Gestión de productos de servicios: ¿un oxímoron o una realidad?

En la era de la transformación digital, la gestión de productos ha evolucionado de manera acelerada. Sin embargo, cuando se trata de los productos de servicios, es común encontrarse con una gran incertidumbre: ¿puede un servicio ser considerado un producto? En este artículo exploraremos esta fascinante pregunta y descubrir si la gestión de productos de servicios es realmente posible o si se trata solo de un oxímoron en el mundo empresarial. ¡Prepárate para adentrarte en un debate apasionante y descubrir la verdad detrás de estos dos conceptos aparentemente contradictorios!


Hasta ahora, hemos considerado cómo se realiza la gestión de productos en empresas que tienen diferentes líneas de productos y marcas. Ahora, En este artículo, consideraríamos si el término gestión de productos de servicios o el proceso de gestión de todo el ciclo de vida de los servicios es un oxímoron o es, de hecho, un concepto realista y factible.. Tomemos, por ejemplo, la gestión de relaciones personales en bancos y casas de inversión.

La mayoría de nosotros habríamos tenido la experiencia de tratar con nuestro banquero personal o asesor de inversiones, quien normalmente maneja todas nuestras inquietudes y problemas y nos orienta hacia nuevos productos y servicios. Dado que los bancos y las instituciones financieras entran en la categoría de empresas del sector de servicios, es justo concluir que este aspecto de la gestión de servicios es, de hecho, gestión de productos de servicios.

La primera etapa de la gestión de productos de servicios es la etapa de ideación o generación de ideas, donde el gerente de producto de la empresa de servicios debe colaborar con nuevos productos y servicios dirigidos a los clientes. Dependiendo de los segmentos de mercado cubiertos y los diferentes nichos a los que se dirigen, los nuevos servicios se lanzan después de una extensa investigación de mercado sobre su viabilidad y aceptabilidad entre los consumidores que pertenecen a estos segmentos de mercado.

El punto aquí es que la gestión de productos de servicio es tan intensiva como la gestión pura de productos e implica las mismas etapas y fases en el ciclo de vida del servicio.

Por supuesto, la diferencia importante es que, a diferencia de la gestión de productos que se ocupa de productos físicos, el Los administradores de servicios a menudo trabajan con intangibles y valores nocionales de los servicios. a diferencia de conceptos fijos en la gestión de productos.

El otro aspecto de la gestión de productos de servicio es la parte de la relación personal donde el banquero personal o el gerente de relaciones tiene que gestionar la relación dado que el producto aquí es el servicio real y no un activo físico. Esto es importante desde el punto de vista del gerente de servicios, ya que las relaciones personales forman la base para la gestión de productos de servicios y son las piedras angulares de la gestión de productos de servicios.

Finalmente, La gestión de productos de servicio también se ocupa de respaldar los otros procesos comerciales, como las funciones financieras, legales y administrativas.. Por ejemplo, es común que los gerentes de productos de servicios se ocupen de los aspectos legales de la gestión de la relación y del nivel de satisfacción del cliente, ya que la experiencia del cliente es primordial en la gestión del servicio.

Por lo tanto, la gestión de productos de servicio suele ser más una cuestión de habilidades blandas que de un sistema de factores duros.

El punto aquí es que Los gerentes de productos de servicio gestionan la relación interna y externamente, a diferencia de los lanzamientos y distribución físicos de productos que, junto con las ventas y el marketing, forman el ciclo de vida del producto.. Por supuesto, es común escuchar esta terminología también en el sector de servicios, ya que las empresas del sector de servicios se refieren a los mismos conceptos excepto que no venden productos físicos.

En conclusión, la gestión de productos de servicios está alcanzando la mayoría de edad en este momento y las tendencias futuras en el sector de servicios determinarán qué tan bien despegue este concepto a lo grande en el sector.



Autoría/Referencia – Acerca del autor(es)


Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded





Gestión de productos de servicios: ¿un oxímoron o una realidad?

Gestión de productos de servicios: ¿un oxímoron o una realidad?

¿Es posible aplicar estrategias de gestión de productos al ámbito de los servicios? Esta pregunta ha generado un constante debate entre expertos y profesionales del mercado. Mientras algunos consideran que la gestión de productos se limita exclusivamente a bienes tangibles, otros sostienen que también puede aplicarse a los servicios de manera efectiva.

Para comprender mejor este tema, es importante tener claridad sobre los conceptos de gestión de productos y servicios. La gestión de productos se refiere al conjunto de actividades que involucran el desarrollo, la comercialización y la mejora continua de un producto a lo largo de su ciclo de vida.

Por otro lado, los servicios son intangibles y generalmente se refieren a actividades o tareas realizadas por personas o empresas para satisfacer las necesidades de los clientes.

¿Por qué la gestión de productos de servicios puede ser considerada un oxímoron?

El término oxímoron se utiliza para describir una combinación de palabras que aparentemente se contradicen entre sí. En el contexto de la gestión de productos y servicios, esta visión se basa en la premisa de que la naturaleza intangible de los servicios dificulta su gestión de manera similar a como se gestionarían bienes tangibles.

Algunos argumentos en contra de la gestión de productos de servicios incluyen:

  1. Falta de atributos medibles: A diferencia de los productos tangibles, los servicios no suelen contar con atributos fácilmente medibles, lo que dificulta la evaluación de su desempeño.
  2. Falta de control: Los servicios se caracterizan por ser más influenciados por factores externos y por la participación del cliente, lo que dificulta su control y estandarización.
  3. Carácter único y heterogéneo: Cada servicio puede ser único y no es fácilmente replicable, lo cual complica su gestión de manera similar a como se gestionaría un producto estándar.

¿Es posible aplicar estrategias de gestión de productos al ámbito de los servicios?

A pesar de las razones expuestas anteriormente, muchos expertos argumentan que es posible aplicar estrategias de gestión de productos a los servicios de manera exitosa. Algunos de los argumentos a favor incluyen:

  1. Enfoque en la experiencia del cliente: La gestión de productos puede adaptarse para centrarse en la experiencia del cliente en lugar de centrarse exclusivamente en atributos tangibles.
  2. Gestión de la calidad del servicio: Aunque no sean fácilmente medibles, los servicios tienen atributos que pueden evaluarse en términos de calidad y satisfacción del cliente.
  3. Establecimiento de estándares: A través de la identificación y estandarización de los procesos del servicio, es posible mejorar la eficiencia y la consistencia en su entrega.

En resumen, si bien el debate sobre si la gestión de productos puede aplicarse a los servicios aún continúa, no se puede negar la importancia de aplicar estrategias de gestión eficientes para ofrecer servicios de calidad y satisfacción al cliente. Es fundamental analizar las características de cada tipo de servicio y adaptar las estrategias de gestión de productos según estas particularidades.

¡No dudes en consultar nuestras fuentes externas para obtener más información y opiniones sobre el tema!


Deja un comentario