Gestión de recompensas: la base de la gestión del desempeño

La gestión del desempeño es una parte fundamental en el funcionamiento y crecimiento de cualquier organización. Dentro de esta gestión, las recompensas juegan un papel clave. Es a través de la implementación de un sistema de gestión de recompensas efectivo que las empresas pueden motivar, recompensar y retener a sus empleados más talentosos. En este artículo, exploraremos la importancia de la gestión de recompensas como base para una exitosa gestión del desempeño. Descubriremos cómo estas recompensas pueden influir positivamente en la productividad, el compromiso y el rendimiento de los empleados, y cómo las empresas pueden diseñar estrategias efectivas de gestión de recompensas. ¡Sigue leyendo para conocer más!


Un enfoque holístico para la gestión del desempeño

Este artículo parte de la premisa de que El desempeño de los empleados en el trabajo debe evaluarse de forma integral.. Para todos aquellos que aspiran a hacerse un nombre en el mundo empresarial, deben recordar que las empresas los juzgan en función del desempeño laboral y el comportamiento que muestran. Si bien lo primero es fácil de entender en lo que se refiere a ofrecer resultados consistentes, repetibles y precisos, lo segundo a veces se da por sentado.

En otras palabras, la actitud que usted muestra en el trabajo, sus habilidades de comunicación, sus habilidades de liderazgo, los niveles de motivación y, finalmente, la capacidad de articular el panorama general son bases secundarias de desempeño. Lo que esto significa es que no se puede simplemente pensar que entregar líneas de código o cumplir objetivos de ventas es suficiente en el mundo real. Los demás atributos son igualmente importantes y, como muestran los estudios realizados sobre inteligencia emocional, la capacidad de empatizar con los demás, motivarlos y liderarlos, y la capacidad de estar a la altura de las circunstancias son determinantes del desempeño laboral.

Recompensas por el desempeño

La sección anterior estableció el contexto para un enfoque holístico hacia la gestión del desempeño. Si ahora consideramos la estructura de recompensas por dicho desempeño, encontramos que el desempeño determinado por los parámetros anteriores debe recompensarse adecuadamente.

En otras palabras, La evaluación al final del ciclo de desempeño debe traducirse en calificaciones que reflejen la canasta de atributos descrita anteriormente..

Un sistema de recompensa ideal estaría compuesto por medidas financieras y no financieras que incluyan bonificaciones, aumentos salariales y medidas no financieras como gratificaciones y beneficios que pueden convertirse en valores monetarios pero que son inherentemente gratificantes en un sentido no monetario. Esto significa que las empresas deben adoptar un enfoque holístico hacia el desempeño y no basarse simplemente en resultados limitados, que sin la presencia de habilidades interpersonales y un comportamiento emocionalmente inteligente no llevarían a la empresa a ninguna parte.

Las recompensas deben ser imparciales y no discriminatorias.

A menudo, se da el caso de que los superiores tienen favoritos entre los empleados y esto los lleva a recompensar a esos favoritos y discriminar a aquellos que no están en sus buenos libros. Como se mencionó anteriormente, las empresas verdaderamente excelentes inculcan una cultura organizacional no discriminatoria, imparcial y libre de prejuicios y acoso. Por tanto, la estructura de recompensas en estas organizaciones sigue los principios de equidad, justicia y equidad. Por supuesto, en muchas empresas, la tendencia a hacer política y tener favoritos es demasiado difícil de resistir para muchos. Por lo tanto, sin entrar en nociones idealistas, hay que mencionar que a menos que las empresas desarrollen sistemas de recompensa que sean al menos consistentes con los principios básicos del juego limpio, sus culturas organizacionales estarían mejor en el largo plazo.

Pensamientos finales

Antes de concluir este artículo, hay que reiterar que el sistema de recompensas debe motivar en lugar de deprimir a los empleados y los estudios han demostrado que la mayoría de los empleados abandonan las organizaciones debido a sus jefes inmediatos. Para expresarlo de otra manera, el desgaste se debe a que los empleados dejan a sus jefes en lugar de a las empresas. Por lo tanto, los sistemas de recompensa deben diseñarse de manera que el jefe inmediato no tenga la última palabra y, en cambio, los empleados tengan a su disposición mecanismos de retroalimentación y escalamiento de 360 ​​grados.



Autoría/Referencia – Acerca del autor(es)


Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Gestión de recompensas: la base de la gestión del desempeño

La gestión del desempeño es un aspecto fundamental en cualquier organización, ya que permite evaluar y mejorar el rendimiento de los empleados. Dentro de esta gestión, la gestión de recompensas juega un papel crucial, ya que motiva a los colaboradores y reconoce su esfuerzo y dedicación.

¿Qué es la gestión de recompensas?

La gestión de recompensas es el proceso mediante el cual se diseñan, implementan y mantienen los sistemas de recompensas y reconocimientos en una empresa. Estas recompensas pueden ser tangibles, como bonificaciones económicas o regalos, o intangibles, como el reconocimiento público o oportunidades de desarrollo.

El objetivo de la gestión de recompensas es impulsar y premiar el desempeño sobresaliente de los empleados, alineado con los objetivos y valores de la organización. Además, ayuda a retener el talento y fomentar un clima laboral positivo y motivador.

¿Cuáles son los beneficios de una gestión de recompensas eficiente?

Una gestión de recompensas eficiente trae consigo una serie de beneficios tanto para la empresa como para los empleados. Algunos de ellos son:

  1. Mayor motivación: Las recompensas incentivan a los empleados a esforzarse y superarse a sí mismos, creando un ambiente de trabajo motivador.
  2. Retención de talento: Reconocer el buen desempeño y recompensarlo adecuadamente ayuda a retener a los mejores empleados y reducir la rotación de personal.
  3. Mejora del clima laboral: Las recompensas generan un clima laboral positivo, donde los colaboradores se sienten valorados y apreciados.
  4. Aumento de la productividad: Cuando los empleados son recompensados por su buen desempeño, tienden a ser más productivos y comprometidos con su trabajo.

¿Cómo implementar una gestión de recompensas eficaz?

Para implementar una gestión de recompensas eficaz, se deben seguir algunos pasos clave:

  1. Definir objetivos claros: Es importante establecer los objetivos que se premiarán, de acuerdo con la estrategia y los valores de la empresa.
  2. Identificar las recompensas adecuadas: Se deben seleccionar las recompensas que sean valiosas y significativas para los empleados, considerando sus preferencias y necesidades.
  3. Establecer criterios de evaluación: Es necesario definir de manera clara y transparente los criterios que se utilizarán para evaluar el desempeño y otorgar las recompensas.
  4. Promover la equidad: La gestión de recompensas debe ser justa y equitativa, evitando favoritismos y discriminación.

Es fundamental evaluar y ajustar el sistema de gestión de recompensas de forma periódica, con el fin de garantizar su eficacia y adaptarlo a los cambios y necesidades de la organización.

En conclusión, la gestión de recompensas es un elemento clave en la gestión del desempeño, ya que motiva, reconoce y premia el buen trabajo de los empleados. Su correcta implementación trae consigo beneficios tanto para la empresa como para los colaboradores, generando un ambiente de trabajo positivo y productivo.

Si deseas obtener más información sobre la gestión de recompensas, te recomiendo leer el siguiente artículo: «Gestión de recompensas: cómo motivar a tus empleados».

Deja un comentario