Fases del compromiso de los empleados

El compromiso de los empleados es esencial para el éxito de cualquier organización. Cuando los empleados están comprometidos, se sienten parte del equipo, están motivados y dispuestos a dar lo mejor de sí mismos para alcanzar los objetivos de la empresa. Sin embargo, el compromiso no es un estado constante, sino que pasa por diferentes fases a lo largo del tiempo. En este artículo, exploraremos las diferentes fases del compromiso de los empleados y cómo las empresas pueden fomentar un compromiso duradero y efectivo. ¡Sigue leyendo para descubrir más!


El compromiso de los empleados es un concepto que ha comenzado a captar la atención del mundo empresarial en los últimos años. En pocas palabras, niveles más altos de compromiso de los empleados significan una mayor rentabilidad de la organización.

El compromiso de los empleados es fundamental. Las organizaciones altamente productivas han comprendido este hecho hace mucho tiempo, mientras que las organizaciones mediocres y de bajo rendimiento apenas han empezado a tomárselo en serio. Tiene sentido involucrar a los empleados y hacerles encontrar un significado a lo que hacen.

Aquellos empleados que no comprendan lo que contribuyen al éxito de su organización no se aferrarán a ella por mucho tiempo. Preferirían considerar irse en unos meses o años cuando se les ofrezca un trabajo bien remunerado.

El compromiso de los empleados es un proceso a largo plazo y pasa por varias fases que describen el nivel de compromiso, participación, apego y pertenencia entre el empleado y el empleador.. Estas fases del compromiso de los empleados forman un ciclo continuo que toda organización que desee lograr una mayor rentabilidad debe emprender.

Fases del compromiso de los empleados


Fases del compromiso de los empleados

  1. Atraer

    La primera fase del ciclo de compromiso de los empleados es atraer a los mejores talentos de la industria. Esta fase implica crear una impresión positiva sobre la cultura laboral y la carrera del empleado como empleador potencial. Se trata de crear cuidadosamente una imagen auténtica, genuina y elaborada como empleador. Esta es, aunque indirecta, la primera impresión que atrae a un gran grupo de candidatos para postularse para los puestos vacantes en una organización. La primera fase es la más importante del ciclo de compromiso de los empleados.

    Otro aspecto que difunde la reputación de una organización son sus empleados. No son sólo empleados, sino que también se les considera clientes internos. Su satisfacción laboral y profesional habla de su lugar de trabajo. Por lo tanto, no deben darse por sentados. Además de atraer talento del exterior, es importante mantener a los empleados existentes atraídos hacia la organización.

  2. Adquirir

    La adquisición de imagen implica más de una cosa. Incluye (1) la forma en que se interactúa con los candidatos potenciales mientras se anuncia un puesto; (2) cumplir las promesas que se hicieron al contratarlos y (3) brindar a los nuevos miembros una cultura laboral adecuada.

    Cuando una organización anuncia un puesto, los candidatos interesados ​​se postulan. La forma en que se crean sus aplicaciones, la reacción de la organización y la forma en que se abordan hablan mucho de la imagen y la cultura laboral de una organización.

    Contratar al mejor talento no sólo sirve para ese propósito. Durante su luna de miel o periodo inicial en la organización, la empresa debe intentar cumplir todas las promesas realizadas durante el proceso de selección.

    Además de esto, deben sentirse felices y satisfechos cuando sus expectativas se comparan con la realidad. Proporcionar el tipo adecuado de cultura también juega un papel importante para mantenerlos comprometidos.

    La idea es prepararlos para que den lo mejor de sí, dándoles tareas desafiantes desde el principio. Es como desarrollar un hábito o una cultura desde el momento en que deciden trabajar con la organización.

  3. Avance

    El movimiento continuo del talento es la última pero interminable fase. No sólo implica promover a los empleados a una designación más alta junto con incrementos salariales, sino también hacerlos crecer de otras maneras tangibles e intangibles. La rotación laboral puede ayudarles a crecer en experiencia, responsabilidad y pertenencia, pero sólo cuando se hace bien. Hacer avanzar a los empleados en todos los aspectos, ya sea monetario o no monetario, es la clave para retener a las personas y desarrollar su personalidad general.

Las anteriores son las fases principales de un ciclo de compromiso de los empleados en el que la preparación se realiza mucho antes de que un empleado se una a la organización. Como se mencionó anteriormente, no se trata sólo de atraer, adquirir y retener el mejor talento sino que también se ocupa de potenciar su experiencia y personalidad.



Autoría/Referencia – Acerca del autor(es)


Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded





Fases del compromiso de los empleados

Fases del compromiso de los empleados

El compromiso de los empleados es un factor esencial para el éxito de cualquier empresa. Cuando los empleados están comprometidos, se sienten más motivados y dedicados a su trabajo, lo que a su vez mejora la productividad y la satisfacción laboral en general.

¿Qué son las fases del compromiso de los empleados?

Las fases del compromiso de los empleados son etapas que un empleado puede experimentar a lo largo de su tiempo en una empresa. Estas etapas pueden variar en duración y características, pero generalmente siguen un patrón similar en términos de actitud y compromiso.

A continuación, exploraremos las tres fases principales del compromiso de los empleados:

  1. Fase 1: Exploración
  2. En esta fase, los empleados son nuevos en la organización y están aprendiendo sobre su papel, sus tareas y la cultura de la empresa. Están evaluando si la empresa es adecuada para ellos y si se sienten cómodos y motivados en su entorno laboral. Durante esta fase, es importante brindar orientación y apoyo para que los empleados se sientan bienvenidos y comprendidos.

  3. Fase 2: Compromiso
  4. En esta fase, los empleados han encontrado su lugar en la empresa y están comprometidos con su trabajo. Se sienten parte del equipo, están motivados y muestran un alto nivel de productividad. Durante esta etapa, es esencial brindar oportunidades de crecimiento y reconocimiento para mantener el compromiso y la satisfacción laboral a largo plazo.

  5. Fase 3: Desvinculación
  6. En esta fase, los empleados pueden experimentar una disminución en su compromiso y motivación. Puede que se sientan estancados en su trabajo, insatisfechos o desinteresados. Si esta etapa persiste sin intervención, es posible que los empleados consideren buscar nuevas oportunidades fuera de la empresa. Es importante detectar los signos de desvinculación temprano y tomar medidas para reforzar el compromiso y la satisfacción laboral.

En conclusión, el compromiso de los empleados pasa por diferentes fases a lo largo de su tiempo en una empresa. Comprender estas fases y tomar medidas para mantener a los empleados comprometidos puede tener un impacto positivo en la productividad y el éxito general de la empresa.

Referencias:


Deja un comentario