Fracaso controlado: fracasa ahora para tener éxito más tarde

Fracasar es una palabra que nos llena de temor y nos parece el peor escenario posible. A nadie le gusta fracasar ni enfrentarse a la sensación de derrota. Sin embargo, ¿qué pasaría si te dijera que el fracaso puede ser la clave para alcanzar el éxito? Esta idea puede resultar contradictoria, pero es lo que propone el concepto del «fracaso controlado». Descubre en este artículo cómo fracasar ahora puede ser la mejor estrategia para lograr el éxito en el futuro.

Muchas empresas quieren moverse rápido, innovar, desafiar y liderar. Sin embargo, se estancan, fallan y fallar. En gran medida, los titulares son excesivamente reacios al riesgo y dedican enormes cantidades de tiempo a intentar evitar el fracaso. Se centran en reducir el riesgo y minimizar los costos. Al hacerlo, pierden oportunidades invaluables que los prepararían para el éxito futuro en el mercado. Mientras tanto, nuevos riesgos y mayores desafíos surgir. Más bien, deberían experimentar y fracasar rápidamente. AG Lafleyex director ejecutivo de Procter & Gamble (P&G), proclamó:

Aprendemos mucho más del fracaso que del éxito.

En literatura

En el libro Art and Fear, los artistas Ted Orland y David Waylon comparten la historia de un profesor de cerámica que intentó un experimento con su clase.[1].

La maestra dividió a los estudiantes en dos grupos. Los que estaban sentados en el lado izquierdo del estudio debían ser calificados únicamente por la cantidad de su trabajo, mientras que los del lado derecho, únicamente por la calidad. El instructor informó a los estudiantes del grupo de cantidad que se aplicaría una regla simple para evaluar sus calificaciones: los que produjeran cincuenta libras de vasijas obtendrían una A, los que produjeran cuarenta libras una B, y así sucesivamente.

Para el grupo de calidad, el instructor les dijo a los estudiantes que asignaría una calificación del curso basada en la mejor pieza producida durante la duración del curso. Entonces, si un estudiante creó un bote de primer nivel el primer día del curso y no hizo nada más durante el semestre, aún así obtendría una A.

Cuando llegó el final del trimestre y llegó el momento de calificar, el instructor hizo un descubrimiento interesante: los estudiantes que crearon el mejor trabajo, a juzgar por su sofisticación técnica y artística, fueron el grupo de cantidad. Mientras estaban ocupados produciendo vasija tras vasija, experimentaban, se volvían más expertos en trabajar con la arcilla y aprendían de los errores de cada pieza progresiva.

Por el contrario, los estudiantes del grupo de calidad planificaron cuidadosamente cada vasija y trataron de producir un trabajo refinado e impecable, por lo que solo trabajaron en unas pocas piezas a lo largo del curso. Debido a su práctica limitada, mostraron pocas mejoras.

Fallo controlado

Hay grados de fracaso. Para una empresa, el peor caso es la quiebra. En un contrato de consultoría, el peor fracaso es completar el proyecto tarde con sobrecostos, sólo para descubrir que los hallazgos y recomendaciones son inutilizables, no deseados e innecesarios. Aunque no se puede garantizar el éxito en ninguna empresa, simular el fracaso es relativamente fácil. El punto clave es aceptar los pequeños fracasos y aprovecharlos como oportunidades de aprendizaje. Si lo hace temprano y con frecuencia, evitará fallas catastróficas en el futuro.

Caso Microsoft

Windows no se puso de moda hasta versión 3.0. Microsoft sabía que necesitaba comentarios de los clientes y soporte de los proveedores de hardware para que Windows fuera un éxito. Necesitaba poner el software en manos de los clientes lo antes posible, aunque fuera incompleto. Microsoft aceptó pequeños fracasos a cambio de un éxito a largo plazo.

caso manzana

Apple siguió el mismo proceso evolucionado con iPhone. El primer iPhone no podía realizar múltiples tareas y ni siquiera tenía la función de copiar y pegar. Apple sabía que sería criticada y que los problemas debían solucionarse. Pero también sabía que la ventaja de ser el primero en actuar era más importante que la perfección.

Recomendación

Eric Riesel autor de La puesta en marcha ajustadaa esto lo llama lograr fracaso[2]:

Dedicamos mucho tiempo a planificar. Incluso elaboramos planes de contingencia sobre qué hacer si el plan principal sale mal. Pero ¿qué pasa si el plan sale bien y aun así fracasamos? Este es mi tipo de fracaso más temido, porque te engaña haciéndote pensar que tienes el control y que estás teniendo éxito.

En resumen, las empresas exitosas buscan fracasos controlados. Hacen suficiente planificación para entender lo que es realmente importante. Priorizan las actividades y realizan entregas rápidas, incluso a riesgo de sufrir pequeños fallos. El aspecto clave del fallo controlado es la palabra Revisado:

  • El fallo no debe ser material ni provocar pérdidas significativas.
  • Debería estar en condiciones de controlar, si es necesario, revertir la situación.

Los fracasos son buenos a largo plazo si aprendes la lección de ellos. Un fracaso controlado ayudará a aprender la lección. Las fallas controladas son una herramienta importante en la gestión.

Think Insights (25 de septiembre de 2023) Fracaso controlado: fracasa ahora para tener éxito más tarde. Obtenido de https://thinkinsights.net/strategy/controlado-failure/.
«Fracaso controlado: fracasa ahora para tener éxito más tarde.» Think Insights – 25 de septiembre de 2023, https://thinkinsights.net/strategy/controlado-failure/
Piensa en Insights 4 de diciembre de 2018 Fracaso controlado: fracasa ahora para tener éxito más tarde.visto el 25 de septiembre de 2023,<https://thinkinsights.net/strategy/controlado-failure/>
Piensa en ideas – Fracaso controlado: fracasa ahora para tener éxito más tarde. [Internet]. [Accessed September 25, 2023]. Disponible de: https://thinkinsights.net/strategy/controlado-failure/
«Fracaso controlado: fracasa ahora para tener éxito más tarde.» Think Insights – Consultado el 25 de septiembre de 2023. https://thinkinsights.net/strategy/controlado-failure/
«Fracaso controlado: fracasa ahora para tener éxito más tarde.» Piensa en ideas [Online]. Disponible: https://thinkinsights.net/strategy/controlado-failure/. [Accessed: September 25, 2023]
Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded



Preguntas frecuentes sobre el fracaso controlado: fracasa ahora para tener éxito más tarde

Preguntas frecuentes sobre el fracaso controlado: fracasa ahora para tener éxito más tarde

1. ¿Qué es el fracaso controlado?

El fracaso controlado es una estrategia en la que las personas se permiten cometer errores y experimentar fracasos pequeños con el fin de aprender de ellos y mejorar en el futuro. Es una práctica común entre emprendedores y líderes empresariales exitosos.

2. ¿Por qué es importante fracasar?

Fracasar puede ser una fuente valiosa de aprendizaje. Cuando experimentamos fracasos, tenemos la oportunidad de analizar qué salió mal y qué podemos hacer de manera diferente la próxima vez. Además, a través del fracaso, desarrollamos la resiliencia y la capacidad de adaptarnos a situaciones difíciles.

3. ¿Cuáles son los beneficios del fracaso controlado?

El fracaso controlado tiene varios beneficios. Algunos de ellos incluyen:

  1. Mejora de habilidades y conocimientos: al enfrentar retos y fracasar, nos volvemos más hábiles y adquirimos un mayor conocimiento en nuestra área de interés.
  2. Innovación y creatividad: el fracaso controlado fomenta la exploración de nuevas ideas y enfoques, lo que puede llevar a descubrimientos innovadores.
  3. Superación del miedo al fracaso: al experimentar fracasos controlados de manera repetida, desarrollamos una mentalidad en la que el fracaso no nos paraliza, sino que nos impulsa a seguir intentándolo.
  4. Mayor resiliencia: el fracaso controlado nos enseña a recuperarnos rápidamente de los reveses y a no rendirnos fácilmente frente a los obstáculos.

4. ¿Cómo puedo implementar el fracaso controlado en mi vida?

Para implementar el fracaso controlado en tu vida, puedes seguir estos pasos:

  1. Identifica tus metas y objetivos.
  2. Empieza a tomar acciones orientadas hacia esas metas, aceptando la posibilidad de fracasar en el camino.
  3. Analiza los resultados y aprende de tus errores.
  4. Ajusta tus estrategias y vuelve a intentarlo hasta alcanzar el éxito.

Para obtener más información sobre el fracaso controlado y su impacto en el éxito empresarial, puedes visitar los siguientes enlaces:

Recuerda, el fracaso controlado es una herramienta poderosa para el crecimiento personal y profesional. No temas fracasar, ¡aprende de tus errores y persigue el éxito!


Deja un comentario