Escucha atenta: ¿por qué los consultores deberían dominar este arte?

¿Alguna vez te has preguntado por qué algunos consultores son más exitosos que otros? Una de las claves radica en la escucha atenta. En un mundo lleno de ruido y distracciones constantes, la habilidad de escuchar con atención se ha vuelto más valiosa que nunca. En este artículo descubriremos por qué los consultores deberían dominar este arte y cómo puede marcar la diferencia en su carrera. Así que prepárate para afinar tus oídos y descubrir los secretos de la escucha atenta. ¡Comencemos!

¿Qué es la escucha pasiva?

A diferencia de la escucha activa, la escucha pasiva no requiere ningún esfuerzo especial más que escuchar lo que se dice. Normalmente, un oyente pasivo no hace gestos físicos apropiados, como expresiones faciales o contacto visual con el hablante. Él / ella no realiza ninguna otra acción que indique atención. El receptor no proporciona comentarios ni hace preguntas; él / ella puede o no entender lo que se está comunicando. En cambio, el oyente tiene una actitud negativa que demuestra a través de una actitud selectiva e ignorante. Él / ella presta atención a algunas áreas y frases. El oyente pasivo oculta o niega cualquier forma de compromiso razonable, evitando así debates o dando opciones.

Ejemplos de escucha pasiva incluyen comunicarse por teléfono mientras consulta las redes sociales, enviar mensajes de texto a su amigo durante una conferencia o escuchar a su cónyuge quejarse de su día de trabajo mientras mira las noticias en la televisión.

¿Qué es la escucha activa?

La escucha activa requiere que el oyente se concentre plenamente, comprenda el mensaje, responda atentamente y recuerde lo que se dice. Implica que el oyente observe el comportamiento y el lenguaje corporal del hablante. Tener la capacidad de interpretar el lenguaje corporal de una persona permite al oyente desarrollar una comprensión más precisa del mensaje del hablante. En otras palabras, la escucha activa requiere comunicación y conexión bidireccional entre el hablante y el oyente. El oyente no se limitará a sentarse y permanecer en silencio; el oyente activo tiene un trabajo que hacer al ofrecer una respuesta al hablante. El oyente tiene una actitud positiva que demuestra a través del lenguaje corporal, el contacto visual y la recepción.

Ejemplos de situaciones en las que la escucha activa es crucial incluyen discusiones grupales, reuniones, entrevistas de trabajo y con los medios, etc.

Por razones de privacidad, YouTube necesita su permiso para cargarse. Para obtener más detalles, consulte nuestra Política de privacidad.

Acepto

¿Qué es la escucha consciente?

El aspecto más importante de la escucha atenta es centrarse en escuchar con atención completa. Cuando realmente escuchas a alguien, estás escuchando a esa persona. Sin embargo, cuando escuchas algo o a alguien, no siempre estás escuchando. Escuchar requiere concentrarse al 100% en la persona que habla. Es estar con ellos en lo que dicen, absorbiendo sus palabras y emociones a través de todos tus sentidos. Escuchar es escuchar con cada parte de ti. Piense en un momento en el que habló con un amigo, cónyuge o cliente sobre un escenario importante. Lo más probable es que cuando terminó la conversación, te sientas más ligero y relajado. Probablemente esto se deba a que estaban completamente contigo. Escuchar de verdad no es tan fácil como parece.

¿Por qué no escuchamos?

Escuchar verdaderamente requiere mucho trabajo; requiere el 100% de nuestra atención (energía mental) y estamos capacitados para realizar múltiples tareas. Es difícil concentrarse en una sola cosa a la vez. Además, las circunstancias de la vida no siempre permiten centrarse exclusivamente en una actividad específica. A menudo, cuando estamos en modo de escucha, también estamos en modo de lista de tareas pendientes. Siempre parecemos estar preparándonos para la siguiente tarea, mientras estamos en una tarea actual. Esto no significa que no estemos escuchando lo que se dice. Simplemente significa que no estamos completamente presentes.

Cuando realmente escuchamos a alguien, le damos espacio para que la persona pueda expresar cualquier pensamiento y sentimiento que quiera compartir. Estamos invitando esa información a nuestro espacio. Lo mantenemos abierto para que se sientan bienvenidos, cómodos, en paz y en amorosa compañía. Para algunos consultores, esto es natural y no requiere esfuerzo. Para otros, es un músculo que será necesario trabajar, practicar y mejorar.

Practica la escucha atenta

La meditación es una práctica que entrena la mente para concentrarse. La meditación no sólo entrena la mente, sino también el cuerpo y las emociones asociadas. Nos entrena para estar quietos y presentes con cualquier cosa que surja. La meditación requiere una inmensa práctica.

Al igual que en la meditación, vive el momento con tu contraparte. No se limite a recibir la información, sino escúchela plenamente. Invite lo que digan para promover la conversación. Trate de sentir lo que ellos sienten, relacionarse y comprender. Esta es la práctica de escuchar verdaderamente.

Apague el timbre de su teléfono celular, las notificaciones por correo electrónico y la televisión. Trate de mantener su mente enfocada en la persona que habla. Cuando notes que tu mente divaga, vuelve a la conversación.

Cuatro hábitos que descarrilan la escucha

En el podcast – Cuatro hábitos que descarrilan la escucha, con Oscar Trimboli, el ponente detalla los cuatro hábitos que tienden a descarrilar nuestra escucha. El orador recomienda que también notemos los sentimientos en lugar de solo las palabras, no solo QUÉ dicen, sino también CÓMO las personas dicen las cosas.

Oyente dramático

Se sumergen en la emoción y quieren convertirse en actores de ella. Los oyentes dramáticos tienden a quedar tan atrapados en el problema que no escuchan la idea o la solución. Es posible que salgan de una interacción sintiendo que realmente se han conectado cuando, en realidad, no es así.

Interrumpir al oyente

Notamos más a estas personas. Vienen de un lugar de preocupación y tienden a escuchar para arreglar y resolver el problema. Terminan mal las oraciones y muchos escuchan los lugares donde saltar tanto como escuchan las palabras.

Oyente perdido

Estos oyentes tienden a distraerse y parecer no presentes. Los oyentes perdidos pueden estar concentrados en otra cosa. Los dispositivos tecnológicos tienen el potencial de distraerlos sustancialmente.

Oyente astuto

Estos oyentes están resolviendo el problema actual y también el siguiente. Pueden crear problemas en su propia mente que ni siquiera son lo que dijo el orador. Son lo suficientemente inteligentes como para no interrumpir y, a menudo, parecen muy comprometidos, pero no necesariamente escuchan.

Los oyentes profundos participan en el proceso no sólo de conectar palabras, frases y oraciones, sino que escuchan más allá de lo obvio. Conectan los patrones, los vínculos comunes en las historias y, en última instancia, buscan significado en lugar de comprensión. Escuchar lo que se dice es como pasar todo el tiempo mirando al sol y decir que, como el sol es la parte más obvia y brillante del cielo, es la única estrella del sistema solar. Escuchar lo que no se dice implica adoptar una perspectiva más amplia: se trata de adoptar una mentalidad de explorador para observar el sistema solar y notar primero el cielo, las nubes y el sol antes de explorar Marte, Júpiter y más allá.

Think Insights (25 de septiembre de 2023) Escucha atenta: ¿por qué los consultores deberían dominar este arte?. Obtenido de https://thinkinsights.net/strategy/mindful-listening/.
«Escucha atenta: ¿por qué los consultores deberían dominar este arte?» Think Insights – 25 de septiembre de 2023, https://thinkinsights.net/strategy/mindful-listening/
Piensa en ideas 8 de diciembre de 2020 Escucha atenta: ¿por qué los consultores deberían dominar este arte?visto el 25 de septiembre de 2023,<https://thinkinsights.net/strategy/mindful-listening/>
Piensa en ideas – Escucha atenta: ¿por qué los consultores deberían dominar este arte? [Internet]. [Accessed September 25, 2023]. Disponible de: https://thinkinsights.net/strategy/mindful-listening/
«Escucha atenta: ¿por qué los consultores deberían dominar este arte?» Think Insights – Consultado el 25 de septiembre de 2023. https://thinkinsights.net/strategy/mindful-listening/
«Escucha atenta: ¿por qué los consultores deberían dominar este arte?» Piensa en ideas [Online]. Disponible: https://thinkinsights.net/strategy/mindful-listening/. [Accessed: September 25, 2023]
Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded



Escucha atenta: ¿por qué los consultores deberían dominar este arte?

Escucha atenta: ¿por qué los consultores deberían dominar este arte?

Escucha atenta es un arte que todo consultor debe dominar para tener éxito en su carrera. La habilidad de escuchar atentamente y comprender las necesidades de los clientes es fundamental para brindar un servicio de consultoría de calidad. En este artículo, responderemos a algunas de las preguntas frecuentes sobre por qué los consultores deben dominar este arte.

¿Qué es la escucha atenta?

La escucha atenta implica prestar atención de manera activa a lo que dice el interlocutor y comprender su mensaje en su totalidad. Implica dejar de lado las distracciones y centrarse completamente en la conversación. La escucha atenta va más allá de solo oír las palabras, también se trata de comprender el contexto emocional y las necesidades subyacentes del interlocutor.

¿Por qué es importante la escucha atenta para los consultores?

La escucha atenta es esencial para los consultores porque les permite comprender plenamente las necesidades y expectativas de sus clientes. Al escuchar atentamente, los consultores pueden identificar los problemas y desafíos específicos que enfrenta el cliente y ofrecer soluciones personalizadas. Además, la escucha atenta ayuda a establecer una relación de confianza y empatía con el cliente, lo que facilita una comunicación abierta y efectiva.

La escucha atenta también ayuda a los consultores a ganar una perspectiva más amplia al considerar diferentes puntos de vista y opiniones. Esto les permite tomar decisiones informadas y ofrecer recomendaciones relevantes y acertadas.

¿Cómo se puede desarrollar la habilidad de escucha atenta?

La habilidad de escucha atenta se puede desarrollar a través de la práctica y la consciencia. Aquí hay algunas estrategias que los consultores pueden utilizar para mejorar su habilidad de escuchar atentamente:

  1. Mantener el contacto visual con el interlocutor para mostrar interés y atención.
  2. Eliminar las distracciones y mantener un entorno tranquilo durante las conversaciones.
  3. Evitar interrumpir y permitir que el interlocutor se exprese completamente antes de responder.
  4. Utilizar el lenguaje corporal y las expresiones faciales para mostrar interés y comprensión.
  5. Hacer preguntas claras y relevantes para obtener más información y clarificar cualquier duda.

Además, los consultores pueden beneficiarse de la práctica de la escucha activa en todas las áreas de su vida, no solo en el ámbito profesional. Esto les permitirá desarrollar una habilidad de escucha más efectiva y beneficiarse de ella en todas las interacciones y relaciones que mantengan.

En resumen, la escucha atenta es un arte que los consultores deben dominar para tener éxito en su carrera. Es una habilidad fundamental que les permite comprender plenamente las necesidades y expectativas de sus clientes y ofrecer soluciones personalizadas. Al desarrollar esta habilidad, los consultores pueden establecer relaciones de confianza y empatía con sus clientes, lo que conduce a una comunicación abierta y efectiva.


Deja un comentario