El sándwich de retroalimentación: algo que se debe evitar

¿Te has preguntado alguna vez cómo recibir críticas constructivas de manera efectiva? Aunque a veces pueda ser difícil, saber manejar la retroalimentación es fundamental para nuestro crecimiento personal y profesional. En este artículo, exploraremos la técnica del “sándwich de retroalimentación” y por qué es algo que debemos evitar. Descubre por qué esta forma de dar y recibir retroalimentación puede resultar contraproducente y cómo podemos encontrar mejores alternativas para mantener un diálogo abierto y constructivo. ¡Continúa leyendo para aprender más!

El hecho de que conozcas este modelo por su otro nombre, “el sh*t sandwich” probablemente te diga todo lo que necesitas saber al respecto. No recomendamos su uso. Sabemos que las conversaciones de retroalimentación son delicadas, pueden ser difíciles y deben manejarse con consideración, pero creemos que deben ser abiertas y transparentes, algo que no creemos que sea el sándwich de retroalimentación.

El sándwich de retroalimentación: algo que se debe evitar
¿Desayuno de campeones?

El principal problema de este modelo es que los mensajes constructivos o correctivos a menudo se pierden cuando el destinatario se centra en la retroalimentación positiva, que constituye la mayor parte de la conversación. Prestan poca atención al mensaje correctivo y probablemente no actúan en consecuencia.

Esto significa que en 6 a 12 meses probablemente no habrán mejorado y probablemente ni siquiera se den cuenta de que se lo han pedido. Más tarde, cuando sean evaluados y reciban una calificación negativa, puede ser una sorpresa y, como resultado, pueden sentirse resentidos y mal administrados.

Si la persona que proporcionó la retroalimentación hubiera sido más directa, abierta y honesta, entonces habría escuchado el verdadero mensaje y podría haber tomado medidas correctivas. Estas conversaciones honestas y abiertas son más efectivas, transparentes, útiles y alineadas con los mejores intereses de las personas que un sándwich de retroalimentación.

Nuestro consejo es que se recomponga y brinde comentarios honestos con la intención genuina de ayudar a alguien a mejorar, en lugar de esconderse detrás de un sándwich de comentarios.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




El sándwich de retroalimentación: algo que se debe evitar

El sándwich de retroalimentación: algo que se debe evitar

Cuando se trata de proporcionar retroalimentación a los demás, es importante hacerlo de manera efectiva y constructiva. Sin embargo, existe un enfoque comúnmente utilizado que se conoce como el “sándwich de retroalimentación”, que es algo que se debe evitar.

¿Qué es el sándwich de retroalimentación?

El sándwich de retroalimentación es una técnica utilizada para suavizar o amortiguar la crítica constructiva al intercalarla entre dos comentarios positivos. Por ejemplo, en lugar de proporcionar una retroalimentación constructiva directa, se comienza con un elogio, se inserta la crítica y luego se concluye con otro elogio. Esta técnica pretende hacer que la retroalimentación sea más fácil de aceptar, pero en realidad puede dar lugar a malentendidos y minimizar la importancia de la crítica.

Si bien la intención detrás del sándwich de retroalimentación puede ser positiva, hay varias razones por las que se recomienda evitar esta técnica:

  1. Minimiza la crítica: Al intercalar la crítica entre dos comentarios positivos, la persona que recibe la retroalimentación puede no darle la debida importancia. Esto puede conducir a que el objetivo principal de la retroalimentación se pierda y el receptor no tome medidas para mejorar.
  2. Causa confusión: Al amalgamar críticas con comentarios positivos, es posible que el receptor no comprenda claramente cuál es el problema. Esto puede dificultar el enfoque en áreas específicas que requieren mejora y limitar el crecimiento personal y profesional.
  3. Disminuye la sinceridad: Al utilizar esta técnica, la retroalimentación puede parecer deshonestamente equilibrada. Esto puede llevar a que la persona que recibe la retroalimentación no sepa si se le está proporcionando una opinión sincera o simplemente cumplidos.

En lugar de utilizar el sándwich de retroalimentación, es preferible optar por un enfoque más directo y sincero. Al dar retroalimentación, es importante ser claro, específico y ofrecer soluciones o ideas para mejorar. Esto ayudará a las personas a comprender mejor las áreas en las que necesitan trabajar y fomentará un crecimiento más efectivo.

Si necesitas más información sobre cómo proporcionar retroalimentación constructiva o aprender técnicas adecuadas de comunicación, te recomendamos consultar los siguientes recursos útiles:

  1. “Three Secrets to Providing Effective Feedback” – Psychology Today
  2. “How to Give Constructive Feedback Effectively: 16 Tips” – Forbes

Recuerda que la comunicación efectiva y la retroalimentación adecuada son fundamentales para promover el crecimiento personal y profesional tanto en el ámbito laboral como en las relaciones interpersonales.


Deja un comentario