Gestión de riesgos: una comprensión básica

La gestión de riesgos es un concepto esencial en cualquier empresa o organización, pero ¿qué significa realmente? En pocas palabras, se trata de identificar, evaluar y mitigar los riesgos potenciales que pueden afectar el éxito de un proyecto o la salud financiera de una empresa. En este artículo, exploraremos los fundamentos de la gestión de riesgos y cómo se aplica en el mundo empresarial. Si estás interesado en aprender las bases de esta disciplina y cómo puedes aplicarla en tu propia organización, ¡sigue leyendo!


Literalmente hablando, La gestión de riesgos es el proceso de minimizar o mitigar el riesgo.. Comienza con la identificación y evaluación del riesgo seguida del uso óptimo de los recursos para monitorear y minimizar el mismo.

El riesgo generalmente resulta de la incertidumbre.. En las organizaciones este riesgo puede provenir de la incertidumbre en el mercado (demanda, oferta y mercado de valores), fracaso de proyectos, accidentes, desastres naturales, etc. Existen diferentes herramientas para afrontarlo dependiendo del tipo de riesgo.

Idealmente, en la gestión de riesgos se sigue un proceso de priorización de riesgos en el que se tratan primero aquellos riesgos que plantean la amenaza de una gran pérdida y tienen una gran probabilidad de ocurrencia. Consulte la tabla a continuación:

IMPACTO COMPORTAMIENTO
SIGNIFICATIVO Se requiere una gestión considerable Debe gestionar y monitorear los riesgos Imprescindible una gestión exhaustiva
MODERADO Los riesgos son soportables hasta cierto punto. El esfuerzo de gestión vale la pena Esfuerzo de gestión requerido
MENOR Correr el riesgo de Aceptar pero monitorear los riesgos Gestionar y monitorear riesgos
BAJO MEDIO ALTO
PROBABILIDAD

El cuadro anterior se puede utilizar para elaborar estrategias en diversas situaciones. Los dos factores que gobiernan la acción requerida son la probabilidad de ocurrencia y el impacto del riesgo.

Por ejemplo, en una condición en la que el impacto es menor y la probabilidad de que ocurra es baja, es mejor aceptar el riesgo sin ninguna intervención.

Una condición en la que la probabilidad es alta y el impacto es significativo, se requiere una gestión exhaustiva. De esta manera se puede establecer una cierta prioridad a la hora de afrontar el riesgo.

Aparte de esto, normalmente la mayoría de las organizaciones siguen un ciclo de gestión de riesgos. Consulte el diagrama a continuación:


Gestión de riesgos: una comprensión básica

Según este ciclo hay cuatro pasos en el proceso de gestión de riesgos.

El primer paso es la evaluación del riesgo, seguido de la evaluación y gestión del mismo. El último paso es medir el impacto.

La identificación de riesgos puede comenzar en el nivel base o superficial; en el primer caso se identifica la fuente de los problemas. Ahora tenemos dos cosas para lidiar con la fuente y el problema.

Fuente de riesgo: La fuente puede ser interna o externa al sistema. Las fuentes externas están fuera de control, mientras que las fuentes internas pueden controlarse hasta cierto punto. Por ejemplo, la cantidad de lluvia, el clima en un aeropuerto, etc.

Problema: Un problema a nivel de superficie podría ser la amenaza de accidentes y víctimas en la planta, un incendio, etc.

Cuando cualquiera de los dos anteriores o ambos se conocen de antemano, se pueden tomar ciertas medidas para solucionarlo.

Una vez identificados los riesgos, se debe evaluar su potencial de criticidad. Aquí llegamos a la priorización de riesgos.

En términos genéricos ‘Probabilidad de ocurrencia × Impacto’ = Riesgo.

A esto le sigue el desarrollo de un plan de gestión de riesgos y su implementación. Se compone de controles de seguridad eficaces y mecanismos de control para la mitigación de riesgos.

A El riesgo más desafiante para la efectividad organizacional es el riesgo que está presente pero que no puede identificarse.. Por ejemplo, una ineficiencia perpetua en el proceso de producción se acumula durante un cierto período de tiempo y se traduce en riesgo operativo.



Autoría/Referencia – Acerca del autor(es)


Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded



Gestión de riesgos: una comprensión básica

FAQ sobre la gestión de riesgos

¿Qué es la gestión de riesgos?

La gestión de riesgos es un proceso que tiene como objetivo identificar, evaluar y controlar los riesgos que pueden afectar a una empresa u organización. Consiste en analizar los riesgos potenciales, establecer medidas para reducir su impacto y tomar decisiones informadas para evitar o mitigar los riesgos.

¿Por qué es importante la gestión de riesgos?

La gestión de riesgos es crucial para asegurar la sostenibilidad y el éxito de una empresa. Al identificar y evaluar los riesgos, se pueden tomar medidas preventivas para evitar situaciones perjudiciales. Además, es esencial para cumplir con los requisitos legales y regulatorios, proteger los activos de la empresa y garantizar la continuidad de las operaciones.

¿Cuáles son los pasos principales en la gestión de riesgos?

Los pasos principales en la gestión de riesgos son:

  1. Identificación de los riesgos: se deben identificar todos los riesgos potenciales que pueden afectar a la organización.
  2. Evaluación de los riesgos: se realiza una evaluación de los riesgos identificados para determinar su probabilidad e impacto.
  3. Implementación de medidas de control: se establecen medidas para reducir o controlar los riesgos identificados.
  4. Seguimiento y revisión: se realiza un seguimiento continuo de los riesgos y se revisan las medidas de control para asegurarse de que sigan siendo efectivas.

¿Cuáles son las herramientas utilizadas en la gestión de riesgos?

Existen varias herramientas utilizadas en la gestión de riesgos, como:

  • Matriz de riesgos: permite visualizar y priorizar los riesgos según su probabilidad e impacto.
  • Análisis FODA: ayuda a identificar fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas para la organización.
  • Análisis de causa raíz: permite identificar las causas fundamentales de los riesgos para prevenir su recurrencia.
  • Auditorías internas: verifican la eficacia de los controles de riesgos implementados.

¿Qué beneficios puede obtener una empresa con una buena gestión de riesgos?

Una empresa con una buena gestión de riesgos puede obtener los siguientes beneficios:

  • Mayor capacidad para enfrentar situaciones imprevistas o crisis.
  • Mejor toma de decisiones informadas al evaluar los riesgos potenciales.
  • Reducción de pérdidas financieras y operativas.
  • Mejora de la confianza de los clientes y socios comerciales.
  • Cumplimiento de los requisitos legales y regulatorios.

¿Dónde puedo obtener más información sobre la gestión de riesgos?

Si deseas obtener más información sobre la gestión de riesgos, te recomendamos visitar los siguientes enlaces de referencia externos:

Deja un comentario