El poder de un líder ético

En un mundo cada vez más complejo y competitivo, no cabe duda de que el liderazgo juega un papel fundamental. Sin embargo, en muchas ocasiones nos encontramos con líderes cuyo poder es ejercido de manera inadecuada, generando conflictos y desconfianza en sus seguidores. Es por esto que resulta imprescindible poner en valor el poder de un líder ético, aquel que basa su accionar en principios y valores sólidos. En este artículo, exploraremos cómo un líder ético puede crear un impacto positivo en su entorno, cultivando relaciones de confianza y respeto. ¡Descubre el poder transformador que puede tener un líder ético y cómo tú también puedes convertirte en uno!

Distinguir entre lo que tienes derecho a hacer y lo que es correcto hacer es fundamental para el liderazgo ético: ser un líder auténtico que sabe y hace lo correcto.

Hoy, más que nunca, la ética es un imperativo de liderazgo. Los líderes éticos se elevan por encima del ruido de la multitud para inspirarnos en un momento de incertidumbre y casos corporativos a gran escala de fraude y comportamiento poco ético en las organizaciones.

No es de extrañar que en un 2021 encuesta Galluptanto la Generación Z como los millennials calificaron altamente el liderazgo ético.

La ética es un valor clave para estas generaciones, en particular. Un reciente encuesta deloitte revela que casi el 37 por ciento de la Generación Z y el 36 por ciento de los millennials han rechazado un trabajo y una asignación basándose en su ética personal. Además, casi la mitad de todos los miembros de la Generación Z y los millennials que ocupan puestos directivos han rechazado puestos y proyectos que no se ajustaban a sus valores y ética.

La generación Z y los millennials representan actualmente aproximadamente 38 por ciento de la fuerza laboral mundial. Aumentarán a alrededor del 58 por ciento para 2030, lo que convertirá a estas próximas generaciones más jóvenes en las más dominantes en el lugar de trabajo en menos de diez años.

Cuando se trata de liderazgo ético, ¿qué tan preparada está su organización para atraer y retener este grupo de talentos?

¿Cuál es la definición de una organización ética?

En pocas palabras, una organización que practica el liderazgo ético es aquel en el que todos aquellos que ocupan puestos de gestión y liderazgo dan ejemplo de conducta ética en sus acciones y relaciones cotidianas.

¿Cuál es el impacto del liderazgo ético?

Un 2021 encuesta realizada por LRN, basado en datos recopilados de 8.000 empleados en todo el mundo que representan 17 industrias, mostró que las empresas con las culturas éticas más sólidas superan a sus pares en un 40 por ciento en todas las medidas de desempeño empresarial. La ética de una empresa es tan buena como la de sus líderes. Líderes éticos:

  • Establecer una cultura ética en una organización.
  • Atrae a los mejores empleados.
  • Inspirar la lealtad de los empleados.
  • Incrementar la confianza de los inversores y la confianza en una empresa.
  • Generar lealtad en el cliente.
  • Obtenga prensa positiva.
  • Atrae a los mejores proveedores.
  • Ayude a mejorar el resultado final.

Los peligros de tener líderes no éticos

Todos hemos leído sobre importantes comportamientos poco éticos que llegan a los titulares, desde empleados bancarios que crean perfiles falsos para presentar solicitudes fraudulentas a programas de ayuda gubernamentales, hasta una importante empresa automovilística que hace trampa en las pruebas de emisiones. Si bien estos son casos importantes que pueden parecer muy alejados de nuestra vida diaria, ¿qué pasa con los pequeños actos de comportamiento poco ético que se encuentran justo a la vuelta de la esquina?

Déjame contar las formas:

  • Hacer trampa en el reembolso de gastos.
  • Robo de artículos de papelería de la empresa.
  • Modificación de una hoja de horas.
  • Tomar crédito por el trabajo de otra persona.
  • Realizar trabajos que no estén relacionados con la oficina durante el horario de oficina.
  • Dejar de lado a un empleado que lo merece como resultado del nepotismo.

El liderazgo poco ético se propaga como un virus e infecta a los empleados de todos los niveles. Los líderes poco éticos engendran empleados deshonestos. Por ejemplo, un gerente visto robando productos de la empresa influye en otros empleados para que hagan lo mismo.

Numeroso estudios muestran los efectos devastadores del liderazgo poco ético en los empleados y las organizaciones. Estos incluyen un desempeño deficiente de los empleados, actitudes negativas, ansiedades, frustración, declive motivacional, pérdida de confianza hacia los líderes, alienación laboral y consecuencias negativas relacionadas para la vida privada de los empleados, por nombrar algunos.

¿Puede un líder ético inspirador cambiar una cultura poco ética?

Todos queremos trabajar para organizaciones éticas. Pero puede resultar poco realista esperar que todas las organizaciones hagan lo correcto de manera consistente en un mundo tumultuoso.

Un cliente mío de coaching se lamentó una vez de que, sin querer, se había encontrado trabajando en un entorno en el que algunas partes de la empresa no operaban de forma ética.

Entonces, ¿qué haces en este caso?

Primero, es esencial comprender que si trabaja para una organización poco ética, está caminando por una delgada línea entre la responsabilidad ética corporativa y la responsabilidad individual, especialmente si es gerente o líder de la organización. Independientemente de lo que suceda a tu alrededor, ten tu propio código de conducta y deja que la gente sepa lo que representas. Construya una buena reputación de honestidad haciendo constantemente lo que dice que hará.

También desea atraer atención positiva perfeccionando sus habilidades de liderazgo y desarrollando su presencia de liderazgo. Considere estos puntos que le ayudarán a elevar su perfil de liderazgo:

  • Mejore sus habilidades de presentación y facilitación y aprenda a presidir una reunión con astucia.
  • Eleve el listón de sus habilidades comunicativas. Habla como líder. No se limite a presentar los hechos: aprenda a inspirar a sus oyentes a través de narraciones y metáforas.
  • Trabaje para establecer una buena relación con los superiores y colegas. Permíteles conocerte.
  • Esfuércese por convertirse en un experto en su área de responsabilidad. Ser considerado un experto confiere un estatus de liderazgo y es crucial para influir en los demás.

Si bien es posible que no pueda cambiar la cultura de toda la organización, puede, por ejemplo, impactar positivamente la cultura de su propio equipo o departamento.

Como mínimo, su presencia de liderazgo se notará y podrá influir en los demás, empezando por las personas más cercanas a usted en su equipo. Modelar el camino puede tener un efecto dominó en un departamento y, con el tiempo, podría influir en otras áreas de la organización.

Consideremos también que los líderes poco éticos acaban siendo derrocados. Es entonces cuando los altos directivos buscan un sustituto adecuado. Si se ha mostrado consistentemente como un líder ético y ha trabajado en sus habilidades de liderazgo, es probable que esté en el radar de los poderes fácticos.

Esto es lo que le pasó a Vivian (no es su nombre real). Vivian reportaba a Ken, un alto líder arrogante e interesado en sí mismo. Inicialmente, Ken se salió con la suya con muchas infracciones, incluido el uso inapropiado de fondos corporativos, como cobrar masajes a su esposa en el club de campo. Otros casos incluyeron dar preferencia a contratar a sus hijas como pasantes de verano, alterar los números en los informes y pedir a los subordinados que tomaran atajos omitiendo los procedimientos estándar. Pero inclinó la balanza cuando llegó a un acuerdo con un proveedor para obtener ganancias financieras personales. Cuando lo despidieron, la empresa lo reemplazó con Vivian, quien había logrado avances mostrando liderazgo en cada punto de contacto. La gente se fija en aquellos que se destacan como líderes éticos.

Reflexiones finales sobre el liderazgo ético

El autor Zig Ziglar dijo una vez: «Vive de tal manera que si alguien habla mal de ti, nadie lo creerá». Su reputación y su ética van de la mano: incluso el más mínimo error ético involuntario puede dañar su liderazgo.

Para ser considerado un líder ético que inspira e impacta positivamente la cultura, debes proteger tu reputación con tu vida. Su reputación es su pasaporte hacia un liderazgo ético.


El poder de un líder ético

Sobre el Autor:

Bruna es educadora, autora y oradora especializada en inteligencia emocional, liderazgo, comunicación y capacitación en habilidades de presentación.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




El poder de un líder ético – Preguntas frecuentes

El poder de un líder ético

Preguntas frecuentes

¿Qué es un líder ético?

Un líder ético es aquella persona que se destaca por su capacidad para tomar decisiones justas y correctas, mostrando un comportamiento ejemplar y ético en todas las áreas de su vida. Este tipo de líder se rige por principios y valores sólidos, y siempre busca el bienestar de su equipo y de la sociedad en general.

¿Cuál es la importancia de un líder ético?

Un líder ético es fundamental para el éxito de cualquier organización. Su comportamiento influye directamente en el ambiente de trabajo, promoviendo la confianza, la transparencia y la integridad. Un líder ético inspira a otros a seguir su ejemplo, creando un equipo comprometido y motivado.

¿Qué características debe tener un líder ético?

Un líder ético debe poseer varias características, entre las cuales destacan:

  1. Integridad: ser honesto y coherente en todas las situaciones.
  2. Responsabilidad: asumir las consecuencias de sus acciones.
  3. Respeto: tratar a los demás con cortesía y consideración.
  4. Empatía: comprender y ser sensible a las necesidades y preocupaciones de los demás.
  5. Transparencia: comunicar de manera abierta y clara.
  6. Justicia: tomar decisiones imparciales y equitativas.

¿Cómo se puede desarrollar el liderazgo ético?

El liderazgo ético se puede desarrollar a través de diferentes prácticas, como:

  • Educación: buscar constantemente el aprendizaje y el crecimiento personal en temas relacionados con la ética y el liderazgo.
  • Modelaje: ser un ejemplo de comportamiento ético para el equipo.
  • Comunicación: establecer una comunicación abierta y transparente con los miembros del equipo.
  • Capacitación: proporcionar oportunidades de capacitación y desarrollo ético a los miembros del equipo.
  • Retroalimentación: brindar retroalimentación constructiva y fomentar la mejora continua.
  • Reconocimiento: reconocer y premiar el comportamiento ético dentro de la organización.

¿Cuáles son los beneficios de tener un líder ético?

Tener un líder ético dentro de una organización trae consigo numerosos beneficios, tales como:

  • Un ambiente de trabajo positivo y colaborativo.
  • Mayor motivación y compromiso por parte de los empleados.
  • Mejora en la toma de decisiones y resolución de conflictos.
  • Mejor reputación y credibilidad tanto interna como externa.
  • Desarrollo de relaciones sólidas basadas en la confianza.

En conclusión, contar con un líder ético es esencial para el éxito y la sostenibilidad de cualquier organización. Su influencia se extiende más allá de los resultados comerciales, creando un impacto positivo en las personas y en la sociedad en general.

Fuentes de referencia:


Deja un comentario