El fin del ciclo de vida del producto: ¿hay vida después de la muerte?

El ciclo de vida del producto es un pilar fundamental en el mundo del comercio, pero ¿qué sucede cuando llegamos al final de ese ciclo? ¿Es verdaderamente el fin o existe la posibilidad de que haya vida después de la muerte para un producto? En este artículo te invitamos a explorar un tema fascinante y a descubrir las sorprendentes respuestas que la industria nos tiene preparadas. Desde innovadoras estrategias de reciclaje hasta la reinvención del producto, te mostraremos cómo el mundo empresarial ha encontrado maneras de prolongar la existencia de sus productos más allá de lo que jamás podríamos haber imaginado. ¡Prepárate para adentrarte en el emocionante mundo del renacimiento de los productos!

¿Recuerdas el Walkman? ¿Qué pasa con el Game Boy? ¿Alguien quiere cintas de vídeo y casetes?

Quizás recordemos algunos de estos productos con cariño. A otros nos alegraría verles la parte trasera.

Yo, por mi parte, recuerdo las largas y dolorosas horas que pasé tratando cuidadosamente de enrollar la cinta de casete en su estuche usando un lápiz o la punta de un dedo, con la vana esperanza de poder salvar mi grabación favorita de la ruina. Y hubo un momento en que dejé mi precioso Discman en el asiento trasero del auto en un día muy caluroso de verano. Regresé y encontré un montón de plástico derretido en su lugar (¡ese fue un mal día!).

¿Es el fin realmente el fin?

Para muchos productos que llegan a la fase final de su ciclo de vida, el final significa el fin. Después de todo, estos productos desaparecieron por una buena razón, ¿no es así? Ahora estamos bendecidos con todo tipo de tecnología moderna y ya no tenemos que preocuparnos de que las cintas se arruinen o de que los reproductores de música se derritan.

Pero para algunos productos, es poco probable que se produzca una segunda ola de demanda.

Las cámaras de película instantánea, por ejemplo, han regresado recientemente. Muchos de estos productos fueron descontinuados a principios de la década de 2000, cuando las cámaras digitales y los teléfonos inteligentes se afianzaron.

Pero, en 2015, Amazon reveló que el artículo más vendido en su categoría de cámaras fue el Instax Mini Instant Film Pack de Fujifilm. En abril de 2016, The Wall Street Journal reportado que la cámara Instax se vendía en cifras récord, superando con creces a los productos digitales de la empresa. Se vendieron alrededor de cinco millones de unidades.

Físico vs. Medios digitales

¿La razón? Bueno, a pesar de todas las maravillosas ventajas que ofrece la fotografía digital, simplemente no es lo mismo que las fotografías físicas.

¡Fotos físicas! ¿Recuerdalos? Llevarías tu película a tu tienda fotográfica local para que la revelen. Y esperar horas o incluso días mientras se procesaban e imprimían. Tal vez los guardes con cariño en tu álbum de fotos. O incluso, si hubiera uno muy bueno, enmarcarlo y colgarlo en la pared.

Hoy en día simplemente no nos molestamos. Tenemos cientos, si no miles, de fotos y vídeos almacenados en nuestros teléfonos. ¿Pero alguna vez nos tomamos el tiempo para mirarlos?

La Polaroid fue una innovación revolucionaria en su época porque deleitaba a los consumidores: teníamos la gratificación instantánea de ver la foto que acabábamos de tomar. Podría decirse que lo mismo puede decirse de las instantáneas digitales. pero no puedes sostener una foto digital. Se olvida instantáneamente. Almacenado en la misteriosa dimensión que es «la nube», posiblemente nunca más se volverá a ver.

Discos de vinilo: un éxito retro

Una de las mayores historias de éxito de los últimos años han sido los discos de vinilo. De hecho, en 2016, el vinilo alcanzó un máximo de 25 añosy el gasto en vinilos supera la cantidad gastada en descargas digitales.

Cuando era niño en los años 80, recuerdo que me fascinaba el tocadiscos de mis padres. Sobre todo porque siempre me decían que me mantuviera alejado por si rayaba uno de los preciados álbumes de papá. Así que, en cambio, lo observaba mientras sacaba con mucho cuidado el disco de su estuche, antes de colocarlo en el tocadiscos y bajar suavemente la aguja. Y luego, se iba, «bailando como papá» por la habitación con Led Zep, Status Quo, «Ziggy Stardust», mientras yo miraba, avergonzada por él, a pesar de que no había nadie cerca.

Pero pronto el tocadiscos desapareció. Y en su lugar llegó un reproductor de CD mucho más pequeño que, aunque muy brillante, no parecía tener la misma «gravedad» que el tocadiscos. Pero el vendedor nos aseguró que era mucho más moderno y, por tanto, ¡mucho mejor!

¡Hoy en día ni siquiera necesitamos un reproductor de CD! ¿Qué sentido tiene tener toda la música jamás grabada al alcance de tu mano, estés donde estés, gracias al streaming online?

Los consumidores más jóvenes impulsan el crecimiento

Lo interesante es que no son sólo los consumidores mayores o la nostalgia por el pasado lo que está detrás del reciente resurgimiento del vinilo. De hecho, los consumidores más jóvenes también están impulsando el crecimiento.

Como Vanessa Higgens, directora ejecutiva de Regent Street y Gold Bar Records, sugiere«La gente piensa que los millennials simplemente hacen streaming y son simplemente digitales, pero en realidad creo que veremos cada vez más durante el próximo año que los jóvenes todavía quieren algo tangible y real, y ahí es donde el vinilo está asumiendo el papel que solía tener el CD. tener.»

Entonces, si bien podemos usar Spotify para descubrir nueva música, recurrimos al vinilo (en lugar de otros formatos de música física) cuando nos gusta tanto algo que queremos poseer y mantener él.

Más allá del ciclo de vida del producto

Entonces, ¿cómo han logrado estos productos escapar de la «muerte» prevista por el ciclo de vida del producto? Después de todo, han pasado por las cuatro fases principales: introducción, crecimiento, madurez y declive. ¿Seguramente deberían estar muertos y enterrados? ¿Y deberíamos adoptar cosas más grandes, mejores, nuevas y más modernas?

¿O deberíamos hacerlo? De acuerdo a www.driveyoursuccess.comalgunas empresas que han «mantenido su control», por así decirlo, incluso después de que un producto haya decaído, pueden ir más allá del ciclo de vida del producto, a una nueva fase de «crecimiento y renacimiento».

Aunque es poco común, puede suceder, como hemos visto con las cámaras de vinilo y de película instantánea.

En esta quinta etapa del ciclo de vida del producto, la mayoría de los competidores han abandonado el mercado, creyéndolo completamente muerto. Sin embargo, si todavía hay demanda, las empresas que han mantenido el rumbo pueden cosechar los beneficios de no tener competencia si se produce un resurgimiento. Un negocio arriesgado, sin duda, pero que puede generar importantes beneficios.

¿Que sigue?

Entonces, ¿qué sigue en el horizonte para la tecnología retro? ¿Qué productos te encantaban cuando eras más joven y ahora quieres que regresen? Háganos saber en la sección de comentarios…

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded



El fin del ciclo de vida del producto: ¿hay vida después de la muerte?


El fin del ciclo de vida del producto: ¿hay vida después de la muerte?

Introducción

El ciclo de vida del producto es un concepto crucial para comprender el comportamiento de los productos en el mercado. A lo largo del tiempo, los productos pasan por varias etapas, desde su lanzamiento hasta su declive. Sin embargo, surge la pregunta de si hay vida después de la muerte de un producto, es decir, ¿puede un producto ser exitoso nuevamente después de su etapa de declive?

¿Qué es el ciclo de vida del producto?

El ciclo de vida del producto es un modelo que describe las diferentes etapas por las que pasa un producto desde su introducción en el mercado hasta su desaparición. Estas etapas son: introducción, crecimiento, madurez y declive. Durante cada etapa, el producto experimenta cambios en sus ventas, rentabilidad y cuota de mercado.

¿Cuáles son las etapas del ciclo de vida del producto?

Las etapas del ciclo de vida del producto son:

  1. Introducción: En esta etapa, el producto es lanzado al mercado. Las ventas son bajas y los costos son altos debido a la inversión en investigación y desarrollo y marketing.
  2. Crecimiento: Durante esta etapa, las ventas aumentan rápidamente a medida que el producto se vuelve más conocido y se gana la aceptación del mercado. Los costos unitarios disminuyen y la rentabilidad aumenta.
  3. Madurez: En esta etapa, las ventas alcanzan su punto máximo y se estabilizan. El mercado está saturado y la competencia es intensa. Los precios pueden reducirse para mantener la cuota de mercado.
  4. Declive: Finalmente, el producto entra en la etapa de declive debido a cambios en las preferencias del mercado o la aparición de productos sustitutos. Las ventas disminuyen gradualmente y los competidores abandonan el mercado.

¿Hay vida después de la muerte del producto?

La respuesta es sí. Aunque un producto pueda haber alcanzado su etapa de declive, existen estrategias y enfoques que pueden revivirlo. Uno de los enfoques más comunes es el relanzamiento del producto con mejoras o características adicionales que lo hagan más atractivo para el mercado.

Otra estrategia es encontrar nuevos mercados o segmentos de mercado donde el producto pueda tener éxito. Esto implica identificar nuevas necesidades o problemas que el producto pueda resolver y adaptar su enfoque de marketing para alcanzar a estos segmentos.

Además, la tecnología en constante evolución puede brindar oportunidades para reimaginar y actualizar productos obsoletos. Al utilizar avances tecnológicos y técnicas innovadoras, es posible revitalizar un producto y ofrecer una experiencia mejorada a los consumidores.

Conclusiones

Si bien el ciclo de vida del producto puede indicar el declive de un producto, no necesariamente significa el final definitivo. Con estrategias adecuadas y adaptación, los productos pueden encontrar vida después de la muerte y volver a ser exitosos en el mercado. Es importante estar abierto a la innovación y estar dispuesto a reinventar y adaptar los productos según las demandas cambiantes del mercado.

Fuentes:


Deja un comentario