Guerras de divisas y la creación de la próxima crisis financiera en la economía global

Las guerras de divisas están creando una creciente preocupación en la economía global, ya que podrían ser el detonante de la próxima crisis financiera. En un mundo cada vez más interconectado, los países luchan entre sí para fortalecer sus monedas y ganar ventaja competitiva en el comercio internacional. Sin embargo, esta política de devaluación y manipulación de las divisas está generando un efecto dominó que amenaza con desestabilizar los mercados financieros y afectar a millones de personas en todo el mundo. En este artículo, exploraremos cómo estas guerras de divisas están afectando a la economía global y cuáles podrían ser sus consecuencias a largo plazo.


Las recientes guerras monetarias

La reciente caída del valor de varias monedas de mercados emergentes, junto con el hecho de que el BOJ (Banco de Japón) se ha embarcado en un estímulo monetario extremo y la ola de compras ilimitadas de bonos por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos, han reavivado los temores de una guerra de divisas entre las monedas de los países emergentes. mundo. A este escenario se suma el hecho de que el yuan chino también se está depreciando frente a las principales monedas, lo que lleva a los mercados de todo el mundo a apostar sobre cuál moneda será la próxima en unirse a la guerra de divisas.

De particular importancia es la fuerte caída del valor de la rupia india, el rand sudafricano y la rupia indonesia en los últimos días. Todas estas medidas se producen en un contexto de empeoramiento de las condiciones económicas en todo el mundo, lo que significa que los países degradan intencionalmente sus monedas para seguir siendo competitivos. Esto y el hecho de que los bancos centrales de todo el mundo estén comprometidos en compras ilimitadas de bonos y flexibilización monetaria significa que el exceso de liquidez en el sistema está haciendo que las monedas pierdan valor porque hay demasiadas circulando en el mercado.

La naturaleza de las guerras monetarias

Una guerra de divisas, por definición, comienza cuando un país intencionalmente realiza movimientos que reducen o aumentan su valor en comparación con otras monedas.. Esto se hace como un medio para aumentar la competitividad de las exportaciones o para desalentar las importaciones.

Las exportaciones ganan más dinero por el mismo valor en dólares cuando las monedas se deprecian, ya que el valor de la moneda es menor en comparación con el dólar, lo que hace que los ingresos de las exportaciones obtengan más valor en la moneda local. Por otro lado, las importaciones se encarecen ya que los mismos dólares necesitan más valores en monedas locales para comprar bienes y servicios. Esta es la razón por la que muchos países suelen embarcarse en guerras de divisas porque cuando el comercio mundial y la situación macroeconómica son débiles, necesitan más exportaciones y una forma de aumentar las exportaciones es reducir el valor de sus monedas.

La otra razón por la que tienen lugar las guerras monetarias es que países de todo el mundo están participando en una expansión monetaria, lo cual es un eufemismo para imprimir dinero. Cuando los bancos centrales imprimen dinero en monedas locales para monetizar la deuda o convertirla en activos que poseen, el resultado es demasiada liquidez, lo que lleva a una reducción del valor de la moneda y a la inflación, que es otro tema completamente diferente.

Las consecuencias de las guerras monetarias

Muchos economistas temen que la actual ronda de expansión monetaria competitiva resulte en una ronda prolongada de guerras monetarias que podrían incluso provocar represalias de otros países y conducir a conflictos tanto en los mercados como en el sentido geopolítico.

Por ejemplo, China ha mantenido durante mucho tiempo el valor bajo del yuan para que sus exportaciones sean competitivas y lo ha hecho a pesar de la oposición de Estados Unidos y otros socios comerciales que siempre han expresado su preocupación por la subvaluación del yuan chino.

Ahora que tantos países en todo el mundo se lanzan al escenario de las guerras monetarias, ya es hora de restablecer el orden, ya que estas condiciones caóticas en los mercados de divisas no son un buen augurio para la recuperación económica mundial. Esta es la razón por la que el FMI (Fondo Monetario Internacional) y el Banco Mundial han pedido a los países miembros que desistan de las guerras monetarias y han advertido explícitamente a los países que no lo hagan. Sin embargo, esto no parece haber tenido el efecto deseado en los miembros del sistema económico global, como puede verse en los recientes giros y fluctuaciones salvajes en los valores de las monedas globales.

Pensamientos concluyentes

Finalmente, en ausencia de crecimiento en la economía global, las guerras monetarias son inevitables y, por lo tanto, redunda en interés de todas las naciones recuperarse de la crisis sin una actitud de empobrecer al vecino, que sólo empeoraría la situación para todos. Más que nada, es por esta razón que se deben evitar las guerras de divisas.



Autoría/Referencia – Acerca del autor(es)


Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Guerras de divisas y la creación de la próxima crisis financiera en la economía global

Preguntas frecuentes sobre las guerras de divisas y su impacto en la economía global

¿Qué son las guerras de divisas?

Las guerras de divisas se refieren a las acciones tomadas por los países para debilitar o devaluar deliberadamente su moneda nacional con el fin de aumentar su competitividad en el comercio internacional. Esto se logra mediante diversas estrategias, como la intervención en los mercados de divisas, la reducción de tasas de interés o la implementación de políticas monetarias expansivas.

¿Cuál es el objetivo de las guerras de divisas?

El objetivo principal de las guerras de divisas es mejorar la competitividad de un país en el mercado global, ya que una moneda más débil hace que los productos y servicios exportados sean más atractivos en términos de precio. Esto puede estimular las exportaciones y aumentar la demanda de bienes y servicios nacionales, lo que a su vez puede impulsar el crecimiento económico.

¿Cuáles son las consecuencias de las guerras de divisas?

Si bien las guerras de divisas pueden ofrecer beneficios a corto plazo, también conllevan riesgos significativos. Algunas posibles consecuencias incluyen:

  1. Mayor volatilidad cambiaria: La manipulación de las divisas puede resultar en una mayor volatilidad en los mercados de divisas, lo que dificulta la planificación y la toma de decisiones para las empresas y los inversores.
  2. Inflación: La devaluación deliberada de una moneda puede llevar a un aumento en el costo de los bienes importados, lo que a su vez puede generar inflación en el país que lleva a cabo la guerra de divisas. Esto afecta negativamente el poder adquisitivo de los consumidores.
  3. Tensiones comerciales: Las guerras de divisas pueden provocar tensiones comerciales entre los países, ya que aquellos que se sienten perjudicados por la devaluación de la moneda de otro país pueden tomar represalias implementando medidas proteccionistas o imponiendo aranceles a las importaciones.

¿Cuándo podría ocurrir la próxima crisis financiera en la economía global?

Predecir con certeza cuándo puede ocurrir la próxima crisis financiera en la economía global resulta difícil, ya que está influenciada por múltiples factores y eventos impredecibles. Sin embargo, las guerras de divisas pueden aumentar la probabilidad de una crisis financiera al desestabilizar los mercados y generar incertidumbre.

Para obtener más información sobre las guerras de divisas y su impacto en la economía global, te recomendamos visitar los siguientes enlaces:


Deja un comentario