entre hablar desde el corazón y desde un guión?

Hablar desde un guión implica seguir un texto preescrito y memorizado. Si bien esto puede ser útil en ciertos contextos, no permite la misma espontaneidad y conexión emocional que hablar desde el corazón.

Cuando hablas desde un guión, tu lenguaje puede sonar forzado o poco natural. Además, existe el riesgo de perder el contacto visual con tu audiencia, ya que te encuentras concentrado en seguir el guión y no en establecer una conexión real con ellos.

¿Cómo puedo hablar desde el corazón?

Para poder hablar desde el corazón es importante practicar y tener confianza en tu conocimiento sobre el tema. De esta manera, podrás expresar tus ideas de forma más espontánea y auténtica.

Además, es importante escuchar a tu audiencia. Conoce sus necesidades, sus preocupaciones y sus deseos. Esto te permitirá adaptar tu discurso y conectar de manera más efectiva con ellos.

Por último, no temas mostrar tus emociones. La vulnerabilidad en tu comunicación puede generar empatía y conexión emocional con tu audiencia.

  1. Practica hablar en público regularmente.
  2. Investiga y conoce bien el tema del que vas a hablar.
  3. Escucha a tu audiencia y adapta tu discurso.
  4. No tengas miedo de mostrar tus emociones.
  5. Disfruta del proceso y diviértete al hablar desde el corazón.

En resumen, hablar desde el corazón te permite establecer conexiones más sólidas con tu audiencia. A través de la autenticidad y la pasión, podrás transmitir tus ideas de manera más efectiva. No olvides practicar, investigar y escuchar a tu audiencia para lograr una comunicación impactante.

Fuentes:


Deja un comentario