Función de control de la gestión: significado, características, proceso, tipos e importancia

La función de control de la gestión es esencial para el éxito de cualquier organización, ya sea pequeña, mediana o grande. En este artículo, exploraremos en detalle el significado, las características, el proceso, los tipos y la importancia de esta función clave en la gestión empresarial. Descubriremos cómo el control de la gestión ayuda a las empresas a mantenerse en el camino correcto hacia la consecución de sus objetivos y a tomar decisiones informadas en función de los resultados obtenidos. ¡Sigue leyendo para aprender todo lo que necesitas saber sobre la función de control de la gestión y cómo aplicarla eficazmente en tu organización!

¿Qué es controlar?

Controlar es el proceso de medir el desempeño real logrado con el desempeño planificado y tomar acciones correctivas si el desempeño real no está de acuerdo con el desempeño planificado.

El control, es decir, el control, es una de las funciones importantes de la gestión. También se le conoce como clave para la gestión de la implementación de un plan.

En el control, la dirección primero prepara planes y políticas y luego los implementa para lograr objetivos predeterminados. Según el intervalo de tiempo, el gerente evalúa el desempeño real de cada departamento y empleado.

Y compara el desempeño real con el desempeño estándar y, si se encuentra alguna variación en el desempeño real, toma medidas correctivas a tiempo para mantener el estándar.

La parte básica del control es lograr objetivos predeterminados en un tiempo y estándar establecidos. Su motivo es facilitar la consecución más efectiva y eficiente de los objetivos organizacionales.

Algunas definiciones populares de control son:

  • DeCenzo y Robbins – El control es el proceso de monitorear las actividades para garantizar que se estén llevando a cabo según lo planeado y corregir cualquier desviación significativa.
  • George Terry – Controlar es determinar lo que se está logrando, es decir, evaluar el desempeño y si es necesario, aplicar medidas correctivas para que el desempeño se realice de acuerdo a lo planeado.
  • Robert Kreitner – El control es el proceso de comprobar, probar, regular, verificar o ajustar para garantizar que la misión y los objetivos de la organización se cumplan de la manera más eficaz y eficiente posible.

Por lo tanto, el control es una herramienta de gestión que facilita medir el desempeño real frente al planificado y tomar las medidas necesarias si existe alguna desviación.

Características del control

La función de control de la gestión tiene las siguientes siete características/características importantes, que son:

Funcion de gerencia

El control es una función crucial de la gestión. Es una función de control que logra un equilibrio entre el desempeño real y el planificado. Sin él, otras funciones de gestión pierden su valor.

Mide el desempeño real con el desempeño estándar y toma medidas correctivas si hay alguna desviación entre ellos para que se puedan lograr los objetivos organizacionales planificados.

Función omnipresente

Es una función omnipresente en todos los niveles de gestión, desde el nivel superior hasta la primera línea. Sin embargo, el grado de control depende de la naturaleza de la gestión y del nivel de responsabilidad y autoridad.

Generalmente, el director ejecutivo controla a los gerentes departamentales, los gerentes departamentales controlan a los supervisores y los supervisores controlan a los empleados del nivel operativo.

Proceso continuo

Es un proceso interminable y dura hasta la existencia de la organización. Implica un análisis y estudio continuo de la implementación de estándares, políticas y procedimientos de la organización.

El establecimiento de estándares, la medición del desempeño real, la comparación del desempeño real con los estándares y la adopción de medidas correctivas si hay alguna desviación son procesos continuos de control.

Relacionado: Función organizadora de la gestión

Proceso dinámico

Los estándares de funcionamiento de una organización se revisarán en función del entorno cambiante de los negocios. Los procedimientos y sistemas de control deben cambiarse para adaptarse a los cambiantes estándares de operación.

]

El directivo tiene que introducir nuevas técnicas y estrategias para que sea capaz de controlar el desempeño de forma sistemática. Por tanto, el sistema de control debe ser flexible según los tiempos y requerimientos de la organización.

Mirando hacia adelante

El control no se concentra sólo en el desempeño pasado y presente, sino que también se centra en desempeño futuro. Está diseñado para medir el desempeño real logrado y proporcionar información temprana si hay alguna desviación.

La detección temprana de debilidades y errores en el trabajo contribuye a tomar acciones correctivas a tiempo. Esto conduce a la eficacia en el desempeño futuro y evitará que se repitan incumplimientos en el futuro.

Medición y comparación

El control es una herramienta de gestión que mide y compara el desempeño real y estándar y toma medidas correctivas si hay una desviación.

La autoridad organizacional se preocupa por este proceso. La medida efectiva entre el desempeño real y planificado ayuda a lograr los objetivos organizacionales en los estándares definidos.

Acción correctiva

Es una función de gestión a través de la cual un gerente toma las medidas necesarias si el trabajo real realizado no está de acuerdo con el trabajo estándar.

Toma las medidas necesarias para la adecuada utilización de los recursos disponibles. Es imprescindible para la realización eficiente de un trabajo predeterminado. La acción discreta en el momento adecuado es la esencia del control.

Tipos de control

En la gestión, existen tres tipos principales de control. Incluyen:

  1. Control previo: Implica establecer pautas y procedimientos antes de ejecutar las tareas, asegurando que se sigan para evitar errores o desviaciones.
  2. Control concurrente: Este tipo de control tiene lugar durante el desempeño real de las actividades, lo que permite la detección y corrección inmediata de los problemas a medida que ocurren.
  3. Control posterior o control de retroalimentación: Después de completar las tareas, el control de retroalimentación implica evaluar los resultados frente a criterios predeterminados, lo que permite ajustes y mejoras para actividades futuras.

Pasos del control

El control en el lugar de trabajo implica un enfoque sistemático para garantizar que las actividades organizacionales vayan por buen camino y cumplan con los estándares deseados. Los cinco pasos del proceso de control son los siguientes:

Establecimiento de estándar

El primer paso es establecer metas, objetivos o estándares claros y específicos con los que se pueda medir el desempeño. Estos estándares proporcionan un punto de referencia para evaluar la efectividad de las actividades.

Medición del desempeño real

Una vez establecidos los estándares, es esencial medir el desempeño o los resultados reales de las actividades. Este paso implica recopilar datos e información sobre qué tan bien se han ejecutado las tareas.

Comparación del rendimiento real

El siguiente paso es comparar el desempeño real con los estándares predeterminados. Esto permite a los gerentes identificar cualquier desviación o variación de los resultados deseados.

Analizar la causa de la desviación

Si hay desviaciones de los estándares establecidos, el siguiente paso es analizar las causas subyacentes. Esto implica identificar los factores que contribuyeron a la desviación y comprender por qué ocurrió.

Relacionado: Proceso de planificación en la gestión

Tomar medidas correctivas o correctivas

Después de identificar las causas de la desviación, se deben tomar las acciones correctivas o correctivas adecuadas. Este paso implica implementar medidas para abordar los problemas y volver a alinear el desempeño con los estándares deseados.

¿Por qué es importante controlar en la organización?

Exploremos algunas de las razones que aclaran la importancia del control en las organizaciones.

Reducir la desviación

El control ayuda a las organizaciones a minimizar las desviaciones de los estándares y expectativas establecidos. Al monitorear el desempeño y compararlo con criterios predeterminados, los gerentes pueden identificar cualquier variación y tomar medidas correctivas con prontitud.

Esto permite a la organización mantener consistencia, calidad y eficiencia en sus operaciones, reduciendo la probabilidad de errores e ineficiencias.

Mantenga las actividades encaminadas

El control eficaz garantiza que las actividades y tareas se mantengan encaminadas y alineadas con los objetivos de la organización. Ayuda a monitorear el progreso, identificar posibles problemas o obstáculos y tomar medidas proactivas para abordarlos.

Esto mantiene el flujo de trabajo fluido, permitiendo la finalización oportuna de tareas y proyectos y, en última instancia, contribuye a la productividad y el éxito generales.

Leer también: Liderazgo en la Gestión: Definición, Características, Funciones, Cualidades y Estilos

Garantizar el logro de objetivos

El control es fundamental para garantizar que se alcancen las metas y objetivos de la organización. Al monitorear periódicamente el desempeño, los gerentes pueden evaluar el progreso hacia los resultados deseados.

Si se producen desviaciones, se pueden tomar acciones correctivas apropiadas para realinear los esfuerzos y dirigirlos hacia el logro de las metas. Los mecanismos de control brindan retroalimentación y permiten ajustes para optimizar el desempeño y aumentar la probabilidad de cumplir los objetivos.

Garantizar el orden y la disciplina

El control fomenta una sensación de orden y disciplina en el lugar de trabajo. Hacer cumplir estándares, reglas y procedimientos establece un entorno estructurado donde los empleados comprenden las expectativas y se esfuerzan por cumplirlas. Esto promueve la coherencia, la responsabilidad y la justicia en la toma de decisiones y el comportamiento.

Además, los mecanismos de control brindan un marco para el cumplimiento de los requisitos legales y reglamentarios, los estándares éticos y las mejores prácticas de la industria, promoviendo una cultura de responsabilidad e integridad.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Función de control de la gestión: significado, características, proceso, tipos e importancia

El control de la gestión es una función esencial en cualquier organización, independientemente de su tamaño o sector. A través de esta función, se supervisan y evalúan los procesos y actividades para garantizar que se alcancen los objetivos establecidos. En este artículo, responderemos a las preguntas más frecuentes sobre la función de control de la gestión.

¿Qué es la función de control de la gestión?

La función de control de la gestión se refiere al proceso mediante el cual se supervisan, evalúan y corrigen las actividades y procesos de una organización para asegurar que se estén cumpliendo los objetivos establecidos. Es una forma de asegurarse de que todo esté funcionando de acuerdo con los planes y estrategias establecidos.

Características de la función de control de la gestión

La función de control de la gestión tiene varias características clave:

  1. Orientada a objetivos: El control de la gestión se centra en alcanzar los objetivos establecidos por la organización y asegurar que todas las actividades estén alineadas con ellos.
  2. Proactiva: El control de la gestión implica anticiparse a los problemas y tomar medidas correctivas antes de que se conviertan en grandes obstáculos.
  3. Basada en información: Para llevar a cabo una función de control efectiva, se requiere contar con información precisa y oportuna sobre el rendimiento y los resultados de las actividades.

Proceso de control de la gestión

El proceso de control de la gestión consta de varios pasos interrelacionados:

  1. Establecimiento de estándares: Se definen los estándares o criterios de desempeño que se utilizarán para medir el éxito.
  2. Medición del rendimiento: Se recopila información sobre el rendimiento real de las actividades y se compara con los estándares establecidos.
  3. Análisis de desviaciones: Se identifican las desviaciones entre el rendimiento real y los estándares establecidos.
  4. Acciones correctivas: Se toman medidas para corregir las desviaciones identificadas y garantizar que se alcancen los objetivos establecidos.
  5. Seguimiento y retroalimentación: Se monitorea continuamente el rendimiento y se brinda retroalimentación para mejorar los procesos y actividades en el futuro.

Tipos de control de la gestión

Existen diferentes tipos de control de la gestión, adecuados para diferentes situaciones y necesidades:

  • Control preventivo: Se realiza antes de que ocurran problemas o desviaciones.
  • Control concurrente: Se lleva a cabo durante la ejecución de las actividades para corregir cualquier desviación inmediatamente.
  • Control correctivo: Se realiza después de que ocurren problemas o desviaciones para corregirlos y evitar que vuelvan a ocurrir.
  • Control de retroalimentación: Se basa en la retroalimentación y el aprendizaje de experiencias pasadas para mejorar los procesos en el futuro.

Importancia de la función de control de la gestión

La función de control de la gestión es fundamental para el éxito de una organización. Algunas de las razones por las que es importante incluyen:

  • Lograr los objetivos: A través del control de la gestión, se mantiene el enfoque en los objetivos y se toman medidas para garantizar su cumplimiento.
  • Tomar decisiones informadas: El control de la gestión proporciona información valiosa sobre el rendimiento y los resultados, lo que permite tomar decisiones más informadas y eficaces.
  • Identificar problemas y oportunidades: El control de la gestión permite detectar problemas y desviaciones a tiempo, así como identificar oportunidades de mejora.
  • Optimizar los recursos: Mediante el control de la gestión, se asegura la eficiencia en la asignación de recursos y se evita el desperdicio.

En conclusión, la función de control de la gestión es esencial para el éxito de cualquier organización. A través de un proceso adecuado y tipos de control adecuados, se puede garantizar que se alcancen los objetivos establecidos y se mejore continuamente el rendimiento y los resultados. ¡No subestimes la importancia de esta función en tu organización!

Deja un comentario