Estrés y rendimiento de los empleados

El estrés es una realidad presente en muchos ámbitos de la vida, incluido el ámbito laboral. Los empleados, sin importar el sector en el que se desempeñen, pueden verse afectados por altos niveles de estrés que llegan a repercutir en su rendimiento y productividad. En este artículo, exploraremos de cerca la relación entre el estrés y el rendimiento de los empleados, analizando cómo el estrés puede influir tanto positiva como negativamente en su desempeño laboral. Si eres un empleado interesado en conocer cómo manejar mejor el estrés o un empleador que busca mejorar el bienestar y rendimiento de tus colaboradores, ¡sigue leyendo!


El estrés de los empleados se correlaciona negativamente con su desempeño laboral. En definitiva, cuanto mayor es el nivel de estrés, menor es el rendimiento.

Convencionalmente se percibía que niveles razonables de estrés estimularían a los empleados y mejorarían su desempeño laboral. Pero esta percepción ya no es cierta. Hoy en día se cree que incluso un poco de estrés inhibirá el desempeño laboral de los empleados.. Esto es debido a:

  1. Incluso un estrés relativamente leve distrae al empleado. Las personas que enfrentan estrés se concentran más en los sentimientos y emociones repulsivos que en el trabajo en cuestión y, en consecuencia, su desempeño laboral se ve afectado. El estrés afecta el funcionamiento intelectual, emocional e interpersonal de las personas.
  2. La exposición prolongada o repetida, incluso a niveles menores de estrés, puede tener efectos perjudiciales para la salud y esto podría reducir el desempeño laboral de los empleados.
  3. Se ha investigado que a medida que aumenta la estimulación, el rendimiento laboral aumenta inicialmente, pero después de un tiempo comienza a disminuir. La ubicación exacta de este punto de variación (en el que se invierte la dirección o tendencia de la función) parece depender de la complicación del trabajo/tarea/trabajo que se realiza. Cuanto mayor es la complicación del trabajo, menores son los niveles de estimulación en los que se produce una disminución del rendimiento.
  4. Los empleados bajo estrés pierden su creatividad e innovación. Su capacidad de pensamiento se reduce.

Pero existen ciertas excepciones a la regla de que el estrés interfiere con el desempeño laboral. Por ejemplo, algunas personas se encuentran mejor en tiempos de calamidad o crisis. Cumplen con las expectativas y muestran un desempeño notable en momentos de gran estrés. Esto puede deberse al hecho de que tienen una gran experiencia en las tareas que realizan, lo que hace que su variación/inflexión sea muy alta.

Las personas que tienen habilidades y competencias excepcionales en una tarea pueden evaluar cognitivamente un escenario posiblemente estresante como un desafío y no como una amenaza.

Por lo tanto, al concluir, podemos decir que si el estrés puede arruinar o aumentar el desempeño depende de factores como la complicación del trabajo, las habilidades y experiencia del empleado en la realización de una tarea, los rasgos personales de los individuos/empleados involucrados, etc.

Las organizaciones que fomentan una comunicación abierta y honesta desarrollan un entorno en el que es menos probable que los empleados se estresen.permitiendo a los empleados utilizar mejor sus habilidades y destrezas y, así, estimulando el desempeño laboral de los empleados.



Autoría/Referencia – Acerca del autor(es)


Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Estrés y rendimiento de los empleados: Preguntas frecuentes

1. ¿Qué es el estrés laboral?

El estrés laboral es la respuesta física y emocional que experimenta una persona cuando las exigencias laborales superan su capacidad para enfrentarlas. Pueden ser situaciones de presión, falta de control, relaciones tensas, entre otras.

2. ¿Cuáles son los efectos del estrés en el rendimiento de los empleados?

El estrés puede tener un impacto negativo en el rendimiento de los empleados. Algunos efectos son:

  • Disminución del enfoque y la concentración: El estrés puede dificultar la capacidad de concentración y disminuir la productividad.
  • Aumento de los errores: El estrés puede llevar a cometer más errores en el trabajo, lo que puede afectar la calidad del desempeño laboral.
  • Incremento del ausentismo: Altos niveles de estrés pueden llevar a los empleados a faltar más al trabajo, lo que impacta en la continuidad de los proyectos y tareas.
  • Reducción de la motivación: El estrés crónico puede disminuir la motivación y el compromiso con el trabajo, afectando la satisfacción laboral.

3. ¿Cómo se puede gestionar el estrés en el trabajo?

Existen diversas estrategias para gestionar el estrés en el trabajo:

  1. Identificar las fuentes de estrés: Reconocer las situaciones o factores que generan estrés es el primer paso para abordarlo de manera efectiva.
  2. Establecer límites y prioridades: Organizar y establecer prioridades en el trabajo puede ayudar a reducir la sensación de estar abrumado y controlar el estrés.
  3. Buscar apoyo: Compartir preocupaciones con colegas o superiores puede brindar apoyo y generar soluciones conjuntas.
  4. Practicar técnicas de relajación: Actividades como la meditación, el ejercicio físico y la respiración profunda pueden ayudar a reducir el estrés.
  5. Mantener un estilo de vida saludable: Una alimentación equilibrada, dormir lo suficiente y dedicar tiempo para actividades recreativas son fundamentales para manejar el estrés laboral.

4. ¿Cuál es el papel de las empresas en la gestión del estrés laboral?

Las empresas tienen un papel fundamental en la gestión del estrés laboral de sus empleados. Algunas medidas que pueden tomar incluyen:

  • Crear un entorno laboral saludable: Promover un ambiente de trabajo positivo, con buenas relaciones entre compañeros y superiores, puede reducir el estrés.
  • Brindar capacitación y recursos: Proporcionar a los empleados herramientas para gestionar el estrés, como programas de bienestar o entrenamientos en técnicas de manejo del estrés.
  • Fomentar el equilibrio entre trabajo y vida personal: Promover políticas que permitan a los empleados mantener un equilibrio saludable entre su vida laboral y personal, facilitando la desconexión y el descanso.
  • Promover la comunicación: Establecer canales de comunicación abiertos y alentar a los empleados a expresar sus preocupaciones puede ayudar a identificar y abordar el estrés laboral de manera oportuna.

En conclusión, el estrés laboral puede afectar negativamente el rendimiento de los empleados. Sin embargo, tanto los empleados como las empresas tienen la responsabilidad de gestionarlo de manera efectiva. Identificar las fuentes de estrés, buscar apoyo y practicar técnicas de relajación son algunas estrategias que pueden ayudar a enfrentarlo. Las empresas también pueden implementar medidas para crear un entorno laboral saludable y brindar recursos a los empleados. ¡Recuerda que cuidar el bienestar de los empleados es fundamental para el éxito de cualquier organización!

Fuentes:

  1. Organización Mundial de la Salud – Estrés laboral
  2. American Psychological Association – Stress in the Workplace

Deja un comentario