Funcionalismo en sociología: significado, supuestos y contribuyentes

El funcionalismo es una corriente teórica fundamental en el campo de la sociología, que busca comprender y explicar el funcionamiento de las sociedades. En este artículo exploraremos el significado, los supuestos básicos y los principales contribuyentes del funcionalismo en sociología. Desde sus inicios hasta su desarrollo actual, esta perspectiva teórica ha sido relevante para entender cómo las diferentes partes de una sociedad interactúan entre sí para mantener la estabilidad social. Descubre cómo el funcionalismo ha contribuido a la comprensión de los fenómenos sociales y su influencia en el pensamiento sociológico actual.

¿Qué es la teoría del funcionalismo?

Aunque esta perspectiva surgió en el siglo XIX, se volvió dominante durante las décadas de 1940 y 1950. El funcionalismo es una perspectiva teórica de nivel macro en las ciencias sociales y la sociología.

La teoría del funcionalismo también se ha denominado funcionalismo estructural o teoría estructural-funcional o perspectiva funcionalista o teoría funcionalista. Es una de las teorías o perspectivas importantes en sociología.

El funcionalismo ve a la sociedad como un sistema (o estructura) de partes interconectadas, como grupos, instituciones como la familia, la religión, la economía, etc., que trabajan (funcionan) juntas para mantener el equilibrio social, la solidaridad social y la estabilidad. Afirma que nuestra vida y comportamiento social están guiados por la estructura social, que son patrones estables de comportamiento social.

Sugiere que cada parte interconectada e interdependiente de la estructura contribuye al funcionamiento de todo el sistema (aquí sistema completo significa «sociedad») que es como el cuerpo humano, donde cada parte, como el cerebro, el corazón, los riñones y los pulmones. , etc. trabajan juntos para mantener funcionando todo el sistema del cuerpo.

Por ejemplo, cada una de las instituciones sociales contribuye con funciones importantes para la sociedad; la familia proporciona un entorno para reproducir, criar y socializar a los niños. La educación ofrece una manera de transferir las habilidades, el conocimiento y la cultura de la sociedad a sus jóvenes. La política proporciona un medio para gobernar a los miembros de la sociedad. La economía se ocupa de la producción, distribución y consumo de bienes y servicios y la religión proporciona orientación moral a los miembros de la sociedad. Todas estas partes (como las instituciones) funcionan para mantener estable a la sociedad. Así, la teoría del funcionalismo se centra en el consenso, el orden social y la estabilidad social más que en el cambio y en la estructura y función obligatoria de las partes que conforman el todo.

Para los funcionalistas estructurales, sus partes, como los grupos, son la unidad básica de análisis, es decir, se centran en el estudio de grupos más que del individuo. Un grupo podría ser una multitud de personas en una sala de cine, o los miembros de una familia, corporaciones, fábricas, sistemas universitarios, comunidades, etc. El funcionalista estructural también considera la economía, la religión, la política, la educación, el matrimonio, la familia y el parentesco como grupos. Aquí grupos significan instituciones.

Los funcionalistas creen que la sociedad se mantiene unida mediante un consenso social sobre el cual los miembros de la sociedad están de acuerdo y deben trabajar juntos para lograr (estabilidad, orden y estado de equilibrio) lo que es mejor para la sociedad en su conjunto. El funcionalismo explica que el cambio social se produce como resultado del crecimiento demográfico, el aumento de la tecnología y el contacto con la sociedad externa. También explican que los cambios rápidos y repentinos pueden perturbar el equilibrio de la sociedad al que las instituciones sociales restablecen el estado de equilibrio.

Como la perspectiva funcionalista enfatiza que cada aspecto de la sociedad es interdependiente y contribuye a la estabilidad y el funcionamiento de la sociedad en su conjunto. Significa que para los funcionalistas, cada aspecto de la sociedad, ya sea los definidos como buenos o malos (como la desviación, el crimen, etc.), son esenciales para que la sociedad continúe. Por tanto, todos estos aspectos tienen un papel en mantener la estabilidad de la sociedad y mantener su orden social.

Más tarde, RK Merton Agregó conceptos como funciones manifiestas y latentes a la teoría del funcionalismo. Merton sugirió que el comportamiento humano tiene funciones tanto manifiestas como latentes. Por ejemplo, una función manifiesta de la educación incluye prepararse para una carrera obteniendo buenas calificaciones, graduarse y encontrar un buen trabajo, etc., mientras que la función latente incluye conocer gente nueva o tal vez encontrar pareja o cónyuge.

Los funcionalistas utilizan los términos «funcional» y «disfuncional» para describir los efectos de los elementos sociales en la sociedad.

  • Los elementos de la sociedad son «funcionales» si contribuyen a la estabilidad social.
  • Son «disfuncionales» si alteran la estabilidad social.

Supuestos básicos de la teoría del funcionalismo

o Principios o Premisas o Proposiciones o Bases o Noción o Aspectos Clave de la Teoría del Funcionalismo:

Partes, todo y estructuras

La sociedad se compone de varias partes, subpartes y unidades individuales. Estas partes o unidades se agrupan para formar una estructura de sociedad. Por lo tanto, la sociedad es como un cuerpo humano compuesto de diferentes partes (órganos) interconectadas que funcionan para mantener la sociedad (sistema) en funcionamiento.

Alto énfasis en el consenso (es decir, acuerdo de valores y armonía) y poco énfasis en el conflicto.

Esta perspectiva considera que la sociedad es estática y se centra en la integración más que en el conflicto y la separación. Incluso si ocurre un conflicto, están destinados a contribuir al orden y la estabilidad social. Las funciones de un sistema social dependen del consenso de sus miembros sobre objetivos y valores comunes.

Prerrequisitos funcionales e imperativos

Los prerrequisitos funcionales se definen como la condición general necesaria para el mantenimiento de un sistema. Algunos prerrequisitos funcionales son; un conjunto compartido y articulado de objetivos, diferenciación de roles y asignación; socialización; control efectivo de formas de comportamiento disruptivas; integración e interdependencia de las partes.

Unidad funcional

Cuando los elementos/partes de la sociedad (sistema) funcionan juntos para alcanzar los objetivos de la sociedad, surge la unidad entre ellos en términos de su función.

Universalidad funcional

La perspectiva funcional supone que en cualquier sociedad del universo, las funciones de los elementos (partes) son siempre positivas.

]

Indispensabilidad funcional

La perspectiva funcional supone que los elementos (partes) no pueden separarse del todo, es decir, de la sociedad, lo que significa que la sociedad con sus partes funcionando es indispensable para mantener el sistema (sociedad) funcionando.

Funciones manifiestas, latentes y disfunciones

Las funciones manifiestas son resultados intencionados y reconocidos de las acciones de las personas para mantener estable el sistema social (es decir, la sociedad), y se supone que contribuyen al ajuste y la adaptación al sistema, mientras que las funciones latentes son aquellos resultados no intencionados y no reconocidos (ocultos) de una acción que perturba la estabilidad de la sociedad. Las disfunciones son consecuencias indeseables (resultados negativos) la acción y la disfunción disminuyen el ajuste y la adaptación al sistema.

Debilidades o críticas al funcionalismo

  • El funcionalismo enfatiza la estabilidad y el orden social mientras descuida los conflictos y los cambios que son tan vitales en cualquier sociedad. Por lo tanto, no logró explicar los rápidos cambios sociales que tuvieron lugar en los años 1960 y 1970.
  • Como teoría de nivel macro, el funcionalismo no descuida las realidades sociales de nivel micro, es decir, procesos sociales como el cambio social que ocurrió debido a la cooperación, el conflicto, la occidentalización, etc. Por lo tanto, es una teoría inútil.
  • También se acusa al funcionalismo de explicar el mundo social basándose en el pasado e ignorandolo. Por ejemplo, en religión, los funcionalistas hablan de la contribución actual de la religión ignorando el hecho de que la religión se introdujo hace mucho tiempo en el pasado y ha estado contribuyendo a la supervivencia de la sociedad hasta ahora.

Contribuyentes del funcionalismo

Los sociólogos fundadores como Auguste Comte, Emile Durkheim, Herbert Spencer y sociólogos estadounidenses como Talcott Parsons y Robert Merton contribuyeron al funcionalismo.

Funcionalismo de David Emile Durkheim

El sociólogo francés Emile Durkheim es considerado el creador de la perspectiva funcionalista dentro de la sociología.

Su principal contribución fue su estudio sobre lo que une a la sociedad (nosotros), es decir, cómo se mantenían la solidaridad (unidad) y el orden social. Como funcionalista, argumentó que la sociedad es un sistema formado por diferentes partes interrelacionadas e interdependientes, y estas partes funcionan para mantener vivo o estable el sistema. Creía que los individuos pueden constituir la sociedad, pero para estudiar la sociedad los sociólogos deben mirar más allá de los individuos, es decir, observar los hechos sociales, ya que el comportamiento individual está influenciado por factores externos al individuo.

Añadió que es la conciencia colectiva (experiencias, valores, creencias y comportamientos compartidos) la que permite a las personas sentirse parte de un grupo (es decir, la sociedad) y, por lo tanto, trabajar juntas para mantener la solidaridad grupal. Durkheim argumentó que para que una sociedad funcione bien, es necesario el consenso de valores (tener normas y valores compartidos) entre sus miembros. También afirmó que este consenso o acuerdo de valores se puede lograr a través de la socialización, es decir, la educación.

Funcionalismo de Talcott Parsons

El sociólogo estadounidense Talcott Parsons, influenciado por el funcionalista Bronislaw Malinoski (un antropólogo), era mejor conocido por su «funcionalismo estructural» y su «teoría de la acción social». Como funcionalista, le preocupaba cómo las partes de la sociedad trabajan (es decir, funcionan) juntas para mantener el orden social.

Es decir, se centró en cómo los elementos/partes de la sociedad eran funcionales para mantener vivo el sistema social. Generalmente se centró en la «acción social» y los «sistemas» y creía que la moralidad en la acción social es el elemento principal para ayudar a preservar el orden social.

Funcionalismo estructural de Parsons

Al igual que el funcionalista Durkheim, Parsons creía que todas las sociedades necesitaban un «consenso de valores», que es un acuerdo compartido entre los miembros de la sociedad para ajustarse a ciertas normas y valores y esto da como resultado la solidaridad y la estabilidad social. Las sociedades desarrollan reglas y normas sobre cómo deben comportarse las personas basándose en este consenso de valores. Para lograr el objetivo común de equilibrio y estabilidad social, los individuos son socializados para aceptar los valores y normas, y los miembros de la sociedad aprenden a aceptar las normas y valores sociales a través de la educación. Para respaldar su teoría del funcionalismo estructural, desarrolló la «teoría del sistema social» y el «modelo AGIL», que se analizan a continuación:

Talcott Parsons Concepto de ‘Sistema Social’ (Según Parsons, ¿cómo sobreviven los sistemas sociales?)

El sociólogo estadounidense Talcott Parsons sentó las bases de la «teoría del sistema social» en su libro «La estructura de la acción social-1947». Según Parsons, un sistema social es un sistema de acción. Parsons consideraba que “un sistema social está formado por una pluralidad de individuos, actores en interacción con otros en una situación”. A diferencia de los marxistas, que se centraron en la aparición de cambios radicales en la sociedad, Parsons se centró en por qué las sociedades son estables y siguen funcionando. Por ejemplo, la educación es un tipo de sistema social porque intenta unificar a las personas brindándoles una educación estándar que les permita participar y contribuir a la economía, fortaleciendo así la sociedad y, por lo tanto, la sociedad existe.

Prerrequisitos funcionales o imperativos

Parsons dio el modelo AGIL, que representa los prerrequisitos funcionales (es decir, cuatro funciones básicas) que todos los sistemas sociales deben lograr para sobrevivir:

  • Adaptación: Implica obtener suficientes recursos del medio ambiente y luego distribuirlos por todo el sistema para mantener el equilibrio, que es el objetivo del sistema social.
  • Logro de metas: se refiere a establecer prioridades entre las metas del sistema y movilizar recursos para su consecución.
  • Integración: Se refiere a mantener la solidaridad o coordinación entre las partes del sistema.
  • Latencia: Se refiere a garantizar que los actores en el sistema social muestren las características apropiadas, es decir, mantenimiento de patrones y manejo de tensiones en el sistema social.

La teoría de la analogía orgánica de Spencer

Herbert Spencer llegó a la sociología a través de la biología después de establecer una analogía entre la sociedad y el organismo biológico. Según la teoría de la “analogía orgánica” de Spencer, ‘la sociedad es como un organismo biológico porque, al igual que un organismo, la sociedad también está formada por diferentes partes (órganos) que funcionan en coordinación para mantener la vida del sistema social.

Las similitudes que Spencer observó entre organismos biológicos y sociales fueron:

  • Tanto la sociedad como el organismo están sujetos al crecimiento. Por ejemplo, un niño crece y se convierte en un hombre; una pequeña comunidad se convierte en un área metropolitana.
  • Hay un aumento en la complejidad de la estructura con el tiempo. Por ejemplo, un organismo simple, ameba, en mamíferos, una sociedad primitiva (simple) en una sociedad industrial moderna que es altamente compleja.
  • Existe la diferenciación de estructuras que conduce a funciones de diferenciación. Por ejemplo, la ameba unicelular se convirtió en multicelular, lo que resultó en la diferenciación de órganos y también lo es la sociedad compleja que tiene diferentes organizaciones que llevan a cabo diferentes funciones.
  • Ya sea un organismo o una sociedad, cuando hay un cambio en la estructura, de un organismo o sociedad simple a uno complejo, la función se vuelve cada vez más especializada.
  • Es común a ambos que la pérdida de un órgano no necesariamente resulta en la muerte de un organismo. Por ejemplo, si un individuo pierde una pierna, no necesariamente se encuentra con la muerte. De manera similar, en la sociedad, si alguna asociación desaparece, eso no conduce a la decadencia de la sociedad.

Darwinismo social

El término «darwinismo social» fue utilizado por primera vez por Joseph Fisher en su artículo de 1887 «La historia de la tenencia de tierras en Irlanda». Tiene sus raíces en la “teoría de la selección natural” desarrollada por Charles Darwin. Entre varios académicos que abogaron por el darwinismo social se encontraba Herbert Spencer de Inglaterra. La ideología central del darwinismo social era que aquellos percibidos como débiles en las sociedades humanas eran disminuidos y su cultura delimitada, pero los fuertes se desarrollaban dando como resultado la supervivencia del más apto.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Funcionalismo en sociología: significado, supuestos y contribuyentes

El funcionalismo es una teoría sociológica que ha desarrollado un papel fundamental dentro de esta disciplina. Fue una de las principales corrientes de pensamiento sociológico en el siglo XX y aún hoy sigue siendo relevante en el análisis social. En este artículo, exploraremos el significado del funcionalismo en sociología, sus supuestos básicos y algunos de sus principales contribuyentes.

Significado del funcionalismo en sociología

El funcionalismo en sociología se basa en la idea de que la sociedad es un sistema compuesto por diferentes partes interrelacionadas que trabajan en conjunto para mantener el equilibrio. Se centra en cómo las diferentes instituciones y estructuras sociales desempeñan roles específicos para satisfacer las necesidades de la sociedad en su conjunto.

Según el funcionalismo, la sociedad funciona de manera similar a un organismo biológico, donde cada parte tiene una función específica y contribuye al funcionamiento general del sistema. Por ejemplo, las instituciones sociales, como la familia y la educación, desempeñan roles importantes para mantener la estabilidad y el orden social.

Supuestos básicos del funcionalismo

El funcionalismo se basa en algunos supuestos básicos que ayudan a comprender su enfoque en la sociedad:

  1. La sociedad se considera un sistema que busca el equilibrio y la estabilidad.
  2. Las diferentes partes de la sociedad están interconectadas y dependen unas de otras para funcionar adecuadamente.
  3. Las instituciones sociales desempeñan roles específicos para mantener el orden y la cohesión social.
  4. Se enfoca más en las funciones que cumplen las instituciones y estructuras sociales, que en los conflictos y tensiones sociales.

Contribuyentes destacados

El funcionalismo ha contado con importantes contribuyentes a lo largo de la historia de la sociología. Algunos de los más destacados son:

  • Émile Durkheim: Considerado uno de los padres fundadores de la sociología moderna, Durkheim contribuyó al funcionalismo con su obra «La división del trabajo social» y su enfoque en la solidaridad social.
  • Talcott Parsons: Parsons desarrolló una teoría funcionalista conocida como «teoría de la acción social» e hizo hincapié en los sistemas sociales y los roles que desempeñan los individuos dentro de ellos.
  • Robert Merton: Merton realizó importantes contribuciones al funcionalismo con su teoría de las «funciones manifiestas y latentes» y su enfoque en las disfunciones sociales.

Estos son solo algunos de los muchos sociólogos que han contribuido al desarrollo del funcionalismo en la disciplina. A través de sus teorías e investigaciones, han proporcionado un mayor entendimiento de cómo funciona la sociedad y cómo se mantienen sus diferentes partes en equilibrio.

Para profundizar en el funcionalismo en sociología, te recomendamos consultar los siguientes recursos:

  1. Para más información sobre Émile Durkheim y su obra, puedes leer este artículo de Encyclopedia Britannica.
  2. Si deseas explorar la teoría de Talcott Parsons en detalle, te recomendamos leer este artículo de la Encyclopedia of Philosophy.
  3. Para comprender mejor las contribuciones de Robert Merton, puedes consultar este artículo de Encyclopedia Britannica.

Conclusión

El funcionalismo en sociología es una teoría que proporciona un marco para comprender cómo funcionan las sociedades y cómo se mantienen en equilibrio. Se basa en la idea de que las diferentes partes de la sociedad desempeñan roles específicos para satisfacer las necesidades sociales. A través de los supuestos básicos del funcionalismo y las contribuciones de destacados sociólogos, se ha logrado obtener una perspectiva más clara sobre la estructura y el funcionamiento de las sociedades.

Deja un comentario